LOROTEC

MAVER

Solución inyectable

Denominación genérica: Ketorolaco.
Forma farmacéutica y formulación: Solución Inyectable. Cada ampolleta contiene: Ketorolaco trometamina 30 mg. Vehículo cbp ml.
Indicaciones terapéuticas: Lorotec*, se utiliza para el manejo del dolor a corto plazo (de hasta 5 días) del dolor moderado a severo y agudo. Lorotec* se ha utilizado para la relevación sintomática del dolor post operatorio moderado a severo, incluyendo aquel asociado a cirugía abdominal, ginecológica, oral, oftalmológica, ortopédica, urológica u otorrinolaringologíca.
Farmacocinética y farmacodinamia: El Ketorolaco Trometamina tiene acciones farmacológicas similares a las de otros AINEs prototípicos. La droga exhibe actividad antiinflamatoria, analgésica y anti-pirética. Los mecanismos exactos no se han establecido claramente, pero muchas de las acciones parecen ser asociadas principalmente a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. El Ketorolaco Trometamina, inhibe la síntesis de prostaglandinas en tejidos del cuerpo inhibiendo ciclooxigenasa; por lo menos 2 isoenzimas, ciclooxigenasa-1 (COX-1) y 2 (COX-2) (también referido como prostaglandina G/H sintetasa-1 [PGHS-1] y 2 [PGHS-2], respectivamente), se han identificado que catalizan la formación de prostaglandinas en el camino del ácido araquidónico. Ketorolaco, como AINE prototípico, inhibe COX-1 y COX-2. Aunque los mecanismos exactos no se han establecido claramente, parece ejercer actividad antiinflamatoria, analgésica y anti-pirética principalmente con la inhibición de la isoenzima COX-2; La inhibición COX-1 es probablemente responsable de los efectos indeseados de las drogas sobre la agregación plaquetaria y la mucosa gastrointestinal. El Ketorolaco trometamina se absorbe después de dosis intramusculares u orales. El P.D. fisiológico del Ketorolaco trometamina, se disocia para formar una molécula aniónica del Ketorolaco que sea menos hidrofílica que la sal de trometamina. La concentración máxima en plasma del ketorolaco se alcanza en aproximadamente 30 a 60 minutos; la absorción después de la inyección intramuscular, puede ser más lenta que aquella después de dosis orales en algunos individuos. Ketorolaco se une en un 99% a las proteínas del plasma. No penetra fácilmente la barrera hemato-encefálica. Ketorolaco cruza la placenta y cantidades pequeñas se distribuyen en la leche materna. El período terminal del plasma es cerca de 4 a 6 horas, pero es cerca de 6 a 7 horas en los ancianos y 9 a 10 horas en pacientes con disfunción renal. El camino metabólico principal es la conjugación ácido glucurónico; hay una cierta párrafo-hidroxilación. Cerca del 90% de una dosis se excreta en orina como fármaco sin cambios y metabolitos conjugados e hidroxilados, el resto se excreta en las heces. Después de la administración oral de la droga en adultos, el inicio de la acción analgésica es generalmente evidente en aproximadamente 30-60 minutos, la analgesia máxima ocurre en el plazo de 1.5-4 horas, y se mantiene generalmente hasta 6-8 horas. Aunque la relación entre las concentraciones del Ketorolaco del plasma y el efecto terapéutico no se ha determinado exactamente, una gama terapéutica estimada de 0.3-5 mcg/mL ha sido sugerida en los adultos que experimentan cirugía dental, la intensidad del dolor fue reducida por el 50% en las concentraciones del plasma de 0.1-0.3 mcg/mL, y los efectos nocivos llegaron a ser generalmente frecuentes en las concentraciones que excedían 5 mcg/mL.
Contraindicaciones: La terapia con Ketorolaco está contraindicada en pacientes con enfermedad ácido péptica activa, sangrado o perforación reciente del tubo digestivo, o una historia de enfermedad de úlcera o sangrado gastro intestinal; en pacientes con insuficiencia renal avanzada o pacientes con riesgo de insuficiencia renal debido al agotamiento del volumen; en pacientes con la sangrado cerebrovascular sospechado o confirmado, se ha presentado diátesis hemorrágica, hemostasis incompleta o pacientes en un de riesgo elevado de sangrado. En los pacientes que reciben terapia concomitante con probenecid; o en los pacientes que reciben aspirina concomitante a terapia de AINEs, debido al riesgo acumulativo del uso adverso AINE-relacionado. El ketorolaco como analgesia profiláctica antes de cualquier cirugía importante, o como analgesia intraoperatoria durante procedimientos donde es crítica la hemostasis, también está contraindicado. Debido al contenido de alcohol de las formulaciones parenterales de la droga, la administración epidural o intratecal del Ketorolaco está también contraindicada. Los fabricantes indican que el ketorolaco está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad sabida a la droga, además AINEs están generalmente contraindicados en los pacientes en quienes el asma, urticaria u otras reacciones de sensibilidad son precipitados por aspirina o otro AINE, puesto que hay potencial de sensibilidad cruzada entre AINEs, aspirina y reacciones severas, a menudo fatales anafilácticas, pueden ocurrir en tales pacientes. Aunque AINEs están generalmente contraindicados en estos pacientes, las drogas se han utilizado de vez en cuando en los pacientes AINE-sensibles que han experimentado desensitización. Porque los pacientes asmáticos pueden tener asma por sensibilidad a la aspirina, los AINEs deben ser utilizados con precaución. En pacientes con asma, la sensibilidad de aspirina se manifiesta principalmente como broncoespasmo y se asocia generalmente a pólipos nasales; la asociación de la sensibilidad de aspirina, del asma