SINOGAN®

SANOFI AVENTIS

Comprimidos

Denominación genérica: Levomepromazina.
Forma farmacéutica y formulación: Comprimidos. Cada comprimido contiene: maleato de levomepromazina equivalente a 25 mg de levomepromazina. Excipiente cbp 1 comprimido.
Indicaciones terapéuticas: SINOGAN® es un antipsicótico sedante, indicado en excitación psicomotora (estados maníacos, delirios), esquizofrenias agudas y crónicas, psicosis crónicas alucinatorias, que cursan con agresividad.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades: SINOGAN® es un neuroléptico fenotiazínico con radical alifático, con acción sedante. Sus concentraciones séricas máximas se obtienen entre 1 y 3 horas por vía oral, y entre 30 y 90 minutos por vía IM. Pueden disminuir si hay alimento en el estómago, y por la administración concomitante de anticolinérgicos. Distribución: la distribución de SINOGAN® y de las demás fenotiazinas es amplia en tejidos. Las concentraciones alcanzadas en cerebro pueden ser 4 o 5 veces la plasmática. Se une a proteínas en un 90%. En general, los agentes antipsicóticos y sus metabolitos se acumulan en el cerebro, pulmones y en otros tejidos con gran afluencia de sangre. Metabolismo: se metaboliza en el hígado y se excreta en orina y heces, en relación recíproca entre las cantidades excretadas por cada vía. La vida media de eliminación ocurre entre 10 y 20 horas. Menos del 1% es eliminado sin cambio. Excreción: se puede observar un fenómeno de acumulación, sobre todo en tratamientos prolongados. Experimentalmente, la levomepromazina se caracteriza por invertir la hipotensión adrenalínica y también inhibe los efectos excitomotores de la adrenalina. Por el contrario, es débilmente activa con respecto a la noradrenalina. Presenta una acción antiemética a dosis pequeñas.
Contraindicaciones: Depresión de la médula ósea, insuficiencia hepática y renal, hipersensibilidad a los componentes de la fórmula, glaucoma, uso conjunto con otros depresores del SNC, discrasias sanguíneas, daño hepático, arteriosclerosis cerebral, hipotensión y/o hipertensión arterial severa, ingestión de bebidas alcohólicas, coma, epilepsia no tratada, enfermedad de Parkinson, primer trimestre del embarazo.
Precauciones generales: Como con otros neurolépticos, en muy raras ocasiones se han reportado casos de prolongación del intervalo QT. Los neurolépticos fenotiazínicos pueden potenciar la prolongación del intervalo QT, lo que aumenta el riesgo de inicio de las arritmias ventriculares serias del tipo torsades de pointes, que es potencialmente fatal (muerte repentina). La prolongación del QT se exacerba, en particular, en presencia de bradicardia, de hipokalemia, y de prolongación del QT congénita o adquirida (es decir, inducida por fármacos). Si la situación clínica lo permite, se deben realizar evaluaciones médicas y de laboratorio para excluir posibles factores de riesgo, antes de iniciar el tratamiento con un agente neuroléptico y como se considere necesario durante el tratamiento (vea también Reacciones secundarias y adversas). En individuos que manejan vehículos o aparatos de precisión, pacientes seniles con riesgo de colapso cardiovascular y embarazo, SINOGAN® debe utilizarse con precaución. En tratamientos mayores a 30 días, se recomienda efectuar biometría hemática de control. Enfermedad vascular cerebral: en estudios clínicos aleatorizados contra placebo realizados en una población de pacientes de la tercera edad con demencia y tratados con ciertos medicamentos antipsicóticos atípicos, se ha observado aumento de tres veces en el riesgo de eventos cerebrovasculares. El mecanismo de tal aumento en el riesgo no se conoce. No puede excluirse un aumento en el riesgo con otros medicamentos antipsicóticos u otras poblaciones de pacientes. SINOGAN® debe usarse con precaución en pacientes con factores de riesgo para enfermedad vascular cerebral.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: SINOGAN® atraviesa la barrera placentaria; sin embargo, los estudios indican que tiene buen perfil de seguridad para la madre y el producto si es usado ocasionalmente y a dosis bajas, por lo que se recomienda su uso únicamente cuando sea estrictamente necesario y cuando el beneficio sea mayor para la madre que el daño potencial para el producto. No deberá ser empleado durante la lactancia, ya que se ha detectado en la leche materna.
