CLARITRAL

SILANES

Denominación genérica: Claritromicina.

Forma farmacéutica y formulación: Cada tableta contiene: claritromicina. 250 mg ó 500mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: La claritromicina es un antibiótico macrólido que está indicado en todas aquellas infecciones causadas por organismos susceptibles, como pueden ser: Infecciones de vías respiratorias altas (amigdalitis, faringitis, sinusitis, otitis); Infecciones de vías respiratorias bajas (bronquitis, neumonía); Infecciones de piel y tejidos blandos (foliculitis, celulitis, erisipela, impétigo); Profilaxis y tratamiento de infecciones localizadas o diseminadas causadas por Mycobacterium avium o M. intracellulare. También está indicado, como terapia combinada, en la erradicación del H. pylori.
Farmacocinética y farmacodinamia en humanos: Después de la administración oral se alcanza una biodisponibilidad de 50%, ocasionada por el intenso metabolismo de primer paso. Este da lugar a la formación de 14-hidroxiclaritromicina (metabolito activo). La claritromicina es altamente estable en presencia de ácido gástrico y su administración con alimentos no mostró alteraciones importantes en la biodisponibilidad, concentración máxima (Cmáx) y área bajo la curva (ABC). Solamente se retrasó levemente el tiempo de absorción, sin afectar la extensión de la misma. El estado estacionario se alcanzó en 2 a 3 días y las concentraciones séricas pico de claritromicina fueron de 1 mcg/ml con la administración de 250 mg cada 12 hrs; de 2-3 mcg/ml con 500 mg cada 12 horas y de 3-4 mcg/ml con 500 mg cada 8 horas. El tiempo para alcanzar la Cmáx fue de 2 horas. Su unión a proteínas es de 42-50%, con especial afinidad por las glicoproteínas alfa-1 ácido. En concentraciones mayores de 1 mcg/ml, la claritromicina libre se eleva, lo que indica que este proceso de ligadura es saturable. La escasa ligadura a las proteínas produce aumento de la disponibilidad del antibiótico favoreciendo su amplia distribución en los sitios de infección a través de líquidos corporales (extracelular) y hacia los tejidos (intracelular), como son las amígdalas, mucosa nasal y pulmón (mucosa bronquial, el líquido de la capa epitelial, los macrófagos alveolares). La claritromicina es liposoluble, por lo que cruza fácilmente las barreras celulares. Su volumen de distribución (Vd) es de 243 a 266 L y el de su metabolito (14-hidroxi) es de 304 a 309 L. Se metaboliza en hígado en un porcentaje aún no cuantificado y da lugar al metabolito 14-hidroxi, el cuál también tiene actividad farmacológica. El metabolito 14-hidroxi es más activo contra Haemophilus influenzae que la propia claritromicina y actúa sinérgicamente incrementando la potencia del compuesto principal. La claritromicina también se metaboliza parcialmente vía N-demetilación. Su depuración renal es de 114 a 203 ml/min. Al administrar 250-500 mg c/12 horas se excreta por vía renal en un 20-30% como fármaco intacto y un 10-15% como metabolito 14-hidroxi respectivamente. La eliminación renal de claritromicina depende de la dosis. A dosis elevadas ( > 1250 mg) la depuración renal disminuye, lo que sugiere que el metabolismo puede ser saturable a dosis altas. La eliminación por heces fue de 40,2% al administrar 250 mg VO y de 29.1% con 1200 mg VO, ambas con dosis única. La vida media (t½) de eliminación de claritromicina se encuentra en el rango de 3 a 7 horas y está directamente relacionada con la dosis. Con 250 mg c/12 horas la t½ fue de 3-4 horas, pero se incrementó a 5-7 horas al administrar 500 mg c/8-12 horas. El metabolismo de claritromicina puede ser saturable a dosis más altas. Por ejemplo, 250 mg en dosis oral única tuvieron una vida media de 4 horas la cual se incrementó a 11 horas después 1200 mg orales en dosis única. Lo mismo ocurre con la t½ de su metabolito 14-hidroxi. Con 250 mg de claritromicina c/12 horas, su metabolito alcanza un pico máximo de 0.6 mcg/ml y t½ de eliminación de 5 a 6 horas. Con 500 mg c/8 a 12 horas la concentración pico es superior a 1 mcg/ml y su t½ de eliminación es de 7 a 9 horas. No se conoce su mecanismo exacto de acción, al parecer es el mismo de la eritromicina, que se une a la subunidad 50S del ribosoma bacteriano, altera la síntesis de proteína e interfiere con la reacción de translocación. La cadena péptida en crecimiento con su RNA de transferencia se mueve del sitio del receptor al sitio del donador en el ribosoma. Este antimicrobiano probablemente se une al sitio del donador previniendo la translocación de la cadena péptida. CLARITRAL* posee un amplio espectro en contra de microorganismos: grampositivos: su espectro es similar al de eritromicina, sin embargo la claritromicina también tiene actividad contra micobacterias. El alcance del efecto sobre gram positivos incluye Estafilococos y Estreptococos, excepto aquellos resistentes a eritromicina. Estafilococos y Enterococos resistentes a meticilina generalmente son resistentes a claritromicina. Gramnegativos: tiene una buena actividad contra Bordetella pertussis, Legionella