PIXIRIV

PISA

Denominación genérica: Moxifloxacino.
Forma farmacéutica y formulación: Solución Inyectable. Cada 100 ml de solución contienen: Clorhidrato de moxifloxacino equivalente a 160 mg de moxifloxacino. Vehículo cbp 100 ml.
Indicaciones terapéuticas: El clorhidrato de moxifloxacino es un antibacteriano fluoroquinolónico que se utiliza en el tratamiento de las siguientes infecciones ocasionadas por gérmenes sensibles: Neumonía adquirida en la comunidad. Infecciones complicadas de la piel y tejidos blandos. Infecciones intraabdominales complicadas.
Farmacocinética y farmacodinamia: Absorción: Moxifloxacino se absorbe fácilmente en el tubo digestivo con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente un 90%. La farmacocinética es lineal en el rango de 50-1.200 mg en dosis única y hasta 600 mg una vez al día, durante 10 días. El estado de equilibrio se alcanza en 3 días. Después de una dosis de 400 mg vía oral, las concentraciones pico de 3.1 mg/L se alcanzan entre 0.5 y 4 horas después de su administración. Las concentraciones plasmáticas pico y valle en estado estable (400 mg una vez al día) son de 3.2 y 0.6 mg/L, respectivamente. La administración concomitante con los alimentos retrasa en 2 horas el tiempo necesario para alcanzar las concentraciones máximas y estas se reducen en un 16%. El grado de absorción se mantiene inalterado. Este efecto no es relevante clínicamente, pues el cociente ABC/CIM es más predictivo de la eficacia antimicrobiana. Por tanto moxifloxacino se puede administrar independientemente de los alimentos. Después de la infusión intravenosa única de 400 mg en 1 hora, se alcanzaron concentraciones plasmáticas máximas de 4.1 mg/L al final de la infusión, lo que corresponde a un incremento promedio de aproximadamente 26% con respecto a la administración vía oral. La exposición al fármaco en términos del ABC, a un valor de aproximadamente 39 mgh/L, es solo ligeramente mayor en comparación con la exposición después de la administración vía oral (35 mgh/L), de acuerdo con la biodisponibilidad absoluta de aproximadamente 90%. Después de la administración intravenosa múltiple (infusión en 1 hora), las concentraciones plasmáticas máximas y mínimas en estado de equilibrio (400 mg una vez al día) oscilaron entre 4.1 y 5.9 mg/L y 0.43 y 0.84 mg/L, respectivamente. En estado de equilibrio, la exposición al fármaco durante el intervalo posológico es aproximadamente 30% mayor que después de la primera dosis. En los pacientes se observaron concentraciones en estado de equilibrio medias de 4.4 mg/L al final de una infusión de 1 hora. Distribución: Se distribuye ampliamente en los tejidos corporales, la unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente del 45% y es independiente de la concentración del fármaco. El volumen de distribución de moxifloxacino varia de 1.7 L/kg a 2.7 L/kg. Metabolismo: Moxifloxacino se metaboliza en el hígado (52%) vía glucorónido y sulfato conjugación (14% y 38% de la dosis respectivamente). La vía del citocromo P450 no parece estar involucrada en el metabolismo del moxifloxacino. Metabolitos. Sulfato conjugado (inactivo): Aproximadamente 38% de la dosis se convierte a sulfato conjugado (inactivo) que es eliminado principalmente en las heces. Las concentraciones plasmáticas pico del sulfato conjugado son generalmente menores al 10% de las del moxifloxacino. Glucorónido conjugado (inactivo): Aproximadamente 14% de la dosis se convierte a glucorónido conjugado (inactivo) que es eliminado exclusivamente en la orina. Las concentraciones plasmáticas pico del glucorónido conjugado son aproximadamente 40% de las del moxifloxacino. Excreción: La media de la depuración renal de moxifloxacino es de 2.6 ± 0.5 L/hora. Aproximadamente el 20% de la dosis oral o intravenosa de moxifloxacino es excretada sin cambios en la orina, principalmente como glucorónido conjugado (M2). Aproximadamente el 25% de la dosis oral o intravenosa de moxifloxacino es excretada sin cambios en las heces, principalmente como sulfato conjugado (M1). La depuración corporal total de moxifloxacino es de 12 ± 2 L/hora. Vida Media de Eliminación: Vía intravenosa; 14.8 ± 2.2 horas (hombres jóvenes sanos); 10.1 ± 1.6 horas (hombres y mujeres ancianos sanos). Vía oral; 12.7 ± 1.9 horas (jóvenes sanos y ancianos masculinos y femeninos). Se ha reportado una tendencia hacia la prolongación de la vida media con la administración diaria repetida. Insuficiencia Renal: La farmacocinética de moxifloxacino no cambia