DILACORAN

ABBOTT

Solución inyectable

Denominación genérica: Clorhidrato de verapamilo.
Forma farmacéutica y formulación: Solución inyectable. Cada ampolleta contiene: clorhidrato de verapamilo 5 mg. Vehículo cbp 2 ml.
Indicaciones terapéuticas: La solución inyectable de clorhidrato de verapamilo está indicada para el tratamiento de taquiarritmias supraventriculares, que incluyen: conversión rápida a ritmo sinusal de taquicardias paroxísticas supraventriculares, incluyendo las asociadas con las vías accesorias (síndromes de Wolff-Parkinson-White [W-P-W] y Lown-Ganong-Levine [L-G-L]). Cuando sea clínicamente recomendable, deberán intentarse maniobras vagales apropiadas (por ejemplo, maniobra de Valsalva) antes de administrar clorhidrato de verapamilo. Control temporal de la frecuencia ventricular rápida en fibrilación auricular o aleteo auricular, excepto cuando la fibrilación auricular y/o aleteo auricular están asociados con vías accesorias (síndromes de Wolff-Parkinson-White [W-P-W] y Lown-Ganong-Levine [L-G-L]).
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: el clorhidrato de verapamilo, administrado por vía intravenosa, ha demostrado que es metabolizado rápidamente. Después de la infusión intravenosa en el hombre, verapamilo se elimina biexponencialmente, con una fase de distribución temprana rápida (vida media de alrededor de cuatro minutos) y una fase de eliminación terminal más lenta (vida media de dos a cinco horas). En hombres sanos, el clorhidrato de verapamilo, administrado por vía oral, sufre un metabolismo extenso en el hígado; se han identificado 12 metabolitos, la mayoría sólo en trazas. Los principales metabolitos se han identificado como diversos productos N- y O-desalquilantes de verapamilo. Cerca del 70% de una dosis administrada se excreta en la orina y 16% más en las heces en el lapso de cinco días. Aproximadamente del 3% al 4% se excreta como medicamento inalterado. Farmacodinamia: verapamilo inhibe el flujo de iones de calcio (y posiblemente de iones sódicos) a través de los canales lentos de calcio en las células contráctiles y de conducción y en las células de músculo liso vascular. El efecto antiarrítmico de verapamilo parece deberse a su efecto en el canal lento en las células del sistema de conducción cardíaca. La actividad eléctrica a través de los nodos sinoauricular (SA) y atrioventricular (AV) depende, en gran medida, del influjo de calcio a través del canal lento. Al inhibir este influjo, verapamilo disminuye la conducción AV y prolonga el período refractario efectivo dentro del nodo AV en forma relacionada con la frecuencia. Este efecto provoca una reducción de la frecuencia ventricular en pacientes con aleteo auricular y/o fibrilación auricular y una respuesta ventricular rápida. Por medio de interrumpir la reentrada en el nodo AV, verapamilo puede restaurar el ritmo sinusal normal en pacientes con taquicardia paroxística supraventricular (TPSV), incluyendo el síndrome de Wolff-Parkinson-White (W-P-W). Verapamilo no tiene efecto alguno en la conducción de las vías accesorias. Verapamilo no altera el tiempo de conducción intraventricular o el potencial de la acción auricular normal, pero disminuye la amplitud, la velocidad de despolarización y conducción en fibras auriculares deprimidas. En el corazón de conejo aislado, las concentraciones de verapamilo que afectan de manera importante las fibras nodales SA o las fibras en las regiones superior y media del nodo AV tienen muy poco efecto en las fibras en el nodo AV inferior (región NH) y no tienen efecto en las fibras del Haz de His o en los potenciales de la acción auricular. Verapamilo no induce espasmo arterial periférico ni tampoco altera los niveles totales de calcio sérico. Verapamilo reduce la contractilidad miocárdica y la poscarga. En la mayoría de los pacientes, incluyendo aquellos con enfermedad cardíaca orgánica, la acción inotrópica negativa de verapamilo es contrarrestada por la reducción en la poscarga y, en general, el índice cardíaco no disminuye, pero en pacientes con disfunción cardíaca moderadamente severa a severa (presión pulmonar en cuña por encima de 20 mm/Hg, fracción de expulsión menor a 30%), se puede observar un empeoramiento agudo de la insuficiencia cardíaca. Los efectos terapéuticos máximos se presentan en el lapso de tres a cinco minutos después de una inyección en bolo de verapamilo. Las dosis intravenosas usadas comúnmente de 5 a 10 mg de clorhidrato de verapamilo producen una reducción transitoria, por lo general asintomática, en la presión arterial sistémica normal, la contractilidad y la resistencia vascular sistémica; la presión de llenado ventricular izquierda se incrementa ligeramente.