pneumofila, Helicobacter pylori, Moraxella catarrhalis, así como organismos transmitidos sexualmente como Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis, Haemofilus gonorrhoeae y Haemofilus ducreyi. Claritromicina tiene una actividad variable contra Haemofilus influenzae, pero su metabolito 14-hidroxi claritromicina tiene buena actividad. En general claritromicina no es activa contra enterobacterias y bacilos gramnegativos no fermentadores como las pseudomonas. Otros: en cuanto a las bacterias anaerobias, CLARITRAL* (claritromicina) es activo contra los anaerobios grampositivos, pero tiene una actividad variable contra anaerobios gramnegativos. La claritromicina, igual que eritromicina, tiene buena actividad contra Micoplasma pneumoniae. También es efectivo para tratar infecciones causadas por diferentes especies de Mycobacterium, excepto Mycobacterium tuberculosis. Claritromicina mostró una buena actividad in vitro contra cepas humanas y ambientales de Legionella pneumofila.
Contraindicaciones: La administración de CLARITRAL* está contraindicada en casos de antecedentes de hipersensibilidad a claritromicina u otros antibióticos macrólidos. Pacientes con preexistencia de enfermedad cardíaca o alteraciones electrolíticas. Terapia concomitante con cisaprida, pimozida o terfenadina (se incrementa el riesgo de arritmias cardíacas).
Precauciones y advertencias en general: Pacientes con daño renal o hepático significativo. Es posible que Helicobacter pylori sea resistente a claritromicina, se recomienda no usar un régimen en el que claritromicina sea el único antibiótico.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: No se recomienda su administración durante el embarazo, excepto en circunstancias en las que no exista otra terapia alternativa adecuada. La claritromicina y su metabolito la 14-hidroxi-claritromicina son excretados en leche materna humana. Se ha determinado que se presentan en mama concentraciones correspondientes a un 25% (claritromicina) y 75% (metabolito) de la concentración obtenida en suero. Debido a estas considerables concentraciones en leche materna, la claritromicina es recomendada para el tratamiento de mastitis pueperal.
Reacciones secundarias y adversas: Los efectos secundarios que se presentan más comúnmente son de tipo gastrointestinal y usualmente dependen de la dosis. La incidencia de diarrea, náusea y alteración del gusto reportada es del 3%, así como dispepsia y dolor abdominal en el 2% de los pacientes. Se han reportado algunos casos de sabor amargo o metálico con el uso de claritromicina. La claritromicina a dosis altas (750 mg a 1000 mg dos veces al día) estuvo asociada a más efectos gastrointestinales (33% contra 21%), en comparación con dosis más bajas (750 mg a 1000 mg una vez al día). Efectos hematológicos y cardiovasculares.- Se presentó eosinofilia en el 2.6% de pacientes a quienes se estaba administrando claritromicina; se ha reportado aumento del 1% en el tiempo de protrombina. Las células blancas disminuyeron en menos del 1% de los pacientes. Se ha reportado que los macrólidos (incluida la claritromicina) han sido asociados con prolongación de QT y arritmias ventriculares, aunque se desconoce su incidencia. Efectos en SNC. La incidencia de cefalea es del 2%. Existen reportes de casos esporádicos con alucinaciones o manía. Efectos en piel: se reportó rash con la terapia de claritromicina. Esporádicamente se han presentado casos de anafilaxis y síndrome de Stevens-Johnson.
Interacciones medicamentosas y de otro genero: Los fármacos que incrementan su concentración y pueden desencadenar efectos adversos son: astemizol (la sobredosis de astemizol ha llevado a intervalos prolongados de QT y arritmias ventriculares severas); benzodiazepinas (SNC, depresión, ataxia, letargo); carbamazepina (letargo, fatiga, vista borrosa, náusea, confusión y ataxia); cisaprida (intervalos prolongados de QT están asociados con fibrilación ventricular, arritmia ventricular que puede conducir a fibrilación ventricular y muerte cardíaca repentina). Asimismo la ciclosporina (disfunción renal, colestasis, parestesias); digoxina aumenta la absorción por disminución del mecanismo de inactivación intestinal de digoxina; ergotamina (náusea, vómito, isquemia vasospástica); lansoprazol (glositis, estomatitis o lengua negra); pimozida (el aumento del intervalo QT, arritmia cardíaca y muerte repentina); rifabutina (neutropenia); tacrolimus (nefrotoxicidad, hiperglucemia, hiperkalemia; terfenadina (aumento del intervalo QT); Warfarina (aumento del tiempo de coagulación). Algunos fármacos incrementan la concentración de claritromicina y pueden desencadenar efectos adversos como diarrea, vómito o dispepsia éstos son. Delavirdina; efavirenz; ritonavir; citrato de bismuto-ranitidina; saquinavir.
Alteraciones de pruebas de laboratorio: Se han reportado elevaciones en las pruebas de función hepática en menos del 1% de los pacientes.