y de los polipos nasales se conoce como la triada de la aspirina. Los AINEs están contraindicados para el tratamiento del dolor perioperatorio en el ajuste del injerto de puente de la arteria coronaria (CABG) Precauciones pediátricas: La seguridad y eficacia (IM o IV) del ketorolaco administrado como sola dosis, se ha establecido en niños de 6 a 12 años. El uso de Ketorolaco en pacientes pediátricos es apoyado por evidencia de estudios bien-controlados en adultos, datos con respecto a la farmacocinética del ketorolaco intravenoso en niños, y datos de seguridad y eficacia de estudios en pacientes pediátricos, puesto que la seguridad y eficacia del ketorolaco en niños menores de 2 años de edad no se ha establecido, se recomienda que la droga no debe ser utilizada en estos grupos, por haber datos limitados, está disponible para apoyar la administración más que una (IM o IV) dosis parenteral del ketorolaco en pacientes pediátricos. Se indica que hay datos escasos disponibles para apoyar la administración oral del Ketorolaco en pacientes pediátricos en observación y doble ciego limitados, los estudios paralelo-grupo de terapia a corto plazo del Ketorolaco para el control del dolor, incluyendo dolor postoperatorio, o para antipiresis en pacientes pediátricos, la droga era generalmente eficaz y no hay efectos nocivos inusuales observados. En una comparación doble ciego seleccionada al azar del ketorolaco intravenoso contra acetaminofén rectal para el dolor post-tonsilectomía, en los pacientes pediátricos de 2 a 15 años, no hubo ninguna diferencia en eficacia analgésica; Sin embargo, la hemostasis era más difícil de alcanzar en los pacientes que recibían el ketorolaco. Puesto que Ketorolaco parece aumentar el riesgo de sanrado después de tonsilectomía, los clínicos deben considerar el riesgo creciente de sangrado al prescribir la droga en niños que experimentan este procedimiento operativo, las mismas contraindicaciones y precauciones que se aplican a los adultos que reciben Ketorolaco también se aplican a los pacientes pediátricos. Precauciones geriátricas: Los individuos geriátricos parecen tolerar ulceraciones o sangrado gastro intestinal menos bien que otros individuos, y muchos de los informes espontáneos de los efectos fatales del tubo digestivo en los pacientes que reciben AINEs, implican a individuos geriátricos. Porque el Ketorolaco puede ser despejado más lentamente en los individuos geriátricos (es decir, 65 años de edad o más) y porque esta población puede ser más susceptible a los efectos nocivos de AINEs, la terapia del Ketorolaco se debe instituir con precaución y en las dosificaciones reducidas en estos pacientes. La incidencia y la severidad de las complicaciones gastro intestinales aumenta con el aumento de la dosis y de la duración de la terapia del ketorolaco. El extremo inferior del Ketorolaco parenteral que dosifica se debe utilizar en pacientes geriátricos y la dosis diaria total de la droga no debe exceder de 60mg.
Precauciones generales: El Ketorolaco trometamina comparte los potenciales tóxicos de los agentes antiinflamatorios no esteroides (AINEs); cuando un AINE es a corto plazo administrado, la incidencia de efectos nocivos es cerca de 10-50% de aquella asociada a la administración crónica. Las reacciones adversas al ketorolaco son generalmente leves, relativas a la dosis y ocurren según se informa en cerca de 39% de pacientes. El Ketorolaco se tolera generalmente bien. Más los efectos nocivos del campo común asociados a terapia Lorotec* no debe ser usado con otros AINEs. Pacientes de edad avanzada: En pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años) la vida media se prolonga y la depuración está reducida. Se recomienda utilizar la menor dosis del intervalo de dosificación. La incidencia de complicaciones gastrointestinales aumenta con el incremento en la dosis y duración del tratamiento.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: Estudios de reproducción en conejos y ratas que reciben dosificaciones orales de Ketorolaco de 3.6 y 10 mg/kg diarios, respectivamente (cerca de 1.8 y 5 del máximo recomendado en la dosificación parenteral humana, respectivamente), durante el período de órgano génesis, no han revelado evidencia de daño al feto; sin embargo, las dosificaciones orales que excedían el máximo recomendado en la dosificación parenteral humana, en el parto producido en las ratas, se presentó distocia, probablemente secundaria a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas. No hay estudios adecuados y controlados hasta la fecha que usen ketorolaco en mujeres embarazadas. El fabricante indica que el ketorolaco no es recomendado para su uso durante el embarazo y debe ser utilizado solamente cuando las ventajas potenciales justifican los riesgos posibles al feto. El Ketorolaco no se debe utilizar al final del embarazo o durante el trabajo de parto, puesto que los inhibidores de la síntesis de la prostaglandina pueden tener efectos nocivos en el sistema cardiovascular fetal (persistencia del conducto arterioso) y en la contracción uterina. Fertilidad: Los estudios de reproducción en ratas masculinas y femeninas usando dosificaciones de ketorolaco de 9 o 16 mg/kg diarios (cerca de 4.5 o 8 del máximo recomendado en la dosificación parenteral humana, respectivamente) no han revelado evidencia de la fertilidad deteriorada. Lactancia: Porque el ketorolaco se distribuye en la leche, y debido a los efectos nocivos potenciales de inhibición de prostaglandinas en recién nacidos, no se debe utilizar en mujeres lactando.
