3TC®

VIIV HEALTHCARE

Denominación genérica: Lamivudina.
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: lamivudina 150 mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: La lamivudina o 3TC®, siempre en combinación con otros antirretrovirales, está indicada para el tratamiento de adultos y niños infectados por el VIH.
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: absorción: la lamivudina se absorbe bien del intestino en adultos; tiene una biodisponibilidad de 80-85%. Una vez administrada por vía oral, el tiempo promedio (tmáx) para alcanzar las concentraciones máximas Cmáx) es de una hora aproximadamente. A dosis terapéuticas, es decir 4 mg/kg día (administrado c/12 hs), la Cmáx es del orden de 1,0 a 1,9 mg/ml. La administración de dos tabletas de 150 mg es bioequivalente a la administración de una tableta de 300 mg con respecto al área bajo la curva (ABC), Cmáx y tmáx. La administración conjunta con alimentos resulta en retraso del tmáx en la Cmáx (un descenso de hasta 47%), sin embargo, no se altera la cantidad de 3TC® absorbida. Tampoco se requiere ajuste en la dosis al coadministrarse con alimentos, en función del ABC. La administración de las tabletas trituradas y mezcladas con una pequeña porción de alimento semisólido no debe tener impacto en la calidad farmacéutica y, en consecuencia, no debe alterar el efecto clínico. Esta conclusión se basa en las características físico-químicas y farmacocinéticas de los ingredientes activos y del comportamiento in vitro de la lamivudina en agua, asumiendo que el paciente tritura las tabletas y las ingiere completamente (100%). Tabletas: la administración de dos tabletas de 150 mg es bioequivalente a la administración de una tableta de 300 mg, con respecto al ABCinf, Cmáx y tmáx. Distribución: con base en los estudios realizados por vía intravenosa, el volumen medio de distribución es de 1,3 l/kg y la vida media de eliminación es de 5 a 7 hrs. Su farmacocinética es lineal sobre la dosis terapéutica y muestra baja unión a la albúmina. Hay datos limitados de su penetración al sistema nervioso central y al líquido cefalorraquídeo (CFR). La media de las concentraciones de lamivudina en líquido CFR alcanza una proporción de 0,12, entre las 2-4 horas después de su administración oral. Se desconoce la magnitud de la penetración real y su relación con la eficacia clínica. Metabolismo y eliminación: la eliminación sistémica promedio del 3TC® es de aproximadamente 0,32 l/h/kg, predominando la vía renal ( > 70%), a través del sistema orgánico de transporte de cationes y escaso metabolismo hepático ( < 10%). Su metabolito activo, el trifosfato de lamivudina intracelular, tiene una prolongada vida media celular (16 -19 hrs), en comparación con Ia vida media plasmática (5-7 h). En 60 adultos voluntarios sanos, la dosis de 300 mg de lamivudina una vez al día demostró ser farmacocinéticamente equivalente a la dosis de equilibrio de 150 mg dos veces al día con respecto al ABC del trifosfato de lamivudina intracelular y a la Cmáx. La posibilidad de interacciones entre el 3TC® y otros medicamentos es baja, debido al limitado metabolismo y a la casi completa eliminación renal del 3TC® inalterado. Insuficiencia renal: la concentración plasmática o el ABC del 3TC® aumenta en estos pacientes, por la disminución de la depuración renal. En consecuencia, la dosis debe reducirse cuando la depuración de creatinina sea < 50 ml/min (ver Dosis y vía de administración). La insuficiencia hepática: los datos obtenidos en pacientes con insuficiencia hepática de moderada a grave muestran que la farmacocinética del 3TC® no se afecta severamente por la disfunción hepática. Farmacocinética en niños: en general, la farmacocinética del 3TC® en niños es similar a la de los adultos. Sin embargo, la biodisponibilidad absoluta se reduce (aproximadamente 55-65%) en menores de 12 años. Los valores de eliminación sistémica fueron mayores en los niños menores y disminuyeron con la edad aproximándose a los valores de los adultos alrededor de los 12 años. Debido a estas diferencias, la dosis recomendada para niños de 3 meses a 12 años es de 4 mg/kg dos veces al día, lo que proporciona el equivalente a una dosis recomendada para el adulto de 150 mg dos veces al día. Son limitados los datos para pacientes menores de tres meses. En neonatos de una semana, el aclaramiento de la lamivudina oral fue reducido cuando se comparó con los pacientes pediátricos y es posible que esto se deba a la función renal inmadura y a la