Contraindicaciones: La solución inyectable de clorhidrato de verapamilo está contraindicada en: hipotensión severa o shock cardiogénico. Bloqueo AV de grado II y III (excepto en pacientes con un marcapaso ventricular artificial en funcionamiento). Síndrome del nodo enfermo (excepto en pacientes con un marcapaso ventricular artificial en funcionamiento). Insuficiencia cardíaca congestiva severa (a menos que sea secundaria a taquicardia supraventricular tratable con clorhidrato de verapamilo). Pacientes que estén recibiendo bloqueadores beta-adrenérgicos intravenosos (por ejemplo, propranolol). El clorhidrato de verapamilo intravenoso y los bloqueadores beta-adrenérgicos intravenosos no deben administrarse con mucha proximidad (en el lapso de unas cuantas horas), ya que ambos pueden tener un efecto depresor en la contractilidad miocárdica y en la conducción AV. Pacientes con aleteo auricular o fibrilación auricular y una vía accesoria (por ejemplo, síndromes de Wolff-Parkinson-White, Lown-Ganong-Levine). Si se administra clorhidrato de verapamilo en estos pacientes, se corre el riesgo de desarrollar taquiarritmia ventricular, incluyendo fibrilación ventricular. Taquicardia ventricular: la administración de clorhidrato de verapamilo intravenoso a pacientes con taquicardia ventricular de complejo amplio (QRS ≥ 0,12 segundos) puede provocar un importante deterioro hemodinámico y fibrilación ventricular. Es imperativo un diagnóstico adecuado antes del tratamiento y la diferenciación de taquicardia supraventricular de complejo amplio en la sala de urgencias. Hipersensibilidad conocida al clorhidrato de verapamilo.
Precauciones generales: Un reducido porcentaje de pacientes que reciben clorhidrato de verapamilo presenta respuestas adversas que ponen en riesgo la vida (frecuencia ventricular rápida en fibrilación/aleteo auricular con una vía accesoria, hipotensión marcada o bradicardia extrema /asistolia). La solución inyectable de clorhidrato de verapamilo debe administrarse como una inyección intravenosa lenta durante al menos un período de dos minutos bajo monitoreo continuo ECG y de la presión arterial. Uso pediátrico: no se han conducido estudios controlados con clorhidrato de verapamilo en pacientes pediátricos. Por lo tanto, se deberá tener precaución cuando se administre clorhidrato de verapamilo a pacientes pediátricos. Hipotensión: a menudo, el clorhidrato de verapamilo intravenoso produce una disminución en la presión arterial por debajo de los valores basales por lo general es transitorio y asintomático, aunque en ocasiones puede ocasionar mareo. Asístole/bradicardia extrema: clorhidrato de verapamilo afecta a los nodos AV y SA y con muy poca frecuencia puede provocar bloqueo AV de II o III grado, bradicardia y en casos extremos, asistolia. Esto es más probable que ocurra en pacientes con síndrome del nodo sinusal enfermo (enfermedad del nodo SA), que es más común en pacientes de edad avanzada. En general, la asistolia en pacientes que no sean aquellos con síndrome del nodo sinusal enfermo es de corta duración (pocos segundos o menos), con regreso espontáneo al ritmo sinusal normal o nodal AV. Si esto no sucede pronto, se debe iniciar de inmediato un tratamiento apropiado. Bloqueo cardíaco: el clorhidrato de verapamilo prolonga el tiempo de conducción AV. Aunque no se ha observado un bloqueo AV de alto grado en estudios clínicos controlados en los Estados Unidos, se ha reportado un bajo porcentaje (menos del 0,5%) en la literatura mundial. El desarrollo de bloqueo AV grado II o III o de bloqueo de la rama del Haz de His unifascicular, bifascicular o trifascicular requiere de una reducción en las dosis subsecuentes o de la suspensión de la administración del clorhidrato de verapamilo y que se instituya el tratamiento apropiado, en caso necesario. Insuficiencia cardíaca: cuando la insuficiencia cardíaca no es severa o relacionada con la frecuencia cardíaca, debe controlarse con glucósidos digitálicos y diuréticos, según sea apropiado, antes de utilizar clorhidrato de verapamilo. En pacientes con disfunción cardíaca moderadamente severa a severa (presión pulmonar en cuña por arriba de 20 mm/Hg, fracción de expulsión menor al 30%), se puede observar un empeoramiento agudo de la insuficiencia cardíaca.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. Debido a que los estudios de reproducción animal no siempre son predictivos de la respuesta humana, este medicamento debe usarse durante el embarazo sólo si es estrictamente necesario. Lactancia: verapamilo atraviesa la barrera placentaria y puede detectarse en la sangre venosa umbilical al momento del parto. Asimismo, verapamilo se excreta en la leche materna. Debido al potencial de reacciones adversas serias de verapamilo en lactantes, se debe suspender la lactancia mientras se está administrando clorhidrato de verapamilo.
