IFA-CERTEZ DUO

IFA

Denominación genérica: Sibutramina. Metformina.
Forma farmacéutica y formulación: Cada cápsula contiene: clorhidrato de sibutramina 10 y 15 mg. Excipiente cbp 1 cápsula. Cada tableta contiene: clorhidrato de metformina equivalente a 500 y 850 mg de metformina. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: La combinación de IFA-CERTEZ DUO está dirigida al tratamiento del sobrepeso (IMC > 27) y obesidad (IMC > 30) asociados a ciertas comorbilidades como: dislipidemia, resistencia a al insulina, diabetes mellitus, exceptuando hipertensión arterial descontrolada. La combinación de IFA-CERTEZ DUO debe emplearse como parte de un programa integral de control de peso que incluye dieta, ejercicio y un cambio en el estilo de vida.
Farmacocinética y farmacodinamia: Sibutramina es un inhibidor de la recaptura de serotonina y noradrenalina central y periférico a través de sus dos metabolitos activos primarios y secundarios, provocando de esta manera un estímulo prolongado sobre el centro de saciedad, disminuyendo el apetito del paciente tratado. Sibutramina disminuye la ingesta calórica al reducir el umbral de la sensación de saciedad postprandial a través del aumento en la función central de los sistemas de noradrenalina y serotonina sobre los receptores bI y 5HT 2A/2C y, al elevar el gasto energético, al incrementar la tasa metabólica mediante el incremento de la función periférica de noradrenalina en los receptores b3. Sibutramina se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal y sufre metabolismo de primer paso para producir dos metabolitos activos N-desmetilados. Las concentraciones máximas de los metabolitos se alcanzan después de 3 horas de la administración. La vida media de los metabolitos es de 14 horas. Los metabolitos activos se unen en 94% a proteínas plasmáticas. La administración con alimentos no afecta notablemente la farmacocinética; la farmacocinética en obsesos es similar a la de sujetos normales. Los pacientes respondedores a sibutramina pierden dos kilogramos o más durante el primer mes de tratamiento. Metformina se absorbe a partir del intestino delgado en el transcurso de aproximadamente 6 horas. El fármaco es estable no se une a proteínas plasmáticas y se excreta sin cambios en la orina. La vida media plasmática es de 1,25 a 2,6 horas con un promedio de 1,8 ± 0,6 horas. Su biodisponibilidad a dosis terapéuticas alcanza de 50 a 60%. Metabolismo: su biotransformación es escasa, su principal metabolito es la hidroximetilbiguanida (hidroxilación) y esto sucede en el hígado. Eliminación o excreción: su eliminación es principalmente por los riñones de 80 a 90%. La vida media de eliminación plasmática varía de 1,5 a 4,5 horas y la excreción urinaria es de 8,9 a 19 horas. La vida media se alarga en pacientes con insuficiencia renal en relación a la depuración de creatinina, por lo que puede existir prolongación de ésta en el anciano. La eliminación se lleva a cabo en los riñones por secreción tubular activa. Después de la administración oral de metformina, 50% se recupera en la orina y 27% en las heces. Metformina reduce los niveles de glucosa en pacientes diabéticos mientras que, a diferencia de las sulfonilureas, no causa una reducción de los nivele de glucosa en sujetos normoglucémicos. La acción antihiperglucémica es debida principalmente a su mecanismo de acción en sitios extrapancreáticos. La principal acción de metformina es el resultado de la potencialización de los efectos metabólicos de la insulina en los tejidos periféricos incrementando la utilización de glucosa en el interior de la célula, un aumento de la oxidación de glucosa y un incremento en la incorporación a glucógeno. En el hígado, metformina inhibe la gluconeogénesis, también por incremento de la sensibilidad a la insulina. La hiperglucemia postprandial se reduce como resultado de un mecanismo de absorción de glucosa retardada a nivel gastrointestinal de metformina. Estas propiedades significan que la acción de metformina dependen de la presencia de cierto grado de insulina plasmática, ya sea de origen endógena o exógena. Agradando a su efecto antihiperglucémico, metformina tiene efectos favorables sobre el metabolismo de grasas. Los niveles de triglicéridos y colesterol se reducen con el tratamiento. La actividad anorexigénica de metformina favorece la pérdida de peso y, por lo tanto, da soporte a las medidas de reducción y/o conservación de peso. El espectro de acción de metformina hace que sea el tratamiento adecuado en pacientes diabéticos no insulino-dependientes con sobrepeso y pacientes obesos, en donde la hiperglucemia es causada por resistencia a la insulina y en quienes se asocian trastornos dislipidémicos.
