LOZAM®

PSICOFARMA

Denominación genérica: Lorazepam sublingual.
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas sublinguales. Cada tableta contiene: Lorazepam 1 mg y 2 mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: LOZAM® es lorazepam, un ansiolítico de liberación inmediata, indicado para el control a corto plazo de las primeras manifestaciones clínicas de ansiedad presentes en: trastorno de ansiedad generalizada, ansiedad acompañada de síntomas somáticos, síntomas ansiosos de los trastornos depresivos, manifestaciones de ansiedad en estados psicóticos, ansiedad reactiva, LOZAM® también está indicado en el control inmediato del ataque de pánico, tratamiento del insomnio asociado con ansiedad, síndrome de abstinencia alcohólica, como antiemético durante el tratamiento con quimioterápicos. LOZAM® es además empleado para solucionar de manera inicial emergencias producto de las manifestaciones extremas de algunos estados de ansiedad como son: fobias, agitación, histeria, ansiedad ligada a procedimientos quirúrgicos o diagnósticos. Por otra parte LOZAM® por su vía de administración sublingual y la rapidez de dispersión de su principio activo, está indicado en el tratamiento de los síntomas ansiosos de pacientes con enfermedad de Parkinson, Alzheimer y esquizofrenia entre otras, que presentan problemas o dificultad para la deglución normal de formas sólidas.
Farmacocinética y farmacodinamia: El principio activo de LOZAM® (lorazepam) está contenido en una matriz sólida primaria, resultado de una mezcla de carbohidratos altamente dispersables y de agradable sabor. LOZAM® está desarrollado a partir de un formato farmacéutico T.D.O. (Tableta de desintegración oral) que al contacto con la cavidad bucal se desintegra y disuelve sublingualmente sin necesidad de agua en un plazo de 60 segundos o menos y con un inicio de acción comparable al de la misma droga aplicada por vía parenteral. Absorción: LOZAM ® lorazepam se absorbe rápida y fácilmente después de la administración sublingual, ofreciendo una biodisponibilidad absoluta del 94%. Las concentraciones máximas en plasma ocurren aproximadamente 60 minutos después de su administración. El nivel máximo en plasma de lorazepam después de una dosis de 2mg es aproximadamente 20 ng/ml. Parámetros farmacocinéticos de lorazepam oral y LOZAM® sublingual:


Distribución: se fija a las proteínas plasmáticas del 85 al 94%. El volumen de distribución se estima en 1,3 L/kg. El lorazepam libre penetra fácilmente la barrera hematoencefálica por difusión pasiva. Se ha visto que lorazepam cruza también la barrera placentaria y se ha detectado en leche materna humana. Los niveles plasmáticos de lorazepam son proporcionales a la dosis administrada. No existe evidencia de acumulación de lorazepam después de la administración oral por hasta 6 meses. Metabolización: lorazepam es metabolizado por el hígado de forma rápida a su grupo 3-hidroxi como glucurónido de lorazepam, un metabolito inactivo. Su vida media es aproximadamente 42, 10,5, y 12 a 16 horas en los recién nacidos, niños mayores, y adultos, respectivamente. Su vida media plasmática es mucho más larga en recién nacidos porque sus rutas de glucuronidación no son maduras. El glucurónido de lorazepam no tiene ninguna actividad demostrable sobre el sistema nervioso central en animales. Eliminación: la vida media de eliminación del lorazepam no conjugado en el plasma humano es de aproximadamente 12-16 horas. Aproximadamente el 88% de la dosis administrada se recupera en orina y 7% se recupera en las heces. Aproximadamente 74% del glucurónido de lorazepam se recupera en la orina. Las benzodiazepinas actúan a nivel de las estructuras del S.N.C. inhibiendo el sistema reticular ascendente, bloquean la activación cortical, límbica, talámica e hipotalámica por lo cual pueden producir depresión a cualquier nivel del mismo, incluyendo sedación e hipnosis, relajación del músculo esquelético, actividad anticonvulsiva y el coma. El lorazepam al igual que todas las benzodiazepinas potencia el efecto inhibitorio del ácido gamma aminobutírico (GABA) sobre las neuronas del SNC al ligarse de forma alostérica a los sitios de unión para BZD en los receptores GABA-A. Estos receptores se localizan en los canales iónicos del cloro dentro de la membrana celular neuronal. La combinación GABA ligando/receptor aumenta la frecuencia de apertura del canal de cloro y en consecuencia un mayor ingreso de este anión al interior neuronal, produciendo hiperpolarización de la membrana y quedando la neurona resistente a la excitación, disminuyendo las manifestaciones clínicas del trastorno de ansiedad.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad al principio activo, benzodiazepinas y/o algún componente de la formulación. Su uso durante el embarazo y la lactancia está contraindicado. Pacientes con insuficiencia respiratoria. Su uso está contraindicado en pacientes con glaucoma agudo de ángulo cerrado. Pacientes con glaucoma de ángulo abierto no tratado. Contraindicado en pacientes con apnea del sueño.
