ESONOVAG

NOVAG

Denominación genérica: Estrógenos conjugados.
Forma farmacéutica y formulación: Grageas. Cada gragea contiene: estrógenos conjugados 0,625 mg. Excipiente cbp 1 Gragea.
Indicaciones terapéuticas: Está indicado principalmente en síntomas vasomotores de moderados a intensos, asociados con la deficiencia estrogénica. Prevención y manejo de la osteoporosis asociada con la deficiencia estrogénica. Decremento del riesgo de cardiopatía coronaria y su mortalidad asociada en las mujeres posmenopáusicas. Vaginitis atrófica y uretritis atrófica. Hipoestrogenismo femenino.
Farmacocinética y farmacodinamia: Los efectos farmacológicos de los estrógenos conjugados son semejantes a los de los estrógenos endógenos. En los tejidos de respuesta (órganos genitales, mamas, hipotálamo y glándula pituitaria), los estrógenos entran en la célula y son transportados al interior del núcleo. Como resultado de la actividad estrogénica, tiene lugar la síntesis específica de RNA y proteína. La administración oral de estrógenos en mujeres posmenopáusicas aumenta las concentraciones séricas del colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL-c) y disminuye las concentraciones del colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL-C). Esto mejora el perfil lipídico y está reconocido como un factor responsable de los efectos benéficos de estrógenos sobre el riesgo de cardiopatía coronaria en las mujeres posmenopáusicas. Los estrógenos conjugados son solubles en agua y son bien absorbidos desde el tracto gastrointestinal. El metabolismo y la inactivación tienen lugar principalmente en el hígado. Algunos estrógenos son excretados en la bilis; sin embargo, son reabsorbidos por el intestino y devueltos al hígado a través del sistema de la vena porta. Los conjugados de estrógenos hidrosolubles son fuertemente ácidos y son ionizados en los líquidos corporales, lo cual favorece su excreción a través de los riñones, ya que la reabsorción tubular es mínima. Síntomas vasomotores asociados con la deficiencia estrogénica: ochenta por ciento de las mujeres posmenopáusicas experimentan bochornos (sensaciones de calor intenso en la parte superior del tronco y la cara, con enrojecimiento de la piel y sudoración), como resultado del decremento de las hormonas ováricas. Estos síntomas vasomotores se observan en las mujeres ya sea que la menopausia sea inducida quirúrgicamente o espontáneamente. Sin embargo, los bochornos pueden ser más intensos en las mujeres que experimentan menopausia quirúrgica. Los bochornos pueden empezar antes del cese de la menstruación. Varios estudios doble ciego, aleatorios controlados con placebo, con intercambio cruzado de grupos, han confirmado una reducción significativa en los bochornos experimentados por las mujeres menopáusicas que toman los estrógenos conjugados. Osteoporosis asociada con la deficiencia estrogénica: el tratamiento estrogénico de reemplazo es la modalidad individual más eficaz para la prevención de osteoporosis (la pérdida de masa ósea) en las mujeres posmenopáusicas. El estrógeno reduce la resorción ósea y retarda o detiene la pérdida posmenopáusica de masa ósea. Los estudios de casos-controles han demostrado hasta 60% de reducción en las fracturas de cadera y muñeca en las mujeres cuyo tratamiento estrogénico que ha iniciado unos años después del comienzo de la menopausia. Los estudios también sugieren que el estrógeno reduce la frecuencia de las fracturas vertebrales. Un estudio clínico demostró incluso cuando el estrógeno fue iniciado tan tardíamente como quince años después de la menopausia, la pérdida ulterior de la masa ósea fue prevenida, aunque no se observó restauración de la masa ósea. El efecto sobre la conservación de la masa ósea sólo se sostiene mientras se continúe el tratamiento con estrógenos conjugados. Hay diferencias en el riesgo de osteoporosis entre los diferentes grupos étnicos. Beneficios cardiovasculares: se han llevado a cabo estudios de casos-controles, colectivos y de angiografía coronaria, para investigar la asociación entre el tratamiento