Reacciones secundarias y adversas: Puede presentarse somnolencia e hipotensión ortostática, sobre todo en los primeros días de tratamiento y son síntomas que disminuyen o desaparecen con el tiempo. A dosis altas puede presentarse hipotensión arterial acompañada de lipotimias, por lo que se recomienda reposo absoluto y vigilancia médica. También se han reportado discrasias sanguíneas, convulsiones e hiperprolactinemia, así como sequedad de boca y retención urinaria. Las reacciones secundarias como tortícolis, signos extrapiramidales y acatisia, son menos frecuentes. También se han observado ictericia y síndrome neuroléptico maligno (hipertermia, palidez y síntomas vegetativos); en presencia de cualquiera de ellos es imperativo suspender el tratamiento. Este síndrome se puede presentar con todos los neurolépticos. La depresión miocárdica, síncope, parkinsonismo, discinesia, eritema, urticaria, fotosensibilidad, alteraciones oculares, prolongación del intervalo QT, constipación e íleo paralítico pueden también ocurrir. En pacientes tratados con levomepromazina, se ha reportado en muy raras ocasiones enterocolitis necrosante, que puede ser fatal. También se ha reportado muy raramente priapismo. Han habido informes aislados de muerte repentina, con posibles causas de origen cardíaco (véase Precauciones generales), así como casos de muerte repentina inexplicable en los pacientes que recibían neurolépticos fenotiazínicos.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Potencialización de los hipotensores, antihipertensivos, depresores del SNC, hipnóticos, barbitúricos, tranquilizantes, anestésicos y analgésicos. Con antiácidos se disminuye la absorción del neuroléptico, por lo que el antiácido se debe administrar por lo menos una hora antes, o dos horas después del neuroléptico. Con litio puede provocar desorientación. Metabolismo del citocromo P450 2D6: se ha reportado que la levomepromazina y sus metabolitos no hidroxilados son inhibidores de citocromo P450 2D6. La coadministración de levomepromazina y medicamentos metabolizados principalmente por el sistema enzimático del citocromo P450 2D6 puede producir aumento de las concentraciones plasmáticas de estos medicamentos.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Las fenotiazinas pueden producir: anulación de la respuesta a la gonadorrelina debido al aumento de las concentraciones séricas de prolactina, resultados falso-positivos o falso-negativos en pruebas inmunológicas de embarazo, reducción de la secreción de la hormona ACTH (prueba de metirapona) y resultados falso-positivos en pruebas de bilirrubina en orina.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Los neurolépticos elevan los niveles de prolactina, por lo que puede haber un cierto riesgo en pacientes con cáncer de mama previamente diagnosticado. Un aumento de neoplasias mamarias se detectó en roedores después del uso crónico de neurolépticos. Sin embargo, los estudios efectuados no han demostrado una asociación entre el uso crónico de estos medicamentos y los tumores mamarios. Han ocurrido en roedores aberraciones en espermatozoides y líquido espermático. Los neurolépticos cruzan la barrera placentaria. La gran mayoría de los estudios realizados han demostrado que tienen buen perfil de seguridad tanto para la madre como para el producto si se emplean ocasionalmente y a dosis bajas. Los reportes esporádicos de defectos congénitos son ampliamente desvirtuados por el gran número de estudios que demuestran que no existe correlación entre el medicamento y el defecto. Sin embargo, su uso cercano al término del embarazo puede causar hipotensión arterial en la madre y efectos adversos (síndrome extrapiramidal, ictericia) en el recién nacido; no se puede excluir la posibilidad del daño neurológico.
Dosis y vía de administración: La dosis de SINOGAN® es individual y deberá ajustarse a cada caso particular de cada cuadro clínico: vía oral: la dosis varía de 25 a 300 mg/24 horas. Conviene iniciar el tratamiento con dosis bajas y aumentarlas progresivamente hasta alcanzar la dosis óptima. Una vez obtenido el efecto terapéutico, se deberá disminuir la dosis gradualmente hasta llegar a la dosis mínima eficaz.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Manifestaciones: depresión del SNC, sueño profundo, hipotensión arterial y síndrome extrapiramidal. Otras manifestaciones incluyen agitación, convulsiones, fiebre, cambios en el ECG y arritmias. Tratamiento: los eméticos no son recomendables por la propia acción antiemética del producto. La inducción del vómito puede provocar una reacción distónica de la cabeza o la nuca, lo que puede ocasionar aspiración del vómito. Los síntomas se pueden tratar con agentes antiparkinsonianos anticolinérgicos. Si se desea un vasoconstrictor, úsese norepinefrina o fenilefrina y no se emplee epinefrina. Trátese preferentemente en medio hospitalario especializado.
Presentación(es): Caja con 20 comprimidos de 25 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica que podrá surtirse en tres ocasiones con vigencia de 6 meses. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos.
Nombre y domicilio del laboratorio: Sanofi-Aventis de México S.A. de C.V. Oficinas: Av. Universidad No. 1738, 04000, Coyoacán, México, D.F. Planta: Acueducto del Alto Lerma No. 2, Zona Industrial Ocoyoacac, 52740 Ocoyoacac, Edo. de México. ®Marca registrada.
Número de registro del medicamento: 51536 SSA III.
Clave de IPPA: IEAR-07350122070026/RM 2007

