CISTERSIN

RIMSA

Denominación genérica: Clorhidrato de Buprenorfina.

Forma farmacéutica y formulación: Solución. La ampolleta contiene: Clorhidrato de Buprenorfina equivalente a 0.3 mg de Buprenorfina. Vehículo cbp 1.0 mL.
Indicaciones terapéuticas: Analgésico Narcótico (Agonista-Antagonista). Dolor de intensidad moderada a grave, por traumatismos, infarto agudo del miocardio o secundario a neoplasias o enfermedades terminales.
Farmacocinética y farmacodinamia: Después de la administración intramuscular o intravenosa, la buprenorfina produce el efecto farmacológico de analgesia, miosis y sedación. Como parte de su perfil básico morfinomimético, la buprenorfina causa depresión respiratoria. Con base en sus efectos respiratorios, la potencia relativa de buprenorfina vía intramuscular es de 44:1 comparado con la administración intramuscular de morfina. Los estudios en animales, han sugerido un efecto máximo para la depresión respiratoria lo cual no ha sido demostrado en humanos con un rango de dosis de 0.15 a 1.2 mg vía intramuscular. La buprenorfina administrada vía subcutánea a dosis únicas crecientes de hasta 8 mg por un periodo de dos semanas y mantenidas por 8 semanas bloquearon los efectos subjetivos y la miosis que se produce por el efecto de la morfina de hasta 120 mg. En estos pacientes tratados crónicamente con buprenorfina, la naloxona no precipitó abstinencia en dosis hasta de 4 mg. La naloxona puede ser parcialmente efectiva en ciertos casos en el tratamiento de la depresión respiratoria debida a buprenorfina, especialmente cuando se sospechan los efectos residuales de otros narcóticos o medicamentos que tienen efecto sobre la función respiratoria. El doxapram puede contrarrestar los efectos de depresión respiratoria de la buprenorfina. Los efectos clínicos aparentes sobre la respiración del doxapram pueden ser de corta duración. El perfil de efectos colaterales de la buprenorfina se caracteriza por sedación y náuseas, con o sin vómito, algunas veces de gran intensidad y por tiempo prolongado particularmente en los pacientes ambulatorios. La buprenorfina se absorbe bien después de administrarse vía parenteral o vía sublingual. En los adultos se observan los efectos de las concentraciones máximas dentro de la primera hora después de la inyección intramuscular y persisten por 6 horas o más. Cuando se utiliza vía intravenosa, los tiempos de latencia y efectos de concentración máxima ocurren dentro de las primeras dos horas de administración. Después de la administración intravenosa de 0.3 mg de buprenorfina, la vida media de eliminación se encuentra en el rango de 1.2 a 7.2 horas (promedio 2.2 horas) la eliminación es relativamente lenta. El metabolismo ocurre principalmente en el hígado, el principal sitio de eliminación es a través de las heces, en donde se encuentra la buprenorfina en su mayoría sin cambios. La depuración del medicamento está relacionada con el flujo sanguíneo hepático. En estudios realizados en pacientes anestesiados con halotano al 0.5% han demostrado que este anestésico disminuye el flujo sanguíneo hepático en 30% aproximadamente. En un estudio de farmacocinética en niños (edades de 5 a 7 años) a los que se les administraron dosis de 3 mg/kg demostró que existe una gran variabilidad entre los pacientes pero sugirió que la depuración del medicamento es más alta en los niños que en los adultos.
Contraindicaciones: No debe administrarse a pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a este medicamento u otros analgésicos de acción central, insuficiencia respiratoria grave e insuficiencia hepática grave. Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.
Precauciones generales: Buprenorfina debe ser prescrito y administrado con precaución a pacientes que tienen historia de abuso de medicamentos o con inestabilidad emocional. Buprenorfina tiene algunas propiedades de los opiáceos que pueden producir dependencia física del tipo de la morfina debido a un componente de euforia parecido al de los opiáceos. Cuando se utiliza buprenorfina en pacientes ambulatorios se recomienda precaución y observación estrecha. Buprenorfina puede causar somnolencia y mareo, estos efectos pueden potenciarse por otros medicamentos de acción central y con el alcohol. Se debe advertir a los pacientes ambulatorios que no efectúen tareas potencialmente peligrosas como conducir automóviles u operar maquinaria. Como en el caso de otros medicamentos opiáceos potentes puede ocurrir depresión respiratoria con las dosis recomendadas como terapéuticas de buprenorfina. Buprenorfina debe administrarse con precaución en pacientes con disfunción respiratoria, como ataques asmáticos agudos, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cor pulmonale, con reserva respiratoria disminuida de manera significativa, depresión respiratoria, hipoxia y/o hipercapnia preexistentes. También se recomienda precaución cuando se administra buprenorfina en pacientes a los que se les administran medicamentos que causan depresión respiratoria. En estos pacientes con factores de riesgo orgánico y/o farmacológico la dosis deberá reducirse a la mitad aproximadamente. La buprenorfina se metaboliza por el hígado y su eliminación está relacionada con el flujo sanguíneo hepático, por tanto, el metabolismo del medicamento se encuentra reducido en pacientes con enfermedad