de estrógenos orales posmenopáusica y la enfermedad cardiovascular. La mayoría de los estudios demuestran un decremento del riesgo de cardiopatía coronaria en las mujeres posmenopáusicas que toman tratamiento estrogénico de reemplazo. Un análisis de los datos disponibles demuestra un decremento global de riesgo de arteriopatía coronaria de aproximadamente 50% en las mujeres tratadas con estrógenos conjugados. En la mayoría de estos estudios el tratamiento predominante fue de estrógenos conjugados. Este efecto benéfico parece estar relacionado con varios mecanismos de acción, entre los cuales figuran, pero tal vez no están limitados a efectos benéficos sobre los lípidos y las lipoproteínas y efectos directos sobre los vasos coronarios. Aunque se ha reportado que el tratamiento con progestágenos podría atenuar los efectos favorables de los estrógenos sobre los lípidos, se desconoce el efecto global sobre la cardiopatía coronaria. Para lograr el óptimo beneficio cardiovascular, los estrógenos conjugados deben emplearse con otras medidas importantes como cambios en la dieta, ejercicio y cesación del fumar. Vaginitis atrófica y uretritis atrófica asociadas con deficiencia estrogénica: en ausencia de estimulación estrogénica, los tejidos vulvares y vaginales se contraen, las paredes de la vagina se adelgazan y sacan, y desaparecen los pliegues vaginales. Pueden presentarse hipersensibilidad y prurito, con disuria y despareunia resultantes. El coito puede causar fisuras y ulceraciones del tejido, con manchado o sangrado. Estos cambios son reversibles con la administración del tratamiento estrogénito de reemplazo. Hipoestrogenismo femenino: el tratamiento estrogénico de reemplazo está indicado en el hipoestrogenismo relacionado con el hipogonadismo femenino o la insuficiencia ovárica primaria. La insuficiencia ovárica primaria que empieza en una fase temprana de la vida dará lugar a cierre retardado de las epífasis y retardo de la maduración de los huesos. La deficiencia estrogénica a largo plazo en cualquier grupo de edad generalmente resultará en osteoporosis (para la deficiencia del tratamiento estrogénico de reemplazo, véase Osteoporosis). El tratamiento estrogénico está asociado con la aparición de características femeninas en estas pacientes.
Contraindicaciones: Cáncer mamario confirmado o presuntivo. Neoplasia estrogenodependiente confirmada o presuntiva. Embarazo confirmado o presuntivo Sangrado genital anormal de etiología no diagnosticada Tromboflebitis activa o trastornos tromboembólicos Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de la fórmula.
Precauciones generales: Antes de la iniciación de cualquier tratamiento con estrógenos, se debe obtener una historia clínica y familiar completa. Los exámenes físicos de pretratamiento y periódicos deben incluir especial referencia a la presión arterial, las mamas, el abdomen y los órganos pélvicos y deben incluir una prueba de Papanicolau. Las pacientes con útero deben ser monitoreadas cuando menos anualmente en busca de signos de hiperplasia endometrial o cáncer endometrial. Cuando no se utilice tratamiento concomitante con progestágeno en las mujeres con útero, el monitoreo debe incluir biopsia endometrial. Ciertas pacientes pueden desarrollar manifestaciones indeseables de estimulación estrogénica excesiva, como sangrado uterino anormal o excesivo, mastodinia, etc. En caso de sangrado vaginal anormal, se deben adoptar las medidas diagnósticas adecuadas, incluyendo biopsia endometrial cuando esté indicado, para excluir la presencia de cáncer. Cuando no se encuentre ninguna causa patológica del sangrado vaginal anormal, podría estar indicada la reducción o la administración intermitente de la dosis. Los leiomiomas uterinos preexistentes pueden aumentar de tamaño durante el tratamiento con estrógenos. No hay evidencia adecuada de que los estrógenos sean eficaces para los síntomas neurológicos o depresiones no asociadas con síntomas vasomotores y no deberían emplearse para tratar esos problemas. Si es posible, el estrógeno debería ser descontinuado