FELDENE*

PFIZER

Cápsulas

Denominación genérica: Piroxicam.
Forma farmacéutica y formulación: Cápsulas. Cada cápsula contiene: piroxicam 20 mg. Excipiente cbp 1 cápsula.
Indicaciones terapéuticas: El piroxicam es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) indicado para diversas condiciones que requieren actividad antiinflamatoria y/o analgésica, como artritis reumatoide, artritis reumatoide juvenil, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante, trastornos musculoesqueléticos agudos, gota aguda, dolor postoperatorio o después de un traumatismo agudo, en el tratamiento de la dismenorrea primara en pacientes de 12 años de edad o más y para el alivio de fiebre y dolor relacionados con la inflamación de la vía respiratoria superior.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades farmacodinámicas: el piroxicam es un agente antiinflamatorio no esteroideo que asimismo posee propiedades analgésicas y antipiréticas. El edema, eritema, proliferación tisular, fiebre y dolor pueden inhibirse en animales de laboratorio con la administración de piroxicam. Es efectivo sin importar la causa de la inflamación. Aunque no se comprende del todo su mecanismo de acción, estudios independientes in vitro e in vivo han demostrado que el piroxicam interactúa en varios pasos de las respuestas inmunitaria e inflamatoria mediante: inhibición de la síntesis de los prostanoides, incluidas las prostaglandinas, mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Inhibición de la agregación de neutrófilos. Inhibición de células polimorfonucleares y migración de monocitos al área de la inflamación. Inhibición de la liberación de enzimas lisosomales de los leucocitos estimulados. Inhibición de la generación del anión superóxido por el neutrófilo. Reducción de la producción del factor reumatoide tanto sistémica como en el líquido sinovial en pacientes con artritis reumatoide seropositiva. Está establecido que el piroxicam no actúa por estimulación del eje hipófisis-suprarrenal. Los estudios in vitro no revelan efectos negativos en el metabolismo del cartílago. En estudios clínicos se mostró que piroxicam es efectivo como analgésico en caso de dolor por varias causas (postraumático, posterior a episiotomía y postoperatorio). El inicio de la analgesia es rápido. En la dismenorrea primaria, el aumento en los niveles de prostaglandinas en el endometrio intensifica la contractilidad uterina, lo que causa isquemia y dolor. Está demostrado que piroxicam, como inhibidor potente de la síntesis de prostaglandina, disminuye la hipercontractilidad uterina y es efectivo en el tratamiento de la dismenorrea primaria. Propiedades farmacocinéticas: absorción y distribución: el piroxicam se absorbe bien después de la administración oral o rectal. Con los alimentos existe un ligero retraso en la velocidad, pero no en la magnitud de la absorción luego de la administración oral. Las concentraciones plasmáticas estables se mantienen durante todo el día con la dosificación de una vez al día. El tratamiento continuo con 20 mg diarios por periodos de un año produce niveles sanguíneos similares a los observados cuando se alcanza por primera vez el estado estable. La concentración plasmática del fármaco es proporcional para las dosis de 10 mg y 20 mg, y casi siempre alcanza el nivel máximo entre tres y cinco horas después de la administración. Una sola dosis de 20 mg casi siempre produce niveles plasmáticos máximos de 1,5 a 2 mcg/ml, mientras que la concentración plasmática máxima después de la ingesta diaria repetida de 20 mg de piroxicam casi siempre se estabiliza en 3 a 8 mcg/mL. La mayoría de los pacientes se aproxima a los niveles plasmáticos del estado estable en 7 a 12 días. El tratamiento con una dosis de impregnación de 40 mg al día durante los primeros dos días, seguido luego de 20 mg diarios permite que un alto porcentaje (cerca de 76%) del nivel del estado estable se logre justo después de la segunda dosis. Los niveles del estado estable, el área bajo las curvas y la vida media de eliminación son similares a los observados después de un régimen con dosis de 20 mg al día. Un estudio comparativo de dosis múltiples de la biodisponibilidad de la forma inyectable versus el de una cápsula oral mostró que, después de la administración intramuscular de piroxicam, los niveles plasmáticos son significativamente mayores que los obtenidos después de la ingesta de cápsulas durante los 45 minutos después de la administración el primer día, durante los primeros 30 minutos el segundo día y 15 minutos el séptimo día. Existe bioequivalencia entre las dos formas de administración. Un estudio comparativo con dosis múltiples que evaluó la farmacocinética y biodisponibilidad de piroxicam FDDF comparada con la cápsula mostró que después de la administración una vez al día durante 14 días, los perfiles temporales de concentración plasmática promedio de piroxicam para cápsulas y FDDF casi se sobreponían. No hubo diferencias significativas entre los valores de Cmax, Cmin, T1/2 o Tmax promedio en el estado estable. Este estudio concluyó que piroxicam FDDF (forma de dosificación de disolución rápida) es bioequivalente a la cápsula después de la administración una vez al día. Los estudios con dosis únicas demostraron la bioequivalencia también cuando la tableta se toma con o sin agua. Metabolismo y eliminación:. el piroxicam se somete a metabolismo extenso, y menos del 5% de la dosis diaria se excreta sin cambios en orina y heces. El metabolismo del piroxicam está mediado principalmente por la vía del citocromo P450 CYP 2C9 en el hígado. Una vía metabólica importante es la hidroxilación del anillo piridilo de la cadena lateral de piroxicam, seguida de conjugación con ácido glucurónico y eliminación urinaria. La vida media plasmática se aproxima a 50 horas en el humano. En los pacientes que se sabe o sospecha que son malos metabolizadores de CYP2C9 con base en antecedentes/experiencia con otros sustratos del CYP2C9 se les debe administrar el piroxicam con precaución porque pueden tener niveles plasmáticos anormalmente altos debido a la reducción de su depuración metabólica.
Contraindicaciones: Piroxicam está contraindicado en pacientes con úlcera péptica activa. Pacientes con hipersensibilidad conocida al piroxicam o a cualquiera de los excipientes. Es posible la sensibilidad cruzada con el ácido acetilsalicílico y otros AINEs. El piroxicam no debe administrarse a pacientes en los que el ácido acetilsalicílico y otros AINEs induzcan síntomas de asma, pólipos nasales, angioedema o urticaria. Tratamiento de dolor perioperatorio después de injerto para revascularización coronaria. Pacientes con insuficiencia renal y hepática grave. Pacientes con insuficiencia cardiaca grave.