absorción (oral) variable. Por lo tanto, para alcanzar una exposición similar a la de los adultos y niños mayores, la dosis recomendada para neonatos es de 2 mg/kg dos veces al día. Sin embargo, no hay datos disponibles para neonatos mayores de una semana. Farmacocinética en pacientes de edad avanzada: no hay datos sobre la farmacocinética en mayores de 65 años de edad. Farmacocinética en el embarazo: las concentraciones de lamivudina en la embarazada son similares a los de las mujeres no embarazadas. Las concentraciones séricas de 3TC® en la madre y en el producto son similares tanto en el embarazo como en el parto. Farmacodinamia: se trata de un análogo nucleósido, código ATC: JO5 AF05. El 3TC® es además un potente y selectivo inhibidor de la replicación in vitro de los IH-1 y 2. También ha mostrado ser activo contra Ios VIH resistentes a la zidovudina. El 3TC® es transformado en la célula a 5'-trifosfato, la molécula activa, que posee una vida media intracelular de 16 a 19 hrs. El 5'-trifosfato de lamivudina es un débil inhibidor del ARN y ADN dependientes de la actividad de la transcriptasa reversa (TR) del VIH, por su modo de acción es predominantemente un terminador de cadena de la transcripción reversa del VIH. Se ha demostrado que el 3TC® actúa en forma sinérgica o aditiva con otros agentes anti-VIH, en particular con la zidovudina, al inhibir la replicación del VIH en cultivos celulares. El 3TC® no interfiere con el metabolismo celular de los desoxinucleótidos y tiene un mínimo efecto sobre las células de los mamíferos y su ADN mitocondrial. También se ha demostrado in vitro baja citotoxicidad a los linfocitos de sangre periférica, así como a las líneas celulares de linfocitos y monocitos-macrófagos y a las muchas de las células madre de la médula ósea. En consecuencia, el 3TC® tiene un elevado índice terapéutico in vitro. La resistencia del VIH-1 a la lamivudina involucra un cambio de aminoácido M184V, cercano al sitio activo de la TR. Esta variante ocurre in vitro y aparece en los VIH-1 de pacientes que han recibido tratamiento con lamivudina. Estas mutaciones M184V muestran reducida susceptibilidad a la lamivudina y disminución in vitro de su capacidad replicatoria. Los estudios in vitro muestran que los virus resistentes a la zidovudina se tornan nuevamente sensibles a ésta cuando simultáneamente adquieren la resistencia a la lamivudina. Sin embargo, no está definida la importancia clínica de estos hallazgos. La resistencia cruzada conferida por la mutación M184V de la TR se limita únicamente a la clase de los INTR. La zidovudina y la estavudina mantienen su efecto anti-retroviral contra los VIH-1 resistentes a la lamivudina. El abacavir conserva su actividad contra los VIH-1 resistentes a la lamivudina cuando alberga únicamente a la mutación M184V de la TR. Esta mutación también reduce cuatro veces la susceptibilidad a la didanosina y a la zalcitabina; se desconoce el significado clínico de estos hallazgos. Las pruebas de susceptibilidad in vitro no se han estandarizado y los resultados pueden variar de acuerdo a los factores metodológicos. En estudios clínicos, la combinación 3TC® y zidovudina ha demostrado reducir la carga viral del VIH-1 e incrementar la cuenta de células. Los datos clínicos al final de los tratamientos indican que el 3TC® solo o en combinación con zidovudina resulta en una disminución significativa en el riesgo de la progresión y de la mortalidad de esta enfermedad. Se ha informado de reducción en la susceptibilidad in vitro a la lamivudina en virus de pacientes tratados con 3TC®. Evidencia de estudios clínicos muestra que la combinación de zidovudina y lamivudina retrasa la emergencia de virus resistentes a la zidovudina en individuos sin tratamiento antirretroviral previo. Profilaxis postexposición: las guías internacionales (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades -Junio 1998) recomendaron que en la exposición accidental a sangre de pacientes infectados por el VIH, debido a picadura con agujas de jeringas, la combinación de 3TC® y Retrovir®-AZT® debía ser administrada rápidamente (en 1-2 h). En los casos de mayor riesgo, debía incluirse al régimen anterior un inhibidor de proteasa. Se recomendó que el tratamiento antirretroviral se continúe por cuatro semanas. No se efectuaron estudios clínicos controlados que sustenten la indicación de profilaxis postexposición y los datos son limitados. La seroconversión puede ocurrir a pesar del rápido tratamiento con agentes antirretrovirales.