Reacciones secundarias y adversas: Efectos cardiovasculares: Los efectos cardiovasculares ocurren en cerca de 4% de pacientes que reciben ketorolaco IM. El edema ocurrió en 1-3% de los pacientes que recibían la droga IM u oral. La hipertensión se ha reportado en el 1% mayor que de pacientes que recibían la droga. Vasodilatación, palidéz, hipotensión, flujo nasal, síncope o palpitaciones se han divulgado en el 1% o menos de pacientes que recibían la droga IM u oral. La asociación entre las complicaciones cardiovasculares y el uso de AINEs, incluyendo los inhibidores selectivos ciclooxigenasa-2 (COX-2) y AINEs prototípicos, es un área de preocupación y de estudio en curso. Los inhibidores selectivos COX-2 se han asociado a un riesgo creciente de acontecimientos cardiovasculares en ciertas situaciones. Varios AINEs prototípicos, también se han asociado a un riesgo creciente de acontecimientos cardiovasculares. Los datos de algunos estudios controlados a largo plazo que han incluido un AINE prototípico y un inhibidor COX-2, no han demostrado claramente que el riesgo de efectos cardiovasculares adversos serios es mayor con el uso de un inhibidor COX-2 que con un AINE prototípico. El uso a corto plazo de AINEs para relevar el dolor agudo, especialmente en dosificaciones bajas, no parece ser asociado a un riesgo creciente de efectos cardiovasculares serios (excepto inmediatamente después de cirugía del injerto de puente de la arteria coronaria [CABG]). No hay evidencia constante de que el uso de aspirina a bajas-dosis, atenúa el riesgo creciente de efectos cardiovasculares serios asociados a AINEs. Efectos gastro intestinales: Los efectos gastro intestinales ocurren según se informa en cerca de 13% de pacientes que reciben ketorolaco trometamina IM. La dispepsia, náusea y dolor estomacal, son los más comunes del ketorolaco, ocurriendo en cerca de 12-13% de pacientes que reciben la droga. La diarrea ocurre en 3-9% de pacientes que reciben ketorolaco. Estreñimiento, flatulencia, sensación de plenitud y vómito, ocurren en menos del 3% de pacientes que reciben ketorolaco. Melena, úlcera péptica, sangrado rectal, estomatitis, disgusia, gastritis, eructos, anorexia, aumento del apetito, sangrado gastro intestinal, perforación del tubo digestivo, boca seca y palidéz excesivos ocurren en 1% o se han reportado menos pacientes que mostraron ulceración por la droga. Raramente en los pacientes que recibían ketorolaco. La mayor parte de estos efectos adversos gastro intestinales, también se han divulgado en pacientes que recibían la droga vía oral pero pueden ocurrir con más frecuencia que en aquellos que recibían la droga IM, puesto que la duración de la terapia oral excede a menudo a la terapia IM. Aunque una relación causal al ketorolaco no se ha establecido, ha ocurrido pancreatitis aguda durante la terapia con el fármaco. Las dosificaciones generalmente IM del ketorolaco producen según se informa pocos efectos adversos gastro intestinales que dosificaciones analgésicas generalmente de aspirina. En individuos sanos, la frecuencia de lesiones mucosales gástricas observadas endoscópicamente, era más baja con dosificaciones generalmente IM del Ketorolaco que con dosificaciones analgésicas generalmente de aspirina; más arriba de las dosificaciones generalmente del Ketorolaco (las dosificaciones IM de 90mg) fueron asociadas a una frecuencia de lesiones mucosales gástricas similares a aquellas asociadas a dosificaciones analgésicas generalmente de aspirina. Sin embargo, la frecuencia de los efectos adversos gastro intestinales, se puede aumentar durante la administración a largo plazo, y en estudios de toxicidad crónicos en animales, la toxicidad del sistema gastro intestinal (irritación y/o ulceración) fue observada con la administración oral pero no parenteral del Ketorolaco. La incidencia de la ulceración y de sangrado gastro intestinal en pacientes que reciben terapia oral a largo plazo (10mg 1-4 diario por hasta 1 año) con la droga ocurre en un índice de 1.2-5.4% por año. En un (duración de 5 días') estudio a corto plazo, el ketorolaco endoscopicamente evidente, indujo lesión mucosal, incluyendo ulceración, era relativo a la dosis e independiente de la vía de administración. Los efectos adversos gastrointestinales serios (sangrado, ulceración, perforación) pueden ocurrir en cualquier momento en los pacientes que reciben terapia con AINEs, y tales efectos no se pueden preceder por señales o síntomas de peligro. Solamente 1 en 5 pacientes que desarrollen un efecto adverso gastro intestinal superior serio mientras que reciben terapia de AINEs es sintomático. Altas dosificaciones de cualquier AINE, se asocian probablemente a un riesgo creciente de tales efectos. Por lo tanto, siempre que se contemple el uso de dosificaciones relativamente altas (dentro de la gama recomendada de dosificación) debe considerarse la suficiente ventaja para compensar el riesgo creciente del potencial de toxicidad gastro intestinal. Los estudios han demostrado que los pacientes con una historia de enfermedad de úlcera y/o sangrado gastro intestinal que están recibiendo AINEs, tienen un riesgo substancialmente más alto para desarrollar sangrado gastro intestinal que pacientes sin estos factores de riesgo. Además de una historia de enfermedad de úlcera, los estudios fármaco epidemiológicos, han identificado varias condiciones de co morbilidad y terapias concomitantes que pueden aumentar el riesgo para el sangrado gastro intestinal, incluyendo la administración concomitante de corticoesteroides o de anticoagulantes orales, una duración más larga de la terapia por AINES, fumar, alcoholismo, una edad adulta y estado de salud en general pobre. La mayoría de los informes espontáneos de los efectos fatales gastro intestinales, han estado en geriátricos o pacientes debilitados. Además, éstos pacientes parecen tolerar la ulceración y el sangrado menos bien que otros individuos, y la mayoría de los informes espontáneos de los efectos fatales gastro intestinales han estado en tales pacientes. Además los resultados postmarketing de estudios sugieren que los pacientes geriátricos que reciben Ketorolaco pueden estar en el riesgo creciente de desarrollar los efectos adversos serios gastro intestinales (sangrado, ulceración, perforación) para los pacientes con riesgo elevado para las complicaciones de la ulceración gastro intestinal AINE-inducida alternativamente, algunos clínicos sugieren en forma concomitante utilizar un inhibidor de la bomba de protón (omeprazol) puede ser utilizado para disminuir la incidencia de toxicidad seria gastro intestinal asociada a terapia de AINE. Efectos del sistema nervioso: Estos efectos adversos ocurren según se informa en cerca de 23% de pacientes que reciben Ketorolaco trometamina IM. Dolor de cabeza, somnolencia y vértigos se han reportado dentro y 3-9%, respectivamente, de pacientes que recibían terapia con ketorolaco. Se ha reportado nerviosismo, pensamiento anormal, depresión, euforia, dificultad en la concentración, insomnio, estímulo del CNS, convulsiones, temblores, manifestaciones extrapiramidales, sueños anormales, alucinaciones, vértigo, astenia y parestesias en el 1% o se han reportado menos