CENTRIFAL

QUIMICA FARM

Denominación genérica: Ceftriaxona.

Forma farmacéutica y formulación: Solución inyectable: cada frasco ámpula contiene: Ceftriaxona sódica equivalente a 1 g y 500 mg de ceftriaxona. Cada ampolleta con disolvente contiene: Solución de lidocaína al 1% 5 ml y 3.5 mI.
Indicaciones terapéuticas: Ceftriaxona es un antibiótico betalactámico de amplio espectro y acción prolongada. Infecciones de la sangre o de tejidos (sepsis). Meningitis. Infecciones del abdomen, infecciones de los huesos y las articulaciones. Infecciones en la piel, tejidos blandos y heridas. Infecciones en pacientes inmunodeprimidos. Infecciones urinarias y renales. Infecciones respiratorias (en la garganta, nariz, oídos y neumonía). Infecciones en los genita!es (incluyendo gonorrea). Profilaxis perioperatoria de las infecciones. Esta Indicado para el tratamiento de infecciones causadas por las siguientes bacterias sensibles: Aerobios grampositivos: Staphylococcus aureus (sensible a meticilina, estafilococos coagulasa negativos, Streptococcus pyogenes [b hemolitico, grupo A], Streptococcus agalactiae b-hemolítico, grupo B), estreptococos b -hemolíticos (otros grupos), Streptococcus viridans, Streptococcus pneumoniae. Nota: los estafilococos resistentes a meticilina son resistentes a las cefalosporinas, incluida la ceftriaxona. Por lo general Enterococcus faecalís, Enterococcus faecium y listeria monocyfogenes son resistentes. Aerobios gramnegativos: Acinetobacter wolffi, Acinetobacter anitratus (sobre todo A Baumanii), Aeromonas hydrophila, Alcafigenes faecalis, Alcafigenes odorans, bacterias del tipo Alcafigenes, Borrefia burgdorferi, género Capnocytophaga, Citrobacter diversus (incluido C. amalunaticus), Citrobacter freundii, Escherichia coli, Enterobacter aerogenes, Enterobacter cloacae, otras especies del género Enterobacter, Haemophilus ducreyi, Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Hafnia alvei, Klebsiella oxytoca, Klebsiella pneumoniae, Moraxella catarrhafis (antiguamente Branhamella catarrhalis), Moraxella osloensis, otras especies del género Moraxella, Morganella morganii, Neisseria gonorrhoeae, Neisseria meningitidis, Pasteurella multocida, Plesiomonas shigelloides, Proteus mirabifis, Proteus penneri, Proteus vulgaris, género Pseudomonas, Providencia rettgeri, otras especies del género Providencia, Salmonella typhi, especies no tifoideas del género Salmonella, Serratia marcescens, otras especies del género Serratia, género Shigella, género Vibrio, Yersinia enteroco/itica, otras especies del género Yersinia. Nota: muchas de las cepas de los microorganismos mencionados, que son multirresistentes a otros antibióticos (p. ej: aminopenicilinas, ureidopenicilinas, cefalosporinas clásicas y aminoglucósidos), son sensibles a la ceftriaxona. Treponema pallidum es sensible in vitro y en los experimentos con animales. Las investigaciones clínicas indican que la sífilis primaria y secundaria responde bien al tratamiento con ceftriaxona. Con unas pocas excepciones, los aislamientos clínicos de P. aeruginosa son resistentes a la ceftriaxona. Nota: muchas cepas de bacterias aerobias que son resistentes a otros antibióticos (penicilinas, cefalosporinas de 1a. y 2a. generación, aminoglucósidos) son sensibles ala ceftriaxona. Bacterias anaerobias: Género Bacteroides (especies sensibles a la bilis)*, género C/ostridium (excepto C. difflcile), Fusobacterium nucleatum, otras especies del genero Fusobacterium, Gaffkya, anaérobica (antiguamente Peptococcus), género Peptostreptoccqcus. Clostridium difficile es resistente. Nota: Muchas cepas de Bacteroides productoras de b-lactamasas (sobre todo B. frajilis) son resistentes. La sensibilidad a la ceftriaxona puede determinarse mediante la prueba de difusión en disco o pruebas de dilución en agar o en caldo, con técnicas estandarizadas de determinación de la sensibilidad, como las recomendadas por el National Committee for Clinical Laboratory Standards (NCCLS), el cual a publicado los siguientes valores límite para la ceftriaxona:


En todos los microorganismos debe ensayarse el disco con ceftriaxona, ya que las pruebas in vitro han demostrado que puede ser activo frente a algunas cepas resistentes. También pueden utilizarse otro tipo de valoración alternativa de la sensibilidad, que están bien estandarizadas como por ejemplo DIN, ICS, etc.
Farmacocinética y farmacodinamia: La actividad bactericida de ceftriaxona se debe a la inhibición de la síntesis de la pared celular y septo bacteriano, probablemente por acilación de las transpeptidasas unidas a la membrana. Ceftriaxona tiene un alto grado de estabilidad en presencia de beta-lactamasas, tanto penicilinasas como cefalosporinasas, bacterias gramnegativas y grampositivas. Farmacocinética: absorción: la concentración plasmática máxima después de una única dosis I.M. de 1.0 g es de 81 mg/l y el cual se alcanza después de 2-3 horas de la administración. Distribución: el volumen de distribución de la ceftriaxona es de 7-12 l. La ceftriaxona ha demostrado una excelente penetración en los tejidos y en los líquidos corporales con dosis de 1-2 g. En más de 60 tejidos o líquidos corporales (p. ej: pulmón, corazón, hígado y vías biliares, amígdalas, oído medio y mucosa nasal, huesos, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, secreción prostática y líquido sinovial) se detectan durante más de 24 horas concentraciones muy superiores a las concentraciones mínimas inhibitorias para la mayoría de los gérmenes patógenos. Fijación a proteínas: la ceftriaxona se une a la albúmina de forma reversible. Esta unión a proteínas es inversamente proporcional a la concentración; así se pasa de una fijación del 95% con concentraciones plasmaticas < de 100 mg/l a una fijación del 85% con concentraciones de 300 mg/l. Debido a su menor contenido de albúmina, la proporción de ceftriaxona libre es mayor en el líquido intersticial que en el plasma. Penetración en tejidos especiales: la ceftriaxona atraviesa las meninges inflamadas de los recién nacidos, los lactantes y los niños. La concentración media en el LCR es de 17% de la concentración plasmática en los pacientes con meningitis bacteriana y de un 4% en los pacientes con meningitis aséptica. En los adultos con meningitis, la administración de 50 mg/kg da lugar al cabo de 2 a 24 horas, a concentraciones en el LCR varias veces superiores a la concentración mínima inhibitoria para las bacterias que con mayor frecuencia producen meningitis. La ceftriaxona atraviesa también la barrera placentaria y se excreta en la leche materna en pequeñas cantidades. Metabolismo: la ceftriaxoha no se metaboliza sistemáticamente; únicamente la flora intestinal transforma este fármaco en metabolitos inactivos. Eliminación: la depuración plasmática total es de 10-22 ml/min. La depuración renal es de 5-12 ml/min. La ceftriaxona se excreta de forma inalterada, en un 50-60% por la orina y en un 40-50% por la bilis. La semivida de eliminación es en los adultos de unas 8 horas. Farmacocinética en situaciones clínicas especiales: en los recién nacidos se recoge en la orina aproximadamente un 70% de la dosis. En los recién nacidos de menos de 8 días y en los ancianos de más de 75 años la semivida media de eliminación suele ser unas dos veces mayor que en los adultos jóvenes. En los pacientes con insuficiencia hepática o renal, la farmacocinética de la ceftriaxona apenas se altera, y la semivida de eliminación aumenta muy poco debido a un proceso de compensación. Si solamente está afectada la función renal, la eliminación biliar de Ia ceftriaxona aumenta; si solamente está afectada la función hepática, la eliminación renal aumenta. Su vida media es de 8 horas (en niños < 1 semana y en ancianos > 75 años aumenta aproximadamente al doble).
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a las cefalosporinas. Conviene tener presente la posibilidad de reacciones alérgicas cruzadas en pacientes alérgicos a la penicilina.
Precauciones generales: Al igual que con otras cefalosporinas nunca puede descartarse la posibilidad de un shock anafiláctico incluso tras realizar una ánamnesis exhaustiva. El shock anafiláctico exige la adopción de medidas inmediatas. Se han descrito casos de colitis pseudomembranosa con casi todos los fármacos antibacterianos, incluida la ceftriaxona. Por lo tanto, es importante plantearse la posibilidad de este diagnóstico en todo paciente con diarrea tras la administración de un antibiótico. Pueden producirse sobreinfecciones por microorganismos resistentes, como con cualquier otro antibiótico. En ecografías de la vesícula biliar, se han detectado sombras mal interpretadas como cálculos biliares, por lo general tras la administración de dosis superiores a la recomendada habitualmente. Estas sombras son, sin embargo, precipitados de ceftriaxona cálcica que desaparecen una vez concluido el tratamiento o tras la suspensión de su administración. Rara vez se han asociado estos signos con síntomas. No obstante, si sobrevienen síntomas, se recomienda un tratamiento conservador no quirúrgico. El médico deberá considerar en cada caso la conveniencia de suspender el tratamiento en los casos sintomáticos. Se han demostrado en diversos estudios que la ceftriaxona, como el resto de las cefalosporinas puede desplazar a la bilirrubina de su unión a la albúmina sérica. En tratamientos prolongados, es conveniente controlar el perfil sanguíneo en forma periódica. Terapias largas con cefalosporinas puede permitir el sobre crecimiento de Candida albicans en candidiasis oral.