Contraindicaciones: El uso de 3TC® está contraindicado en los pacientes con hipersensibilidad conocida a la lamivudina y/o a los componentes de la fórmula.
Precauciones generales: No se recomienda el uso de 3TC® como monoterapia. Debe advertirse a los pacientes que los tratamientos antirretrovirales actuales, incluyendo al 3TC®, no han probado evitar el riesgo de transmisión del VIH ya sea por contacto sexual o por contaminación sanguínea. Por lo tanto, deben emplearse las precauciones apropiadas. Los pacientes que reciben 3TC® o cualquier otro tratamiento antirretroviral pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección por VIH, por lo que deben permanecer bajo vigilancia clínica estrecha por médicos con experiencia en el tratamiento de pacientes con enfermedades asociadas al VIH. Insuficiencia renal: las concentraciones séricas del 3TC® aumentan en pacientes con insuficiencia renal moderada o severa debido a la disminución del aclaramiento plasmático. Debe ajustarse la dosis de acuerdo a la tabla respectiva en el inciso de dosis. Pancreatitis: se ha observado en algunos pacientes que reciben 3TC® al igual que con otros análogos nucleósidos, sin ser claro si la pancreatitis se debe al tratamiento en sí o a la enfermedad por VIH subyacente. Debe considerarse esta posibilidad cuando el paciente presente dolor abdominal, náusea, vómito o elevación de los parámetros bioquímicos. Se recomienda suspender el tratamiento hasta excluir el diagnóstico de pancreatitis. Acidosis láctica/hepatomegalia severa con esteatosis: se han reportado en forma esporádica, incluyendo casos fatales, por el uso de análogos nucleósidos solos o combinados, incluyendo al 3TC®, en el tratamiento de la infección por VIH, siendo la mayoría de los casos en mujeres. Los datos clínicos que sugieren acidosis láctica son: debilidad generalizada, anorexia y pérdida súbita e inexplicable de peso, alteraciones gastrointestinales y síntomas respiratorios (disnea y taquipnea). Debe tenerse precaución al administrar 3TC® a los pacientes con factores de riesgo conocidos para enfermedad hepática. Si se detectan alteraciones clínicas y/o de laboratorio que sugieran acidosis láctica o hepatotoxicidad (hepatomegalía y esteatosis hepática), aun sin elevación notable de las transaminasas, se recomienda suspender el tratamiento. Redistribución de grasas: la acumulación de grasa incluyendo la obesidad central, acumulación dorso-cervical (joroba de búfalo), adelgazamiento periférico y facial, crecimiento pectoral, elevación de lípidos séricos y de glicemia, estos últimos ya sean uno o ambos, se han observado en algunos pacientes que reciben tratamientos antirretrovirales. En tanto que los antirretrovirales de las clases inhibidores de proteasa (IP) e inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) se han ligado con efectos adversos y el denominado síndrome de lipodistrofia, la información actual indica que hay diferencias en el riesgo entre los diversos medicamentos de las citadas clases terapéuticas. Además, el síndrome de lipodistrofia tiene una etiología multifactorial, por ejemplo, de acuerdo al estadio de la infección por VIH/SIDA, la edad avanzada y la duración del tratamiento anti-retroviral también juegan un papel importante, posiblemente sinérgico. Se desconocen las consecuencias de estos eventos adversos a largo plazo. Clínicamente, se debe valorar la distribución corporal de la grasa y por laboratorio se deben determinar glicemia y lípidos séricos. Estas alteraciones deben manejarse como se considere apropiado. Síndrome de reconstitución del sistema inmune: en los pacientes infectados por VIH con severa deficiencia inmune al inicio de su tratamiento antirretroviral (ARV), puede ocurrir una reacción inflamatoria por infecciones oportunistas residuales y causar severo deterioro clínico o agravamiento de los síntomas. Típicamente estas reacciones se han observado en las primeras