significativamente en presencia de insuficiencia renal (incluyendo depuración de creatinina menor a 30 ml/min/1.73 m2). Por lo que no se requiere ajuste de la dosis, aun en aquellos pacientes con diálisis crónica; hemodiálisis o diálisis peritoneal continua ambulatoria. Insuficiencia Hepática: Las concentraciones plasmáticas en pacientes con insuficiencia hepática (Child-Pugh A, B, o C) no muestran diferencias clínicamente relevantes en comparación con sujetos sanos o con función hepática normal, respectivamente. Mecanismo de Acción. Al igual que otras fluoroquinolonas moxifloxacino inhibe las enzimas topoisomerasa IV y girasa del ADN bacteriano necesarias para la replicación, transcripción, reparación y recombinación del ADN. Tiene actividad contra una amplia gama de microorganismos Grampositivos y Gramnegativos aeróbicos. Espectro de Actividad. Moxifloxacino es una fluoroquinolona con un amplio espectro de actividad antimicrobiana, incluyendo organismos Grampositivos y Gramnegativos, especies de Chlamydia, anaerobios y Mycobacterium tuberculosis. La actividad de moxifloxacino contra patógenos Grampositivos es mejor en relación con las fluoroquinolonas convencionales. Moxifloxacino ha mostrado ser eficaz en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio causadas por Streptococcus pneumoniae (incluyendo cepas resistentes a la penicilina), Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus, Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae, y Moraxella catarrhalis. Moxifloxacino ha mostrado actividad en numerosos modelos de infección en animales, incluyendo Micobacterium Tuberculosis (modelo murino), infección pulmonar neumocócica, y meningitis neumocócica. El efecto post-antibiótico prolongado se ha reportado en algunos estudios. La actividad in vitro de moxifloxacino es similar a la de trovafloxacino. En comparación con ciprofloxacino, moxifloxacino es más activo contra organismos Grampositivos y anaerobios, pero menos activo contra Enterobacteriaceae y especies de Pseudomonas. Concentración Mínima Inhibitoria. La mayoría de patógenos Grampositivos, incluyendo pneumococcus, son inhibidos in vitro por concentraciones de 0.5 mcg/mL o menos. Basados en datos farmacocinéticos, este nivel debe ser alcanzable con una dosis diaria de 400 mg. In vitro la concentración mínima requerida para inhibir el 90% de las cepas (MIC-90) de estafilococos y estreptococos son generalmente menos de 0.5 mcg/mL, aunque algunos estafilococos resistentes a la meticilina requieren hasta 4 mcg/mL. La MIC-90 contra Streptococcus pneumoniae (pneumococcus) susceptible o resistentes a la penicilina es de 0.125 a 0.25 mcg/mL. Los enterococos y Mycobacterium tuberculosis son generalmente inhibidos por 0.5 a 4 mcg/mL y 0.5 mcg/mL, respectivamente. Se ha observado moderada actividad contra Enterobacteriaceae, con valores de MIC-90 de 0.25 a más de 2 mcg/mL. Pseudomonas aeruginosa es relativamente resistente (MIC-90, 8 a 32 mcg/mL), mientras que Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis, especies de Mycoplasma, y especies de Legionella son usualmente inhibidas por 0.1 mcg/mL o menos. Chlamydia pneumoniae es sensible a moxifloxacino (MIC-90, 1 mcg/mL). La mayoría de los anaerobios son inhibidos por 2 mcg/mL o menos (MIC-90), y la actividad ha sido bien comparada con metronidazol. Las concentraciones mínimas inhibitorias para las bacterias anaerobias tales como Bacteroides fragilis, Bacteroides thetaiotaomicron, Eubacterium lentum son 0.12 a 0.5 mcg/mL, 1 a 4 mcg/mL y 0.12 a 0.5 mcg/mL, respectivamente. Patrones de Resistencia. Los mecanismos de resistencia que inactivan penicilinas, cefalosporinas, aminoglucósidos, macrólidos y tetraciclinas, no interfieren en la actividad antibacteriana de moxifloxacino. No hay resistencia cruzada entre moxifloxacino y estos agentes. Hasta la fecha, no se ha observado resistencia mediada por plásmidos. Existe evidencia in vitro de que la resistencia a moxifloxacino en bacterias Grampositivas se produce más lentamente y es menos frecuente en comparación con otras fluoroquinolonas, incluyendo trovafloxacino y grepafloxacino. Se ha observado resistencia cruzada entre quinolonas; sin embargo, algunos microorganismos Grampositivos y anaerobios resistentes a otras quinolonas, son sensibles a moxifloxacino.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a moxifloxacino o a cualquier antibiótico de la familia de las quinolonas. No se use durante el embarazo o lactancia, ni en menores de 18 años de edad.