Precauciones generales: El empleo de benzodiazepinas, incluyendo lorazepam, puede conducir a una dependencia física o fisiológica. Al igual que todas las benzodiazepinas, el empleo de LOZAM® puede potenciar el efecto del alcohol, por lo que debe ser evitado su empleo concomitante. Generalmente, el uso de benzodiazepinas causa somnolencia y depresión de los reflejos osteotendinosos, por lo que los pacientes deben ser advertidos y evitar la realización de actividades que requieran de la operación de maquinaria de precisión y/o conducción de vehículos. La descontinuación del tratamiento con benzodiazepinas se debe realizar gradualmente, puesto que el retiro precipitado de cualquier agente ansiolítico puede dar lugar a la aparición de síntomas de abstinencia. La seguridad y la eficacia del lorazepam en niños de menos de 12 años no se han establecido. El uso de las benzodiazepinas, incluyendo lorazepam, puede conducir a una depresión respiratoria potencialmente fatal, por lo que deberán ser utilizadas con precaución en pacientes con compromiso de la función respiratoria. Durante el uso de benzodiazepinas incluyendo lorazepam, puede manifestarse o intensificarse una depresión preexistente. El empleo de benzodiazepinas puede enmascarar tendencias suicidas en pacientes deprimidos, por lo que no deberá utilizarse sin una terapia antidepresiva adecuada. Los pacientes débiles o ancianos pueden ser más susceptibles a los efectos de lorazepam; por lo tanto, deben ser monitoreados frecuentemente y ajustar la dosis de acuerdo a la respuesta del paciente (en estos pacientes, la dosis inicial no debe exceder de 2 mg para evitar la sobredosificación). Se han reportado ocasionalmente reacciones paradójicas durante el uso de benzodiazepinas. Podría ser más probable que estas reacciones se presenten en ancianos. Si esto ocurriera, se debe descontinuar el uso del fármaco. Como con todas las benzodiazepinas, el uso de lorazepam puede empeorar la encefalopatía hepática; por lo tanto, el lorazepam deberá ser usado con precaución en pacientes con insuficiencia hepática severa y/o encefalopatía y a las dosis más bajas que sostengan su efecto terapéutico. Se recomienda realizar biometría hemática y pruebas de función hepática a pacientes bajo terapia a largo plazo. El lorazepam deberá ser usado a las dosis más bajas que sostengan su efecto terapéutico en pacientes con insuficiencia renal. La hemodiálisis no tiene un efecto importante sobre la farmacocinética del lorazepam intacto, sin embargo, depura sustancialmente el glucurónido inactivo del plasma.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Lorazepam está clasificado por la FDA en categoría D. Se ha evidenciado que el lorazepam y el glucurónido del lorazepam se transfieren hacia la placenta, por lo que puede causar daño fetal al ser administrado a mujeres embarazadas. El riesgo de presentar malformaciones congénitas asociadas al uso de benzodiazepinas es mayor durante el primer trimestre del embarazo. Se han reportado también síntomas como: hipoactividad, hipotonía, hipotermia, depresión respiratoria, apnea, problemas de alimentación y síntomas de abstinencia en neonatos nacidos de madres tratadas con benzodiazepinas durante algunas semanas o por tiempos prolongados en la fase tardía del embarazo o en el parto. El lorazepam se ha detectado en la leche materna. Se ha presentado sedación e incapacidad de succión en neonatos de mujeres en tratamiento con benzodiazepinas.
Reacciones secundarias y adversas: Las reacciones adversas se observan generalmente al principio de la terapia y desaparecen generalmente en la medicación continuada o disminuyendo la dosis. Frecuente: sedación (15,9%), vértigo (6,9%), astenia (4,2%) temblor (3,4%). La incidencia de sedación y temblor aumenta con la edad. Poco frecuente: desorientación, depresión, náusea, cambio en el apetito, cefalea, alteraciones del sueño, agitación, síntomas dermatológicos, trastornos visuales (incluyendo diplopía y visión borrosa), síntomas gastrointestinales y manifestaciones autonómicas. Raras: hipotensión, síntomas extrapiramidales, disartria, convulsiones, amnesia, hipomanía y coma.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Alcohol, barbitúricos, antipsicóticos, sedantes/hipnóticos, ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos, narcóticos, antihistamínicos, sedantes, anticonvulsivos, anestésicos: su empleo concomitante con benzodiazepinas incluyendo el lorazepam, produce efectos aditivos depresores en el sistema nervioso central. Clozapina: su empleo concomitante puede producir marcada sedación, sialorrea y ataxia. Valproato: su empleo concomitante puede aumentar las concentraciones plasmáticas y disminución de la depuración del lorazepam. Probenecid: su empleo concomitante aumenta la vida media y disminuye la depuración total de lorazepam. Teofilina o aminofilina: su empleo concomitante reduce los efectos sedantes de las benzodiazepinas, incluyendo el lorazepam.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Algunos pacientes en tratamiento con lorazepam han desarrollado leucopenia, y otros han tenido elevación de la deshidrogenasa láctica. Se recomienda realizar biometría hemática y pruebas de función hepática a pacientes bajo terapia a largo plazo.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No existe ninguna evidencia de efectos carcinogénicos en ratas y ratones durante un estudio de dieciocho meses utilizando lorazepam oral. No se han realizado estudios con respecto a mutagénesis. El estudio de preimplantación en ratas fue realizado con lorazepam oral a dosis de 20 mg/kg y no se demostró ninguna alteración de la fertilidad.