Contraindicaciones: Sibutramina: idiosincracia a los componentes de la fórmula. Historia de anorexia nerviosa, bulimia. No se recomienda su uso en mayores de 65 años ni en edades pediátricas. Pacientes con enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca o antecedentes de accidente vascular cerebral. Sibutramina no debe emplearse en paciente con hipertensión arterial descontrolada y aquellos con trastornos del ritmo cardíaco. Metformina: pacientes con hipersensibilidad a metformina, complicaciones agudas de la diabetes, como cetoacidosis o estado hiporosmolar, deterioro de la función renal, desnutrición importante con compromiso del estado general, insuficiencia renal, hepática, respiratoria o cardíaca severas, intoxicación alcohólica o alcoholismo, diabetes mellitus con complicaciones tardías severas (neuropatía, retinopatía, neuropatía) y deficiencia de vitamina B12 hierro y ácido fólico.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Sibutramina: no se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia. Metformina: así como cualquier medicamento antidiabético oral, metformina está contraindicada en el embarazo. Las mujeres embarazadas que cursen con diabetes deben ser tratadas con insulina para un óptimo control metabólico. No hay estudios clínicos que avalen la seguridad de metformina durante la lactancia.
Reacciones secundarias y adversas: Sibutramina: las reacciones adversas reportadas en los estudios clínicos fueron resequedad de boca, anorexia, constipación, insomnio, náusea, ansiedad, cefalea, sudoración, aumento de la presión arterial, taquicardia, distensión abdominal y alteraciones en el sentido del gusto. Los eventos adversos son más frecuentes al inicio del tratamiento y disminuyen de intensidad después de un tiempo. Metformina: intolerancia gastrointestinal como náuseas, vómitos, diarrea, anorexia, gastralgia y sabor metálico. En casos rarísimos, acidosis láctica en pacientes con factores predisponentes como insuficiencia renal y colapso circulatorio.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Sibutramina: no se recomienda el tratamiento con otros medicamentos que actúan en el sistema nerviosos central. No se recomienda su uso conjunto con alcohol. La administración conjunta con ketoconazol puede disminuir el metabolismo de sibutramina. Sibutramina debe administrarse con precaución si el paciente está bajo tratamiento con otros medicamentos que actúan en el sistema nervioso central, en particular con serotoninérgicos (fluoxetina, setralina) solos o combinados con IMAO (fenelzina), pues hay reportes de reacciones graves. El síndrome de serotonina que también se ha informado con el uso de inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina y fármacos contra la migraña y ciertos opioides. No debe administrarse junto con anorexígenos o anticonvulsivantes. Metformina: metformina potencia el efecto de los anticoagulantes y de los fibrinolíticos. Inhibe la absorción de la vitamina B12 en casos aislados. Metformina por sí sola no causa hipoglucemiantes; sin embargo, se debe tener atención en la posibilidad de hipoglucemiantes cuando se administra concomitantemente con otros agentes hipoglucemiantes. La clorpormazina, corticoides, diuréticos, hormonas tiroideas, simpaticomiméticos y anticonceptivos orales pueden disminuir el efecto reductor de la glucosa de metformina mediante alteración de la tolerancia a la glucosa. Los antiinflamatorios no esteroideos, el ácido acetilsalicílico o la cimetidina pueden reducir la excreción renal de metformina y, por lo tanto, aumentar el riesgo de acidosis láctica.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Sibutramina: sibutramina puede reducir las concentraciones de glucosa, triglicéridos, colesterol y lipoproteínas de baja densidad, mientras que aumentan los niveles de las lipoproteínas de alta densidad. Metformina: en casos aislados puede haber mala absorción de vitamina B12, que puede elevar el desarrollo de anemia megaloblástica. Disminuye los parámetros de triglicéridos, colesterol total y LDL. No modifica las HDL. Excepcionalmente, puede haber incremento en los niveles séricos de lactato en pacientes predispuestos.
