KABIZOL®

FRESENIUS KABI

Denominación genérica: Metronidazol.

Forma farmacéutica: Solución. Cada 100 mL contienen: Metronidazol 500 mg. Vehículo cbp 100 mL. Contenido electrolítico: mEq/L: Sodio 135.0. Cloruro 126.0. Fosfato 12.6. Osmolaridad teórica 297mOsmol/kg.pH 4.5-7.0.
Indicaciones terapéuticas: Metronidazol está indicado para el tratamiento de las siguientes infecciones en adultos y niños, causadas por gérmenes bacterianos susceptibles al metronidazol y que requieren terapia intravenosa. KABIZOL® se ha utilizado con éxito en el tratamiento de: Infecciones intra-abdominales posteriores a la cirugía de colon, en peritonitis, enfermedades purulentas de la cavidad pélvica (abscesos, flemón). Infecciones ginecológicas (por ejemplo luego de histerectomía y otros procedimientos quirúrgicos ginecológicos). Fiebre puerpérica. KABIZOL® también se utiliza en: Sepsis, especialmente si ésta se origina por el tracto gastrointestinal o el tracto genital femenino. Neumonía necrotizante. Abscesos cerebrales. Osteomielitis. Endocarditis. KABIZOL® está indicado particularmente en: Infecciones severas con anaerobios. Como tratamiento profiláctico antes de cirugías, especialmente cuando las infecciones como la peritonitis o enfermedades purulentas localizadas debajo del diafragma (absceso subfrénico) o de la región pélvica (absceso) ya se conocen o se sospechan. Como tratamiento profiláctico antes de cirugías donde puede esperarse contaminación anaeróbica (por ejemplo, originada del tracto gastrointestinal, tracto genital femenino o cavidad orofaríngea). También está indicado para el tratamiento o prevención de infecciones por microorganismos anaerobios tales como septicemia, bacteremia, abscesos hepáticos, celulitis pélvica, trombosis séptica, abscesos hepáticos amebianos y otras formas graves de amibiasis intestinal y extra intestinal. KABIZOL® tiene una acción intensa y específica contra microorganismos anaerobios, siendo por esta razón el medicamento de elección en casos de infecciones causadas por tales microorganismos patógenos (especialmente Bacteroides fragilis y melaninogénicus, así como: Veillonella, Fusobacterium, Propionibacterium, Clostridium, Peptococcus, Peptostreptococcus, Eubacterium, y Helicobacter). El fármaco también puede usarse con antimicrobianos apropiados para combatir infecciones coexistentes por microorganismos aerobios. Debe tenerse en consideración la guía oficial sobre el uso apropiado de agentes antibacterianos para la aplicación de KABIZOL®.
Farmacocinética y farmacodinamia: Propiedades farmacocinéticas: KABIZOL® se administra por vía parenteral infusión intravenosa. Por lo tanto, la biodisponibilidad es del 100%. Siguiendo el régimen de dosificación intravenosa usual, el metronidazol alcanza concentraciones plasmáticas entre 10 mg/mL y 30 mg/mL. Estas concentraciones parecen ser suficientes para el efecto microbiano del fármaco. Después de la infusión intravenosa de 600 mg de metronidazol durante 20 minutos, se alcanzaron concentraciones séricas de aproximadamente 35.2 mg/mL después de 1 hora, 33.9 mg/mL después de 4 horas y de 23.7 mg/mL después de 8 horas. Existe alguna acumulación y en consecuencia concentraciones más altas se han presentado cuando se administran dosis múltiples. Su volumen de distribución es aproximadamente el del agua corporal total. Las concentraciones pueden variar según el tipo de determinación empleado. Después de la administración intravenosa de metronidazol, las concentraciones plasmáticas son de aproximadamente 25 mg/mL, pero concentraciones más bajas de 18 mg/mL han sido reportadas en pacientes a quienes se les han dado dosis de 15 mg/Kg de peso corporal seguidas de 7.5 mg/Kg cada 6 horas. El metronidazol se distribuye fácilmente. Aparece en la mayor parte de líquidos y tejidos corporales, incluyendo: bilis, hueso, leche materna, abscesos cerebrales, líquido cefalorráquideo, hígado y abscesos hepáticos, saliva, líquido seminal y secreciones vaginales. Cruza la barrera placentaria y entra rápidamente a la circulación fetal. En el organismo humano se forman diferentes metabolitos. Los principales metabolitos oxidativos son: 1-(-2-hidroxietil)-2-hidroximetil-5-nitroimidazol (el metabolito hidroxi) el cual tiene actividad antibacteriana, es detectado en plasma y orina, y el ácido acético-2-metil-5- nitroimidazol (el metabolito ácido), no tiene actividad antibacteriana y no es frecuente que se detecte en plasma, pero es excretado en orina. Pequeñas cantidades de metabolitos reducidos, acetamidas y ácido oxámico-N-(2-hidroxietil), han sido detectados en orina y probablemente están formados por la flora intestinal. Metronidazol se une a las proteínas plasmáticas en 10-20%. La vida media de eliminación de metronidazol es de aproximadamente 8 horas. El volumen de distribución aparente es de aproximadamente 36 L. Aproximadamente el 80% de metronidazol se excreta en la orina. El metronidazol sin cambio representa menos del 10%. Pequeñas cantidades de aproximadamente 6% se excretan vía hepática. El metronidazol es metabolizado en el hígado por cadenas laterales de oxidación y forma glucurónidos. La eliminación solamente se prolonga levemente en pacientes con función renal dañada. La eliminación