NOVAMIL® 2

BAYER HEALTH C.

Forma farmacéutica y formulación: Fórmula láctea de continuación con hierro. Para lactantes de 6 a 12 meses de edad.
Aviso importante: La leche materna es la mejor opción de alimentación para los lactantes y se recomienda su uso por el mayor tiempo posible. Cuando la lactancia materna no sea posible se deberá consultar al médico quien determinará, de acuerdo a las necesidades del bebé, la fórmula láctea más adecuada. Los lactantes que padecen alergia a las proteínas, prematuros, inmuno-comprometidos o que nacieron con bajo peso, requerirán de una alimentación especial que responda a sus necesidades nutricionales, misma que deberá ser indicada por su médico.
Características: La fórmula de NOVAMIL® 2 proporciona los siguientes nutrimentos esenciales: ácido linoléico/alfa-linolénico: Relación 10:1 esencial para el óptimo desarrollo visual y neuronal del lactante. Hierro, minerales y vitaminas: NOVAMIL® 2 está fortificada con hierro y otros minerales y vitaminas esenciales para el óptimo desarrollo del lactante. Caseína/proteínas solubles (80:20): El perfil de proteínas de NOVAMIL® 2 está ajustado a los cambios en las necesidades dietéticas de los lactantes. Lactosa (70%) y Maltodextrinas (30%) que contribuyen a una regulación moderada de la respuesta glucémica y de la sensación de saciedad.
Ingredientes: Leche descremada, aceite vegetal (palma, coco y soya), lactosa, maltodextrinas, citrato de calcio, fosfato de potasio, vitaminas(A, D3, K1, B1, B2, B6, B12, C niacina, biotina, ácido fólico, ácido pantoténico), emulsificante: lecitina de soya, cloruro de sodio, bitartrato de colina, citrato de sodio, hidróxido de potasio, sulfato ferroso, etilvainillina, óxido de magnesio, antioxidante: tocoferoles, sulfato de zinc, sulfato de cobre, sulfato de manganeso.
Indicaciones: NOVAMIL® 2 es una fórmula láctea de continuación enriquecida con hierro para lactantes de 6 a 12 meses de edad. NOVAMIL® 2 deberá usarse como parte de una alimentación mixta que no debe ser introducida antes del sexto mes de vida cuando la alimentación es con leche materna, ni antes de los cuatro meses cuando la alimentación es con fórmulas para lactantes o cuando el peso es menor o igual a 6 kg. Los lactantes mayores a 6 meses requieren la introducción gradual de otros alimentos, como verduras, frutas y cereales, como complemento de NOVAMIL® 2. El médico indicará el tipo de alimentación más adecuado de acuerdo a las necesidades del bebé.
Cuadro de alimentación recomendado: El médico le indicará el esquema de alimentación más adecuado. Sin embargo, el siguiente cuadro puede serle de utilidad:


Consejos para su uso: Una vez abierta, coloque la tapa de plástico y conserve la lata en un lugar fresco y seco alejado de la luz y la contaminación. Evite el almacenamiento prolongado y a altas temperaturas. No se use después de la fecha de caducidad. Después de abrir la lata, úsese dentro de las 3 semanas siguientes.
Instrucciones de uso: Antes de abrir la lata verifique la integridad de la tapa metálica.


No se consuma después que haya transcurrido una hora desde que inició la alimentación de su bebé. Deseche el sobrante del biberón no terminado.
Advertencia: No es necesario adicionar algo más a la fórmula. La inapropiada dilución, preparación, manejo o almacenamiento de cualquier fórmula láctea puede ser dañino para el bebé.
Composición promedio:


Presentación: Lata de aluminio con 400 g de polvo y medida para su preparación (4,3 g).
Nota importante: La Organización Mundial de la Salud (OMS*) ha recomendado que se informe a las mujeres embarazadas y a las madres de recién nacidos de los beneficios y de la superioridad de la lactancia materna: en particular al hecho de que proporciona la mejor nutrición y protección contra las enfermedades para los bebés. Se debe dar u otorgar asesoramiento a las madres sobre la preparación para la lactancia y cómo mantenerla, con especial énfasis en la importancia de una dieta balanceada durante el embarazo como después del parto. Se debe desalentar la introducción innecesaria de alimentación parcial con biberón u otros alimentos y bebidas dado que tendrán un efecto negativo sobre la lactancia materna. De la misma manera, se le debe advertir a las madres sobre la dificultad de revertir una decisión de no amamantar. Antes de aconsejar a una madre que use una fórmula infantil, se le deberá hablar sobre las implicaciones socio-económicas de su decisión: por ejemplo, si sólo se da biberón a un lactante, será necesaria más de una lata (400 g) por semana; por lo tanto deberá tenerse en mente las circunstancias y costos para la familia. Se deberá recordar a las madres que la leche materna no es sólo la mejor, si no también el alimento más económico para los bebés. Si se toma la decisión de usar una fórmula infantil es importante darles instrucciones sobre los métodos correctos de preparación, resaltando el hecho de que el agua no hervida, las botellas no esterilizadas o la disolución incorrecta, pueden causar enfermedades. Ver Código Internacional sobre la Comercialización de los Sucedáneos de la leche materna, adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud en su resolución AMS 34.22, Mayo 1981.
Nombre y domicilio del laboratorio: Importado y Distribuido por: Bayer de México, S.A. de C.V. Miguel de Cervantes No.259, Col. Granada C. P.11520, México, D. F. Hecho en Francia por: United Pharmaceuticals SAS. 55, Avenue Hoche 75 008, Paris.
Número de registro del medicamento: 06330010482862/2006.