en pacientes que recibían antipsicóticos también. Nerviosismo, hiperquinesia y astenia/ fatiga se han reportado en 1-4% de pacientes que recibían ketorolaco. Euforia, estupor y malestar se han reportado raramente en pacientes que recibían la droga oral. Efectos locales y dermatológicos: Los efectos IM del ketorolaco han producido dolor en el sitio de la inyección en cerca de 2-4% de pacientes. Equimosis, contusión, hematoma u otras muestras de sangrado y hormigueo en el sitio de la inyección, se han reportado raramente. Los efectos locales adversos pueden ser reducidos al mínimo aplicando presión sobre el sitio de la inyección por 15-30 segundos después de la administración. No ha habido evidencia por ejemplo, de alteraciones en concentraciones de creatin fosfokinasa CPK o efectos substanciales después de inyecciones múltiples o únicas IM de ketorolaco. El prurito ocurrió en 3-9% de pacientes que recibían ketorolaco y sudoración se ha reportado en 1-3% de pacientes que recibían ketorolaco IM. Rash (puede ser maculopapular), urticaria, necrolisis epidérmico tóxica (síndrome de Lyell), y dermatitis exfoliativa se han reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían la droga IM. Estos efectos también se han divulgado en los pacientes que recibían ketorolaco oral. Reacciones de sensibilidad: Las reacciones severas anafilactoides de sensibilidad se han reportado en pacientes que recibían Ketorolaco. Las reacciones de Anafilactoides pueden ocurrir en pacientes con hipersensibilidad sabida a aspirina o otro AINE, incluyendo Ketorolaco; Sin embargo, estas reacciones también se han reportado en pacientes sin una historia de hipersensibilidad o exposición anterior sabida de éstos pacientes al fármaco, se debe interrogar cuidadosamente antes de que se inicie una terapia con Ketorolaco sobre el desarrollo de reacciones alérgicas (asma, polipos nasales, urticaria, hipotensión) asociadas a la administración de AINEs; Si tales manifestaciones ocurren durante la terapia, la droga debe ser descontinuada. En estudios pre marketing en un número limitado de pacientes expuestos previamente al Ketorolaco, pero sin la historia de hipersensibilidad a ella, no había evidencia que la droga poseyó una propensión inusual para causar reacciones de hipersensibilidad. Anafilaxis, broncoespasmo, edema laríngeo y/o lingual se han reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían la droga. Angioedema y reacción anafilactoide, también se han reportado. Efectos renales, genito urinarios y de los electrolitos: La administración crónica oral del ketorolaco ha causado de vez en cuando debilitación de la función renal, dando por resultado hematuria, proteinuria, incremento transitorio de BUN y concentraciones de creatinina del suero. Las concentraciones crecientes de creatinina, BUN y séricas, han ocurrido en cerca de 3 y el 2% de pacientes, respectivamente recibiendo la droga oral por 1 año. La oliguria, frecuencia urinaria, retención urinaria, síndrome hemolítico-urémico, insuficiencia renal aguda, dolor del flanco (con o sin hematuria y/o azotemia), hiponatremia e hiperkalemia, han ocurrido en cerca de 1% o menos de recepción a corto plazo en la terapia de los pacientes con ketorolaco. Nefritis Glomerular, nefritis intersticial, necrosis papilar renal y síndrome nefrótico, se han divulgado en pacientes que recibían ketorolaco; los pacientes con riesgo más grande de efectos renales adversos incluyen aquellos con función renal deteriorada y pacientes geriátricos. Aunque una relación causal al ketorolaco no se ha establecido, ha ocurrido poliuria durante la terapia con la droga. Como con otros AINEs, la necrosis papilar renal y otra evidencia de toxicidad renal, han ocurrido después de la administración prolongada de la droga en animales. Efectos hepáticos: Las elevaciones hepáticas borderline de los efectos de uno o más resultados de las pruebas de función hepática, pueden ocurrir en hasta 15% de pacientes tratados con AINEs; (3 veces el límite superior de normal) las elevaciones significativas de ALT (SGPT) séricas o de la concentración de AST (SGOT) han ocurrido en menos de 1% de pacientes que recibían ketorolaco en estudios clínicos controlados. Además, las anormalidades en la función hepática se han reportado en menos de 1% de recepción de los pacientes a corto plazo, de la terapia con la droga IM. Tales anormalidades pueden progresar, pueden seguir siendo esencialmente sin cambios, o pueden ser transitorias con terapia continuada. La hepatitis, la insuficiencia hepática y la ictericia colestática se han divulgado en el 1% o menos de pacientes que recibían Ketorolaco. Efectos Hematológicos: La púrpura Hematológica se ha reportado en menos de 3% de pacientes que recibían ketorolaco IM. El Ketorolaco puede inhibir la adherencia de la plaqueta y agregación, y prolongar el tiempo de sangrado (generalmente por 3 minutos). Sin embargo, la droga tiene un efecto transitorio en la función de la plaqueta, y la agregación vuelve generalmente a ser normal en el plazo de 24-48 horas después de descontinuar ketorolaco. La droga no afecta generalmente el tiempo de protrombina, tiempo parcial de tromboplastina, o tiempo de coagulación de caolín-cefalina. La cuenta de plaquetas se puede o no se puede afectar por Ketorolaco; trombocitopenia (que no era considerado clínicamente importante) se ha divulgado raramente en pacientes que recibían la droga IM. Los pacientes que pueden ser afectados al contrario por una prolongación del tiempo de sangrado deben ser observados cuidadosamente durante la terapia con ketorolaco. El sangrado en el sitio operativo (que requiere raramente transfusiones de sangre) se ha reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían terapia parenteral de Ketorolaco. El sangrado ha ocurrido después de tonsilectomía en pacientes pediátricos que recibían Ketorolaco. En un análisis retrospectivo de pacientes que experimentaban tonsilectomía con o sin adenoidectomía, el riesgo de sangrado era 10.1 o 2.2% en los pacientes que recibían ketorolaco o un agonista narcótico respectivamente para el manejo del dolor. En pacientes pediátricos de 12 años de edad o más jóvenes, hemorragias postoperatorias ocurrieron en 6.5% de aquellos a quienes se les dió Ketorolaco y en 3.3% de los que no recibieron la droga. En un estudio anticipado en niños de 3-9 años de edad que experimentaban tonsilectomía con o sin adenoidectomía, la incidencia total de sangrado en niños que recibían el ketorolaco (16.3%) era similar a la incidencia en los niños que recibían morfina (el 17%). Sin embargo, la incidencia de sangrado durante las primeras 24 horas después de la cirugía eran más altas en aquellas que recibían el ketorolaco (14.3%) que en los que recibían morfina (4.2%). Trombocitopenia, epistaxis y anemia se han reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían el fármaco. Aunque una relación causal al ketorolaco no se ha establecido, leucopenia y eosinofília han ocurrido durante la terapia. Efectos oculares y óticos: Disturbios visuales y oticos (visión borrosa) han ocurrido en el 1% o menos de pacientes que recibían Ketorolaco IM y también se han reportado en pacientes que recibían la droga oral. El zumbido y la pérdida de audición, se han reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían la droga. Otros: Disnea, infección, edema pulmonar y mialgia se han reportado en el 1% o menos de pacientes que recibían ketorolaco oral. Ocurrieron también escalofríos en por lo menos un paciente que recibía la droga IM. Otros efectos nocivos que se mostraron en pacientes que recibían ketorolaco incluyen raramente aumento de peso, dolor generalizado y fiebre. Aunque una relación causal al ketorolaco no se ha establecido, la meningitis aséptica, rinitis y tos han ocurrido durante terapia con la droga.