Reacciones secundarias y adversas: Se reportaron las siguientes reacciones con el uso de clorhidrato de verapamilo intravenoso en estudios clínicos controlados en Estados Unidos en los que se incluyeron 324 pacientes [en cada clase de órgano o sistema, las reacciones se clasifican por su frecuencia, usando la siguiente definición: común ≥1/100, < 1/10, poco común ≥1/1.000, < 1/100]:


La experiencia a escala mundial en estudios clínicos abiertos en más de 7.900 pacientes fue similar. Se han reportado casos de convulsiones durante la inyección de clorhidrato de verapamilo. En casos raros de hipersensibilidad, se ha reportado broncospasmo acompañado de comezón y urticaria. A continuación, se mencionan otros eventos adversos clínicamente significativos, por sistema corporal, con esta u otras formulaciones: trastornos del sistema nervioso: somnolencia. Trastornos del oído y laberínticos: vértigo. Trastornos de piel y tejido subcutáneo: síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme, diaforesis. Existe un reporte postmercadeo de parálisis (tetraparesia) asociada con el uso combinado de verapamilo y colchicina. Esto pudo haber sido causado por el hecho de que colchicina atravesó la barrera hemato-encefálica, debido a la inhibición, por verapamilo, de CYP3A4 y el grupo P. No se recomienda el uso combinado de verapamilo y colchicina.
Interacciones medicamentosas y de otro género: En casos raros, incluyendo aquellos en que se administró concomitantemente bloqueadores beta-adrenérgicos intravenosos o disopiramida con clorhidrato de verapamilo a pacientes con cardiomiopatía severa, insuficiencia cardíaca congestiva o infarto del miocardio reciente, se han presentado efectos adversos serios. El uso concomitante de clorhidrato de verapamilo con agentes que disminuyen la función adrenérgica puede provocar una respuesta hipotensora exagerada. Se ha demostrado que verapamilo es un inhibidor de las enzimas CYP3A4 y de la glicoproteína P (P-gp).


Otras interacciones medicamentosas e información adicional sobre interacciones medicamentosas: cimetidina: la cimetidina no tiene efecto alguno en la cinética de clorhidrato de verapamilo intravenoso. Medicamentos que se fijan a proteínas: en virtud de que el clorhidrato de verapamilo se fija de manera importante a las proteínas plasmáticas, éste debe administrarse con precaución a pacientes que reciben otros medicamentos que se fijan de manera importante a las proteínas. Anestésicos inhalados: al usarse concomitantemente anestésicos inhalados y calcio-antagonistas como el clorhidrato de verapamilo, debe ajustarse la dosis de cada uno con precaución para evitar una depresión cardiovascular excesiva. Agentes bloqueadores neuromusculares: datos clínicos y estudios en animales sugieren que el clorhidrato de verapamilo puede potenciar la actividad de los agentes bloqueadores neuromusculares (tipo curare y despolarizante). Es probable que sea necesario disminuir la dosis de clorhidrato de verapamilo y/o la dosis del agente bloqueador neuromuscular cuando los medicamentos se usen concomitantemente. Litio: se ha reportado un incremento en la sensibilidad a los efectos del litio (neurotoxicidad) durante el tratamiento concomitante con clorhidrato de verapamilo y litio con ningún cambio o un incremento en los niveles séricos de litio. No obstante, la adición de clorhidrato de verapamilo también ha provocado una reducción en los niveles séricos de litio en pacientes que reciben litio oral de manera estable y crónica. Los pacientes a los que se les administran ambos medicamentos deben monitorearse muy de cerca. Prazosina, terazosina: efecto hipotensor aditivo. Agentes antirretrovirales: debido al potencial metabólico inhibitorio de algunos agentes antirretrovirales, tales como ritonavir, estos pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de verapamilo. Se deberá tener precaución o se deberá reducir la dosis de verapamilo. Carbamazepina: el tratamiento con clorhidrato de verapamilo puede incrementar las concentraciones de carbamazepina durante el tratamiento combinado. Esto puede producir efectos adversos de la carbamazepina como diplopía, cefalea, ataxia o mareo. Rifampina: puede reducir el efecto hipotensor. Colchicina: colchicina es un substrato tanto para CYP3A como para el transportador de eflujo, la glicoproteína P (P gp). Se sabe que verapamilo inhibe CYP3A y P-gp. Cuando se administren conjuntamente verapamilo y colchicina, la inhibición de P-gp y/o