semanas o meses del inicio del tratamiento ARV. Ejemplos importantes de estos casos son: retinitis por citomegalovirus y neumonías focales o diseminadas por Pneumocystis jiroveci (P. carinii). Cualquier síntoma inflamatorio debe evaluarse sin demora e iniciarse el tratamiento cuando sea necesario. Pacientes coinfectados por el virus de la hepatitis B: los estudios clínicos han demostrado que algunos pacientes con enfermedad crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) pueden presentar evidencia clínica o por laboratorio de hepatitis recurrentes al suspender el 3TC®, lo que puede tener consecuencias más severas en los pacientes con hepatopatía descompensada. Si el 3TC® se suspende en un paciente co-infectado por VIH y hepatitis B, deben continuarse el monitoreo periódico de la función hepática y de los marcadores de la infección por virus de la hepatitis B. No hay estudios que informen sobre el efecto del 3TC® en la capacidad de manejar automóviles; sin embargo, el estado clínico del paciente y el perfil de eventos adversos de 3TC® deben tenerse en cuenta cuando se considere la habilidad del paciente para manejar u operar maquinaria.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: existe poca información disponible sobre la seguridad del 3TC® empleado en el embarazo. Los estudios han confirmado que el 3TC® atraviesa la placenta. El uso en el embarazo debe ser considerado solamente si los beneficios superan los riesgos. Aunque los resultados en estudios animales no siempre son predictivos de la respuesta en humanos, los hallazgos en conejas sugieren que existe el riesgo potencial de pérdidas embrionarias tempranas. Lactancia: los expertos recomiendan que las madres infectadas por el VIH no amamanten a sus hijos para evitar el contagio. Posterior a la administración oral de 3TC®, éste se excretó en la leche materna en concentraciones similares a las séricas (1-8 mg/ml). Debido a que el 3TC® y el virus aparecen en la leche materna, se recomienda que las madres que reciben 3TC® no amamanten a sus hijos.
Reacciones secundarias y adversas: Se han reportado los siguientes eventos adversos durante el tratamiento de la infección por VIH, con 3TC® solo o en combinación con otros agentes antirretrovirales. Debe tenerse en cuenta que en muchos casos no es claro si los eventos adversos se relacionan a los medicamentos o son resultado de la enfermedad subyacente. Para clasificar los eventos adversos, se ha establecido la siguiente correlación: muy comunes > 1/10, comunes > 1/100 y < 1/10, no comunes > 1/1 000 y < 1/1 00, raros > 1/10 000 y < 1/1.000 y muy raros < 1/10.000. Alteraciones hemáticas y del sistema linfático: no comunes: neutropenia, anemia, trombocitopenia. Muy raras: aplasia pura de células rojas. Alteraciones del metabolismo y de la nutrición: comunes: elevación del ácido láctico sérico (hiperlactacidemia). Raras: acidosis láctica (ver Precauciones generales). Redistribución/acumulación de la grasa corporal (ver Precauciones generales). La incidencia de esta complicación depende de múltiples factores, incluyendo la combinación antirretroviral que recibe el paciente. Alteraciones del sistema nervioso central: comunes: cefalea. Muy raras: se ha reportado parestesia, neuropatía periférica, aunque es incierta la relación causal con el tratamiento. Alteraciones gastrointestinales: comunes: náusea, vómito, dolor abdominal (alto), diarrea. Raras: pancreatitis, aunque es incierta la relación causal con el tratamiento y aumento de la amilasa sérica. Alteraciones hepatobiliares: no comunes: elevaciones transitorias de las enzimas (AST y ALT). Alteraciones en piel y tejido subcutáneo: comunes: exantema, alopecia. Alteraciones músculo-esqueléticas y del tejido conectivo: comunes: artralgias y alteraciones musculares. Raras: rabdomiólisis. Alteraciones generales y relacionadas con el sitio de la administración: comunes: fatiga, malestar, fiebre.