Precauciones y relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Se ha reportado retardo del crecimiento asociado con toxicidad materna (no teratogenia) en monos tratados con claritromicina a dosis de 70 mg/Kg/d, suficientes para producir niveles séricos 2-3 veces mayores a aquellos usados terapéuticamente en humanos. Asimismo, en conejas preñadas fetales y tratadas con dosis menores a las terapéuticas, se presentaron algunas muertes, por otra parte, no se presentaron efectos teratogénicos en las crias de conejas embarazadas tratadas con dosis hasta seis veces mayores a las humanas. En ratas se presentaron algunas alteraciones (paladar hendido y malformaciones cardiovasculares) fetales, cuando las madres recibieron claritromicina a dosis 6-25 veces la dosis humana. Algunos estudios en ratas a las que se administró claritromicina durante la etapa de embriogénesis a dosis de 150 mg/Kg/d, evidenciaron incremento de las anormalidades cardiovasculares, sin embargo en otros bajo las mismas condiciones no reportaron el mismo efecto dañino. En ratones bajo dosificaciones aún más elevadas (500 y 1000 mg/Kg/d) se reportó incremento en la incidencia de paladar hendido. La administración de claritromicina a monos durante el inicio de la gestación y a dosis 10 veces mayores la dosis máxima diaria humana se produjo pérdida de los embriones (efecto tóxico sobre la hembra preñada), sin embargo en otro grupo tratado con 2.5 a 5 veces la dosis máxima diaria no se produjo este efecto. Los reportes en animales no son sugestivos de que la claritromicina sea un fármaco con claros efectos teratogénicos. Las pruebas de carcinogénicidad, mutagénicidad (Ames), reproducción y fertilidad en ratas machos y hembras fueron negativas.
Dosis y vías de administración: La claritromicina se administra por vía oral y puede ser ingerida con o sin alimentos. La dosis en adultos y mayores de 12 años es de 250 a 500 mg dos veces al día y la duración del tratamiento usualmente se encuentra en el rango de 7 a 14 días. En sinusitis aguda o exacerbaciones de bronquitis crónicas causadas por H. Influenzae o infecciones causadas por M. avium se recomienda administrar 500 mg cada 12 horas. La dosis y la duración del tratamiento dependerán del agente causal así como de la severidad del padecimiento. Para infecciones por M. avium se administrará, como inicio, 500 mg cada 12 horas; de no observarse respuesta clínica o bacteriológica se recomienda incrementar la dosificación a 1000 mg c/12 horas. La duración del tratamiento podrá variar según la capacidad de respuesta inmunológica del individuo y la susceptibilidad del germen. Para la profilaxis de este padecimiento se recomienda la administración de 500 mg dos veces al día. Para erradicar la infección por Helicobacter pylori se han utilizado una combinación de fármacos administrados dos veces al día durante 7 días: Omeprazol (20 mg), claritromicina (500 mg), subcitrato de bismuto (350 mg) y metronidazol (500 mg). Dosificación en insuficiencia renal: es recomendable considerar un posible ajuste a la dosificación en pacientes con insuficiencia renal cuando la depuración de creatinina sea menor de 30 ml/min y no administrar la formulación de liberación prolongada. Se sugiere disminuir la dosis a la mitad, administrar claritromicina de liberación normal y no prolongar su administración por más de 14 días. Dosificación en insuficiencia hepática: la dosis de CLARITRAL* no necesita ser ajustada en los pacientes con insuficiencia hepática siempre que la función renal esté intacta. En pacientes con disfunción hepática moderada o severa, pero con función renal normal, la biotransformación de claritromicina hacia 14-hidroxi-claritromicina fue disminuida, sin embargo, la depuración renal de claritromicina se incrementó, por este efecto compensatorio, no se produjo efecto final en la farmacocinética de la claritromicina. Dosis durante la diálisis: los pacientes sometidos a procedimientos de diálisis no requieren dosis suplementarias.
Sobredosificación o ingesta accidental: manifestaciones y manejo (antídotos): Posterior a la ingestión de grandes cantidades de claritromicina pueden presentarse síntomas gastrointestinales. Un paciente que ingirió 8 gramos de claritromicina mostró alteraciones del estado mental, conducta paranoide, hipocaliemia e hipoxemia. Se recomienda practicar lavado gástrico para eliminar el medicamento que aún no se haya absorbido. Asimismo es necesario practicar las medidas generales de mantenimiento vital. Por la información reunida a la fecha, se considera que la claritromicina no es dializable.
Presentación: Caja con 10 y 20 tabletas de 250 mg. Caja con 10 y 20 tabletas de 500 mg.
Recomendaciones para el almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. El empleo de este medicamento durante el embarazo queda bajo la responsabilidad del médico tratante. No se administre durante la lactancia.
Nombre y domicilio del laboratorio: Laboratorios SILANES, S.A. DE C.V., Amores 1304 Col. Del Valle. 03100 - México, D.F.
Número de registro del medicamento: 478M2000 SSA-IV.
Clave de IPPA: EEAR-403883/RM2001.

Principios Activos de Claritral

Laboratorio que produce Claritral