CYP3A que ejerce verapamilo puede conducir a un aumento en la exposición a colchicina. No se recomienda su uso combinado. Sulfinpirazona: puede reducir el efecto hipotensor. Acido acetilsalicílico: incrementa la tendencia al sangrado. Inhibidores de la HMG Co-A reductasa ("estatinas"): el tratamiento con inhibidores de la HMG Co-A reductasa (por ejemplo, simvastatina/lovastatina) en pacientes que están tomando verapamilo deberá ser iniciado con la dosis más baja posible y posteriormente titularse. Si el tratamiento con verapamilo es agregado a los pacientes que ya estaban tomando HMG Co-A reductasa, se deberá considerar una reducción en la dosis de la estatina y retitular contra las concentraciones séricas de colesterol. No hay evidencia clínica directa in vivo de la interacción entre atorvastatina y verapamilo; sin embargo, existe la fuerte posibilidad de que verapamilo afecte significativamente la farmacocinética tanto de atorvastatina como de simvastatina y lovastatina. Téngase precaución cuando se administre concomitantemente con atorvastatina y verapamilo. La fluvastatina, pravastatina y rosuvastatina no son metabolizadas por el CYP3A4 y es menos probable que interactúen con verapamilo. Precaución durante el tratamiento antiarrítmico concomitante: digitálicos: clorhidrato de verapamilo intravenoso se ha utilizado concomitantemente con preparaciones digitálicas sin la presencia de efectos adversos graves. Sin embargo, ya que ambos medicamentos disminuyen la conducción AV, se debe monitorear a los pacientes en cuanto a un bloqueo AV o bradicardia excesiva. Quinidina: se ha administrado clorhidrato de verapamilo intravenoso a un reducido número de pacientes bajo tratamiento con quinidina oral sin la presencia de efectos adversos graves. No obstante, se han reportado algunos casos de hipotensión en pacientes que toman quinidina oral y que reciben clorhidrato de verapamilo intravenoso. Por lo tanto, se debe tener precaución al usar esta combinación de medicamentos. Bloqueadores beta-adrenérgicos: se ha administrado clorhidrato de verapamilo intravenoso a pacientes bajo tratamiento con bloqueadores beta orales sin que se desarrollen efectos adversos graves. No obstante, ya que ambos medicamentos pueden disminuir la contractilidad miocárdica o la conducción AV, se debe considerar la posibilidad de interacciones nocivas. La administración concomitante de bloqueadores beta intravenosos y clorhidrato de verapamilo intravenoso ha provocado reacciones adversas serias (ver Contraindicaciones), en especial en pacientes con cardiomiopatía severa, insuficiencia cardíaca congestiva o infarto del miocardio reciente. Se observó bradicardia asintomática (36 latidos/minuto) con un marcapasos auricular errante en un paciente que recibió gotas de timolol, gotas oftálmicas (un bloqueador beta-adrenérgico) y clorhidrato de verapamilo oral. Disopiramida: hasta que se obtengan datos sobre las posibles interacciones entre clorhidrato de verapamilo y disopiramida, disopiramida no debe administrarse en el lapso de las 48 horas previas o 24 horas después de la administración de clorhidrato de verapamilo. Flecainida: un estudio en voluntarios sanos demostró que la administración concomitante de flecainida y clorhidrato de verapamilo puede tener efectos aditivos reduciendo la contractilidad miocárdica, prolongando la conducción AV y prolongando la repolarización.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Se ha comunicado aumento de las transaminasas (TGO y TGP) con o sin aumento conjunto de fosfatasa alcalina y bilirrubinas. El aumento a veces ha sido transitorio, en todo caso vigílese la función hepática.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: En un estudio toxicológico realizado en animales de experimentación a los cuales se les administraron las dosis mínimas y máximas permitidas en humanos, no se encontraron evidencias sugestivas de desarrollo de tumoraciones. Se han realizado estudios de reproducción en conejos y ratas con dosis orales de verapamilo hasta de 1,5 (15 mg/kg/día) y 6 (60 mg/kg/día) veces la dosis diaria oral en humanos, respectivamente, y no han revelado evidencia alguna de teratogenicidad. No obstante, en la rata, este múltiplo de la dosis humana retrasó el crecimiento y desarrollo fetales, probablemente debido a que los efectos maternos adversos se reflejaron en una reducida ganancia de peso de las madres. También se ha demostrado que esta dosis oral causa hipotensión en ratas.