Precauciones generales: Debe evitarse el uso concomitante del piroxicam con otros AINEs incluidos los inhibidores de la COX-2. Efectos cardiovasculares: los AINEs pueden causar un incremento en el riesgo de eventos trombóticos cardiovasculares graves, infarto al miocardio y eventos vasculares cerebrales, que pueden ser mortales. Este riesgo puede incrementarse con la duración del uso. Los pacientes con enfermedad cardiovascular conocida tienen mayor riesgo. Para minimizar el riesgo potencial de cualquier episodio cardiovascular en pacientes tratados con piroxicam, debe usarse la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo posible. Los médicos y los pacientes deben mantenerse alerta ante el desarrollo de estos eventos, incluso en ausencia de síntomas cardiovasculares previos. Los pacientes deben estar informados sobre los signos y síntomas de toxicidad cardiovascular grave y las medidas que deben tomar en caso de que aparecieran (ver Contraindicaciones). Hipertensión: como con todos los AINEs, piroxicam puede conducir al inicio de hipertensión o agravación de hipertensión preexistente, cualquiera de las cuales puede contribuir a una mayor incidencia de episodios cardiovasculares. Los AINEs, incluido piroxicam, deben usarse con precaución en pacientes con hipertensión. La presión sanguínea debe vigilarse de cerca durante el inicio del tratamiento con piroxicam y durante todo el curso terapéutico. Retención de líquido y edema: como con otros fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas, se observan retención de líquido y edema en algunos pacientes que toman AINEs, incluido el piroxicam. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con cuidado en pacientes con función cardiaca comprometida y otros trastornos que predisponen a la retención de líquidos o se agravan por ésta. Los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva o hipertensión preexistentes deben vigilarse de cerca. Efectos gastrointestinales (GI): los AINEs, incluido piroxicam, pueden causar eventos adversos gastrointestinales (GI) graves que incluyen inflamación, sangrado, ulceración y perforación del estómago, intestino delgado o intestino grueso, que pueden ser mortales. Cuando se produce sangrado o ulceración GI en pacientes que reciben piroxicam, debe suspenderse el tratamiento. Los pacientes con mayor riesgo de presentar estos tipos de complicaciones GI con los AINEs son los ancianos, personas con enfermedad cardiovascular, pacientes que usan ácido acetilsalicílico al mismo tiempo y personas con enfermedad gastrointestinal, previa o activa, como úlceras, sangrado GI o trastornos inflamatorios. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con precaución en estos pacientes (ver Contraindicaciones). Efectos renales: en algunos casos raros, los AINEs pueden causar nefritis intersticial, glomerulitis, necrosis papilar y síndrome nefrótico. Los AINEs inhiben la síntesis renal de prostaglandinas, las cuales ayudan a mantener la perfusión renal en personas con descenso del flujo sanguíneo renal y el volumen sanguíneo. En estos pacientes, la administración de un AINE puede desencadenar la descompensación renal manifiesta, que suele ir seguida de recuperación hasta el estado previo al tratamiento cuando se suspende la administración de un AINE. Los pacientes con mayor riesgo de esta reacción son aquellos con insuficiencia cardiaca congestiva, cirrosis hepática, síndrome nefrótico o enfermedad renal manifiesta. Estos pacientes deben vigilarse con cuidado cuando reciben un AINE. Hay que tener precaución cuando se inicia el tratamiento con piroxicam en pacientes con deshidratación grave. También se recomienda cautela en personas con enfermedad renal (ver Contraindicaciones). A causa de la extensa excreción renal del piroxicam y sus productos de biotransformación, se debe considerar dar dosis más bajas de piroxicam en pacientes con deterioro de la función renal, y someterlos a estrecha vigilancia (ver Contraindicaciones y Propiedades farmacocinéticas). Reacciones cutáneas: hay informes de casos muy raros de reacciones cutáneas graves, algunas mortales, que incluyen dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis tóxica epidérmica, con el uso de AINEs, incluido el piroxicam. Parece que los pacientes tienen mayor riesgo de estos fenómenos al principio del tratamiento; en la mayoría de los casos, el efecto adverso ocurrió en el primer mes de tratamiento. El piroxicam debe suspenderse ante la aparición de exantema, lesiones mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Efectos oftalmológicos: por los informes de hallazgos oculares adversos con los AINEs, se recomienda una evaluación oftalmológica a los pacientes que presenten molestias visuales durante el tratamiento con piroxicam. Generales: cuando se usa para el alivio del dolor e inflamación de la vía respiratoria superior, debe recordarse que los AINEs sólo son un tratamiento sintomático. Cuando se administra a pacientes con estos trastornos, debe considerarse el tratamiento antibiótico adecuado concomitante. Efectos en la capacidad para conducir y usar máquinas: no se ha estudiado el efecto de piroxicam en la capacidad para conducir u operar maquinaria.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: aunque no se observaron efectos teratogénicos en pruebas con animales, no se recomienda el uso de piroxicam durante el embarazo. El piroxicam inhibe la síntesis y liberación de prostaglandinas mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Este efecto, al igual que con otros AINEs, se relaciona con una mayor incidencia de distocia y retraso del parto en animales gestantes, cuando se continuó la administración del fármaco hasta el final del embarazo. También se sabe que los AINEs inducen el cierre prematuro del conducto arterioso en los lactantes. Lactancia: se ha determinado la presencia del piroxicam en la leche materna durante condiciones de dosificación inicial y a largo plazo (52 días). El piroxicam apareció en la leche materna en cerca de 1% a 3% de la concentración plasmática materna. No se presentó acumulación del piroxicam en la leche con respecto a la del plasma durante el tratamiento. No se recomienda el uso de piroxicam en madres lactantes, ya que no se ha establecido la seguridad clínica.
Reacciones secundarias y adversas: En general, piroxicam es bien tolerado. Los síntomas gastrointestinales son los efectos secundarios más frecuentes, pero en la mayoría de los casos no interfieren con el curso terapéutico. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos colaterales gastrointestinales (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Las evaluaciones objetivas de la apariencia de la mucosa gástrica y la pérdida de sangre intestinal muestran que 20 mg/día de piroxicam administrados en dosis diarias única o divididas es mucho menos irritante para el tubo digestivo que el ácido acetilsalicílico. Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: anemia, anemia aplásica, eosinofilia, anemia hemolítica, leucopenia, trombocitopenia. Trastornos del sistema inmunitario: anafilaxia, enfermedad del suero. Trastornos metabólicos y nutricionales: anorexia, hiperglucemia, hipoglucemia. Trastornos psiquiátricos: depresión, alteraciones del sueño, alucinaciones, insomnio, confusión mental, alteraciones en el estado de ánimo, nerviosismo. Trastornos del sistema nervioso: meningitis aséptica, mareo, cefalea, parestesia, somnolencia, vértigo. Trastornos oculares: visión borrosa, irritación ocular, inflamación ocular. Trastornos del oído y laberinto: alteración auditiva, tinnitus. Trastornos cardiacos: palpitaciones. Trastornos vasculares: vasculitis. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales: broncoespasmo, disnea, epistaxis. Trastornos gastrointestinales: molestia abdominal, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, molestia epigástrica, flatulencia, gastritis, hemorragia gastrointestinal (incluida hematemesis y melena), indigestión, náusea, pancreatitis, perforación, estomatitis, ulceración, vómito (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Trastornos hepatobiliares: hepatitis mortal, ictericia. Aunque estas reacciones son raras, si las pruebas anormales de función hepática persisten o se agravan, si aparecen signos y síntomas consistentes con enfermedad hepática o si hay manifestaciones sistémicas (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), el piroxicam debe suspenderse. Trastornos cutáneos y del tejido subcutáneo: alopecia, angioedema, dermatitis exfoliativa, eritema multiforme, púrpura no trombocitopénica (Henoch-Schönlein), onicolisis, reacciones fotoalérgicas, prurito, exantema, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica (enfermedad de Lyell), urticaria, reacciones con vesículas o ampollas (ver Precauciones generales-Reacciones cutáneas). Trastornos generales y alteraciones en el sitio de administración: edema (sobre todo de los tobillos), reacciones adversas locales (sensaciones ardorosas) o daño tisular (formación de absceso estéril, necrosis de tejido adiposo) en el sitio de inyección, malestar, dolor transitorio con la inyección.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Acido acetilsalicílico: como ocurre con otros AINEs, no se recomienda el uso de piroxicam junto con el ácido acetilsalicílico ni el uso concomitante de dos AINEs, porque los datos que se tienen no sirven para demostrar que la combinación produzca mayor mejoría que la alcanzada con el medicamento solo y sí aumenta el potencial de reacciones adversas. Los estudios en seres humanos muestran que la administración concomitante de piroxicam y ácido acetilsalicílico disminuye los niveles plasmáticos de piroxicam a cerca del 80% de los valores normales. Anticoagulantes: hay reportes raros de hemorragia cuando se administró piroxicam a pacientes que recibían anticoagulantes cumarínicos. Los pacientes deben vigilarse de cerca si se administran juntos piroxicam y anticoagulantes orales. El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Este efecto debe tenerse presente cuando se midan los tiempos de sangrado. Antiácidos: la administración concomitante de antiácidos no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam. Antihipertensivos, incluidos diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y antagonistas de la angiotensina II (AIIA): los AINEs disminuyen la eficacia de los diuréticos y otros fármacos antihipertensivos. En pacientes con disfunción renal (p. ej., pacientes deshidratados o ancianos con función renal comprometida), la administración concomitante de un inhibidor de la ECA o un AIIA con un inhibidor de la ciclooxigenasa puede aumentar el deterioro de la función renal, incluso es posible el desarrollo de insuficiencia renal aguda, la cual suele ser reversible. La ocurrencia de estas interacciones debe considerarse en pacientes que toman piroxicam con un diurético, un inhibidor de la ECA o un AIIA. Por lo tanto, la administración concomitante de estos fármacos debe hacerse con cuidado, sobre todo en ancianos. Los pacientes deben hidratarse en forma adecuada y hay que valorar la necesidad de vigilar la función renal cuando se inicia el tratamiento concomitante y luego, en forma periódica. Glucósidos cardiacos (digoxina y digitoxina): los AINEs pueden exacerbar la insuficiencia cardiaca, disminuir la velocidad de filtración glomerular (GFR) y aumentar los niveles plasmáticos de glucósidos. La administración concomitante de digoxina o digitoxina no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam o de ninguno de los fármacos. Cimetidina: los resultados de dos estudios separados indican un ligero aumento en la absorción de piroxicam después de la administración de cimetidina, pero sin cambios significativos, en los parámetros de eliminación. La cimetidina aumenta el área bajo la curva (AUC0-120 h) y la Cmax de piroxicam en cerca de 13% a 15%. Las constantes del índice de eliminación y la vida media no muestran diferencias significativas. Es improbable que el pequeño aumento, pero significativo en la absorción tenga importancia clínica. Colestiramina: está demostrado que la colestiramina disminuye la vida media y aumenta la eliminación del piroxicam oral. Para minimizar esta interacción, es prudente administrar el piroxicam por lo menos 2 horas antes o 6 horas después de la colestiramina. Corticoesteroides: mayor riesgo de ulceración o sangrado gastrointestinal. Ciclosporina: aumento en el riesgo de nefrotoxicidad. Litio y otros agentes que se unen con proteínas: el piroxicam tiene un alto índice de unión con proteínas, por lo que puede esperarse que desplace otros fármacos unidos con proteínas. El médico debe vigilar de cerca de los pacientes para detectar la necesidad de cambiar las dosis cuando se administre piroxicam a personas que reciben fármacos con alta unión a proteínas. Hay informes de que los AINEs, incluido el piroxicam, aumentan los niveles plasmáticos de litio en estado estable. Se recomienda vigilar estos niveles cuando se inicie, ajuste y suspenda el piroxicam. Metotrexato: menor eliminación de metotrexato. Tacrolimus: posible aumento en el riesgo de toxicidad renal cuando se administran un AINE con tacrolimus.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Anticuerpos antinúcleo positivos, elevaciones reversibles del nitrógeno ureico sanguíneo (BUN) y creatinina, descenso de hemoglobina y hematocrito no relacionados con hemorragia gastrointestinal evidente, aumento en los niveles de las transaminasas, pérdida de peso, aumento de peso. Los pacientes bajo tratamiento a largo plazo con AINEs deben monitorear periódicamente su biometría y su perfil químico. FELDENE deberá ser descontinuado en caso de que un signo clínico y un síntoma relacionado con algún trastorno del hígado o riñón se desarrolle, si ocurre una manifestación sistémica (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), o si las pruebas anormales del hígado persisten o empeoran.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Se han realizado estudios de toxicidad subaguda y crónica en ratas, ratones, perros y monos, con dosis que variaron entre 0.3 mg/Kg. al día a 25 mg/Kg. al día. Esta última dosis es casi 90 veces el nivel de dosis recomendado en humanos. La única alteración observada fue la que tiene una relación característica con la toxicología animal de los antiinflamatorios no esteroideos, o sea la necrosis papilar renal y lesiones gastrointestinales. Con respecto a esta última, el mono mostró ser bastante resistente a este efecto y el perro fue inusualmente sensible.