puede retrasarse en pacientes con insuficiencia hepática severa. La vida media puede prolongarse en pacientes con insuficiencia hepática severa (hasta 30 horas). La mayoría de la dosis del metronidazol es excretada en orina, principalmente como metabolitos reducidos, pequeñas cantidades aparecen en heces. Dentro de los cinco días siguientes a la terapia, 77% de la dosis aplicada es eliminada en la orina y 14% en heces. La substancia no se acumula en el organismo. Propiedades farmacodinámicas: Grupo farmacoterapéutico: Otros antibióticos - derivados del imidazol. Metronidazol pertenece al grupo de los nitroimidazoles. Mecanismo de acción: Metronidazol por sí solo es ineficaz antimicrobialmente. Representa el compuesto de inicio estable capaz de penetración, del cual, bajo condiciones anaeróbicas, la oxidoreductasa piruvato-ferrodoxina microbiana forma radicales nitrosos por la oxidación de la ferredoxina y flavodoxina y que luego atacan al DNA. Los radicales nitrosos forman aductos con pares bases en el DNA, lo que lleva a que la hebra de DNA se rompa y consecuentemente a la muerte celular. La acción selectiva de metronidazol contra bacterias anaeróbicas se debe a su reducción preferencial del grupo 5'-nitro de la droga original por estos organismos, presumiblemente por un sistema análogo al de la ferredoxina. Un ambiente anaeróbico se requiere para que se lleve a cabo la reducción. La vida activa corta de los productos intermedios formados, interactúa subsecuentemente con el ADN bacteriano y quizá con otras macromoléculas. Aunque el mecanismo de acción preciso es desconocido, provoca que los nitroimidazoles sean reducidos por sistemas de transferencia de electrones a una substancia intermediaria inestable. Dicha substancia se confunde con el ADN de la bacteria, provocando la inactivación del mismo, lo cual tiene por consecuencia el bloqueo de las síntesis enzimáticas de la bacteria, ocasionando su muerte. Correlación entre la farmacocinética y la farmacodinamia: La eficacia depende principalmente de la proporción de la concentración sérica máxima (Cmax) a la concentración inhibitoria mínima (MIC) del patógeno. Mecanismo(s) de resistencia: Los mecanismos de resistencia de las bacterias anaeróbicas contra el metronidazol solamente se han aclarado parcialmente a la fecha: Las cepas de Bacteroides resistentes al metronidazol poseen determinantes de resistencia que codifican las reductasas del nitroimidazol que transforman los nitroimidazoles a aminoimidazoles. Esto lleva a inhibir la formación de los radicales nitrosos que son responsables de los efectos antibacterianos. La resistencia del Helicobacter pylori al metronidazol es atribuible a las mutaciones en un gen que codifica la NADPH nitroreductasa. Estas mutaciones llevan a un intercambio de los aminoácidos y por lo tanto a la pérdida de la función de la enzima. El paso de activación del metronidazol al radical nitroso reactivo se omite de esta manera. Existe resistencia cruzada total entre el metronidazol y los otros derivados del nitroimidazol (tinidazol, ornidazol, nimorazol). Valores límite: La prueba de metronidazol se realiza utilizando el método de series de dilución estándar. Las siguientes concentraciones inhibitorias mínimas se han determinado para los patógenos susceptibles y resistentes:

La prevalencia de la resistencia adquirida de las especies individuales puede variar dependiendo del lugar y tiempo. Por esta razón, se requiere información local sobre la situación de la resistencia, particularmente para el tratamiento adecuado de infecciones severas. Si es dudosa la eficacia de metronidazol debido a la situación de resistencia local, debe buscarse consejo de los expertos sobre la terapia apropiada. Especialmente en caso de infecciones graves o para el tratamiento de quienes no responden, el objetivo debe ser un diagnóstico microbiológico con la identificación del patógeno y su susceptibilidad al metronidazol. Prevalencia de la resistencia adquirida en Alemania basada en la información obtenida de los proyectos nacionales de monitoreo de la resistencia y de los estudios en los últimos 5 años: Especies comúnmente susceptibles: Microorganismos anaeróbicos: Bacteroides fragilis. Clostridium difficile. Clostridium perfringens° *. Especies de Fusobacterium. Especies de Peptoniphilus. Especies de Peptostreptococcus. Especies de Porphyromonas. Especies de Prevotella. Especies de Veillonella. Otros microorganismos: Entamoeba histolytica°. Gardnerella vaginalis°. Giardia lamblia°. Trichomonas vaginalis°. Especies para las que la resistencia adquirida puede ser un problema. Microorganismos aeróbicos Gram-negativo: Helicobacter pylori. Organismos intrínsecamente resistentes: Todas las bacterias aeróbicas obligatorias. Microorganismos Gram-positivo: Especies de Enterococcus. Especies de Staphylococcus. Especies de Streptococcus. Microorganismos Gram-negativo: Enterobacteriaceae. Especies Haemophilus. ° Al momento de la publicación de las tablas, no estuvieron disponibles datos actuales. Basándose en la información de la literatura principal, trabajos de referencia estándar y recomendaciones de terapia, se asume la susceptibilidad. *Solamente en casos de alergia a la penicilina.