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Durante el embarazo, se recomienda administrar sólo en casos en que sea absolutamente necesario (particularmente durante el 1er. trimestre). Al igual que sucede con otras cefalosporinas, nunca puede descartarse la posibilidad de un choque anafiláctico, incluso tras realizar una anamnesis exhaustiva. En los recién nacidos, los lactantes y los niños se han comprobado la inocuidad y la eficacia para las dosis descritas en Dosis y vía de administración. Han de extremarse las precauciones, a la hora de plantearse un tratamiento en recién nacidos hiperbilirrubinémicos, no debe administrarse a recién nacidos (sobre todo prematuros) con riesgo de encefalopatía bilirrubinica. La ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria. Todavía no se ha determinado la inocuidad de la ceftriaxona en las mujeres embarazadas:. En los estudios reproductivos realizados en animales no se han apreciado datos de embriotoxicidad fetotoxicidad, teratogenicidad o reacciones adversas sobre la fertilidad (masculina o femenina) o el desarrollo peri y posnatal. En los primates tampoco se ha observado embriotoxicidad o teratogenicidad. La ceftriaxona se elimina en la leche materna en pequeñas concentraciones. Se aconseja pues, extremar las precauciones, cuando se administre a las madres lactantes.
Reacciones secundarias y adversas: Con CENTRIFAL se han descrito los siguientes efectos secundarios, que fueron reversibles de forma espontánea o tras retirar el fármaco: Efectos secundarios generales: molestias digestivas (aprox. 2% de los casos): heces sueltas o diarrea, náuseas, vómitos, estomatitis, glositis. Alteraciones hematológicas (aprox. 2%): eosinofilia, leucopenia, granulocitopenia, anemia hemolítica, trombocitopenia. Se han descrito casos aislados de agranulocitosis ( < 500/mm3), la mayoría de ellos tras 10 días de tratamiento y la administración de dosis totales de 20 g o superiores. Reacciones cutáneas (aprox. 1%): exantema, dermatitis alérgica, prurito, urticaria, edema, eritema multiforme. Otros (infrecuentes): cefalea y vértigo, precipitación sintomática de sales cálcicas de ceftriaxona en la vesícula biliar, aumento de las enzimas hepáticas, oliguria, aumento de la creatinina sérica, micosis genitales, fiebre, escalofríos y reacciones anafilácticas o anafilactoides. De forma infrecuente se han descrito también enterocolitis pseudomembranosa y trastornos de la coagulación. Se han comunicado algunos casos aislados de precipitación renal, la mayoría en niños de más de 3 años que habían recibido tratamiento con dosis elevadas (p. ej. dosis diaria > 80 mg/kg o dosis total > 10 g) y presentaban otros factores de riesgo (p. ej. restricción de líquidos, encantamiento, etc.) Este efecto secundario, sintomático o no, puede provocar insuficiencia renal, reversible tras la suspensión del tratamiento con CENTRIFAL.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Cuando se emplee CENTRIFAL asociado a otro antimicrobiano, ambos fármacos deben administrarse por separado debido a la posibilidad de que exista incompatibilidad fisicoquímica. Cuando se administra asociado a una solución endovenosa, ésta no deberá contener calcio; tal es el caso de las soluciones de Ringer y de Hartmann, las cuales no son compatibles. Hasta la fecha no se ha descrito empeoramiento de la función renal tras la administración simultánea de dosis elevadas de CENTRIFAL y diuréticos potentes (p. ej. furosemida.) Tampoco hay datos de que potencie la toxicidad renal de los aminoglucósidos. No se ha descrito ningún efecto parecido al del disulfiram con la ingestión de alcohol tras la administración de ceftriaxona. La ceftriaxona carece de un grupo N-metiltiotetrazólico, que se ha asociado con una posible intolerancia al etanol y los problemas de sangrado de algunas cefalosporinas. La probenecida no altera la eliminación. En un estudio in vitro se han observado efectos antagónicos con la asociación de cloramfenicol.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Todas las cefalosporinas pueden desplazar a la bilirrubina de su unión a la aIbumina sérica; se recomienda tomar esto en cuenta al seleccionar este tipo de antibióticos para el tratamiento de infecciones en recién nacidos hiperbilirrubinémicos; particularmente en prematuros. Durante tratamientos prolongados se deben realizar cuentas hemocitológicas periódicas. En algunos casos aislados de pacientes tratados con ceftriaxona, se han obtenido falsos - positivos en la prueba de Coombs. La ceftriaxona, como cualquier antibiótico, puede dar lugar a falsos - positivos en las pruebas de galactosemia. De forma parecida, los métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa en orina pueden proporcionar falsos - positivos. Por este motivo, la determinación de la glucosuria debe realizarse por métodos enzimáticos durante el tratamiento con ceftriaxona. Una reacción positiva de Coombs aparece frecuentemente en pacientes quienes reciben largas dosis de cefalosporina; ocurre hemolisis raramente, pero ha sido reportada.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Aún no se ha reportado efecto alguno.
Dosis y vía de administración: Vía de administración: intramuscular: Dosis: se administra una vez cada 24 horas:


La duración del tratamiento es variable dependiendo de la respuesta. Disolver 500 mg o 1 g en 3.5 ml o 5 ml, respectivamente, de solución de lidocaina al 1%. Conviene no aplicar más de 2 g en cada glúteo al día. La solución de lidocaina nunca debe administrarse I.V.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Como ocurre con todos los betalactámicos, es posible que se presenten reacciones anafilácticas, en cuyo caso se debe administrar epinefrina I.V. seguida de un glucocorticoide. En caso de intoxicación, la concentración del fármaco no puede reducirse por hemodiálisis ni diálisis peritoneal. No se dispone de antídoto específico. El tratamiento de la sobredosificación debe ser sintomático.
Presentación(es): Caja con 1 frasco ámpula con 500 mg y ampolleta con 3.5 ml de lidocaina al 1%. Caja con 1 frasco ámpula con 1 g y ampolleta con 5 mI de Iidocaina a 1%.
Recomendaciones para el almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Una vez reconstituidas, las soluciones conservan su estabilidad física y química durante 6 horas a temperatura ambiente o 24 horas en refrigeración a 2 - 8°C.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta medica. Hecha la mezcla, adminístrese de inmediato y deséchese el sobrante. No se administre si la solución no es transparente.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en República Dominicana por: Laboratorio Magnachem International, S.A. Refinería esq. Calle "K", Zona Industrial de Haina, Haina P.O. Box 1546, Republica Dominicana. Acondicionado y distribuido por: QUIMICA y FARMACIA, S.A. de C.V., Autopista Saltillo-Monterrey Km 11.5, Ramos Arizpe, Coahuila, 25900, México.
Número de registro del medicamento: 357M2004 SSA IV.
Clave de IPPA: FEAR-04390703950/R2004

Principios Activos de Centrifal

Laboratorio que produce Centrifal