cuando menos cuatro semanas antes de la cirugía asociada con un mayor riesgo de tromboembolia durante los períodos de inmovilización prolongada. Como los estrógenos pueden causar algún grado de retención hídrica, las pacientes con enfermedades que puedan ser afectadas por este factor, como asma, epilepsia, migraña o disfunción cardíaca o renal, requieren observación cuidadosa. Los estrógenos pueden ser metabolizados deficientemente en las pacientes con deterioro de la función hepática y deben administrarse con precaución en esas pacientes. Los estrógenos deben emplearse con precaución en pacientes con osteoporosis metabólicas asociadas con hipercalcemia. Se les debe informar a las pacientes que la reanudación de la "menstruación" asociada con el tratamiento estrogénico de reemplazo en las mujeres postmenopáusicas no es indicativa de fertilidad. Estrógenos conjugados no es un anticonceptivo. A las personas con potencial de embarazarse que deseen anticoncepción se les debe recomendar que utilicen métodos anticonceptivos no hormonales. La terapia de reemplazo estrogénico puede estar asociada con elevaciones masivas de triglicéridos plasmáticos que condujeron a pancreatitis y otras complicaciones en pacientes con defectos congénitos en el metabolismo de lipoproteínas. Advertencias: se ha reportado un incremento en el riesgo tromboflebitis y/o padecimientos tromboembólicos en algunos estudios de mujeres bajo terapia de reemplazo estrogénico, administrada sola o en combinación con progestágeno. El médico debe advertir la posibilidad de enfermedades trombóticas (incluyendo, tromboflebitis, trombosis retiniana, embolia cerebral y embolia pulmonar) durante la terapia de reemplazo estrogénico y estar alerta a las manifestaciones tempranas. Si cualquiera de las alteraciones anteriores llegara a ocurrir, la terapia de reemplazo estrogénico debe discontinuarse de inmediato. Las pacientes que tengan factores de riesgo de enfermedades trombóticas deben mantenerse bajo una cuidadosa observación. Se ha reportado que el tratamiento estrogénico sin adición de un progestágeno en las mujeres que todavía tienen útero aumenta el riesgo de hiperplasia/carcinoma endometrial. El riesgo parece depender tanto de la duración del tratamiento como de la dosis de estrógeno. La paciente debe ser reevaluada cuando menos sobre una base anual. Los estudios han indicado una reducción en la frecuencia del cáncer endometrial cuando se administra un progestágeno con el tratamiento estrogénico de reemplazo. Hay otros posibles riesgos que podrían estar asociados con la inclusión de un progestágeno a los regímenes de tratamiento hormonal sustitutivo. Entre estos figuran efectos adversos sobre el metabolismo de los carbohidratos y de los lípidos. La elección del progestágeno podría ser importante para minimizar esos riesgos. Se ha reportado un aumento del riesgo de enfermedad de la vesícula biliar en las mujeres que reciben estrógenos postmenopáusicos. Algunos estudios han sugerido un posible aumento de la frecuencia de cáncer de mama en las mujeres bajo tratamiento estrogénico que toman dosis altas durante períodos prolongados. Sin embargo, la mayoría de los estudios no han demostrado una asociación con las dosis empleadas habitualmente para el tratamiento estrogénico de reemplazo. A las mujeres bajo este tratamiento se les deben practicar exámenes regulares de las mamas y deben recibir instrucciones en el autoexamen de las mismas. Las dosis utilizadas de estrógenos conjugados no deben exceder las dosis recomendadas.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Uso durante el embarazo: los estrógenos no deben emplearse durante el embarazo. El tratamiento estrogénico durante el embarazo está asociado con un mayor riesgo de adenosis vaginal, displasia de células escamosas del cervix y cáncer vaginal en la mujer en una etapa posterior de la vida. No hay ninguna indicación para el tratamiento estrogénico durante el embarazo. Los estrógenos son ineficaces en la prevención o el tratamiento de la amenaza de aborto o del aborto habitual.