Dosis y vía de administración: El clorhidrato de verapamilo debe administrarse como una inyección intravenosa lenta durante al menos un período de dos minutos bajo monitoreo ECG continuo y de la presión arterial. Sólo para uso intravenoso: adultos: las dosis intravenosas recomendadas de clorhidrato de verapamilo son: dosis inicial: 5 a 10 mg (0,075 a 0,15 mg/kg de peso corporal) administrados como un bolo intravenoso durante al menos dos minutos. Repetición de dosis: 10 mg (0,15 mg/kg de peso corporal) 30 minutos después de la primera dosis si la respuesta inicial no es adecuada. Pacientes de edad avanzada: la dosis debe administrarse durante al menos tres minutos para minimizar el riesgo de efectos medicamentosos desfavorables. Pediátrico: dosis inicial: 0 a 1 año: deben administrarse 0,1 a 0,2 mg/kg de peso corporal (rango de dosis única normal: 0,75 a 2 mg) como un bolo intravenoso durante al menos dos minutos bajo monitoreo ECG continuo. 1 a 15 años: deben administrarse 0,1 a 0,3 mg/kg de peso corporal (rango de dosis única normal: 2 a 5 mg) como un bolo intravenoso durante al menos dos minutos. No exceder 5 mg. Repetición de dosis: 0 a 1 años: 0,1 a 0,2 mg/kg de peso corporal (rango de dosis única normal: 0,75 a 2 mg) 30 minutos después de la primera dosis si la respuesta inicial no es adecuada. 1 a 15 años: 0,1 a 0,3 mg/kg de peso corporal (rango de dosis única normal: 2 a 5 mg) 30 minutos después de la primera dosis si la respuesta inicial no es adecuada. No exceder 10 mg como dosis única. Los medicamentos administrados por vía parenteral, deben inspeccionarse visualmente en cuanto a la presencia de partículas y descoloramiento antes de su administración, cuando la solución y el envase lo permitan. El clorhidrato de verapamilo es físicamente compatible y químicamente estable durante al menos 24 horas a una temperatura de 25°C, protegido de la luz, en las soluciones parenterales más comunes de volumen grande. Utilícelo sólo si la solución es transparente y el sello del vial está intacto. La solución que no se utilice debe desecharse de inmediato después de retirar cualquier porción del contenido. Por razones de estabilidad, este producto no se recomienda para dilución con inyección de lactato sódico, USP en bolsas de cloruro de polivinilo. Debe evitarse el mezclar clorhidrato de verapamilo intravenoso con albúmina, anfotericina B, clorhidrato de hidralazina o trimetoprim y sulfametoxazol. El clorhidrato de verapamilo se precipitará en cualquier solución con un pH por arriba de 6,0.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Síntomas: hipotensión, bradicardia hasta un bloqueo AV de alto grado y paro sinusal, hiperglucemia, estupor y acidosis metabólica. Se han reportado muertes por sobredosis. Tratamiento: el tratamiento de una sobredosis debe ser de sostén e individualizado. Se ha utilizado de manera efectiva la estimulación beta-adrenérgica y/o la administración parenteral de una inyección de calcio (cloruro de calcio) en el tratamiento de sobredosis deliberada con clorhidrato de verapamilo. El clorhidrato de verapamilo no puede eliminarse a través de hemodiálisis. Las reacciones hipotensivas clínicamente significativas o el bloqueo AV de alto grado deben tratarse con agentes vasopresores o estimulación cardíaca artificial, respectivamente. La asistolia debe manejarse con las medidas normales, incluyendo clorhidrato de isoproterenol, otros agentes vasopresores o reanimación cardiopulmonar.
Presentación(es): Caja con 1 y 5 ampolletas de 5 mg/2 ml.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz manteniéndolo en la caja hasta que se vaya a utilizar.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo y la lactancia.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Abbott Laboratories de México S.A. de C.V. Av. Coyoacán 1622, Col. Del Valle C.P. 03100, México, D.F.
Número de registro del medicamento: 61972 SSA IV.
Clave de IPPA: GEAR-07350122070043/RM 2007

DILACORAN

ABBOTT

Tabletas

Denominación genérica: Verapamilo.