Interacciones medicamentosas y de otro género: La probabilidad de interacción con otros fármacos es baja debido a lo limitado del metabolismo hepático, a la unión a proteínas plasmáticas y a la casi completa eliminación renal del medicamento no metabolizado. El 3TC® se elimina predominantemente mediante secreción catiónica orgánica activa. La posibilidad de interacciones con otros compuestos administrados concomitantemente debe ser considerada, particularmente cuando su principal vía de eliminación es la secreción renal activa a través del sistema orgánico de transporte catiónico, por ejemplo, trimetoprima. Otros medicamentos como la ranitidina y la cimetidina se eliminan parcialmente por este mecanismo y no mostraron interacción con el 3TC®. Las sustancias activas que se excreten predominantemente por la vía aniónica o por filtración glomerular, difícilmente pueden tener interacciones importantes con el 3TC® (ver Farmacocinética y farmacodinamia). Se ha observado un leve incremento en la Cmáx (28%) de la zidovudina al ser coadministrada con 3TC®, sin alteración de la exposición total (ABC). La zidovudina no ejerce efecto sobre la farmacocinética del 3TC®. La administración del TMP-SMZ (cotrimoxazol) 160 mg/800 mg incrementa la exposición al 3TC® en un 40%, por la trimetoprima. Sin embargo a menos que el paciente tenga insuficiencia renal, no se requiere ajustar la dosis de 3TC®. La lamivudina no tiene efecto sobre la farmacocinética de la trimetoprima o del sulfametoxazol. No se ha estudiado el efecto de la coadministración de lamivudina con cotrimoxazol a dosis elevadas para el tratamiento de la neumonía por PneumocystIs jirovecii (P. carinii) y de la toxoplasmosis. El 3TC® puede inhibir la fosforilación intracelular de la zalcitabina cuando se emplean ambos medicamentos conjuntamente. En consecuencia, no se recomienda usar 3TC® en combinación con zalcitabina. Hay escasos reportes de retraso en el desarrollo, convulsiones y otras complicaciones neurológicas relacionadas con la exposición in utero o perinatal, sin embargo, no ha establecido una relación causa- efecto. Estos hallazgos no afectan las recomendaciones actuales sobre el empleo de la terapia antirretroviral en la mujer embarazada para evitar la transformación vertical.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Hay reportes de elevación leve y transitoria de los niveles de lactato sérico, que pueden deberse a disfunción mitocondrial, en neonatos e infantes expuestos in utero o en el perinatal a INTR. No se conoce el significado clínico de las elevaciones del lactato sérico. Los cambios en los parámetros de laboratorio incluyen neutropenia, trombocitopenia, anemia, elevaciones transitorias de las enzimas hepáticas séricas (AST y ALT) y elevaciones de la amilasa sérica.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: En pruebas bacterianas la lamivudina no fue mutagénica pero, al igual que muchos análogos de nucleósido, mostró actividad en un ensayo citogenético in vitro y en el ensayo en linfoma de ratón. La lamivudina no fue genotóxica in vivo, a dosis que produjeron concentraciones plasmáticas aproximadamente 40 a 50 veces superiores a los niveles plasmáticos clínicos anticipados. Como en las pruebas in vivo no se pudo confirmar la actividad mutagénica in vitro de la lamivudina, se concluye que 3TC® no debe representar un riesgo genotóxico para los pacientes sometidos al tratamiento. Los estudios de carcinogenicidad a largo plazo, realizados con lamivudina administrada vía oral en ratas y ratones, no mostraron potencial carcinogénico alguno. Los estudios de la reproducción en animales no han demostrado teratogenicidad ni efecto alguno sobre la fertilidad del macho o de la hembra. Hubo evidencia de letalidad precoz en el embrión cuando se administró 3TC® a conejas gestantes a niveles de exposición comparables con los alcanzados en el ser humano. El 3TC® atraviesa la placenta animal, pero no hay datos con respecto a la placenta humana. En los estudios de toxicidad, realizados en animales, la administración de dosis muy elevadas de lamivudina no se asoció con ningún tipo de toxicidad en órganos importantes. Las reducciones en los recuentos de eritrocitos y neutrófilos se identificaron como los efectos con una mayor probabilidad de ser clínicamente importantes.