Dosis y vía de administración: Los efectos indeseables pueden minimizarse si se usa la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo para controlar los síntomas. Artritis reumatoide, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante: la dosis inicial recomendada es 20 mg como dosis diaria única. La mayoría de los pacientes se mantiene con 20 mg al día. Un grupo relativamente pequeño de pacientes puede mantenerse con 10 mg al día. Algunos sujetos requieren hasta 30 mg diarios en dosis única o dividida. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos secundarios gastrointestinales (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Gota aguda: el tratamiento debe iniciarse con una dosis única de 40 mg, seguida de 40 mg diario durante los 4 a 6 días siguientes, ya sea como dosis única o en dosis divididas. El piroxicam no está indicado para el tratamiento de la gota a largo plazo. Trastornos músculo-esqueléticos agudos: el tratamiento debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del periodo terapéutico de 7 a 14 días, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dolor post-operatorio y post-traumático: la dosis inicial recomendada es 20 mg en dosis diaria única. En casos en los que se desea un inicio de acción más rápido, debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del tratamiento, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dismenorrea: el tratamiento de la dismenorrea primaria se comienza en cuanto aparezcan los primeros síntomas, con una dosis inicial recomendada de 40 mg como dosis diaria única durante los primeros dos días. Después, el tratamiento puede continuarse con una dosis única diaria de 20 mg los siguientes uno a tres días, según sea necesario. Inflamación de la vía respiratoria superior: la dosis usual para el adulto es de 10 ó 20 mg por vía oral una vez al día. En casos en los que se desea un efecto de inicio más rápido, el tratamiento debe iniciarse con 40 mg una vez al día los primeros dos días, seguido de 10 ó 20 mg al día durante tres a cinco días. Uso en niños: artritis reumatoide juvenil (ARJ): las dosis recomendadas para niños con ARJ se basan en el peso corporal: menos de 15 kg: 5 mg; 16 a 25 kg: 10 mg; 26 a 45 kg: 15 mg; Más de 46 kg: 20 mg. El fármaco debe tomarse una vez al día. La tableta dispersable se puede usar para obtener la dosis exacta requerida. Administración: vía de administración: oral. Administración combinada con otras formulaciones de piroxicam: la dosis diaria total de piroxicam no debe exceder la dosis diaria máxima recomendada que se mencionó antes.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: En caso de sobredosis de piroxicam, está indicado el tratamiento de apoyo y sintomático. Los estudios indican que la administración de carbón activado puede reducir la absorción y reabsorción de piroxicam, lo que disminuye la cantidad total del fármaco activo disponible. Aunque no hay estudios hasta ahora, es probable que la hemodiálisis no sea útil para intensificar la eliminación de piroxicam, ya que el fármaco tiene un alto porcentaje de unión con proteínas.
Presentación(es): Caja con 20 ó 40 cápsulas con 20 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente, a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo, lactancia, ni en niños menores de 12 años. No se deje al alcance de los niños.
Nombre y domicilio del laboratorio: Pfizer, S.A. de C. V. Km. 63 Carretera México-Toluca, Zona Industrial, C.P. 50140, Toluca, Edo. de México, México. ®Marca Registrada.
Número de registro del medicamento: 188M80 SSAIV.
Clave de IPPA: 093300415D0280

FELDENE*

PFIZER

Solución inyectable

Denominación genérica: Piroxicam.
Forma farmacéutica y formulación: Solución Inyectable. Cada ampolleta de 2 ml contiene: piroxicam 40 mg. Vehículo cpb 2 ml.
Indicaciones terapéuticas: El piroxicam es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) indicado para diversas condiciones que requieren actividad antiinflamatoria y/o analgésica, como artritis reumatoide, artritis reumatoide juvenil, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante, trastornos musculoesqueléticos agudos, gota aguda, dolor postoperatorio o después de un traumatismo agudo, en el tratamiento de la dismenorrea primara en pacientes de 12 años de edad o más y para el alivio de fiebre y dolor relacionados con la inflamación de la vía respiratoria superior.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades farmacodinámicas: el piroxicam es un agente antiinflamatorio no esteroideo que asimismo posee propiedades analgésicas y antipiréticas. El edema, eritema, proliferación tisular, fiebre y dolor pueden inhibirse en animales de laboratorio con la administración de piroxicam. Es efectivo sin importar la causa de la inflamación. Aunque no se comprende del todo su mecanismo de acción, estudios independientes in vitro e in vivo han demostrado que el piroxicam interactúa en varios pasos de las respuestas inmunitaria e inflamatoria mediante: inhibición de la síntesis de los prostanoides, incluidas las prostaglandinas, mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Inhibición de la agregación de neutrófilos. Inhibición de células polimorfonucleares y migración de monocitos al área de la inflamación. Inhibición de la liberación de enzimas lisosomales de los leucocitos estimulados. Inhibición de la generación del anión superóxido por el neutrófilo. Reducción de la producción del factor reumatoide tanto sistémica como en el líquido sinovial en pacientes con artritis reumatoide seropositiva. Está establecido que el piroxicam no actúa por estimulación del eje hipófisis-suprarrenal. Los estudios in vitro no revelan efectos negativos en el metabolismo del cartílago. En estudios clínicos se mostró que piroxicam es efectivo como analgésico en caso de dolor por varias causas (postraumático, posterior a episiotomía y postoperatorio). El inicio de la analgesia es rápido. En la dismenorrea primaria, el aumento en los niveles de prostaglandinas en el endometrio intensifica la contractilidad uterina, lo que causa isquemia y dolor. Está demostrado que piroxicam, como inhibidor potente de la síntesis de prostaglandina, disminuye la hipercontractilidad uterina y es efectivo en el tratamiento de la dismenorrea primaria. Propiedades farmacocinéticas: absorción y distribución: el piroxicam se absorbe bien después de la administración oral o rectal. Con los alimentos existe un ligero retraso en la velocidad, pero no en la magnitud de la absorción luego de la administración oral. Las concentraciones plasmáticas estables se mantienen durante todo el día con la dosificación de una vez al día. El tratamiento continuo con 20 mg diarios por periodos de un año produce niveles sanguíneos similares a los observados en cuando se alcanza por primera vez el estado estable. La concentración plasmática del fármaco es proporcional para las dosis de 10 mg y 20 mg, y casi siempre alcanza el nivel máximo entre tres y cinco horas después de la administración. Una sola dosis de 20 mg casi siempre produce niveles plasmáticos máximos de 1.5 a 2 mcg/ml, mientras que la concentración plasmática máxima después de la ingesta diaria repetida de 20 mg de piroxicam casi siempre se estabiliza en 3 a 8 mcg/ml. La mayoría de los pacientes se aproxima a los niveles plasmáticos del estado estable en 7 a 12 días. El tratamiento con una dosis de impregnación de 40 mg al día durante los primeros dos días, seguido luego de 20 mg diarios permite que un alto porcentaje (cerca de 76%) del nivel del estado estable se logre justo después de la segunda dosis. Los niveles del estado estable, el área bajo las curvas y la vida media de eliminación son similares a los observados después de un régimen con dosis de 20 mg al día. Un estudio comparativo de dosis múltiples de la biodisponibilidad de la forma inyectable versus el de una cápsula oral mostró que después de la administración intramuscular de piroxicam, los niveles plasmáticos son significativamente mayores que los obtenidos después de la ingesta de cápsulas durante los 45 minutos después de la administración el primer día, durante los primeros 30 minutos el segundo día y 15 minutos el séptimo día. Existe bioequivalencia entre las dos formas de administración. Un estudio comparativo con dosis múltiples que evaluó la farmacocinética y biodisponibilidad de piroxicam FDDF comparada con la cápsula mostró que después de la administración una vez al día durante 14 días, los perfiles temporales de concentración plasmática promedio de piroxicam para cápsulas y FDDF casi se sobreponían. No hubo diferencias significativas entre los valores de Cmáx, Cmin, T1/2 o Tmáx promedio en el estado estable. Este estudio concluyó que piroxicam FDDF (forma de dosificación de disolución rápida) es bioequivalente a la cápsula después de la administración una vez al día. Los estudios con dosis únicas demostraron la bioequivalencia también cuando la tableta se toma con o sin agua. Metabolismo y eliminación: piroxicam se somete a metabolismo extenso y menos del 5% de la dosis diaria se excreta sin cambios en orina y heces. El metabolismo del piroxicam está mediado principalmente por la vía del citocromo P450 CYP 2C9 en el hígado. Una vía metabólica importante es la hidroxilación del anillo piridilo de la cadena lateral de piroxicam, seguida de conjugación con ácido glucurónico y eliminación urinaria. La vida media plasmática se aproxima a 50 horas en el humano. A los pacientes de los que se sabe o se sospecha que son malos metabolizadores de CYP2C9 con base en antecedentes/experiencia con otros sustratos del CYP2C9 se les debe administrar el piroxicam con precaución porque pueden tener niveles plasmáticos anormalmente altos debido a la reducción de su depuración metabólica.