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: clorhidrato de verapamilo 40 mg y 80 mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: Clorhidrato de verapamilo está indicado para el tratamiento de la enfermedad arterial coronaria, incluyendo: angina de pecho crónica estable; angina de pecho inestable (angina in crescendo, angina en reposo); angina de pecho vasoespástica (angina de Prinzmetal, angina variante); angina post-infarto del miocardio en pacientes sin insuficiencia cardíaca, si no está indicada la administración de bloqueadores beta. También está indicado en trastornos del ritmo cardíaco como la taquicardia paroxística supraventricular, fibrilación auricular/aleteo auricular con conducción atrioventricular rápida (excepto en el síndrome de Wolf-Parkinson-White o de Lown-Ganong Levine) y en el tratamiento de la hipertensión arterial.
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: metabolismo y eliminación: más del 90% de las dosis administradas del clorhidrato de verapamilo se absorbe rápidamente, en el intestino delgado. La disponibilidad sistémica promedio del compuesto inalterado después de una sola dosis es del 22% debido a un extenso metabolismo hepático de primer paso. La biodisponibilidad es alrededor de 2 veces mayor con la administración repetida. Se alcanza la concentración máxima en el plasma entre la 1ª y 2ª hora después de la administración de las tabletas de liberación inmediata. La vida media de eliminación es de 3-7 horas. Aproximadamente el 90% del clorhidrato de verapamilo se une a las proteínas plasmáticas. El medicamento se metaboliza extensamente. Se generan varios metabolitos en humanos (se han identificado 12). De estos metabolitos, sólo el norverapamilo tiene efecto farmacológico apreciable (aproximadamente 20% del efecto del compuesto madre), que fue observado en un estudio en perros. El clorhidrato de verapamilo y sus metabolitos se eliminan principalmente por vía renal. Sólo 3-4% del medicamento excretado por vía renal es eliminado intacto. Cincuenta por ciento de la dosis es eliminada a través del riñón en las primeras 24 horas, 70% en cinco días. Hasta 16% de la dosis es excretada en las heces. El deterioro de la función renal no tiene efecto sobre la farmacocinética del clorhidrato de verapamilo, como se demuestra en estudios comparativos en pacientes con insuficiencia renal en etapa terminal y en sujetos con riñones sanos. La vida media de eliminación se prolonga en pacientes con deterioro de la función hepática, debido a una menor depuración oral y un mayor volumen de distribución. Farmacodinamia: el verapamilo bloquea el influjo de calcio transmembrana en las células musculares cardíacas y vasculares. Disminuye directamente el requerimiento de oxígeno miocárdico por medio de intervenir en el proceso metabólico consumidor de energía en las células del músculo cardíaco e indirectamente por medio de reducir la postcarga. El efecto bloqueador del calcio sobre el músculo liso vascular de las arterias coronarias incrementa la perfusión miocárdica, aún en el tejido postestenótico, y relaja el espasmo coronario. La acción antihipertensiva del clorhidrato de verapamilo se basa en reducir la resistencia vascular periférica-sin incremento reflejo de la frecuencia cardíaca. La presión sanguínea normal no se afecta apreciablemente. El clorhidrato de verapamilo posee efectos antiarrítmicos, particularmente en presencia de arritmias supraventriculares. Retarda la conducción del nodo aurículo-ventricular. El resultado, dependiendo del tipo de trastorno del ritmo, es el restablecimiento del ritmo sinusal y/o la normalización de la frecuencia ventricular. La frecuencia cardíaca normal no es afectada o lo es sólo levemente.
Contraindicaciones: El clorhidrato de verapamilo está contraindicado en: hipersensibilidad a la sustancia activa o a cualquier de los ingredientes inactivos. Choque cardiogénico. Infarto del miocardio agudo con complicaciones. Bloqueo AV de segundo y tercer grado, excepto en pacientes con un marcapaso artificial en funcionamiento. Síndrome del seno enfermo, excepto en pacientes con un marcapaso artificial en funcionamiento. Insuficiencia cardíaca congestiva. Fibrilación/aleteo auricular y síndromes de Wolff-Parkinson-White, Lown-Ganong Levine).
Precauciones generales: Utilícese con precaución en presencia de: bloqueo AV de primer grado. Hipotensión. Bradicardia. Función hepática severamente deteriorada. Efectos sobre la capacidad para utilizar maquinaria: dependiendo de la respuesta individual, el clorhidrato de verapamilo puede afectar la capacidad de reaccionar, al punto de deteriorar la capacidad para manejar un vehículo, operar maquinaria o trabajar bajo condiciones peligrosas. Esto aplica principalmente en las siguientes condiciones: al inicio del tratamiento, al incrementar la dosis, al cambiar de otra terapia y cuando se usa junto con alcohol.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: No existen datos adecuados del uso de clorhidrato de verapamilo en mujeres embarazadas. El clorhidrato de verapamilo debe usarse durante el embarazo sólo si es estrictamente necesario. El verapamilo atraviesa la placenta y se ha medido en la sangre del cordón umbilical. Clorhidrato de verapamilo se excreta en la leche materna. Se debe suspender la lactancia durante el tratamiento con clorhidrato de verapamilo.