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Drogas que se unen a proteínas: Porque el ketorolaco se une altamene a la proteína, podría ser desplazado de sitios obligatorios, o podría desplazar de los sitios obligatorios, a algunas otras drogas unidas a proteínas. Sin embargo, la importancia clínica de tales interacciones potenciales de la droga no se ha establecido para el ketorolaco. Los estudios in vitro indican que los salicilatos pueden desplazar el ketorolaco de sitios que atan proteínas. Además, los estudios in vitro indican que el ketorolaco puede desplazar warfarina levemente de sitios que atan proteína; sin embargo, parece que el AINE no desplaza digoxina de sus sitios que atan proteína.. Las concentraciones terapéuticas del plasma de digoxina, warfarina, ibuprofeno, naproxeno, acetaminofen, fenitoina, tolbutamida, o piroxicam, no parecen alterar la unión de la proteína del ketorolaco. Inhibidores de la enzima convertidora de Angiotensina: Hay cierta evidencia que el uso concomitante de AINes con los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina o los antagonistas del receptor del angiotensina II pueden reducir la respuesta de la presión arterial al agente antihipertensivo. El fabricante indica que el uso concomitante de la terapia del ketorolaco y del inhibidor de la ECA, puede aumentar el riesgo de debilitación renal, especialmente en los pacientes que son hipovolémicos. AINEs: Los estudios in vitro indican que las concentraciones antiinflamatorias terapéuticas (300 mcg/mL) de salicilatos, pueden desplazar el ketorolaco de sitios obligatorios de la proteína, posiblemente dando por resultado concentraciones elevadas del plasma del ketorolaco desunido. La unión a la proteína del ketorolaco se puede disminuir a partir del 99.2% a 97.5%, que representaría un aumento doble potencial en concentraciones del plasma de la droga desunida. Se indica que ketorolaco está contraindicado en pacientes que reciben aspirina o otro AINE debido al potencial para efectos nocivos acumulativos. El uso concomitante de aspirina y de un AINE, aumenta el riesgo para efectos gastrointestinales. Debido al potencial para los efectos nocivos crecientes, los pacientes que reciben ketorolaco deben ser aconsejados para no tomar aspirina. Anticoagulantes y agentes trombolíticos: Los efectos de warfarina y de AINEs en el sangrado gastro intestinal, son el uso concomitante sinergístico de AINEs y warfarina, se asocia a un riesgo más alto de sangrado gastro intestinal comparado con el uso de cualquier agente solamente. Mientras que los estudios in vitro indican que la unión a proteínas de warfarina se puede disminuir levemente a partir el 99.5 a 99.3% por el Ketorolaco, una dosificación del Ketorolaco de 10mg por 6 días no alteró substancialmente la farmacocinética o farmacodinámica de una sola dosis de warfarina en un estudio en adultos sanos. No se observó ninguna interacción de la droga en adultos sanos que seguían la administración concomitante de heparina (5000 unidades) y de ketorolaco. Sin embargo, porque el ketorolaco puede inhibir la función de la plaqueta, la droga se debe utilizar con precaución extrema y el tiempo de protrombina se debe supervisar cuidadosamente en los pacientes que pueden ser afectados al contrario por la prolongación del tiempo de sangrado (pacientes que reciben terapia anticoagulante, pacientes con hemofilia, enfermedad de von Willebrand, o deficiencia de la plaqueta). Los pacientes que reciben dosis terapéuticas de los anticoagulantes (heparina, warfarina) tienen un riesgo creciente de sangrar. Complicaciones: si el ketorolaco se administra concomitante; Se recomienda que tal terapia sea emprendida con precaución extrema. El uso concurrente del ketorolaco trometamina y de heparina profiláctica de baja-dosis (2500-5000 unidades cada 12 horas), warfarina o los dextranos, no se han estudiado extensivamente, pero también se puede asociar a un riesgo creciente de sangrado. Hasta que más datos estén disponibles, el fabricante recomienda que tal terapia concomitante sea emprendida muy cautelosomente, y solamente cuando las ventajas potenciales justifican los riesgos posibles al paciente. Diuréticos: Los pacientes que reciben diuréticos pueden tener un riesgo creciente de desarrollar falla renal secundaria al flujo renal disminuido de la sangre resultando de la inhibición de la prostaglandina, incluyendo ketorolaco. Además, AINEs (Ketorolaco) pueden reducir los efectos natriuréticos de furosemida o tiazidas. Este efecto se puede relacionar con la inhibición de la síntesis renal de la prostaglandina. Metotrexato: Mientras que el efecto del Ketorolaco en la depuración del metotrexato no se ha evaluado hasta la fecha, toxicidad severa, y a veces fatal ha ocurrido después de la administración de un AINE concomitante con metotrexato (principalmente terapia de alta-dosis) en pacientes con varios neoplasmas malignos o artritis reumatoide. La toxicidad fue asociada a concentraciones elevadas y prolongadas en la sangre del metotrexato. Sigue habiendo el mecanismo exacto de interacción para ser establecido, pero se ha sugerido que AINEs pueden inhibir la eliminación renal del metotrexato, posiblemente disminuyendo la perfusión renal vía la inhibición de la síntesis renal de prostaglandina o compitiendo para la eliminación renal. Otros estudios son necesarios para evaluar la interacción entre AINEs y metotrexato. Se aconseja precaución si el metotrexato y un AINE se administran en forma concomitante. Litio: AINEs parecen disminuir la separación renal del litio, que puede conducir a un aumento en concentraciones en suero o de litio en plasma. Informes limitados sugieren esa administración concomitante de litio y de ketorolaco en concentraciones crecientes de litio, con síntomas asociados de los efectos de toxicidad del litio (náusea, vomito, neurológicos). Aunque tal terapia concomitante no se recomienda, si los pacientes deben recibir terapia concomitante del ketorolaco y de litio, las concentraciones de litio en plasma se deben supervisar de cerca, y el paciente debe ser observado para las muestras y los síntomas de la toxicidad del litio. Probenecid: La administración concomitante de Probenecid y Ketorolaco ha disminuido según se informa la separación y concentración creciente del plasma, AUC total (por aproximadamente el triple), y período (por aproximadamente dos veces) del Ketorolaco. Por lo tanto, el fabricante indica que es el ketorolaco contraindicado en los pacientes que reciben probenecid. Otras drogas: El Ketorolaco se ha administrado en forma concomitante con morfina