Dosis y vía de administración: Vía de administración: oral. El 3TC® puede tomarse con o sin alimentos. Tabletas: para niños que pesen de 21 a 30 kg: la dosis recomendada de 3TC® (lamivudina) es la mitad de una tableta de 150 mg tomada en la mañana y una tableta entera tomada en la noche. Para niños que pesen de 14 a 21 kg: la dosis oral recomendada de 3TC® (150 mg) consiste en media tableta ranurada tomada dos veces al día. Niños < 3 meses: los pocos datos que se tienen disponibles son insuficientes para recomendaciones de dosificación específicas (ver Farmacocinética y farmacodinamia). Insuficiencia renal: las concentraciones de lamivudina en plasma (ABC) aumentan en los pacientes con insuficiencia renal moderada a severa, debido a la disminución en la depuración (ver Farmacocinética y farmacodinamia). Por tanto, la dosis debe reducirse en los pacientes con una depuración de creatinina < 50 ml/minuto, de acuerdo con la siguiente tabla. Los mismos porcentajes de reducción de la dosis se aplican a los pacientes pediátricos con insuficiencia renal.




Insuficiencia hepática: no se necesitan ajustes de la dosis en pacientes con insuficiencia hepática moderada o severa, a menos que presenten insuficiencia renal. Pacientes seniles: no hay datos específicos para este grupo etario; sin embargo, se aconseja especial atención en cambios asociados con la edad: como son: disminución de la función renal y alteración de los parámetros hematológicos. Tabletas: dosis en adultos y adolescentes con > 30 kg de peso: para asegurar la administración completa de la dosis, idealmente las tabletas deben ingerirse enteras. Los pacientes que no puedan deglutirlas pueden recurrir a la solución oral de este producto. Alternativamente, las tabletas pueden triturarse y mezclarse con pequeñas porciones de alimento semisólido o líquido, el cual debe ingerirse completa e inmediatamente (ver Farmacocinética y farmacodinamia). La dosis recomendada es de 300 mg de 3TC® cada 24 hs que se pueden administrar como sigue: una tableta de 150 mg: dos veces al día. Niños: 3TC® se encuentra también como solución oral para uso pediátrico y para pacientes que no pueden deglutir las tabletas. Niños ≥ 3 meses a 12 años: la dosis recomendada es de 4mg/kg dos veces al día, hasta. un máximo de 300 mg al día. Dosis en pacientes con insuficiencia renal: los niveles plasmáticos de 3TC® (ABC) aumentan en pacientes con insuficiencia renal de moderada a grave, debido a la depuración disminuida del fármaco, por lo tanto, deberá reducirse la dosis en pacientes con depuración de creatinina < 50 ml/min, como aparece en la tabla:


Insuficiencia hepática: no se requiere ajuste en la dosis para los pacientes con insuficiencia hepática moderada o severa, a menos que se acompañe con insuficiencia renal (ver Farmacocinética y farmacodinamia). Pacientes seniles: no se dispone de datos específicos, sin embargo, se aconsejan cuidados especiales en este grupo de edad, debido a los cambios asociados con la edad, como la disminución en la función renal y la alteración de los parámetros hematológicos.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Existen datos limitados sobre las consecuencias de la ingesta de sobredosis agudas en el ser humano. No ocurrieron defunciones y los pacientes se recuperaron totalmente. No se identificaron signos o síntomas específicos relacionados con las sobredosis. En caso de ingesta de una sobredosis, el paciente deberá ser observado de manera estrecha y se aplicará el tratamiento sintomático, según sea necesario. Debido a que la lamivudina es dializable, la hemodiálisis continua puede ser usada en el tratamiento de la sobredosis, aunque esto no ha sido estudiado.
Presentación(es): Tabletas: caja con 60 tabletas de 150 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Tabletas: consérvese a temperatura ambiente a no más 30°C y en lugar seco. Consérvese el frasco bien tapado. Protéjase de la luz.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Este medicamento sólo debe administrarse bajo estricta prescripcion medica por un especialista en terapia antirretroviral.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: GlaxoSmithKline México S.A. de C.V. Calz. México-Xochimilco No. 4900,Col. San Lorenzo Huipulco, C.P. 14370 México, D.F. ®Marca registrada.
Número de registro del medicamento: 523M96 SSA IV.
Clave de IPPA: BEAR-083300415D0240/RM2009

Principios Activos de 3tc

Laboratorio que produce 3tc