Contraindicaciones: Piroxicam está contraindicado en pacientes con úlcera péptica activa. Pacientes con hipersensibilidad conocida al piroxicam o a cualquiera de los excipientes. Es posible la sensibilidad cruzada con el ácido acetilsalicílico y otros AINEs. El piroxicam no debe administrarse a pacientes en los que el ácido acetilsalicílico y otros AINEs induzcan síntomas de asma, pólipos nasales, angioedema o urticaria. Tratamiento de dolor perioperatorio después de injerto para revascularización coronaria. Pacientes con insuficiencia renal y hepática grave. Pacientes con insuficiencia cardiaca grave.
Precauciones generales: Debe evitarse el uso concomitante del piroxicam con otros AINEs incluidos los inhibidores de la COX-2. Efectos cardiovasculares: los AINEs pueden causar un incremento en el riesgo de eventos trombóticos cardiovasculares graves, infarto al miocardio y eventos vasculares cerebrales, que pueden ser mortales. Este riesgo puede incrementarse con la duración del uso. Los pacientes con enfermedad cardiovascular conocida tienen mayor riesgo. Para minimizar el riesgo potencial de cualquier episodio cardiovascular en pacientes tratados con piroxicam, debe usarse la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo posible. Los médicos y los pacientes deben mantenerse alerta ante el desarrollo de estos eventos, incluso en ausencia de síntomas cardiovasculares previos. Los pacientes deben estar informados sobre los signos y síntomas de toxicidad cardiovascular grave y las medidas que deben tomar en caso de que aparecieran (ver Contraindicaciones). Hipertensión: como con todos los AINEs, piroxicam puede conducir al inicio de hipertensión o agravación de hipertensión preexistente, cualquiera de las cuales puede contribuir a una mayor incidencia de episodios cardiovasculares. Los AINEs, incluido piroxicam, deben usarse con precaución en pacientes con hipertensión. La presión sanguínea debe vigilarse de cerca durante el inicio del tratamiento con piroxicam y durante todo el curso terapéutico. Retención de líquido y edema: como con otros fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas, se observan retención de líquido y edema en algunos pacientes que toman AINEs, incluido el piroxicam. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con cuidado en pacientes con función cardiaca comprometida y otros trastornos que predisponen a la retención de líquidos o se agravan por ésta. Los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva o hipertensión preexistentes deben vigilarse de cerca. Efectos gastrointestinales (GI): los AINEs, incluido piroxicam, pueden causar eventos adversos gastrointestinales (GI) graves que incluyen inflamación, sangrado, ulceración y perforación del estómago, intestino delgado o intestino grueso, que pueden ser mortales. Cuando se produce sangrado o ulceración GI en pacientes que reciben piroxicam, debe suspenderse el tratamiento. Los pacientes con mayor riesgo de presentar estos tipos de complicaciones GI con los AINEs son los ancianos, personas con enfermedad cardiovascular, pacientes que usan ácido acetilsalicílico al mismo tiempo y personas con enfermedad gastrointestinal, previa o activa, como úlceras, sangrado GI o trastornos inflamatorios. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con precaución en estos pacientes (ver Contraindicaciones). Efectos renales: en algunos casos raros, los AINEs pueden causar nefritis intersticial, glomerulitis, necrosis papilar y síndrome nefrótico. Los AINEs inhiben la síntesis renal de prostaglandinas, las cuales ayudan a mantener la perfusión renal en personas con descenso del flujo sanguíneo renal y el volumen sanguíneo. En estos pacientes, la administración de un AINE puede desencadenar la descompensación renal manifiesta, que suele ir seguida de recuperación hasta el estado previo al tratamiento cuando se suspende la administración de un AINE. Los pacientes con mayor riesgo de esta reacción son aquellos con insuficiencia cardiaca congestiva, cirrosis hepática, síndrome nefrótico o enfermedad renal manifiesta. Estos pacientes deben vigilarse con cuidado cuando reciben un AINE. Hay que tener precaución cuando se inicia el tratamiento con piroxicam en pacientes con deshidratación grave. También se recomienda cautela en personas con enfermedad renal (ver Contraindicaciones). A causa de la extensa excreción renal del piroxicam y sus productos de biotransformación, se debe considerar dar dosis más bajas de piroxicam en pacientes con deterioro de la función renal, y someterlos a estrecha vigilancia (ver Contraindicaciones y Propiedades farmacocinéticas). Reacciones cutáneas: hay informes de casos muy raros de reacciones cutáneas graves, algunas mortales, que incluyen dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis tóxica epidérmica, con el uso de AINEs, incluido el piroxicam. Parece que los pacientes tienen mayor riesgo de estos fenómenos al principio del tratamiento; en la mayoría de los casos, el efecto adverso ocurrió en el primer mes de tratamiento. El piroxicam debe suspenderse ante la aparición de exantema, lesiones mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Efectos oftalmológicos: por los informes de hallazgos oculares adversos con los AINEs, se recomienda una evaluación oftalmológica a los pacientes que presenten molestias visuales durante el tratamiento con piroxicam. Generales: cuando se usa para el alivio del dolor e inflamación de la vía respiratoria superior, debe recordarse que los AINEs sólo son un tratamiento sintomático. Cuando se administra a pacientes con estos trastornos, debe considerarse el tratamiento antibiótico adecuado concomitante. Efectos en la capacidad para conducir y usar máquinas: no se ha estudiado el efecto de piroxicam en la capacidad para conducir u operar maquinaria.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: aunque no se observaron efectos teratogénicos en pruebas con animales, no se recomienda el uso de piroxicam durante el embarazo. El piroxicam inhibe la síntesis y liberación de prostaglandinas mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Este efecto, al igual que con otros AINEs, se relaciona con una mayor incidencia de distocia y retraso del parto en animales gestantes, cuando se continuó la administración del fármaco hasta el final del embarazo. También se sabe que los AINEs inducen el cierre prematuro del conducto arterioso en los lactantes. Lactancia: se ha determinado la presencia del piroxicam en la leche materna durante condiciones de dosificación inicial y a largo plazo (52 días). El piroxicam apareció en la leche materna en cerca de 1% a 3% de la concentración plasmática materna. No se presentó acumulación del piroxicam en la leche con respecto a la del plasma durante el tratamiento. No se recomienda el uso de piroxicam en madres lactantes, ya que no se ha establecido la seguridad clínica.