Precauciones generales: A veces las reacciones alérgicas y de hipersensibilidad ocurren después de la administración de la primera dosis, se debe informar al médico de inmediato. En raras ocasiones, las reacciones anafilácticas pueden evolucionar hasta el estado de choque potencialmente mortal, en algunos casos después de la administración de la primera dosis. En estos casos se debe interrumpir de inmediato el tratamiento con moxifloxacino, e instituir el tratamiento de soporte medico que se requiera (Ejemplo, tratamiento del estado de choque). Se ha demostrado que moxifloxacino prolonga el intervalo QT del electrocardiograma en algunos pacientes. Las mujeres tienden a tener un intervalo QT basal más largo que los hombres, por lo cual, las mujeres pueden ser más sensibles a los medicamentos que prolongan el intervalo QT. Los pacientes de edad avanzada también pueden ser más sensibles a los efectos asociados al fármaco en el intervalo QT. La magnitud de la prolongación del intervalo QT puede aumentar con concentraciones crecientes del fármaco, por tanto, no debe superarse la dosis recomendada ni la velocidad de la infusión (400 mg en 60 minutos). La prolongación del intervalo QT puede ocasionar un riesgo aumentado de arritmias ventriculares, incluyendo taquicardia helicoidal. Debe evitarse el tratamiento con moxifloxacino en los siguientes pacientes: Pacientes con prolongación conocida del intervalo QT, Pacientes con hipocalemia no corregida, Pacientes bajo tratamiento con antiarritmicos clase IA (ejemplo, quinidina, procainamida) o clase III (ejemplo, amiodarona, sotalol). Moxifloxacino debe utilizarse con precaución, pues no debe excluirse un efecto aditivo de moxifloxacino en el intervalo QT para las condiciones siguientes: Pacientes tratados concomitantemente con fármacos que prolongan el intervalo QT como cisaprida, eritromicina, antipsicóticos y antidepresivos triciclicos, Pacientes con trastornos proarrítmicos activos, como bradicardia clínicamente significativa, isquemia miocárdica aguda, Pacientes con cirrosis hepática, pues no debe excluirse la prolongación del intervalo QT preexistente, Mujeres y pacientes de edad avanzada, quienes pueden ser más sensibles a fármacos que prolongan el intervalo QT. Se han comunicado casos de hepatitis fulminante que pueden ocasionar insuficiencia hepática (incluyendo casos mortales). Se debe aconsejar a los pacientes que reporten a su médico de inmediato cualquier síntoma relacionado con insuficiencia hepática. Se han notificado casos de reacciones cutáneas ampulosas como el síndrome de Stevens-Johnson o la necrólisis epidérmica tóxica. Se debe aconsejar a los pacientes que reporten a su médico de inmediato cualquier reacción cutánea o en mucosas que ocurra. Las quinolonas pueden provocar crisis convulsivas, por lo que moxifloxacino debe utilizarse con precaución en pacientes con trastornos del Sistema Nervioso Central que predispongan a la ocurrencia de crisis convulsivas o a la disminución del umbral convulsivo. Se ha reportado colitis asociada al uso de antimicrobianos de amplio espectro; por lo cual, es importante considerar este diagnóstico en pacientes que desarrollen diarrea severa durante o después del uso de antibióticos. En esta situación clínica se deben establecer inmediatamente medidas terapéuticas adecuadas. Los fármacos que inhiben el peristaltismo están contraindicados en los pacientes que presenten diarrea severa. En pacientes con miastenia gravis, se puede exacerbar la debilidad muscular; se ha reportado la necesidad de soporte ventilatorio y muertes; evite su uso en pacientes con antecedentes conocidos. Puede ocurrir tendinitis y ruptura de tendón durante el tratamiento o después de haberlo terminado; el riesgo aumenta en mayores de 60 años de edad, terapia concomitante con esteroides, trasplantados (riñón, corazón o pulmón), actividad física intensa, insuficiencia renal, alteraciones previas en los tendones (ejemplo: artritis reumatoide); discontinué su uso en caso de sospecha y ponga en reposo la extremidad afectada. Las quinolonas pueden provocar fotosensibilidad. No existe evidencia clínica de que moxifloxacino provoque reacciones de fotosensibilidad. No obstante se debe advertir a los pacientes que se encuentren en tratamiento con quinolonas, el evitar la exposición prolongada a radiación ultravioleta o a la luz solar. En pacientes con enfermedad inflamatoria pélvica complicada (Ejemplo, asociada con la tuba ovárica, o con un absceso pélvico), se considera necesario otorgar tratamiento intravenoso, no se recomienda el tratamiento vía oral. En pacientes en quienes por motivos médicos la ingesta o la administración de sodio pueda resultar problemática (pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva, falla renal, síndrome nefrótico, etc.) deberá tenerse en consideración la carga adicional de sodio que conlleva la administración de moxifloxacino I.V. La solución para infusión (250 ml) contiene 34 mmol de sodio. Las fluoroquinolonas, incluyendo moxifloxacino, pueden ocasionar alteraciones en la capacidad del paciente para conducir vehículos u operar maquinaria.