Reacciones secundarias y adversas: Las reacciones adversas más serias asociadas con el uso de los estrógenos están indicadas en Advertencias y Precauciones. Las siguientes reacciones adversas han sido reportadas con el tratamiento estrogénico. Sistema genitourinario: sangrado irruptivo, manchado, alteraciones del flujo menstrual, amenorrea. Mamas: hipersensibilidad, agrandamiento, secreción. Gastrointestinales: náuseas, vómito, dolor abdominal, calambres abdominales, meteorismo, ictericia colestásica, pancreatitis. Cutáneas. Melasma, el cual puede persistir cuando el fármaco es descontinuado, alopecia, exantema cutáneo. Ojos Intensificación de la curvatura corneal; intolerancia a los lentes de contacto. Sistema nervioso central: cefalea, migraña, mareo, corea. Diversas: aumento o decremento ponderal; edema; alteraciones de la libido, agravación de la porfirio. Cardiovascular: tromboembolia venosa y tromboembolia pulmonar.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Se ha reportado que la rifampicina reduce la actividad estrogénica durante el uso concomitante con estrógenos. Este efecto ha sido atribuido a la intensificación del metabolismo del estrógeno, presumiblemente por inducción de las enzimas de los microsomas hepáticos.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: No se ha reportado ninguna a la fecha.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Mutagénesis y carcinogénesis: la administración continua a largo plazo de estrógenos naturales y sintéticos en ciertas especies animales aumenta la frecuencia de carcinomas de mama, cerviz, vagina e hígado. El tratamiento estrogénico durante el embarazo está asociado con un mayor riesgo de defectos congénitos en los órganos reproductivos del feto masculino y femenino, un mayor riesgo de adenosis vaginal, displasia de células escamosas del cerviz y cáncer de vagina en la mujer en una etapa posterior de la vida.
Dosis y vía de administración: La administración de estrógenos conjugados puede ser continua (por ejemplo, sin interrupción del tratamiento) o intermitente (por ejemplo, tres semanas de tratamiento y una semana de descanso). Se debe administrar la dosis eficaz mínima. Uso concomitante de progestágenos: la adicción de un progestágeno durante la administración de estrógeno reduce el riesgo de hiproplasia endometrial y de carcinoma endometrial, los cuales han estado asociados con el uso de estrógenos sin oposición. Los estudios morfológicos y bioquímicos del endometrio sugieren que una dosis adecuada de progestágeno durante por lo menos 10-14 días del cielo reducirá significativamente las alteraciones hiproplasicas. Como los progestágenos se administran para reducir el riesgo de alteraciones hiperplásicas del endometrio, las pacientes sin útero no requieren de un progestágeno para este propósito. Rango posológico usual: síntomas vasomotores, vaginitis atrófica y uretritis atrófica asociados con deficiencia estrogénica: 0,3-1,25 mg/día. Las mujeres con deficiencia de estrógenos que estén siendo tratadas por estas afecciones deberán ser evaluadas a intervalos regulares (3-6 meses). Osteoporosis: 0,625 mg/día. Esta dosis se requiere para la conservación de la masa ósea. Beneficio cardiovascular. 0,625-1,25 mg/día. Hipoestrogenismo femenino: 0,3-1,25 mg/día. La dosis se ajustan dependiendo de la severidad de los síntomas y de la responsividad del endometrio. Se han utilizado dosis de 0,15 mg en niñas y están asociadas con el comienzo del desarrollo de las características sexuales secundarias. La dosis debe ser individualizada para lograr la respuesta óptima de la paciente.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Numerosos reportes de la ingestión de grandes dosis de anticonceptivos orales que contienen estrógeno por niños pequeños, indican que no se han observado efectos nocivos serios agudos. La sobredosificación de estrógenos puede causar náuseas y las mujeres pueden presentar sangrado por deprivación.
Presentación(es): Venta al público: caja: contiene envase de burbuja PVC con 28 grageas de 0,625 mg. Caja: contiene envase de burbuja PVC con 42 grageas de 0,625 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se administre durante el embarazo y la lactancia.
Número de registro del medicamento: Hecho en México por: Innovare R & D S.A. DE C.V. Calle 2 No. 13 Col. San Pedro de los Pinos Benito Juárez, C.P. 03800, México, D.F. Para: Novag Infancia S.A. DE C.V. Calz. de Tlalpan No. 3417, Santa Ursula Coapa Coyoacan, México, D.F., C.P. 04650.
Número de registro del medicamento: 250M2004 SSA IV
Clave de IPPA: EEAR 04390703850/R2004.