Reacciones secundarias y adversas: En general, piroxicam es bien tolerado. Los síntomas gastrointestinales son los efectos secundarios más frecuentes, pero en la mayoría de los casos no interfieren con el curso terapéutico. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos colaterales gastrointestinales (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Las evaluaciones objetivas de la apariencia de la mucosa gástrica y la pérdida de s

angre intestinal muestran que 20 mg/día de piroxicam administrados en dosis diarias única o divididas es mucho menos irritante para el tubo digestivo que el ácido acetilsalicílico. Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: anemia, anemia aplásica, eosinofilia, anemia hemolítica, leucopenia, trombocitopenia. Trastornos del sistema inmunitario: anafilaxia, enfermedad del suero. Trastornos metabólicos y nutricionales: anorexia, hiperglucemia, hipoglucemia. Trastornos psiquiátricos: depresión, alteraciones del sueño, alucinaciones, insomnio, confusión mental, alteraciones en el estado de ánimo, nerviosismo. Trastornos del sistema nervioso: meningitis aséptica, mareo, cefalea, parestesia, somnolencia, vértigo. Trastornos oculares: visión borrosa, irritación ocular, inflamación ocular. Trastornos del oído y laberinto: alteración auditiva, tinnitus. Trastornos cardiacos: palpitaciones. Trastornos vasculares: vasculitis. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales: broncoespasmo, disnea, epistaxis. Trastornos gastrointestinales: molestia abdominal, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, molestia epigástrica, flatulencia, gastritis, hemorragia gastrointestinal (incluida hematemesis y melena), indigestión, náusea, pancreatitis, perforación, estomatitis, ulceración, vómito (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Trastornos hepatobiliares: hepatitis mortal, ictericia. Aunque estas reacciones son raras, si las pruebas anormales de función hepática persisten o se agravan, si aparecen signos y síntomas consistentes con enfermedad hepática o si hay manifestaciones sistémicas (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), el piroxicam debe suspenderse. Trastornos cutáneos y del tejido subcutáneo: alopecia, angioedema, dermatitis exfoliativa, eritema multiforme, púrpura no trombocitopénica (Henoch-Schönlein), onicolisis, reacciones fotoalérgicas, prurito, exantema, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica (enfermedad de Lyell), urticaria, reacciones con vesículas o ampollas (ver Precauciones generales-Reacciones cutáneas). Trastornos generales y alteraciones en el sitio de administración: edema (sobre todo de los tobillos), reacciones adversas locales (sensaciones ardorosas) o daño tisular (formación de absceso estéril, necrosis de tejido adiposo) en el sitio de inyección, malestar, dolor transitorio con la inyección.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Acido acetilsalicílico: como ocurre con otros AINEs, no se recomienda el uso de piroxicam junto con el ácido acetilsalicílico ni el uso concomitante de dos AINEs porque los datos que se tienen no sirven para demostrar que la combinación produzca mayor mejoría que la alcanzada con el medicamento solo y sí aumenta el potencial de reacciones adversas. Los estudios en seres humanos muestran que la administración concomitante de piroxicam y ácido acetilsalicílico disminuye los niveles plasmáticos de piroxicam a cerca del 80% de los valores normales. Anticoagulantes: hay reportes raros de hemorragia cuando se administró piroxicam a pacientes que recibían anticoagulantes cumarínicos. Los pacientes deben vigilarse de cerca si se administran juntos piroxicam y anticoagulantes orales. El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Este efecto debe tenerse presente cuando se midan los tiempos de sangrado. Antiácidos: la administración concomitante de antiácidos no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam. Antihipertensivos, incluidos diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y antagonistas de la angiotensina II (AIIA): los AINEs disminuyen la eficacia de los diuréticos y otros fármacos antihipertensivos. En pacientes con disfunción renal (p. ej., pacientes deshidratados o ancianos con función renal comprometida), la administración concomitante de un inhibidor de la ECA o un AIIA con un inhibidor de la ciclooxigenasa puede aumentar el deterioro de la función renal; incluso es posible el desarrollo de insuficiencia renal aguda, la cual suele ser reversible. La ocurrencia de estas interacciones debe considerarse en pacientes que toman piroxicam con un diurético, un inhibidor de la ECA o un AIIA. Por lo tanto, la administración concomitante de estos fármacos debe hacerse con cuidado, sobre todo en ancianos. Los pacientes deben hidratarse en forma adecuada y hay que valorar la necesidad de vigilar la función renal cuando se inicia el tratamiento concomitante y luego, en forma periódica. Glucósidos cardiacos (digoxina y digitoxina): los AINEs pueden exacerbar la insuficiencia cardiaca, disminuir la velocidad de filtración glomerular (GFR) y aumentar los niveles plasmáticos de glucósidos. La administración concomitante de digoxina o digitoxina no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam o de ninguno de los fármacos. Cimetidina: los resultados de dos estudios separados indican un ligero aumento en la absorción de piroxicam después de la administración de cimetidina, pero sin cambios significativos en los parámetros de eliminación. La cimetidina aumenta el área bajo la curva (AUC0-120 h) y la Cmáx de piroxicam en cerca de 13% a 15%. Las constantes del índice de eliminación y la vida media no muestran diferencias significativas. Es improbable que el pequeño aumento, pero significativo en la absorción tenga importancia clínica. Colestiramina: está demostrado que la colestiramina disminuye la vida media y aumenta la eliminación del piroxicam oral. Para minimizar esta interacción, es prudente administrar el piroxicam por lo menos 2 horas antes o 6 horas después de la colestiramina. Corticoesteroides: mayor riesgo de ulceración o sangrado gastrointestinal. Ciclosporina: aumento en el riesgo de nefrotoxicidad. Litio y otros agentes que se unen con proteínas: el piroxicam tiene un alto índice de unión con proteínas, por lo que puede esperarse que desplace otros fármacos unidos con proteínas. El médico debe vigilar de cerca a los pacientes para detectar la necesidad de cambiar las dosis cuando se administre piroxicam a personas que reciben fármacos con alta unión a proteínas. Hay informes de que los AINEs, incluido el piroxicam, aumentan los niveles plasmáticos del litio en estado estable. Se recomienda vigilar estos niveles cuando se inicie, ajuste y suspenda el piroxicam. Metotrexato: menor eliminación de metotrexato. Tacrolimus: posible aumento en el riesgo de toxicidad renal cuando se administran un AINE con tacrolimus.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Anticuerpos antinúcleo positivos, elevaciones reversibles del nitrógeno uréico sanguíneo (BUN) y creatinina, descenso de hemoglobina y hematocrito no relacionados con hemorragia gastrointestinal evidente, aumento en los niveles de las transaminasas, pérdida de peso, aumento de peso. Los pacientes bajo tratamiento a largo plazo con AINEs deben monitorear periódicamente su biometría y su perfil químico. FELDENE deberá ser descontinuado en caso de que, un signo clínico y un síntoma relacionado con algún trastorno del hígado o riñón se desarrolle, si ocurre una manifestación sistémica (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), o si las pruebas anormales del hígado persisten o empeoran.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Se han realizado estudios de toxicidad subaguda y crónica en ratas, ratones, perros y monos, con dosis que variaron entre 0,3 mg/kg al día a 25 mg/kg al día. Esta última dosis es casi 90 veces el nivel de dosis recomendado en humanos. La única alteración observada fue la que tiene una relación característica con la toxicología animal de los antiinflamatorios no esteroideos, o sea la necrosis papilar renal y lesiones gastrointestinales. Con respecto a esta última, el mono mostró ser bastante resistente a este efecto y el perro fue inusualmente sensible.