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo. No se ha establecido la seguridad del uso de moxifloxacino en mujeres embarazadas. En algunos niños que han recibido quinolonas se han descrito daños articulares, sin embargo, este efecto no se ha reportado en fetos expuestos a quinolonas. Estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva. El riesgo potencial para humanos es desconocido. Por lo ya señalado el uso de moxifloxacino está contraindicado durante el embarazo. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los EEUU clasifica al Moxifloxacino como Categoría C durante los tres trimestres. Categoría C: Los estudios en animales han revelado efectos adversos en el feto (teratógenos, embriotóxicos u otros) y no existen estudios controlados en mujeres o los estudios en mujeres y animales no están disponibles. Los fármacos deben ser administrados solo si los beneficios potenciales justifican los riesgos potenciales para el feto. Manejo Clínico: No hay suficiente experiencia clínica con moxifloxacino durante el embarazo para confirmar su seguridad en esa población de pacientes. Los antibióticos tipo quinolona no se recomiendan para su uso general durante el embarazo debido a la posibilidad de efectos teratogénicos como lo sugieren estudios en animales. En general las penicilinas y cefalosporinas se consideran más seguras para el tratamiento de infecciones susceptibles en pacientes embarazadas. Debido a que no existen estudios adecuados o bien controlados en mujeres embarazadas, moxifloxacino debe utilizarse durante el embarazo solo si los beneficios potenciales justifican el riesgo potencial para el feto. Moxifloxacino cruzo la barrera placentaria en 1 estudio, aunque los efectos fetales no fueron determinados. Lactancia. Al igual que otras quinolonas, moxifloxacino ha mostrado estar relacionado a lesiones en el cartílago de las articulaciones que soportan peso en animales inmaduros. El riesgo infantil no puede ser descartado. La evidencia disponible y/o el consenso de expertos no son concluyentes o son inadecuados para determinar el riesgo infantil cuando se utiliza durante la lactancia. Manejo Clínico: Moxifloxacino ha sido detectado en la leche de ratas lactantes, pero se desconoce si moxifloxacino se excreta en la leche materna humana. Debido a que el riesgo infantil no puede ser descartado cuando se utiliza moxifloxacino en madres lactando, se debe decidir, suspender el medicamento o suspender la lactancia, teniendo en consideración la importancia del medicamento para la madre.
Reacciones secundarias y adversas: Los efectos adversos graves reportados con el uso de moxifloxacino son los siguientes: Insuficiencia renal aguda, Agranulocitosis, Reacción anafiláctica, Anemia aplasica, Alveolitis alérgica extrínseca, Anemia hemolítica, Necrosis hepática, Hepatitis, Reacción de hipersensibilidad inmune, Insuficiencia hepática, Exacerbación de la miastenia gravis, Pancitopenia, Prolongación del intervalo QT, Desprendimiento de retina, Ruptura de tendón, Convulsiones, Enfermedad del suero debida al medicamento, Síndrome de Stevens-Johnson, Tendinitis, Trombocitopenia, Torsades de pointes, Necrolisis epidérmica toxica. Efectos Cardiovasculares: Prolongación del intervalo QT en pacientes con hipocalemia: incidencia 1% a menos del 10%, Prolongación del intervalo QT: incidencia 0.1% a menos del 2%, Palpitaciones: incidencia 0.1% a menos del 2%, Arritmia cardíaca: incidencia 0.1% a menos del 2%, Taquiarritmia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Vasodilatación: incidencia 0.1% a menos del 2%, Síncope: incidencia 0.01% a menos de 0.1%, Hipertensión: incidencia: 0.01% a menos de 0.1%, Hipotensión: incidencia 0.01% a menos de 0.1%, Vasculitis: Incidencia rara, Torsades de pointes. Efectos Endocrino - Metabólicos: Dislipidemia: incidencia 0.1% a menos del 1%, Hiperglucemia: incidencia 0.01% a menos del 0.1%, Hiperuricemia: incidencia 0.01% a menos del 0.1%. Efectos Dermatológicos: Erupción cutánea: incidencia 0.1% a menos del 2%, Síndrome de Stevens-Johnson: incidencia rara, Necrólisis epidérmica tóxica: incidencia rara. Efectos Gastrointestinales: Dolor abdominal: incidencia 0.1% a menos del 2%, Diarrea: incidencia 5%, Indigestión: incidencia 0.1% a menos del 2%, Náuseas: incidencia 6%, Alteraciones del sentido del gusto: incidencia 0.1% a menos del 2%, Vómitos: incidencia 0.1% a menos del 2%. Efectos Hematológicos: Agranulocitosis: incidencia rara, Anemia aplásica: incidencia rara, Conteo de eosinófilos elevado: incidencia 0.1% a menos del 2%, Hemólisis: los pacientes con deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) que reciben tratamiento con fluoroquinolonas pueden estar en riesgo de sufrir hemólisis, Anemia Hemolítica: incidencia rara, Leucopenia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Pancitopenia: incidencia rara, Aumento del tiempo de Protrombina: incidencia 0.1% a menos del 2%, Trombocitopenia: incidencia menos del 0.1%, Púrpura trombocitopénica: incidencia rara, Trombocitosis: incidencia 0.1% a menos del 2%. Efectos Hepáticos: Necrosis Hepática: incidencia