SINOGAN®

SANOFI AVENTIS

Solución inyectable

Denominación genérica: Levomepromazina.
Forma farmacéutica y formulación: Solución inyectable. Cada ampolleta contiene: clorhidrato de levomepromazina equivalente a 25 mg de levomepromazina. Vehículo cbp 1 ml.
Indicaciones terapéuticas: SINOGAN® es un antipsicótico sedante, indicado en excitación psicomotora (estados maníacos, delirios), esquizofrenias agudas y crónicas, psicosis crónicas alucinatorias que cursan con agresividad.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades: SINOGAN® es un neuroléptico fenotiazínico con radical alifático, con acción sedante. Sus concentraciones séricas máximas se obtienen entre 1 y 3 horas por vía oral, y entre 30 y 90 minutos por vía IM. Pueden disminuir si hay alimento en el estómago, y por la administración concomitante de anticolinérgicos. Distribución: la distribución de SINOGAN® y de las demás fenotiazinas es amplia en tejidos. Las concentraciones alcanzadas en cerebro pueden ser 4 o 5 veces la plasmática. Se une a proteínas en un 90%. En general, los agentes antipsicóticos y sus metabolitos se acumulan en el cerebro, pulmones y en otros tejidos con gran afluencia de sangre. Metabolismo: se metaboliza en el hígado y se excreta en orina y heces, en relación recíproca entre las cantidades excretadas por cada vía. La vida media de eliminación ocurre entre 10 y 20 horas. Menos del 1% es eliminado sin cambio. Excreción: se puede observar un fenómeno de acumulación, sobre todo en tratamientos prolongados. Experimentalmente, la levomepromazina se caracteriza por invertir la hipotensión adrenalínica y también inhibe los efectos excitomotores de la adrenalina. Por el contrario, es débilmente activa con respecto a la noradrenalina. Presenta una acción antiemética a dosis pequeñas.
Contraindicaciones: Depresión de la médula ósea, insuficiencia hepática y renal, hipersensibilidad a los componentes de la fórmula, glaucoma, uso conjunto con otros depresores del SNC, discrasias sanguíneas, daño hepático, arteriosclerosis cerebral, hipotensión y/o hipertensión arterial severas, ingestión de bebidas alcohólicas, coma, epilepsia no tratada, enfermedad de Parkinson, primer trimestre del embarazo.
Precauciones generales: Como con otros neurolépticos, en muy raras ocasiones se han reportado casos de prolongación del intervalo QT. Los neurolépticos fenotiazínicos pueden potenciar la prolongación del intervalo QT, lo que aumenta el riesgo de inicio de las arritmias ventriculares serias del tipo torsade de pointes, que es potencialmente fatal (muerte repentina). La prolongación del QT se exacerba, en particular, en presencia de bradicardia, de hipocalemia, y de prolongación del QT congénita o adquirida (es decir, inducida por medicamentos). Si la situación clínica lo permite, se deben realizar evaluaciones médicas y de laboratorio para excluir posibles factores de riesgo, antes de iniciar el tratamiento con un agente neuroléptico y como se considere necesario durante el tratamiento (vea también Reacciones secundarias y adversas). SINOGAN® se debe administrar con precaución en individuos que manejan vehículos o aparatos de precisión, pacientes seniles con riesgo de colapso cardiovascular y embarazo. En tratamientos mayores a 30 días, se recomienda efectuar biometría hemática de control. Enfermedad vascular cerebral: en estudios clínicos aleatorizados contra placebo realizados en una población de pacientes de la tercera edad con demencia y tratados con ciertos medicamentos antipsicóticos atípicos, se ha observado aumento de tres veces en el riesgo de eventos cerebrovasculares. El mecanismo de tal aumento en el riesgo no se conoce. No puede excluirse un aumento en el riesgo con otros medicamentos antipsicóticos u otras poblaciones de pacientes. SINOGAN® debe usarse con precaución en pacientes con factores de riesgo para enfermedad vascular cerebral.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: SINOGAN® atraviesa la barrera placentaria; sin embargo, los estudios indican que es seguro para la madre y el producto si es usado ocasionalmente y a dosis bajas, por lo que se recomienda su uso únicamente cuando sea estrictamente necesario y cuando el beneficio sea mayor para la madre que el daño potencial para el producto. No deberá ser empleado durante la lactancia, ya que se ha detectado en la leche materna.