Precauciones generales: A pesar de que no se ha establecido una relación causal clara entre trastornos depresivos, ideas suicidas, suicidios y la utilización de sibutramina, es importante que el médico valore el riesgo beneficio para el paciente antes de utilizar este tratamiento.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Sibutramina: no hay evidencia de mutagénesis inducida por sibutramina en sistema in vitro y animales de experimentación. No hay evidencia de carcinogénesis en ratas y conejos. No se han reportado alteraciones de la fertilidad en modelos de animales. Metformina: estudios encaminados a la búsqueda de este tipo de alteraciones en animales como ratas, conejos, perros y monos, no mostraron ninguna alteración.
Dosis y vía de administración: Adutos: sibutramina: la dosis habitual es de 10 a 15 mg de sibutramina vía oral por día. Pacientes con sobrepeso y padecimientos concomitantes, tomar una cápsula de sibutramina de 10 mg vía oral al día por un período de hasta 24 meses. Pacientes obsesos con o sin padecimientos concomitantes, una cápsula de 15 mg vía oral al día por un período de hasta 24 meses. Se recomienda que los pacientes con sobrepeso y padecimientos concomitantes no hayan perdido 2 kg o más durante el primer mes de tratamiento y que no hayan experimentado eventos adversos aumenten la dosis a 15 mg de sibutramina. Metformina: la dosis diaria y forma de administración la recomendará el médico tratante, dependiendo del estado metabólico del paciente. El medicamento debe ser administrado con alimentos. La dosis máxima recomendada de metformina es de 3.000 mg al día. Los esquemas sugeridos para las dos presentaciones se describen en las siguientes tablas:






En caso de pacientes insulinodependientes, metformina no sustituye el uso de insulina. Sin embargo la administración conjunta con esta última permite reducir la dosis de insulina mejorando los niveles de glucemia. Si la dosis de insulina es menor a 40 U. Metformina debe administrarse a la dosis habitual y de acuerdo a la mejoría metabólica individual. Se debe reducir la insulina de dos a cuatro unidades cada dos días.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Sibutramina: sólo existen dos casos de sobredosificación reportados. En uno solo el paciente no presentó alteraciones en la exploración física, ni en las pruebas de laboratorio ni en el electrocardiograma. El otro paciente presentó únicamente taquicardia leve. El tratamiento de la sobredosificación consistente en medidas generales, mantener las vías aéreas permeables, monitorear los signos vitales, hacer lavado gástrico, administrar carbón activado y sostener la función cardiopulmonar en caso necesario. Metformina: existen escasos reportes de sobredosis con metformina. La manifestación importante corresponde a la acidosis láctica. En casos de sobredosificación, se recomienda lavado gástrico y medidas de apoyo de acuerdo con la sintomatología. La sobredosis de metformina por sí sola no causa hipoglucemia. Sin embargo, la hipoglucemia se puede presentar si se está administrando concomitantemente otro hipoglucemiante o se ha ingerido alcohol. Los síntomas de intoxicación son similares a las reacciones adversas. Se debe tener en mente el riesgo de acidosis láctica. El diagnóstico debe ser confirmado mediante determinaciones séricas de lactato y metformina. Cuando la metformina está implicada como causa de acidosis láctica, los niveles plasmáticos deben ser > 5 microgramos/ml. Si se sospecha intoxicación con metformina, el paciente debe ser referido a un hospital para manejo intensivo por el riesgo de acidosis láctica. En caso de intoxicación, la terapia con hemodiálisis es la manera más efectiva de eliminar lactato y metformina. Medidas sintomáticas deben llevarse a cabo para estilizar la circulación, corregir la acidosis y la hipoxia.
Presentación(es): Caja con 15 cápsulas de sibutramina de 10 mg/30 tabletas de metformina de 500 mg. Caja con 15 cápsulas de sibutramina de 10 mg/30 tabletas de metformina de 850 mg. Caja con 15 cápsulas de sibutramina de 15 mg/30 tabletas de metformina de 500 mg. Caja con 15 cápsulas de sibutramina de 15 mg/30 tabletas de metformina de 850 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo y la lactancia, ni en menores de 16 años. Literatura exclusiva para médicos.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Investigación Farmacéutica S.A. de C.V. Calle 13-Este No. 5, CIVAC. Jiutepec, Morelos. C. P. 62500. México.
Número de registro del medicamento: 239M2009 SSA.
Clave de IPPA: No. de solicitud 093300404B0119