hepática grave, y puede ocasionar aumento de sus efectos farmacológicos aún administrado a las dosis recomendadas. Es aconsejable administrar buprenorfina con precaución en pacientes con insuficiencia hepática y en aquellos pacientes que están recibiendo otros medicamentos que disminuyan la eliminación hepática como por ejemplo el halotano. Buprenorfina puede aumentar la presión intraluminal del colédoco, en grado similar a otros analgésicos opiáceos, deberá administrarse con precaución en pacientes con enfermedad de vías biliares. Buprenorfina debe ser administrado con precaución en pacientes ancianos o debilitados o en aquellos con insuficiencia renal grave, hipotiroidismo, insuficiencia suprarrenal, depresión del sistema nervioso central o coma, psicosis tóxica, hipertrofia prostática o estenosis uretral, alcoholismo agudo, delirium tremens o cifoescoliosis. Buprenorfina tiene el potencial de elevar la presión de líquido cefalorraquídeo. Este efecto aunado a depresión respiratoria puede exagerar la sintomatología en un paciente con traumatismo craneoencefálico, otras lesiones intracraneales o cuando existe un aumento de la presión intracraneal anteriormente. Este aumento puede producir miosis y cambios en el estado de alerta, que pueden confundir el cuadro clínico de los pacientes. Buprenorfina debe ser administrado con precaución en estos pacientes. Buprenorfina tiene propiedades antagonistas de los narcóticos, puede precipitar síntomas de abstinencia en pacientes adictos a los narcóticos. Buprenorfina no es recomendado para pacientes que han desarrollado dependencia física a los narcóticos, excepto cuando la buprenorfina se administra dentro de un marco de tratamiento médico, social y psicológico. Se debe administrar con precaución en pacientes que han sido tratados previamente con analgésicos narcóticos.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: No se cuenta con datos suficientes para evaluar los efectos de buprenorfina en las mujeres embarazadas. Al término del embarazo a dosis altas aún por un periodo corto pueden inducir una depresión respiratoria en neonatos. Durante el último trimestre del embarazo, el uso crónico de buprenorfina puede ser responsable de un síndrome de abstinencia en neonatos. Por consiguiente no se recomienda el uso de buprenorfina en mujeres embarazadas. Estudios efectuados en ratas han demostrado que la buprenorfina tiene el potencial de inhibir la lactancia o la producción de leche. Además debido a que la buprenorfina se excreta en la leche materna, la lactancia está contraindicada.
Reacciones secundarias y adversas: El efecto adverso reportado con más frecuencia es la sedación. También induce sueño, del cual el paciente se despierta con facilidad, en particular durante el periodo postoperatorio. Otros efectos adversos que se han reportado en 5 a 10% de los pacientes son náusea, mareo y vértigo, depresión respiratoria, dependencia física y psíquica. En los niños el efecto adverso más común es náusea y con menor frecuencia vómito; se recomienda precaución cuando se administra en niños pequeños por el riesgo de broncoaspiración. Efectos adversos en 1 a 5% de los pacientes son diaforesis, hipotensión, somnolencia, vómito, miosis, cefalea e hipoventilación. Los siguientes efectos adversos se han reportado que ocurren en menos de 1% de los pacientes: confusión, euforia, debilidad y fatiga, sequedad de boca, nerviosismo, depresión, disartria, parestesias, hipertensión, taquicardia, bradicardia, constipación, disnea, cianosis, prurito, diplopía, alteraciones visuales, retención urinaria, acúfenos, conjuntivitis, bloqueo de Wenckebach y psicosis. Se observan infrecuentemente alucinaciones, síntomas de despersonalización coma, dispepsia, flatulencia, apnea, rash, temblor y palidez. Anorexia disforia/agitación psicomotora, crisis convulsivas, pérdida de la coordinación motora, diarrea y urticaria. El perfil de seguridad de buprenorfina en los niños es comparable al de los adultos. Durante el uso de buprenorfina como tratamiento sustitutivo se han observado también las siguientes reacciones adversas: insomnio, somnolencia, debilidad, hipotensión ortostásica, depresión respiratoria, necrosis hepática y hepatitis. En pacientes que presentan una marcada dependencia a las drogas la administración inicial de buprenorfina puede producir un síndrome de abstinencia similar al asociado con naloxona. Reacciones alérgicas: Se han reportado casos de hipersensibilidad aguda y crónica en los estudios clínicos. Los signos y síntomas más comunes incluyen rash, urticaria y prurito. Se han reportado casos de broncospasmo, edema angioneurótico y choque anafiláctico. Buprenorfina está contraindicado cuando exista una historia de hipersensibilidad.