Dosis y vía de administración: Los efectos indeseables pueden minimizarse si se usa la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo para controlar los síntomas. Artritis reumatoide, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante: la dosis inicial recomendada es 20 mg como dosis diaria única. La mayoría de los pacientes se mantiene con 20 mg al día. Un grupo relativamente pequeño de pacientes puede mantenerse con 10 mg al día. Algunos sujetos requieren hasta 30 mg diarios en dosis única o dividida. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos secundarios gastrointestinales (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Gota aguda: el tratamiento debe iniciarse con una dosis única de 40 mg, seguida de 40 mg diario durante los 4 a 6 días siguientes, ya sea como dosis única o en dosis divididas. El piroxicam no está indicado para el tratamiento de la gota a largo plazo. Trastornos músculo-esqueléticos agudos: el tratamiento debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del periodo terapéutico de 7 a 14 días, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dolor postoperatorio y postraumático: la dosis inicial recomendada es 20 mg en dosis diaria única. En casos en los que se desea un inicio de acción más rápido, debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del tratamiento, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dismenorrea: el tratamiento de la dismenorrea primaria se comienza en cuanto aparezcan los primeros síntomas, con una dosis inicial recomendada de 40 mg como dosis diaria única durante los primeros dos días. Después, el tratamiento puede continuarse con una dosis única diaria de 20 mg los siguientes uno a tres días, según sea necesario. Inflamación de la vía respiratoria superior: la dosis usual para el adulto es de 10 o 20 mg por vía oral una vez al día. En casos en los que se desea un efecto de inicio más rápido, el tratamiento debe iniciarse con 40 mg una vez al día los primeros dos días, seguido de 10 o 20 mg al día durante tres a cinco días. Uso en niños: artritis reumatoide juvenil (ARJ): las dosis recomendadas para niños con ARJ se basan en el peso corporal: menos de 15 kg: 5 mg; 16 a 25 kg: 10 mg; 26 a 45 kg: 15 mg; más de 46 kg: 20 mg. El fármaco debe administrarse una vez al día. La tableta dispersable se puede usar para obtener la dosis exacta requerida. Administración: intramuscular. El piroxicam intramuscular es adecuado para el tratamiento inicial de padecimientos agudos o exacerbaciones de padecimientos crónicos. Para el tratamiento de sostén, se aconseja el empleo de las cápsulas o de las tabletas dispersables. La dosis intramuscular del piroxicam es idéntica a la dosificación oral del mismo. La inyección intramuscular del piroxicam se debe aplicar siguiendo una técnica aséptica en un músculo relativamente grande. El lugar preferido es el cuadrante superior externo de la nalga (es decir, el glúteo mayor). Igual que sucede con todas las inyecciones intramusculares, la aspiración es necesaria para evitar la inyección inadvertida del medicamento en un vaso sanguíneo. Administración combinada con otras formulaciones de piroxicam: la dosis diaria total de piroxicam no debe exceder la dosis diaria máxima recomendada que se mencionó antes.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: En caso de sobredosis de piroxicam, está indicado el tratamiento de apoyo y sintomático. Los estudios indican que la administración de carbón activado puede reducir la absorción y reabsorción de piroxicam, lo que disminuye la cantidad total del fármaco activo disponible. Aunque no hay estudios hasta ahora, es probable que la hemodiálisis no sea útil para intensificar la eliminación de piroxicam, ya que el fármaco tiene un alto porcentaje de unión con proteínas.
Presentación(es): Caja con 2 ampolletas de 2 ml (40mg/2ml).
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente, a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo, lactancia, ni en niños menores de 12 años. No se deje al alcance de los niños.
Nombre y domicilio del laboratorio: Pfizer, S.A. de C.V., Km. 63 Carretera México-Toluca, Zona Industrial, C.P. 50140, Toluca, Edo. de México, México. ®Marca registrada.
Número de registro del medicamento: 439M86 SSAIV.
Clave de IPPA: 093300415D0275

FELDENE*

PFIZER

Tabletas dispersables

Denominación genérica: Piroxicam.
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas dispersables. Cada tableta contiene: piroxicam 20 mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: El piroxicam es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) indicado para diversas condiciones que requieren actividad antiinflamatoria y/o analgésica, como artritis reumatoide, artritis reumatoide juvenil, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante, trastornos musculoesqueléticos agudos, gota aguda, dolor postoperatorio o después de un traumatismo agudo, en el tratamiento de la dismenorrea primara en pacientes de 12 años de edad o más y para el alivio de fiebre y dolor relacionados con la inflamación de la vía respiratoria superior.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades farmacodinámicas: el piroxicam es un agente antiinflamatorio no esteroideo que asimismo posee propiedades analgésicas y antipiréticas. El edema, eritema, proliferación tisular, fiebre y dolor pueden inhibirse en animales de laboratorio con la administración de piroxicam. Es efectivo sin importar la causa de la inflamación. Aunque no se comprende del todo su mecanismo de acción, estudios independientes in vitro e in vivo han demostrado que el piroxicam interactúa en varios pasos de las respuestas inmunitaria e inflamatoria mediante: Inhibición de la síntesis de los prostanoides, incluidas las prostaglandinas, mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Inhibición de la agregación de neutrófilos. Inhibición de células polimorfonucleares y migración de monocitos al área de la inflamación. Inhibición de la liberación de enzimas lisosomales de los leucocitos estimulados. Inhibición de la generación del anión superóxido por el neutrófilo. Reducción de la producción del factor reumatoide tanto sistémica como en el líquido sinovial en pacientes con artritis reumatoide seropositiva. Está establecido que el piroxicam no actúa por estimulación del eje hipófisis-suprarrenal. Los estudios in vitro no revelan efectos negativos en el metabolismo del cartílago. En estudios clínicos se mostró que piroxicam es efectivo como analgésico en caso de dolor por varias causas (postraumático, posterior a episiotomía y postoperatorio). El inicio de la analgesia es rápido. En la dismenorrea primaria, el aumento en los niveles de prostaglandinas en el endometrio intensifica la contractilidad uterina, lo que causa isquemia y dolor. Está demostrado que piroxicam, como inhibidor potente de la síntesis de prostaglandina, disminuye la hipercontractilidad uterina y es efectivo en el tratamiento de la dismenorrea primaria. Propiedades farmacocinéticas: absorción y distribución: el piroxicam se absorbe bien después de la administración oral o rectal. Con los alimentos existe un ligero retraso en la velocidad, pero no en la magnitud de la absorción luego de la administración oral. Las concentraciones plasmáticas estables se mantienen durante todo el día con la dosificación de una vez al día. El tratamiento continuo con 20 mg diarios por periodos de un año produce niveles sanguíneos similares a los observados cuando se alcanza por primera vez el estado estable. La concentración plasmática del fármaco es proporcional para las dosis de 10 mg y 20 mg, y casi siempre alcanza el nivel máximo entre tres y cinco horas después de la administración. Una sola dosis de 20 mg casi siempre produce niveles plasmáticos máximos de 1,5 a 2 mcg/ml, mientras que la concentración plasmática máxima después de la ingesta diaria repetida de 20 mg de piroxicam casi siempre se estabiliza en 3 a 8 mcg/mL. La mayoría de los pacientes se aproxima a los niveles plasmáticos del estado estable en 7 a 12 días. El tratamiento con una dosis de impregnación de 40 mg al día durante los primeros dos días, seguido luego de 20 mg diarios permite que un alto porcentaje (cerca de 76%) del nivel del estado estable se logre justo después de la segunda dosis. Los niveles del estado estable, el área bajo las curvas y la vida media de eliminación son similares a los observados después de un régimen con dosis de 20 mg al día. Un estudio comparativo de dosis múltiples de la biodisponibilidad de la forma inyectable versus el de una cápsula oral mostró que después de la administración intramuscular de piroxicam, los niveles plasmáticos son significativamente mayores que los obtenidos después de la ingesta de cápsulas durante los 45 minutos después de la administración el primer día, durante los primeros 30 minutos el segundo día y 15 minutos el séptimo día. Existe bioequivalencia entre las dos formas de administración. Un estudio comparativo con dosis múltiples que evaluó la farmacocinética y biodisponibilidad de piroxicam FDDF comparada con la cápsula mostró que después de la administración una vez al día durante 14 días, los perfiles temporales de concentración plasmática promedio de piroxicam para cápsulas y FDDF casi se sobreponían. No hubo diferencias significativas entre los valores de Cmáx, Cmín, T1/2 o Tmáx promedio en el estado estable. Este estudio concluyó que piroxicam FDDF (forma de dosificación de disolución rápida) es bioequivalente a la cápsula después de la administración una vez al día. Los estudios con dosis únicas demostraron la bioequivalencia también cuando la tableta se toma con o sin agua. Metabolismo y eliminación: el piroxicam se somete a metabolismo extenso y menos del 5% de la dosis diaria se excreta sin cambios en orina y heces. El metabolismo del piroxicam está mediado principalmente por la vía del citocromo P450 CYP 2C9 en el hígado. Una vía metabólica importante es la hidroxilación del anillo piridilo de la cadena lateral de piroxicam, seguida de conjugación con ácido glucurónico y eliminación urinaria. La vida media plasmática se aproxima a 50 horas en el humano. En los pacientes que se sabe o sospecha que son malos metabolizadores de CYP2C9 con base en antecedentes/experiencia con otros sustratos del CYP2C9 se les debe administrar el piroxicam con precaución porque pueden tener niveles plasmáticos anormalmente altos debido a la reducción de su depuración metabólica.
Contraindicaciones: Piroxicam está contraindicado en pacientes con úlcera péptica activa. Pacientes con hipersensibilidad conocida al piroxicam o a cualquiera de los excipientes. Es posible la sensibilidad cruzada con el ácido acetilsalicílico y otros AINEs. El piroxicam no debe administrarse a pacientes en los que el ácido acetilsalicílico y otros AINEs induzcan síntomas de asma, pólipos nasales, angioedema o urticaria. Tratamiento de dolor perioperatorio después de injerto para revascularización coronaria. Pacientes con insuficiencia renal y hepática grave. Pacientes con insuficiencia cardiaca grave.