o meperidina para el manejo del dolor postoperatorio sin interacción adversa evidente. Las crisis convulsivas se han reportado raramente en los pacientes que recibían la terapia concomitante del Ketorolaco y anticonvulsivo (fenitoina, carbamazepina). Se han reportado alucinaciones en los pacientes que recibían terapia con Ketorolaco y drogas psicoactiveas (Fluoxetina, Tiotixeno, Alprazolam). No se reportó ninguna interacción después de la administración concomitante del Ketorolaco con algunos agentes antiinfectantes (cefalosporinas, penicilinas, amino glucósidos), agentes laxantes, sedativos, agentes ansiolíticos, corticoesteroides, broncodilatadores, hormonas y antieméticos. Los resultados postmarketing de estudios indican que el Ketorolaco puede reforzar los efectos no despolarizantes de los relajantes del músculo esquelético, dando por resultado apnea; Sin embargo, el potencial de interacción de las drogas no se ha estudiado específicamente. La evidencia de estudios animales o humanos de la interacción de la droga sugiere que el Ketorolaco sea poco probable de obrar recíprocamente con el metabolismo de sí mismo u otras drogas vía el sistema microsomal hepático de la enzima (sistema del citocromo P-450)
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Efectos renales: Pueden presentarse elevaciones del nitrógeno de urea y la creatinina sérica como signos de daño renal. En los pacientes con deterioro significativo de la función renal, la administración queda a criterio del médico. No se recomienda el uso de LOROTEC* en pacientes con concentraciones de creatinina sérica arriba de 5.0 mg/dl. En pacientes con valores de creatinina sérica entre 1.9 a 5.0 mg/dl, la dosis diaria total de LOROTEC*, debe ser reducida a la mitad. La dosis diaria total no deberá exceder de 60 mg al día. Se puede precipitar insuficiencia renal aguda en pacientes hipovolémicos o en pacientes con volumen circulante efectivo disminuido. Efectos hematológicos: Lorotec* inhibe la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. La administración concomitante de anticoagulantes, incluyendo dosis bajas de heparina y warfarina, pueden incrementar el riesgo de sangrado postoperatorio. Efectos hepáticos: Pueden presentarse elevaciones de una o más pruebas de la función hepática. Estas anormalidades pueden progresar, permanecer inalteradas o ser transitorias mientras se continúa el tratamiento.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No se consideró ninguna evidencia de mutagénesis inducida por Ketorolaco en estudios in vitro con salmonella typhimurium, Saccaromyces cerevisiae, o Escherichia coli. También no había evidencia de mutagenicidad cuando el Ketorolaco fue probado para las roturas del cromosoma in vivo en el análisis del micronucleo en ratones. Ketorolaco no era mutágeno en la prueba mutágeno microbiana de Ames o en el análisis delantero de la mutación; no había aumento en la reparación de la DNA cuando el ketorolaco fue probado en una síntesis no programada de DNA. El Ketorolaco aumentó aberraciones cromosómicas en células ováricas del hámster chino cuando fueron expuestas a la droga en las concentraciones de 1.59 mg/ml (cerca de 1000 veces las concentraciones humanas medias del ketorolaco del plasma). No se consideró ninguna evidencia del poder carcinogénico en un estudio de 18 meses en los ratones que recibían dosificaciones orales de Ketorolaco hasta 2 mg/kg diarios (el equivalente al máximo recomendó aproximadamente la dosificación humana IM del Ketorolaco) allí también no era ninguna evidencia del poder carcinogénico en 24 estudios del mes en las ratas que recibían dosificaciones orales del Ketorolaco hasta 5 mg/kg diarios (aproximadamente 2.5 veces la dosificación humana recomendada máximo IM del del Ketorolaco).
Dosis y vía de administración: Vía de Administración: IM o IV. Dosis: Para el manejo a corto plazo del dolor moderado a severo en adultos, una sola dosis60 o 30mg, respectivamente, es recomendado. Para los pacientes geriátricos (65 años de edad o más) y los adultos que pesan menos de 50 kilogramos, se recomienda una sola dosis IM o IV de 30 o 15mg, respectivamente. Una sola dosis parenteral de Lorotec* puede seguir por terapia oral en adultos. Se recomienda que la terapia parenteral de varias dosis de Lorotec* esté iniciada y continuada con dosificaciones IM o IV DE 30mg cada 6 horas en adultos; la dosis diaria máxima no debe exceder 120mg. Para la terapia parenteral de varias dosis en pacientes geriátricos y adultos que pesan menos de 50 kilogramos, se recomiendan 15mg de Lorotec* cada 6 horas; la dosis diaria máxima en estos pacientes no debe exceder 60mg. Los adultos que reciben Lorotec* parenteral, que han experimentado la relevación del dolor sin limitación de efectos nocivos, pueden ser cambiados a la terapia oral, si es necesario. Se indica que Lorotec* debe utilizarse solamente como terapia de continuación que sigue a la terapia parenteral. Para el manejo del dolor moderado a severo, dolor agudo en pacientes pediátricos de 2 a 16 años de edad, una sola dosis IM o IV de Loretec* a razón de 1 mg/kg (30mg máximo) o 0.5 mg/kg (15mg max), respectivamente, es recomendado. También se recomienda que solamente dosis únicas de Lorotec* parenteral sean utilizadas en pacientes pediátricos. Para el manejo de dolor moderado a severo en adultos, las dosificaciones orales de Lorotec* de 10mg cada 6 horas se han utilizado según lo necesario aunque dosis orales más altas también se han empleado. Dosis en insuficiencia renal: Desde que Lorotec* y sus metabolitos son excretados principalmente por los riñones, la dosificación puede necesitar ser ajustada en pacientes geriátricos y en otros pacientes con función renal reducida, cuando Lorotec* se utiliza en adultos con debilitación renal, se recomienda una sola dosis IM o IV de 30 o 15mg, respectivamente. En estos pacientes, la terapia parenteral de varias dosis, se administra en una dosificación de 15mg cada 6 hrs. La terapia oral se debe administrar en una dosificación de 10mg cada 4-6 hors. Se indica que la dosificación oral diaria no debe exceder de 40 mg/24 horas. También se indica que para el dolor, las dosis suplementales de un agonista narcótico se puedan administrar concomitante con estas dosis reducidas del Ketorolaco, a menos que los agonistas narcóticos sean contraindicados. La seguridad de Lorotec* en pacientes con concentraciones de creatinina excedentes de 5 mg/dL y/o experimentar diálisis no ha sido determinado. La necesidad del ajuste de la dosificación en pacientes con debilitación hepática no se ha determinado completamente, pero la evidencia de pacientes con cirrosis del hígado, sugiere que la modificación pueda no ser la acumulación posterior pendiente necesaria. de datos, se debe tener precaución cuando la droga se utiliza en pacientes con la debilitación hepática.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Con sobredosis de Lorotec* se han descrito los siguientes síntomas: dolor abdominal, náuseas, vómito, hiperventilación, úlcera gastroduodenal, gastritis erosiva y disfunción renal; todos ellos desaparecieron tras retirar el fármaco. La diálisis apenas permite eliminar el ketorolaco de la sangre.