Reacciones secundarias y adversas: Puede presentarse somnolencia e hipotensión ortostática, sobre todo, los primeros días de tratamiento, síntomas que disminuyen o desaparecen con el tiempo. A dosis altas puede presentarse hipotensión acompañada de lipotimias, por lo que se recomienda reposo absoluto y vigilancia médica. También se han reportado discrasias sanguíneas, convulsiones, hiperprolactinemia, sequedad de boca y retención urinaria. Las reacciones secundarias como tortícolis, signos extrapiramidales y acatisia son menos frecuentes. Asimismo, se han observado ictericia y síndrome neuroléptico maligno (hipertermia, palidez, síntomas vegetativos; en presencia de cualquiera de ellos es imperativo suspender el tratamiento); este síndrome se puede presentar con todos los neurolépticos. También han ocurrido depresión miocárdica, síncope, parkinsonismo, discinesia, eritema, urticaria, fotosensibilidad y alteraciones oculares, prolongación del intervalo QT, constipación y aun íleo paralítico. En pacientes tratados con levomepromazina, se ha reportado en muy raras ocasiones enterocolitis necrosante, que puede ser fatal. También se ha reportado muy raramente priapismo. Han habido informes aislados de muerte repentina, con posibles causas de origen cardíaco (véase Precauciones generales), así como casos de muerte repentina inexplicable, en los pacientes que recibían neurolépticos fenotiazínicos.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Potencialización de los hipotensores, antihipertensivos, depresores del SNC, hipnóticos, barbitúricos, tranquilizantes, anestésicos y analgésicos. Con antiácidos se disminuye la absorción del neuroléptico, por lo que el antiácido se debe administrar por lo menos una hora antes o dos horas después del neuroléptico. Con litio, se puede provocar desorientación. Metabolismo del citocromo P450 2D6: se ha reportado que la levomepromazina y sus metabolitos no hidroxilados son inhibidores de citocromo P450 2D6. La coadministración de levomepromazina y fármacos metabolizados principalmente por el sistema enzimático del citocromo P450 2D6, puede resultar en aumento de las concentraciones plasmáticas de estos fármacos.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Las fenotiazinas pueden producir: anulación de la respuesta a la gonadorrelina debido al aumento de las concentraciones séricas de prolactina, resultados falso-positivos o falso-negativos en pruebas inmunológicas de embarazo, reducción de la secreción de la hormona ACTH (prueba de metirapona) y resultados falso-positivos en pruebas de bilirrubina en orina.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Los neurolépticos elevan los niveles de prolactina, por lo que puede haber un cierto riesgo en pacientes con cáncer de mama previamente diagnosticado. Un aumento de neoplasias mamarias se detectó en roedores después del uso crónico de neurolépticos. Sin embargo, los estudios efectuados no han demostrado una asociación entre el uso crónico de estos fármacos y los tumores mamarios. Han ocurrido en roedores aberraciones en espermatozoides y esperma. Los neurolépticos cruzan la barrera placentaria. La gran mayoría de los estudios realizados han demostrado que son seguros tanto para la madre como para el producto, si se emplean ocasionalmente y a dosis bajas. Los reportes esporádicos de defectos congénitos son ampliamente desvirtuados por el gran número de estudios que demuestran que no existe correlación entre el fármaco y el defecto. Sin embargo, su uso cercano al término del embarazo puede causar hipotensión arterial en la madre y efectos adversos (síndrome extrapiramidal, ictericia) en el recién nacido y no se puede excluir la posibilidad del daño neurológico.
Dosis y vía de administración: La dosis de SINOGAN® es individual y deberá ajustarse a cada caso particular de cada cuadro clínico: IM: la dosis diaria oscila entre 25 y 100 mg repartidos en 3 o 4 inyecciones de 25 mg cada una.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Manifestaciones: depresión del SNC, sueño profundo, hipotensión arterial y síndrome extrapiramidal. Otras manifestaciones incluyen agitación, convulsiones, fiebre, cambios en el ECG y arritmias. Tratamiento: los eméticos no son recomendables por la propia acción antiemética del producto y la inducción del vómito puede provocar una reacción distónica de la cabeza o la nuca, lo que puede ocasionar aspiración del vómito. Los síntomas se pueden tratar con agentes antiparkinsonianos anticolinérgicos. Si se desea un vasoconstrictor, úsese norepinefrina o fenilefrina y no se emplee epinefrina. Trátese preferentemente en medio hospitalario especializado y con las medidas usuales de soporte vital.
Presentación(es): Caja con 10 ampolletas de 25 mg/ml.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica que podrá surtirse en tres ocasiones con vigencia de 6 meses. No se deje al alcance de los niños. No se administre si la solución no es transparente o si contiene partículas en suspensión o sedimentos. Literatura exclusiva para médicos.
Nombre y domicilio del laboratorio: Sanofi-Aventis de México S.A. de C.V. Oficinas: Av. Universidad No. 1738, 04000, Coyoacán, México, D.F. Planta: Acueducto del Alto Lerma No. 2, Zona Industrial Ocoyoacac, 52740 Ocoyoacac, Edo. de México. ®Marca registrada.
Número de registro del medicamento: 51340 SSA III.
Clave de IPPA: IEAR-07350122070024/RM 2007