Reacciones secundarias y adversas: Los siguientes eventos adversos se han reportado con el uso de verapamilo en vigilancia postmercadeo o en estudios fase 4. Trastornos del sistema inmune: hipersensibilidad. Trastornos del sistema nervioso: cefalea, mareo, parestesia, tremor, síndrome extrapiramidal. Trastornos del oído y laberínticos: vértigo, tinitus. Trastornos cardíacos: bloqueo AV (grado 1°, 2°, 3°), bradicardia sinusal, paro sinusal, edema periférico, palpitaciones, taquicardia, insuficiencia cardíaca. Trastornos vasculares: hipotensión, bochornos. Trastornos gastrointestinales: náusea, vómito, constipación, íleo, hiperplasia gingival, dolor abdominal, malestar abdominal. Trastornos de piel y tisulares subcutáneos: angioedema, síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme, rash maculopapular, alopecia, urticaria, púrpura, prurito. Trastornos del tejido conectivo y musculoesqueléticos: debilidad muscular, mialgia, artralgia. Trastornos de las mamas y del sistema reproductor: disfunción eréctil, ginecomastia, galactorrea. Trastornos generales y condiciones en el sitio de administración: fatiga. Investigaciones: incremento en enzimas hepáticas, incremento sanguíneo de prolactina. Existe un reporte postmercadeo de parálisis (tetraparesia) asociada con el uso combinado de verapamilo y colchicina. Esto pudo haber sido causado por el hecho de que colchicina atravesó la barrera hematoencefálica, debido a la inhibición, por verapamilo, de CYP3A4 y el P-gp. No se recomienda el uso combinado de verapamilo y colchicina.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Estudios metabólicos in vitro indican que el clorhidrato de verapamilo es metabolizado por el citocromo P450 CYP3A4, CYP1A2, CYP2C8, CYP2C9 y CYP2C18. Se ha demostrado que verapamilo es un inhibidor de las enzimas CYP3A4 y la glicoproteína P (P-gp). Se han reportado interacciones clínicamente significativas con inhibidores del CYP3A4 provocando una elevación de los niveles plasmáticos de clorhidrato de verapamilo, mientras que los inductores del CYP3A4 han ocasionado una reducción de los niveles plasmáticos de clorhidrato de verapamilo; por lo tanto, deberán tenerse en mente posibles interacciones medicamentosas. La siguiente tabla proporciona una lista de posibles interacciones medicamentosas debidas a razones farmacocinéticas:


Otras interacciones medicamentosas e información adicional sobre interacciones medicamentosas: antiarrítmicos, bloqueadores beta: potenciación mutua de efectos cardiovasculares (bloqueo AV de mayor grado, mayor reducción de la frecuencia cardíaca, inducción de insuficiencia cardíaca e hipotensión aumentada). Antihipertensivos, diuréticos, vasodilatadores: potenciación del efecto hipotensor. Prazosina, terazosina: efecto hipotensor aditivo. Agentes antirretrovirales: debido al potencial metabólico inhibitorio de algunos agentes antirretrovirales, tales como ritonavir, pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de verapamilo. Se deberá tener precaución o se deberá reducir la dosis de verapamilo. Quinidina: hipotensión. Puede presentarse edema pulmonar en pacientes con cardiomiopatía hipertrófica obstructiva. Carbamazepina: incremento en los niveles de carbamazepina. Esto puede producir efectos colaterales de carbamazepina, tales como diplopía, cefalea, ataxia o mareo. Litio: incremento en la neurotoxicidad del litio. Rifampina: puede disminuir el efecto reductor de la presión arterial. Colchicina: colchicina es un substrato tanto para CYP3A como para el transportador de eflujo, la glicoproteína P (P gp). Se sabe que verapamilo inhibe CYP3A y P-gp. Cuando se administren conjuntamente verapamilo y colchicina, la inhibición de P-gp y/o CYP3A que ejerce verapamilo, puede conducir a un aumento en la exposición a colchicina. No se recomienda su uso combinado. Sulfinpirazona: puede reducir el efecto hipotensor. Bloqueadores neuromusculares: se puede potenciar el efecto de los bloqueadores neuromusculares. Acido acetilsalicílico: mayor tendencia al sangrado. Etanol (alcohol): elevación de los niveles plasmáticos de etanol. Inhibidores de la HMG Co-A reductasa ("estatinas"): el tratamiento con inhibidores de la HMG Co-A reductasa (por ejemplo, simvastatina/lovastatina o atorvastatina) en pacientes que están tomando verapamilo deberá ser iniciado con la dosis más baja posible y posteriormente titularse. Si el tratamiento con verapamilo es agregado a los pacientes que ya estaban tomando HMG Co-A reductasa (por ejemplo, simvastatina, lovastatina o atorvastatina), se deberá considerar una reducción en la dosis de la estatina y retitular contra las concentraciones séricas de colesterol. La fluvastatina, pravastatina y rosuvastatina no son metabolizadas por el CYP3A4 y es menos probable que interactúen con verapamilo.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Elevación de las enzimas hepáticas, niveles elevados de prolactina.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: En un estudio toxicológico realizado en animales de experimentación a los cuales se les administraron las dosis mínima y máxima permitidas en humanos, no se encontraron evidencias sugestivas de desarrollo de tumoraciones. En animales de experimentación a los cuales les fue administrado verapamilo a dosis de 9,6 mg/kg/día, sin sobrepasar la dosis máxima permitida en humanos, que es de 480 mg/día durante 2 años, no se encontró evidencia de que el clorhidrato de verapamilo presente un efecto inductor oncogénico, teratogénico, embriotóxico ni alteraciones sobre la fertilidad.