Presentación(es): Lorotec* (Solución inyectable): Caja con 1, 2, 3 Ampolletas de 30 mg/ml.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: PRODUCTOS MAVER, S.A. DE C.V. Oleoducto No. 2804, Álamo Industrial C.P. 45593, Tlaquepaque, Jalisco, México.
Número de registro del

LOROTEC

MAVER

Tabletas

Denominación genérica: Ketorolaco trometamina
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: Ketorolaco trometamina 10.0 mg. Excipiente cbp 1 tableta. Lorotec* (Ketorolaco trometamina) es un miembro del grupo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos. El nombre químico de ketorolaco trometamina es el de ácido (+-)-5-bencil-2, 3 dihidro-1H, pirrolizina-1-carboxílico, 2-amino-2-(hidroximetil)-1, 3-propandiol.
Indicaciones terapéuticas: Analgésico no narcótico. Lorotec* tabletas, está indicado para el tratamiento a corto plazo del dolor. Administrado oralmente, no se deberá exceder de 10 días.
Farmacocinética y farmacodinamia: El ketorolaco trometamina es un agente antiinflamatorio no esteroideo, que muestra actividad analgésica, antiinflamatoria y débil actividad antipirética. Lorotec* inhibe la síntesis de prostaglandinas y no tiene ningún efecto sobre los receptores de los opiáceos. Lorotec* es absorbido en forma rápida y completa después de la administración oral, con la concentración plasmática máxima de 0.87 mcg/ml, que se presenta a los 44 minutos después de una dosis única de 10 mg. La vida media plasmática es de 5.3 horas (D.S. = 1.2), en los adultos jóvenes y de 6.1 horas (D.S. = 1.0), en los sujetos de edad avanzada (edad media 72 años). La farmacocinética es semejante en niños. La vida de eliminación similar significa que los intervalos de dosificación pueden ser similares en los niños y adultos. Más de 99% de ketorolaco en plasma está unido a las proteínas. Una dieta alta en grasas disminuye la velocidad, pero no el grado de absorción, mientras que los antiácidos no tuvieron efecto sobre la absorción de ketorolaco. La farmacocinética de ketorolaco en el hombre después de dosis únicas o múltiples, con tabletas son lineales. Los niveles plasmáticos en estado estable son alcanzados después de administraciones cada 6 horas durante un día. No se presentan cambios en la depuración con la administración crónica. La principal vía de excreción del ketorolaco y sus metabolitos (conjugados y un metabolito para-hidroxi), es la orina, (91.4%) y el resto es excretado en las heces. El ketorolaco penetra pobremente la barrera hematoencefálica (Los niveles en el líquido cefaloraquídeo fueron menores de 0.002 de los del plasma). Influencia de la edad y de la función hepática y renal sobre la depuración y vida media de LOROTEC*


Contraindicaciones: Ulcera péptica, perforación o sangrado gastrointestinal: Lorotec* no debe usarse en pacientes que hayan exhibido cualquier manifestación de alergia al ketorolaco trometamina, al ácido acetilsalicílico o bien otros AINEs, incluyendo reacciones de hipersensibilidad el síndrome de pólipos nasales, angioedema y asma. No administrar en niños en el postoperatorio de amigdalectomía: No se recomienda como medicación preoperatoria debido a la inhibición de la agregación plaquetaria. No se recomienda en analgesia obstétrica.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: No se recomienda el uso de Lorotec* durante el embarazo o el parto. Tampoco se recomienda durante la lactancia.
Reacciones secundarias y adversas: Algunos de los efectos adversos reportados con ketorolaco oral incluyen los siguientes: Gastrointestinales: Ulcera péptica, sangrado gastrointestinal, sangrado rectal, melena, náusea, dispepsia, dolor gastrointestinal, diarrea, constipación, flatulencia, sensación de plenitud, disfunción hepática, estomatitis, vómito, gastritis y eructos. Cuerpo en general: Edema, astenia, mialgia y aumento de peso. Cardiovasculares: Rubor, palidez e hipertensión. Hematológicas y linfáticas: Púrpura. Sistema nervioso central: Somnolencia, mareo, cefalea, sudoración, boca seca, nerviosismo, parestesia, pensamientos anormales, depresión, euforia, sed excesiva, incapacidad para concentrarse, insomnio, estimulación y vértigo. Respiratorias: Disnea y asma. Urogenitales: Incremento en la frecuencia urinaria, oliguria y hematuria.