Precauciones generales: Debe evitarse el uso concomitante del piroxicam con otros AINEs incluidos los inhibidores de la COX-2. Efectos cardiovasculares: los AINEs pueden causar un incremento en el riesgo de eventos trombóticos cardiovasculares graves, infarto al miocardio y eventos vasculares cerebrales, que pueden ser mortales. Este riesgo puede incrementarse con la duración del uso. Los pacientes con enfermedad cardiovascular conocida tienen mayor riesgo. Para minimizar el riesgo potencial de cualquier episodio cardiovascular en pacientes tratados con piroxicam, debe usarse la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo posible. Los médicos y los pacientes deben mantenerse alerta ante el desarrollo de estos eventos, incluso en ausencia de síntomas cardiovasculares previos. Los pacientes deben estar informados sobre los signos y síntomas de toxicidad cardiovascular grave y las medidas que deben tomar en caso de que aparecieran (ver Contraindicaciones). Hipertensión: como con todos los AINEs, piroxicam puede conducir al inicio de hipertensión o agravación de hipertensión pre-existente, cualquiera de las cuales puede contribuir a una mayor incidencia de episodios cardiovasculares. Los AINEs, incluido piroxicam, deben usarse con precaución en pacientes con hipertensión. La presión sanguínea debe vigilarse de cerca durante el inicio del tratamiento con piroxicam y durante todo el curso terapéutico. Retención de líquido y edema: como con otros fármacos que inhiben la síntesis de prostaglandinas, se observan retención de líquido y edema en algunos pacientes que toman AINEs, incluido el piroxicam. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con cuidado en pacientes con función cardiaca comprometida y otros trastornos que predisponen a la retención de líquidos o se agravan por ésta. Los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva o hipertensión preexistentes deben vigilarse de cerca. Efectos gastrointestinales (GI): los AINEs, incluido piroxicam, pueden causar eventos adversos gastrointestinales (GI) graves que incluyen inflamación, sangrado, ulceración y perforación del estómago, intestino delgado o intestino grueso, que pueden ser mortales. Cuando se produce sangrado o ulceración GI en pacientes que reciben piroxicam, debe suspenderse el tratamiento. Los pacientes con mayor riesgo de presentar estos tipos de complicaciones GI con los AINEs son los ancianos, personas con enfermedad cardiovascular, pacientes que usan ácido acetilsalicílico al mismo tiempo y personas con enfermedad gastrointestinal, previa o activa, como úlceras, sangrado GI o trastornos inflamatorios. Por lo tanto, el piroxicam debe usarse con precaución en estos pacientes (ver Contraindicaciones). Efectos renales: en algunos casos raros, los AINEs pueden causar nefritis intersticial, glomerulitis, necrosis papilar y síndrome nefrótico. Los AINEs inhiben la síntesis renal de prostaglandinas, las cuales ayudan a mantener la perfusión renal en personas con descenso del flujo sanguíneo renal y el volumen sanguíneo. En estos pacientes, la administración de un AINE puede desencadenar la descompensación renal manifiesta, que suele ir seguida de recuperación hasta el estado previo al tratamiento cuando se suspende la administración de un AINE. Los pacientes con mayor riesgo de esta reacción son aquellos con insuficiencia cardiaca congestiva, cirrosis hepática, síndrome nefrótico o enfermedad renal manifiesta. Estos pacientes deben vigilarse con cuidado cuando reciben un AINE. Hay que tener precaución cuando se inicia el tratamiento con piroxicam en pacientes con deshidratación grave. También se recomienda cautela en personas con enfermedad renal (ver Contraindicaciones). A causa de la extensa excreción renal del piroxicam y sus productos de biotransformación, se debe considerar dar dosis más bajas de piroxicam en pacientes con deterioro de la función renal, y someterlos a estrecha vigilancia (ver Contraindicaciones y Propiedades farmacocinéticas). Reacciones cutáneas: hay informes de casos muy raros de reacciones cutáneas graves, algunas mortales, que incluyen dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis tóxica epidérmica, con el uso de AINEs, incluido el piroxicam. Parece que los pacientes tienen mayor riesgo de estos fenómenos al principio del tratamiento, en la mayoría de los casos, el efecto adverso ocurrió en el primer mes de tratamiento. El piroxicam debe suspenderse ante la aparición de exantema, lesiones mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Efectos oftalmológicos: por los informes de hallazgos oculares adversos con los AINEs, se recomienda una evaluación oftalmológica a los pacientes que presenten molestias visuales durante el tratamiento con piroxicam. Generales: cuando se usa para el alivio del dolor e inflamación de la vía respiratoria superior, debe recordarse que los AINEs sólo son un tratamiento sintomático. Cuando se administra a pacientes con estos trastornos, debe considerarse el tratamiento antibiótico adecuado concomitante. Efectos en la capacidad para conducir y usar máquinas: no se ha estudiado el efecto de piroxicam en la capacidad para conducir u operar maquinaria.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: aunque no se observaron efectos teratogénicos en pruebas con animales, no se recomienda el uso de piroxicam durante el embarazo. El piroxicam inhibe la síntesis y liberación de prostaglandinas mediante la inhibición reversible de la enzima ciclooxigenasa. Este efecto, al igual que con otros AINEs, se relaciona con una mayor incidencia de distocia y retraso del parto en animales gestantes, cuando se continuó la administración del fármaco hasta el final del embarazo. También se sabe que los AINEs inducen el cierre prematuro del conducto arterioso en los lactantes. Lactancia: se ha determinado la presencia del piroxicam en la leche materna durante condiciones de dosificación inicial y a largo plazo (52 días). El piroxicam apareció en la leche materna en cerca de 1% a 3% de la concentración plasmática materna. No se presentó acumulación del piroxicam en la leche con respecto a la del plasma durante el tratamiento. No se recomienda el uso de piroxicam en madres lactantes, ya que no se ha establecido la seguridad clínica.
Reacciones secundarias y adversas: En general, piroxicam es bien tolerado. Los síntomas gastrointestinales son los efectos secundarios más frecuentes, pero en la mayoría de los casos no interfieren con el curso terapéutico. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos colaterales gastrointestinales (ver Precauciones generales - Efectos gastrointestinales (GI)). Las evaluaciones objetivas de la apariencia de la mucosa gástrica y la pérdida de sangre intestinal muestran que 20 mg/día de piroxicam administrados en dosis diarias única o divididas es mucho menos irritante para el tubo digestivo que el ácido acetilsalicílico. Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: anemia, anemia aplásica, eosinofilia, anemia hemolítica, leucopenia, trombocitopenia. Trastornos del sistema inmunitario: anafilaxia, enfermedad del suero. Trastornos metabólicos y nutricionales: anorexia, hiperglucemia, hipoglucemia. Trastornos psiquiátricos: depresión, alteraciones del sueño, alucinaciones, insomnio, confusión mental, alteraciones en el estado de ánimo, nerviosismo. Trastornos del sistema nervioso: meningitis aséptica, mareo, cefalea, parestesia, somnolencia, vértigo. Trastornos oculares: visión borrosa, irritación ocular, inflamación ocular. Trastornos del oído y laberinto: alteración auditiva, tinnitus. Trastornos cardiacos: palpitaciones. Trastornos vasculares: vasculitis. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales: broncoespasmo, disnea, epistaxis. Trastornos gastrointestinales: molestia abdominal, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, molestia epigástrica, flatulencia, gastritis, hemorragia gastrointestinal (incluida hematemesis y melena), indigestión, náusea, pancreatitis, perforación, estomatitis, ulceración, vómito (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Trastornos hepatobiliares: hepatitis mortal, ictericia. Aunque estas reacciones son raras, si las pruebas anormales de función hepática persisten o se agravan, si aparecen signos y síntomas consistentes con enfermedad hepática o si hay manifestaciones sistémicas (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), el piroxicam debe suspenderse. Trastornos cutáneos y del tejido subcutáneo: alopecia, angioedema, dermatitis exfoliativa, eritema multiforme, púrpura no trombocitopénica (Henoch-Schönlein), onicolisis, reacciones fotoalérgicas, prurito, exantema, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica (enfermedad de Lyell), urticaria, reacciones con vesículas o ampollas (ver Precauciones generales-Reacciones cutáneas).