rara, Hepatitis: incidencia rara, Aumento de los niveles de bilirrubina: incidencia 0.1% a menos del 2%, Aumento de los niveles de aminotransferasa hepática: incidencia 0.1% a menos del 2%, Ictericia: incidencia menos del 0.1%, Enzimas hepáticas anormales: incidencia 0.1% a menos del 2%, Insuficiencia hepática: incidencia rara. Efectos Inmunológicos: Reacción anafiláctica: las reacciones anafilácticas se han reportado en pacientes que reciben quinolonas, incluyendo clorhidrato de moxifloxacino. Los efectos adversos graves incluyen colapso cardiovascular, pérdida de conciencia, hormigueo, edema faríngeo o facial, disnea, urticaria y prurito. Descontinué el clorhidrato de moxifloxacino si el paciente presenta una erupción cutánea o cualquier otro signo de hipersensibilidad e instituya las medidas de soporte apropiadas para las reacciones anafilácticas graves (ejemplo: epinefrina, oxigeno, esteroides intravenosos, intubación), Reacción de hipersensibilidad inmune: incidencia 0.1% a menos del 2%. Efectos Musculoesqueléticos: Artralgia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Mialgia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Tendinitis: existe un riesgo aumentado de ruptura de tendón o tendinitis con las fluoroquinolonas, incluyendo moxifloxacino, en todas las edades. Exacerbación de la Miastenia gravis: La exposición sistémica a fluoroquinolonas se ha asociado con la exacerbación aguda, ocasionalmente grave y fatal de la miastenia gravis. La discontinuación del fármaco o la disminución de la dosis, y la apropiada intervención conduce a la mejoría de los síntomas en la mayoría de los pacientes. Evite la administración de moxifloxacino a pacientes con antecedentes de miastenia gravis. Ruptura de tendón: Existe un riesgo aumentado de ruptura de tendón y tendinitis con las fluoroquinolonas, incluyendo moxifloxacino, en todas las edades. Se han reportado rupturas de tendón y tendinitis en el tendón de Aquiles (más frecuentemente), el manguito rotador, la mano, el bíceps, el pulgar y tendones de otros sitios. La ruptura del tendón de Aquiles puede requerir de cirugía. El riesgo de tendinitis o ruptura de tendón asociado a fluoroquinolonas aumenta con la edad mayor a 60 años, uso concomitante de esteroides, antecedentes de trasplante de riñón, corazón o pulmón. La actividad física extrema, insuficiencia renal, alteraciones previas en los tendones, incluyendo la artritis reumatoide, pueden independientemente aumentar el riesgo de ruptura de tendón. Sin embargo, la tendinitis o la ruptura de tendón también han sido reportadas en pacientes sin factores de riesgo. La ruptura de tendón se ha reportado que ocurre durante el tratamiento y hasta varios meses después de haberlo terminado. Antes de iniciar el tratamiento con moxifloxacino, los pacientes, particularmente aquellos que tienen más de 60 años de edad, deben ser informados del riesgo aumentado para tendinitis o ruptura de tendón. Si el paciente desarrolla dolor tendinoso, hinchazón y/o inflamación, moxifloxacino debe ser discontinuado, y el paciente debe descansar y abstenerse de hacer ejercicio hasta que el diagnostico de tendinitis o ruptura de tendón haya sido excluido. Efectos Neurológicos: Marcha anormal: casos de alteraciones de la marcha han sido reportados, Ansiedad: incidencia 0.1% a menos del 2%, Astenia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Problemas de coordinación: se han reportado casos de alteraciones de la coordinación, Mareos: incidencia 2%, Nerviosismo: incidencia 0.1% a menos del 2%, Dolor de cabeza: incidencia 0.1% a menos del 2%, Insomnio: incidencia 0.1% a menos del 2%, Somnolencia: incidencia 0.1% a menos del 2%, Temblor: incidencia 0.1% a menos del 2%, Vértigo: incidencia 0.1% a menos del 2%. Neuropatía periférica: Los antibióticos fluoroquinolonas, incluyendo moxifloxacino, se han asociado con casos raros de polineuropatía sensorial o sensitivo motor que afecta los axones pequeños y/o grandes. La neuropatía relacionada a fluoroquinolonas se manifiesta como parestesias, hipoestesias, disestesias, y debilidad. Si un paciente presenta síntomas de polineuropatía, moxifloxacino debe ser discontinuado para evitar potenciales efectos permanentes. Pseudotumor cerebral: Se ha reportado aumento de la presión intracraneal, incluyendo pseudotumor cerebral en pacientes que reciben fluoroquinolonas. Si la presión intracraneal aumenta, moxifloxacino debe ser discontinuado. Aumento de la presión intracraneal: Si la presión intracraneal aumenta, moxifloxacino debe ser discontinuado. Convulsiones: Rara vez se han descrito convulsiones en pacientes que reciben quinolonas, incluyendo moxifloxacino. Se han reportado convulsiones en menos del 0.1% de los pacientes que recibieron tratamiento vía oral e intravenoso con moxifloxacino. Los eventos del Sistema Nervioso Central (SNC) pueden ocurrir después de la primera dosis. Descontinué moxifloxacino e instituya el tratamiento apropiado si estas reacciones ocurren. Utilice moxifloxacino con precaución en pacientes con trastornos conocidos o sospechados del SNC (ejemplo: arterioesclerosis cerebral