Dosis y vía de administración: Sublingual. El rango de dosis recomendada es de 2 a 6 mg/día, aunque la dosis diaria puede variar desde 1 a 10 mg/día. Para obtener resultados óptimos, la dosis, la frecuencia de la administración y la duración de la terapia se deben individualizar según la respuesta del paciente. La dosis efectiva más baja deberá ser prescrita por el menor tiempo posible. El riesgo de deprivación y el fenómeno de rebote son mayores después de una descontinuación súbita; por lo tanto, el fármaco deberá descontinuarse gradualmente. Trastornos de ansiedad: la dosis inicial recomendada es de 2 a 3 mg/día, en dosis divididas 2 a 3 veces al día. Insomnio asociado con ansiedad: la dosis recomendada es de 1 mg a 4 mg al acostarse. Retiro de alcohol: la dosis inicial recomendada es de 2 a 3 mg/día, en dosis divididas 2 a 3 veces al día. Prevención del delirium tremens: la dosis inicial recomendada es de 2 a 3 mg/día, en dosis divididas 2 a 3 veces al día. Premedicación quirúrgica: la dosis recomendada es de 2 a 4 mg la noche previa al procedimiento y/o 1-2 horas antes del procedimiento. La dosis recomendada para pacientes que van a recibir quimioterapia es de 1 mg al acostarse la noche anterior a la quimioterapia y/o 1 mg administrado 60 minutos antes de la quimioterapia, y repetida a las 6 horas y 12 horas después de la quimioterapia si es necesario. Para pacientes débiles y ancianos, reducir la dosis inicial en aproximadamente 50% y ajustar la dosis como sea necesario y tolerado. La dosis para pacientes con insuficiencia hepática severa deberá ser ajustada cuidadosamente de acuerdo a la respuesta del paciente. Las dosis más bajas deberían ser suficientes en estos pacientes. No hay recomendaciones de ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: La sobredosis de benzodiazepinas no representa necesariamente una amenaza para la vida a menos que se combine con otros depresores (alcohol) del SNC. Las manifestaciones de la sobredosificación con lorazepam incluyen: casos leves: somnolencia, confusión mental y letargia. Casos severos: ataxia, hipotonía, hipotensión, depresión respiratoria, coma y eventualmente podría ocasionar el deceso de la persona. Manejo de la sobredosificación: monitoreo de la función cardiaca y respiratoria; para inhibir los efectos sedantes de las benzodiazepinas se indica flumazenil, un antagonista específico de los receptores de las benzodiazepinas. Antes de administrar flumazenil, instituir las medidas necesarias para asegurar la permeabilidad de vías aéreas y el acceso intravenoso. Debe tenerse precaución en casos de sobredosis con varios fármacos y en epilépticos tratados con benzodiazepinas. Evitar su aplicación rápida ya que puede producir agitación, ansiedad, labilidad emocional, confusión leve, distorsiones sensoriales y crisis de pánico. No existe interacción farmacocinética de flumazenil con el etanol. Vía de administración: IV directamente o por infusión con dextrosa al 5%, Ringer lactato o NaCL al 0,9%. Dosis: 0,3 mg IV aguardar 60 segundos y, si no se obtiene el nivel deseado de conciencia, inyectar repetidamente hasta que el paciente despierte (dosis total 2 mg). Si presenta nuevamente somnolencia, administrar infusión IV de 0,1-0,4 mg por hora. Si se manifiesta agitación o ansiedad, administrar diazepam en forma IV. La hipotensión arterial se puede controlar generalmente con la inyección del bitartrato de norepinefrina. La utilidad de la diálisis no se ha determinado.
Presentación(es): Caja con 40 o 80 tabletas de 1 y 2 mg. Caja con 10, 20, 40 y 100 tabletas sublinguales de 1 y 2 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere de receta médica, la cual se retendrá en la farmacia. El uso prolongado, aun a dosis terapéuticas, puede causar dependencia. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo y la lactancia.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: PSICOFARMA, S.A. de C.V., Calzada de Tlalpan No. 4369, Col. Toriello Guerra, Deleg. Tlalpan, C.P. 14050. México, D.F.
Número de registro del medicamento: 196M2002 SSA II
Clave de IPPA: KEAR-07330060101988/RM2008

¿Qué es P.R.Vademécum? CD-ROM Apps Móviles Apéndice Contacto Aviso de Privacidad