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Con buprenorfina pueden ocurrir las mismas interacciones medicamentosas que con cualquier analgésico opiáceo potente. Buprenorfina debe usarse con cautela conjuntamente con: depresores del sistema nervioso central; otros derivados opioides (analgésicos y antitusivos); ciertos agentes antidepresivos; antagonistas, sedantes de los receptores H1, barbitúricos y ansiolíticos distintos de las benzodiacepinas, neurolépticos, clonidina y sustancias relacionadas. Esta combinación aumenta la depresión del sistema nervioso central y puede hacer peligrosa la conducción de vehículos y la operación de maquinaria. Se deben ajustar las dosis cuando se planee terapia combinada. La combinación con benzodiazepinas puede potenciar una depresión respiratoria de origen central con riesgo de muerte; por consiguiente deben disminuirse las dosis. Debe también considerarse el riesgo de abuso de drogas (véase Precauciones generales). Buprenorfina debe ser utilizado con precaución en pacientes que están recibiendo inhibidores de la monoaminooxidasa. Esta combinación puede exagerar los efectos de los opioides basados en experiencias previas con morfina. Se han reportado insuficiencia respiratoria y cardiovascular en pacientes que recibieron dosis terapéuticas de diazepam con buprenorfina al mismo tiempo. Se ha reportado una probable interacción entre buprenorfina y fenprocoumon causando púrpura. En un estudio de interacción de buprenorfina y ketoconazol se observó un incremento en las concentraciones de buprenorfina y norbuprenorfina. Los sujetos que estén recibiendo buprenorfina conjuntamente con inhibidores del CYP3A4 (por ejemplo ketoconazol, gestodeno, TAO, los inhibidores de proteasas de HIV como ritonavir, indinavir y saquinavir) deberán ser estrechamente vigilados y podrían requerir reducción de dosis. La interacción de buprenorfina con inductores del CYP3A4 no ha sido investigada por consiguiente se recomienda que los pacientes que reciben buprenorfina deben ser estrechamente vigilados, si se administran conjuntamente inductores enzimáticos (por ejemplo fenobarbital, carbamazepina, fenitoína y rifampicina). Hasta este momento no se ha observado una interacción relevante entre la buprenorfina y la cocaína.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Normalmente buprenorfina no produce alteraciones en las pruebas de laboratorio; sin embargo, algunos investigadores han reportado la presencia de anemia, disminución de las proteínas totales y un incremento en la velocidad de eritrosedimentación globular en algunos pacientes, las cuales son reversibles al suspender el medicamento. Raras veces ha ocurrido disminución de los niveles de la fosfatasa alcalina que persiste durante el periodo posterior a la suspensión de la buprenorfina.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: No se han reportado hasta la fecha.
Dosis y vía de administración: Vía de administración: Intravenosa o intramuscular. Dosis: Adultos: 0.3 a 0.6 mg/día, fraccionar la dosis cada 6 horas. Dosis máxima de 0.9 mg/día. Niños entre 2 y 12 años: La dosis recomendada es de 3 a 6 mg/kg de peso cada 6 a 8 horas. Se sugiere que solo se administre bajo estrecha vigilancia médica y por periodos no mayores de 24 horas. Los niños no pueden eliminar la buprenorfina más rápido que los adultos, por lo cual no se debe de fijar el intervalo de la dosis o el horario hasta que no se establezca la dosis apropiada por medio de la observación clínica del niño.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Síntomas: Se deben esperar los siguientes síntomas: somnolencia, náusea y vómito además que puede ocurrir miosis evidente. En caso de sobredosis accidental deben tomarse las medidas de soporte apropiadas y vigilarse estrechamente el estado cardiaco y respiratorio del paciente. El síntoma principal que requiere de manejo es la depresión respiratoria la cual puede llevar al paro respiratorio y a la muerte. Si el paciente vomita, se debe tener precaución para prevenir la aspiración del vómito. Tratamiento: Se debe iniciar el tratamiento sintomático de la depresión respiratoria, seguido de medidas habituales de cuidados intensivos. Se debe mantener una vía aérea permeable con asistencia mecánica o respirador si se requiere. El paciente debe transferirse a un ambiente en el que existan los medios para proporcionar una resucitación completa. Se recomienda el uso de un antagonista opioide (por ejemplo naloxona), a pesar del modesto efecto que puede tener al revertir los síntomas respiratorios de la buprenorfina comparado con sus efectos sobre los agonistas puros. Si se utiliza un antagonista opioide (por ejemplo naloxona) se debe tomar en consideración la prolongada duración de acción de buprenorfina. Se puede utilizar doxapram sin embargo los efectos clínicos aparentes pueden ser de corta duración. Se deben emplear oxígeno soluciones parenterales vasoconstrictores y otras medidas de sostén como lo requiera el paciente.
Presentación(es): Caja con 3, 5 ó 6 ampolletas con 1 mL.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a no más de 30°C. Protéjase de la luz.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para el médico. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo y lactancia. Su venta requiere receta médica, la cual se retendrá en la farmacia. Su uso prolongado aun a dosis terapéuticas puede causar dependencia. Este medicamento puede producir somnolencia y afectar el estado de alerta, por lo que no deberá conducir vehículos automotores ni maquinaria pesada durante su uso. Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx.
Nombre y domicilio del laboratorio: REPRESENTACIONES E INVESTIGACIONES MÉDICAS, S.A. DE C.V. Carretera a Nogales No. 850, La Venta del Astillero, C.P. 45220, Zapopan, Jalisco, México.
Número de registro del medicamento: 349M2014 SSA II.

Principios Activos de Cistersin

Laboratorio que produce Cistersin