severa, epilepsia) o en presencia de otros factores de riesgo que pueden predisponer a convulsiones o disminución del umbral convulsivo. Efectos Oftálmicos: Diplopía: Existen reportes de diplopía en pacientes que habían recibido tratamiento con fluoroquinolonas vía oral. La diplopía fue reversible completamente con la suspensión de la fluoroquinolona en varios pacientes y recurrió después del reinicio del tratamiento. Desprendimiento de Retina: La mayoría de los casos reportados fueron con ciprofloxacino (82.7%) seguido por levofloxacino (7.2%), norfloxacino (4.9%), moxifloxacino (4%) y gatifloxacino (1.1%). El aumento absoluto en el riesgo de desprendimiento de retina con fluoroquinolonas orales fue de 4 por 10,000 personas año. Alteraciones visuales: Incidencia: 0.1% a menos del 2%. Efectos Psiquiátricos: Delirio: alucinaciones auditivas y visuales se han reportado durante el tratamiento con moxifloxacino, Depresión: incidencia menos del 0.1%, Trastorno psicótico: se ha reportado conducta psicótica, después del uso de moxifloxacino que muy rara vez resulta en comportamiento auto-lesivo. Efectos Renales: Insuficiencia renal aguda: incidencia rara, Nefritis intersticial: incidencia rara. Efectos Respiratorios: Alveolitis alérgica extrínseca: incidencia rara. Otros efectos adversos: Deshidratación secundaria a diarrea o ingesta reducida de líquidos: Incidencia 0.1% a menos del 2%. Malestar: Incidencia 0.1% a menos del 2%. Enfermedad del suero debida al fármaco: Incidencia raro.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Los siguientes fármacos no tienen interacción clínicamente significativa con moxifloxacino, por lo cual en la administración concomitante no es necesario el ajuste de la dosis: Atenolol, Ranitidina, Suplementos de calcio, Teofilina, Anticonceptivos orales, Glibenclamida, Itraconazol, Digoxina, Morfina, Probenecid. Antiácidos, minerales y multivitamínicos: La administración concomitante de moxifloxacino tabletas y antiácidos, complejos minerales y/o multivitamínicos pueden reducir la absorción de moxifloxacino después de su administración vía oral, debido a la formación de compuestos quelados con los cationes multivalentes de estas preparaciones. Esto puede conducir a concentraciones considerablemente inferiores a las esperadas. Por lo ya señalado, los antiácidos, los antirretrovirales y otras preparaciones que contienen magnesio o aluminio, y los agentes que contienen hierro o zinc, deberán administrarse, por lo menos, 4 horas antes o 2 horas después de la administración vía oral de moxifloxacino. Ranitidina: La administración concomitante de ranitidina no altera la absorción de moxifloxacino. Los parámetros de absorción (Cmáx, Tmáx, ABC) fueron comparables, lo cual indica ausencia de influencia del pH gástrico en la absorción gastrointestinal del moxifloxacino. Suplementos de calcio: Al administrar dosis altas de suplementos de calcio, se observó una ligera reducción de la velocidad de absorción, mientras el grado de absorción permaneció inalterado. El efecto de suplementos de calcio a dosis altas en la absorción de moxifloxacino no se considera clínicamente relevante. Teofilina: Moxifloxacino no influye en la farmacocinética de la teofilina y viceversa; además se detecta estado estable en humanos, lo que indica que moxifloxacino no interfiere con los subtipos 1A2 de las enzimas del citocromo P-450. Warfarina: Durante el tratamiento concomitante con warfarina, no se han observado interacciones sobre la farmacocinética, el tiempo de protrombina y otros parámetros de la coagulación. Cambios en el INR (Índice Internacional Normalizado): Se han descrito casos de actividad anticoagulante aumentada en pacientes que recibieron anticoagulantes junto con antibióticos, incluido moxifloxacino. Son factores de riesgo la enfermedad infecciosa (proceso inflamatorio asociado), la edad y el estado general del paciente. Debe efectuarse un control del INR, y si procede, ajustar adecuadamente la dosis del anticoagulante administrado vía oral. Anticonceptivos orales: No han ocurrido interacciones con la administración concomitante de moxifloxacino y anticonceptivos orales. Antidiabéticos: No se han observado interacciones clínicamente significativas entre glibenclamida y moxifloxacino. Itraconazol: El tratamiento concomitante con moxifloxacino altera ligeramente la exposición (ABC) del itraconazol. La farmacocinética de moxifloxacino no se modifica significativamente; no es necesario el ajuste de la dosis. Digoxina: Después de la dosificación repetida, moxifloxacino aumenta la Cmáx de digoxina en aproximadamente 30% en estado estable, sin afectar el ABC o los niveles circulantes. Morfina: La administración parenteral de morfina con moxifloxacino disminuye la Cmáx de moxifloxacino en 17%. Atenolol: La farmacocinética del atenolol no se altera significativamente con la administración de moxifloxacino. Tras la administración de una dosis única, el ABC aumenta ligeramente (4%) y las concentraciones pico disminuyen en un 10%. Probenecid: No se ha observado ningún efecto significativo en la depuración corporal total aparente, ni en la depuración renal de moxifloxacino. Carbón activado: La administración conjunta de carbón activado y moxifloxacino 400 mg vía oral disminuye la biodisponibilidad sistémica de moxifloxacino en más de 80%, al reducir la absorción. Alimentos y productos lácteos: La absorción de moxifloxacino no se modifica por el consumo de alimentos, incluyendo productos lácteos.