Dosis y vía de administración: La dosis de clorhidrato de verapamilo debe ajustarse individualmente de acuerdo con la severidad de la enfermedad. La experiencia clínica a largo plazo demuestra que la dosis promedio en todas las indicaciones es entre 240 mg y 360 mg. La dosis diaria no debe exceder 480 mg a largo plazo, aunque las dosis más altas deben utilizarse por periodos cortos de tiempo. No existe limitación en cuanto a la duración del uso. Clorhidrato de verapamilo no debe suspenderse abruptamente después de un uso prolongado. Se recomienda ir disminuyendo la dosis progresivamente. En pacientes con deterioro de la función hepática, el metabolismo del medicamento se retrasa en mayor o menor grado, dependiendo de la severidad de la disfunción hepática, de esta manera, los efectos del clorhidrato de verapamilo se incrementan o prolongan. Por lo tanto, es necesario ajustar la dosis, con especial precaución en pacientes con deterioro de la función hepática y deben administrarse dosis bajas en un inicio. Deberán utilizarse las tabletas de 40 mg de clorhidrato de verapamilo en pacientes que probablemente respondan satisfactoriamente a dosis bajas (por ejemplo, pacientes con disfunción hepática o pacientes de edad avanzada). Para pacientes que requieran dosis mayores (por ejemplo, 240 mg a 480 mg de clorhidrato de verapamilo al día), se deben utilizar las formulaciones retard con un contenido de medicamento activo más adecuado. Las tabletas no deben masticarse o chuparse y deben tomarse con suficiente líquido, de preferencia con los alimentos o poco después de haber comido. Adultos y adolescentes con un peso mayor a 50 kg: enfermedad coronaria, taquicardia paroxística supraventricular, aleteo auricular y fibrilación auricular: tabletas: 120 a 480 mg en tres o cuatro dosis divididas. Hipertensión: tabletas: 120 a 480 mg en tres dosis divididas. Niños (sólo para trastornos del ritmo cardíaco): hasta 6 años: 80 a 120 mg de clorhidrato de verapamilo en dos o tres dosis divididas. De 6 a 14 años: 80 a 360 mg de clorhidrato de verapamilo en dos a cuatro dosis divididas.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Síntomas: hipotensión, bradicardia, bloqueo AV incluso de alto grado, paro sinusal, hiperglucemia, estupor y acidosis metabólica. Se han reportado muertes por sobredosis. Tratamiento: el tratamiento de una sobredosis con clorhidrato de verapamilo debe ser principalmente de sostén, aunque se ha utilizado la administración de calcio parenteral, estimulación beta-adrenérgica e irrigación gastrointestinal en el tratamiento de la sobredosificación con clorhidrato de verapamilo. Debido al potencial de una absorción retardada del producto de liberación sostenida, los pacientes pueden requerir observación y hospitalización hasta por 48 horas. El clorhidrato de verapamilo no puede eliminarse por hemodiálisis.
Presentación(es): Caja con 30 tabletas de 40 mg y 80 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se use durante el embarazo y la lactancia.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Abbott Laboratories de México S.A. de C.V. Calzada de Tlalpan No.3092, Col. Ex Hacienda Coapa. Coyoacan, México D.F., C.P. 04980.
Número de registro del medicamento: 61769 SSA IV.
Clave de IPPA: 103300CT050196