Interacciones medicamentosas y de otro género: Acido acetilsalicílico: como ocurre con otros AINEs, no se recomienda el uso de piroxicam junto con el ácido acetilsalicílico ni el uso concomitante de dos AINEs, porque los datos que se tienen no sirven para demostrar que la combinación produzca mayor mejoría que la alcanzada con el medicamento solo y sí aumenta el potencial de reacciones adversas. Los estudios en seres humanos muestran que la administración concomitante de piroxicam y ácido acetilsalicílico disminuye los niveles plasmáticos de piroxicam a cerca del 80% de los valores normales. Anticoagulantes: hay reportes raros de hemorragia cuando se administró piroxicam a pacientes que recibían anticoagulantes cumarínicos. Los pacientes deben vigilarse de cerca si se administran juntos piroxicam y anticoagulantes orales. El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolonga el tiempo de sangrado. Este efecto debe tenerse presente cuando se midan los tiempos de sangrado. Antiácidos: la administración concomitante de antiácidos no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam. Antihipertensivos, incluidos diuréticos, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y antagonistas de la angiotensina II (AIIA): los AINEs disminuyen la eficacia de los diuréticos y otros fármacos antihipertensivos. En pacientes con disfunción renal (p. ej., pacientes deshidratados o ancianos con función renal comprometida), la administración concomitante de un inhibidor de la ECA o un AIIA con un inhibidor de la ciclooxigenasa puede aumentar el deterioro de la función renal; incluso es posible el desarrollo de insuficiencia renal aguda, la cual suele ser reversible. La ocurrencia de estas interacciones debe considerarse en pacientes que toman piroxicam con un diurético, un inhibidor de la ECA o un AIIA. Por lo tanto, la administración concomitante de estos fármacos debe hacerse con cuidado, sobre todo en ancianos. Los pacientes deben hidratarse en forma adecuada y hay que valorar la necesidad de vigilar la función renal cuando se inicia el tratamiento concomitante y luego, en forma periódica. Glucósidos cardiacos (digoxina y digitoxina): los AINEs pueden exacerbar la insuficiencia cardiaca, disminuir la velocidad de filtración glomerular (GFR) y aumentar los niveles plasmáticos de glucósidos. La administración concomitante de digoxina o digitoxina no tiene efecto en los niveles plasmáticos de piroxicam o de ninguno de los fármacos. Cimetidina: los resultados de dos estudios separados indican un ligero aumento en la absorción de piroxicam después de la administración de cimetidina, pero sin cambios significativos en los parámetros de eliminación. La cimetidina aumenta el área bajo la curva (AUC0-120 h) y la Cmax de piroxicam en cerca de 13% a 15%. Las constantes del índice de eliminación y la vida media no muestran diferencias significativas. Es improbable que el pequeño aumento, pero significativo, en la absorción tenga importancia clínica. Colestiramina: está demostrado que la colestiramina disminuye la vida media y aumenta la eliminación del piroxicam oral. Para minimizar esta interacción, es prudente administrar el piroxicam por lo menos 2 horas antes o 6 horas después de la colestiramina. Corticoesteroides: mayor riesgo de ulceración o sangrado gastrointestinal. Ciclosporina: aumento en el riesgo de nefrotoxicidad. Litio y otros agentes que se unen con proteínas: el piroxicam tiene un alto índice de unión con proteínas, por lo que puede esperarse que desplace otros fármacos unidos con proteínas. El médico debe vigilar de cerca de los pacientes para detectar la necesidad de cambiar las dosis cuando se administre piroxicam a personas que reciben fármacos con alta unión a proteínas. Hay informes de que los AINEs, incluido el piroxicam, aumentan los niveles plasmáticos del litio en estado estable. Se recomienda vigilar estos niveles cuando se inicie, ajuste y suspenda el piroxicam. Metotrexato: menor eliminación de metotrexato. Tacrolimus: posible aumento en el riesgo de toxicidad renal cuando se administran un AINE con tacrolimus.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: El piroxicam, como otros AINEs, disminuye la agregación plaquetaria y prolongan el tiempo de sangrado. Anticuerpos antinúcleo positivos, elevaciones reversibles del nitrógeno ureico sanguíneo (BUN) y creatinina, descenso de hemoglobina y hematocrito no relacionados con hemorragia gastrointestinal evidente, aumento en los niveles de las transaminasas, pérdida de peso, aumento de peso. Los pacientes bajo tratamiento a largo plazo con AINEs deben monitorear periódicamente su biometría y su perfil químico. FELDENE® deberá ser descontinuado en caso de que, un signo clínico y un síntoma relacionado con algún trastorno del hígado o riñón se desarrolle, si ocurre una manifestación sistémica (p. ej. eosinofilia, exantema, etc.), o si las pruebas anormales del hígado persisten o empeoran.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Se han realizado estudios de toxicidad subaguda y crónica en ratas, ratones, perros y monos, con dosis que variaron entre 0,3 mg/kg al día a 25 mg/kg al día. Esta última dosis es casi 90 veces el nivel de dosis recomendado en humanos. La única alteración observada fue la que tiene una relación característica con la toxicología animal de los antiinflamatorios no esteroideos, o sea la necrosis papilar renal y lesiones gastrointestinales. Con respecto a esta última, el mono mostró ser bastante resistente a este efecto y el perro fue inusualmente sensible.
Dosis y vía de administración: Los efectos indeseables pueden minimizarse si se usa la dosis efectiva mínima durante el menor tiempo para controlar los síntomas. Artritis reumatoide, osteoartritis (artrosis, enfermedad articular degenerativa), espondilitis anquilosante: la dosis inicial recomendada es 20 mg como dosis diaria única. La mayoría de los pacientes se mantiene con 20 mg al día. Un grupo relativamente pequeño de pacientes puede mantenerse con 10 mg al día. Algunos sujetos requieren hasta 30 mg diarios en dosis única o dividida. La administración a largo plazo de dosis de 30 mg o más conlleva un mayor riesgo de efectos secundarios gastrointestinales (ver Precauciones generales-Efectos gastrointestinales (GI)). Gota aguda: el tratamiento debe iniciarse con una dosis única de 40 mg, seguida de 40 mg diario durante los 4 a 6 días siguientes, ya sea como dosis única o en dosis divididas. El piroxicam no está indicado para el tratamiento de la gota a largo plazo. Trastornos musculoesqueléticos agudos: el tratamiento debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del periodo terapéutico de 7 a 14 días, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dolor postoperatorio y postraumático: la dosis inicial recomendada es 20 mg en dosis diaria única. En casos en los que se desea un inicio de acción más rápido, debe iniciarse con 40 mg al día durante los primeros dos días, ya sea en dosis única o en dosis divididas. Durante el resto del tratamiento, la dosis debe reducirse a 20 mg diarios. Dismenorrea: el tratamiento de la dismenorrea primaria se comienza en cuanto aparezcan los primeros síntomas, con una dosis inicial recomendada de 40 mg como dosis diaria única durante los primeros dos días. Después, el tratamiento puede continuarse con una dosis única diaria de 20 mg los siguientes uno a tres días, según sea necesario. Inflamación de la vía respiratoria superior: la dosis usual para el adulto es de 10 ó 20 mg por vía oral una vez al día. En casos en los que se desea un efecto de inicio más rápido, el tratamiento debe iniciarse con 40 mg una vez al día los primeros dos días, seguido de 10 ó 20 mg al día durante tres a cinco días. Uso en niños: artritis reumatoide juvenil (ARJ): las dosis recomendadas para niños con ARJ se basan en el peso corporal: menos de 15 kg: 5 mg; 16 a 25 kg: 10 mg; 26 a 45 kg: 15 mg; más de 46 kg, 20 mg. El fármaco debe tomarse una vez al día. La tableta dispersable se puede usar para obtener la dosis exacta requerida. Administración: las tabletas dispersables de piroxicam se pueden tragar completas con líquido, o se pueden dispersar en un mínimo de 50 mL de agua y luego tomarlas. Administración combinada con otras formulaciones de piroxicam: la dosis diaria total de piroxicam no debe exceder la dosis diaria máxima recomendada que se mencionó antes.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: En caso de sobredosis de piroxicam, está indicado el tratamiento de apoyo y sintomático. Los estudios indican que la administración de carbón activado puede reducir la absorción y reabsorción de piroxicam, lo que disminuye la cantidad total del fármaco activo disponible. Aunque no hay estudios hasta ahora, es probable que la hemodiálisis no sea útil para intensificar la eliminación de piroxicam, ya que el fármaco tiene un alto porcentaje de unión con proteínas.
Presentación(es): Caja con 20 tabletas con 20 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente, a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se use en el embarazo, lactancia, ni en niños menores de 12 años. No se deje al alcance de los niños.
Nombre y domicilio del laboratorio: Pfizer S.A. de C.V., Km. 63 Carretera México-Toluca, Zona Industrial, C.P. 50140, Toluca, Edo. de México, México. ®Marca registrada
Número de registro del medicamento: 047M86 SSAIV.
Clave de IPPA: 093300415D0281