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Alteraciones de las pruebas de función hepática, alteraciones en la biometría hemática (leucopenia, eosinofilia, trombocitopenia, trombocitosis y anemia), disminución del tiempo de protrombina, aumento de la amilasa. En los casos de terapia prolongada, es recomendable realizar evaluación periódica de las funciones renal, hepática y hematopoyética.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Los principales órganos blanco de moxifloxacino, desde el punto de vista toxicológico, son el sistema hematopoyético (hipocelularidad de la médula ósea en perros y monos); el sistema nervioso central (convulsiones en monos), y el hígado (aumento de las enzimas hepáticas, necrosis de células aisladas en ratas, perros y monos). Estas alteraciones se observaron sólo después del tratamiento con altas dosis de moxifloxacino, o después de tratamientos prolongados. Un estudio en perros para evaluar la tolerabilidad, no mostro signos de intolerancia local cuando moxifloxacino se administro por vía intravenosa. Tras la inyección intraarterial de moxifloxacino se observaron cambios inflamatorios en los tejidos blandos periarteriales, sugiriendo que debiera evitarse la administración intraarterial. Carcinogenicidad, mutagenicidad: No se han realizado estudios de larga duración para determinar el potencial carcinógeno de moxifloxacino, pero el fármaco se ha sometido a una serie de ensayos de genotoxicidad in vitro e in vivo. Además se realizo un bioensayo acelerado de carcinogénesis humana (ensayo de iniciación / promoción) con ratas. Se obtuvieron resultados negativos en 4 cepas del ensayo de Ames, en el análisis de la mutación HPRT de células de ovario de hámster chino y en el ensayo UDS con hepatocitos primarios de rata. Como con otras quinolonas, la prueba de Ames con TA 102 fue positiva y el ensayo in vitro con células v79 de hámster chino presento anomalías cromosómicas a concentraciones altas (300 mg/ml). Sin embargo, la prueba in vivo de micronúcleos en ratones fue negativa. También fue negativo un ensayo adicional in vivo, la prueba de letalidad dominante en ratones. Se concluyó que los resultados negativos in vivo reflejan adecuadamente la situación in vivo en términos de genotoxicidad. En el análisis de iniciación/promoción con ratas no se encontraron indicios de carcinogenicidad. Fototoxicidad: Moxifloxacino es fotoestable y tiene bajo potencial de fotogenotoxicidad. En modelos animales e in vitro, parece tener menos potencial para inducir fototoxicidad y fotogenotoxicidad que otras quinolonas. Algunas quinolonas potencian la acción de fotocarcinogenicidad inducida por los rayos UV-A si se administran simultáneamente a ratones expuestos a la luz ultravioleta. No se ha efectuado ningún estudio de fotocarcinogenicidad con moxifloxacino. La ausencia de potencial fototóxico se ha confirmado en un estudio de fase 1 con voluntarios. Oculotoxicidad: Los ensayos de toxicidad en ratas y monos (dosis repetidas hasta por 6 meses) no revelaron riesgo oculotóxico. En perros, dosis vía oral altas (≥ 60 mg/kg) que dan lugar a concentraciones plasmáticas ≥ 20 mg/L causaron cambios en el electrorretinograma, y en casos aislado, atrofia de la retina. Artrotoxicidad: Las quinolonas son conocidas por causar lesiones en el cartílago de las principales articulaciones diartrodiales de los animales inmaduros. La dosis vía oral más baja de moxifloxacino que produce toxicidad articular en perros jóvenes era cuatro veces mayor que la dosis terapéutica máxima recomendada (400 mg para una persona de 50 kg de peso corporal) sobre una base de mg/kg, con las concentraciones plasmáticas dos o tres veces mayores que las de la dosis terapéutica recomendada. Toxicidad reproductiva: Estudios de reproducción realizados en ratas, conejos y monos indican que moxifloxacino atraviesa la barrera placentaria. Los estudios con ratas (vía oral e I.V.) y monos (vía oral) no mostraron indicios de teratogenicidad o alteración de la fertilidad. Se observaron malformaciones esqueléticas en los conejos que habían sido tratados con dosis intravenosas de 20 mg/kg. Este resultado del estudio es consistente con los efectos conocidos de las quinolonas en el desarrollo esquelético. A las concentraciones terapéuticas humanas, hubo un aumento en la incidencia de abortos en monas y conejas. En ratas, la administración de dosis 63 veces superiores a la máxima recomendada, sobre una base de mg/kg, con concentraciones plasmáticas en el intervalo de la dosis terapéutica humana, se observó una disminución del peso fetal, un incremento de las perdidas prenatales, una duración mayor de la gestación, y una actividad espontánea aumentada de algunas crías de uno u otro sexo.