Dermatológicas: Prurito, urticaria y rash. Sentidos especiales: Anormalidades del gusto y de la vista, tinnitus. Los eventos adversos reportados después de la comercialización de ketorolaco oral, aunque raros, incluyen los siguientes: Insuficiencia renal aguda, dolor en el flanco con o sin hematuria y/o azoemia, hiponatremia, hipercaliemia, síndrome urémico hemolítico y retención urinaria. Reacciones de hipersensibilidad, anafilaxia, broncospasmo, edema laríngeo, hipotensión, rubor y rash. Hepatitis, ictericia colestática e insuficiencia hepática. Síndrome de Lyell, síndrome de Stevens-Johnson, dermatitis exfoliativa y rash maculopapular. Sangrado de la herida posquirúrgica, trombocitopenia y epistaxis. Convulsiones, sueños anormales, alucinaciones, hiperquinesia, pérdida de la agudeza auditiva, meningitis aséptica y síntomas extrapiramidales.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Lorotec* tiene un alto grado de fijación a las proteínas plasmáticas humanas (media 99.2%) y la fijación. Es independiente de la concentración.
Lorotec* no altera la fijación proteica de la digoxina. Los estudios in vitro indican que frente a concentraciones terapéuticas de salicilato (300 mcg/ml), la fijación de Lorotec* se redujo de aproximadamente 99.2 a 97.5%. Las concentraciones terapéuticas de digoxina, paracetamol, fenitoína y tolbutamida, no alteraron la fijación proteica de Lorotec*. Como Lorotec*, es un fármaco potente y se encuentra presente en bajas concentraciones en el plasma, no se esperaría que desplace significativamente a otros fármacos fijados a las proteínas. En los estudios realizados en animales o en humanos no hay ninguna evidencia de que Lorotec* induzca o inhiba las enzimas hepáticas capaces de metabolizarlo o de metabolizar otros fármacos. En consecuencia, no se esperaría que Lorotec* altere la farmacocinética de otros medicamentos por mecanismos de inducción ó inhibición enzimática. El probenecid reduce la depuración de ketorolaco lo cual, aumenta la concentración plasmática (triplica el área bajo la curva), así como la vida media (aproximadamente al doble). Lorotec* reduce la respuesta diurética a la furosemida en aproximadamente un 20%. Litio: posible inhibición del aclaramiento renal del litio, lo cual resulta en una elevación de la concentración plasmática de éste y la potencial toxicidad del mismo. Metotrexato: Reduce el aclaramiento del metotrexato, y por lo tanto, posiblemente aumente la toxicidad del mismo. Inhibidores de la ECA: La administración concomitante de Lorotec* e inhibidores de la ECA aumenta el riesgo de daño renal, particularmente en pacientes depletados de volumen. Lorotec* ha sido administrado concurrentemente con morfina o meperidina en varios estudios clínicos de dolor postoperatorio, sin evidencia de interacciones adversas. Una dieta alta en grasas disminuye la velocidad pero no el grado de absorción de ketorolaco oral.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Efectos renales: Pueden presentarse elevaciones del nitrógeno de urea y la creatinina sérica como signos de daño renal. En los pacientes con deterioro significativo de la función renal, la administración queda a criterio del médico. No se recomienda el uso de Lorotec* en pacientes con concentraciones de creatinina sérica arriba de 5.0 mg/dl. En pacientes con valores de creatinina sérica entre 1.9 a 5.0mg/dl, la dosis diaria total de Lorotec*, debe ser reducida a la mitad. La dosis diaria total no deberá exceder de 60 mg al día. Se puede precipitar insuficiencia renal aguda en pacientes hipovolémicos o en pacientes con volumen circulante efectivo disminuido. Los pacientes con riesgo de ésta reacción son aquellos con flujo sanguíneo renal deteriorado, insuficiencia cardiaca, disfunción hepática, deshidratación, pacientes de edad avanzada y aquellos con terapia a base de diuréticos. Efectos hematológicos: Lorotec* inhibe la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. La administración concomitante de anticoagulantes, incluyendo dosis bajas de heparina y warfarina, pueden incrementar el riesgo de sangrado postoperatorio. La administración concomitante de Lorotec* y dextrán puede aumentar también el riesgo de sangrado postoperatorio. Efectos hepáticos: Pueden presentarse elevaciones de una o más pruebas de la función hepática. Estas anormalidades pueden progresar, permanecer inalteradas o ser transitorias mientras se continúa el tratamiento. En los estudios clínicos controlados, menos de 1% de los pacientes presentaron elevaciones significativas (de más de 3 veces el valor normal) de la transaminasa glutamicooxalacética sérica (TGO). Si se presentan signos y síntomas clínicos compatibles con enfermedad hepática o se observan manifestaciones sistémicas (por ejemplo, eosinofilia, erupción cutánea, etc.), Lorotec* debe ser descontinuado. Los pacientes con deterioro de la función hepática resultante de cirrosis no tienen alteraciones clínicamente importantes del aclaramiento de Lorotec*.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No existen reportes de Lorotec* asociado con tumorogenicidad ni mutagenicidad y no demostró potencial teratogénico.
Advertencias: Lorotec* no debe ser usado con otros AINEs. Pacientes de edad avanzada: En pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años) la vida media se prolonga y la depuración está reducida. Se recomienda utilizar la menor dosis del intervalo de dosificación. La incidencia de complicaciones gastrointestinales aumenta con el incremento en la dosis y duración del tratamiento.
Dosis y vía de administración: Lorotec* Oral: Adultos: 10 mg cada 4 a 6 horas. La dosis máxima diaria es de 40 mg al día. El tratamiento no deberá exceder de 10 días.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Se han administrado dosis únicas de 200 mg por vía oral a voluntarios sin efectos adversos aparentes. Se ha reportado acidosis metabólica después de la sobredosificación intencional.
Presentación(es): Lorotec*: Caja con 10 y 20 tabletas en envase de burbuja.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Conservarse en lugar fresco y seco (8-15°C), protegiéndolo de la luz.
Leyendas de protección: No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica.
Nombre y domicilio del laboratorio: PRODUCTOS MAVER, S.A. DE C.V. Oleoducto Núm. 2804, Fracc. Industrial el Álamo, Tlaquepaque, Jalisco, México. C.P. 44490.
Número de registro del medicamento: 179M2000 SSA IV
Clave de IPPA: EEAR-107070/R2000

¿Qué es P.R.Vademécum? CD-ROM Apps Móviles Apéndice Contacto Aviso de Privacidad