Dosis y vía de administración: La dosis habitual de moxifloxacino es de 400 mg vía intravenosa cada 24 horas. La duración del tratamiento depende de la severidad de la infección y la respuesta clínica del paciente. Dosis en Adultos. Neumonía adquirida en la comunidad: 400 mg I.V. o cada 24 horas durante 7 a 14 días*. Infecciones complicadas de la piel y tejidos blandos: 400 mg I.V. cada 24 horas durante 7 a 21 días*. Infecciones intraabdominales complicadas: 400 mg I.V. o vía oral cada 24 horas durante 5 a 14 días*; en pacientes geriátricos, el tratamiento debe iniciarse con la formulación I.V. * Tiempo total de la duración del tratamiento secuencial (solución I.V. seguida del tratamiento vía oral). El tratamiento puede iniciarse con la administración vía intravenosa y continuarse con la administración vía oral de tabletas cuando clínicamente este indicado. La duración recomendada del tratamiento para cada indicación, no debe excederse. Dosis en Pediatría: La seguridad y eficacia de moxifloxacino vía oral y parenteral no ha sido establecida en pacientes pediátricos menores de 18 años de edad. Dosis en Pacientes Geriátricos: Basados en la edad no se requiere ajuste de la dosis. Diferencias interétnicas: No es necesario ajustar la dosis en función del grupo étnico. Dosis en Insuficiencia Renal: No se requiere ajuste de la dosis en pacientes con insuficiencia renal. Dosis en Insuficiencia Hepática: No se recomienda el ajuste de la dosis para pacientes con insuficiencia hepática leve, moderada o grave (Child-Pugh Clases A, B, o C). Sin embargo se debe tener precaución en estos pacientes, debido a alteraciones metabólicas asociadas a la insuficiencia hepática, que pueden conducir a una prolongación del intervalo QT. Ajuste de la Dosis Durante la Diálisis: Hemodiálisis: No se recomienda el ajuste de la dosis para pacientes en hemodiálisis. Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria (CAPD): No se recomienda el ajuste de la dosis para pacientes en CAPD. Forma de Administración: Vía Intravenosa: La administración intravenosa de Moxifloxacino se debe cambiar a la vía oral, cuando clínicamente este indicado, y no se requiere ajuste de la dosis. La dosis vía intravenosa debe ser administrada en más de 60 minutos; la infusión rápida o la administración en bolo se deben evitar. El aumento en la concentración del fármaco o el aumento en la tasa de infusión pueden aumentar el grado de prolongación del intervalo QT. No se administre por vía intraarterial, intramuscular, intraperitoneal, intratecal, o inyección subcutánea. Enjuague la línea I.V. antes y después de la infusión. No se administre con otros aditivos o medicamentos. Moxifloxacino solución inyectable puede administrarse directamente o a través de una llave de tres vías, junto con una solución para infusión compatible. Moxifloxacino es compatible con las siguientes soluciones: Dextrosa al 5%, Dextrosa al 10%, Cloruro de sodio 0.9%, Ringer lactato. Si la administración de moxifloxacino solución inyectable se tiene que realizar simultáneamente con otro fármaco, la administración deberá realizarse por separado.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Se dispone de poca información acerca de la sobredosis. La administración de hasta 1.200 mg en dosis única diaria y de dosis múltiples de 600 mg de moxifloxacino por día durante 10 días en sujetos sanos, no mostró efectos indeseables significativos. En caso de sobredosis, se recomienda instituir cuidados de apoyo apropiados, incluyendo monitoreo ECG, basándose en la condición clínica del paciente. El uso de carbón activado después de la administración vía oral de moxifloxacino tabletas puede ser útil para prevenir la exposición sistémica a dosis elevadas de moxifloxacino en casos de sobredosis.
Presentación(es): Caja con frasco conteniendo 400 mg/250 ml de Moxifloxacino Solución Inyectable. Caja con bolsa estéril flexible conteniendo 400 mg/250 ml de Moxifloxacino Solución Inyectable.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese en su envase original a no más de 25°C.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo o lactancia ni en menores de 18 años. No se use después de su fecha de caducidad. Literatura exclusiva para médicos. Antibiótico. El uso incorrecto de este producto puede causar resistencia bacteriana. Reporte las sospechas de reacción adversa al correo:.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorios PiSA, S.A. de C.V. Calle 7 No. 1308, Zona Industrial, C.P. 44940, Guadalajara, Jalisco, México.
Número de re

gistro del medicamento: 298M2014 SSA.