Contraindicaciones: KABIZOL® no debe utilizarse en pacientes con hipersensibilidad al metronidazol o a otros derivados del nitroimidazol o a cualquiera de los excipientes del medicamento. Sin embargo, puede haber condiciones excepcionales como casos de infecciones que amenacen la vida y si otros productos medicinales son inefectivos cuando un médico considera esencial la administración de KABIZOL®. Es necesaria una cuidadosa evaluación beneficio/riesgo antes de la administración de KABIZOL® en pacientes con daño hepático severo, discrasias sanguíneas, hemogénesis dañada y enfermedad del sistema nervioso central o periférico. No usar conjuntamente con alcohol.
Precauciones generales: Metronidazol no tiene actividad directa contra bacterias aeróbicas o anaeróbicas facultativas. Se aconseja el monitoreo regular clínico y de laboratorio (microbiológico) si se considera necesaria la administración de KABIZOL® durante más de 10 días. En caso de inflamación de las meninges, el KABIZOL® penetra con mucha facilidad en el líquido cerebro-espinal, pudiendo provocar neuropatías periféricas. Existe la posibilidad de que después de que se ha eliminado la Trichomonas vaginalis pueda persistir una infección por gonococos. La vida media de eliminación del metronidazol sigue sin cambio en presencia de falla renal. Por lo tanto, la dosis de metronidazol no requiere reducción. Sin embargo, tales pacientes retienen los metabolitos de metronidazol. La importancia clínica de esto no se sabe actualmente. En pacientes sometidos a hemodiálisis, el metronidazol y los metabolitos se eliminan eficientemente durante un periodo de diálisis de 8 horas. Por lo tanto, KABIZOL® debe readministrarse inmediatamente después de la hemodiálisis. No se requiere hacer ajuste de rutina de la dosis de KABIZOL® en pacientes con falla renal sometidos a diálisis peritoneal intermitente (IDP) o diálisis peritoneal ambulatoria continua (CAPD). En pacientes con cirrosis alcohólica y con problemas en la descarga de bilis, la dosis debe ser reducida. Metronidazol se metaboliza principalmente por oxidación hepática. Puede ocurrir daño substancial de la depuración de metronidazol en presencia de insuficiencia hepática avanzada. Puede ocurrir acumulación significativa en pacientes con encefalopatía hepática y las altas concentraciones plasmáticas resultantes de metronidazol pueden contribuir a los síntomas de la encefalopatía. Por lo tanto, KABIZOL® debe administrarse con precaución a pacientes con deficiencia hepática. En caso de falla hepática severa y deficiencia de la hematopoyesis, por ejemplo granulocitopenia, KABIZOL® solamente debe utilizarse en caso de una evaluación positiva del beneficio-riesgo. Durante el tratamiento con metronidazol puede ocurrir ocasionalmente leucopenia, granulocitopenia y en muy raros casos agranulocitosis y trombocitosis. Por lo tanto, se aconsejan controles regulares del conteo sanguíneo en caso de un tratamiento más largo con metronidazol. KABIZOL® debe utilizarse con precaución en pacientes con enfermedad crónica activa o severa del PNS y CNS. Hay reportes aislados sobre la incidencia de ataques y neuropatías periféricas, principalmente entumecimiento y parestesia de las extremidades, durante el tratamiento con metronidazol. En casos muy raros, especialmente con la terapia a largo plazo con metronidazol en altas dosis, pueden observarse en MRI lesiones cerebelosas con síntomas respectivos; detener el tratamiento con metronidazol usualmente causa el alivio de los síntomas y la resolución de las lesiones estructurales. En evidencia de trastornos neurológicos, la relación beneficio-riesgo debe revalorarse inmediatamente con respecto a la continuación de la terapia con metronidazol. En caso de reacciones severas de hipersensibilidad, por ejemplo choque anafiláctico, debe detenerse inmediatamente la administración de KABIZOL® y el personal calificado apropiado debe iniciar las medidas de emergencia usuales. La diarrea severa y persistente que ocurre durante el tratamiento con KABIZOL® o en las semanas posteriores puede ser causada por la enterocolitis pseudomembranosa (en la mayoría de los casos por Clostridium difficile) que puede poner en peligro la vida. En este caso el tratamiento con KABIZOL® debe abandonarse inmediatamente y debe iniciarse un tratamiento adecuado. Deben evitarse los medicamentos que inhiben la peristalsis. Este medicamento contiene 13.5 mmol (310 mg) de sodio por 100 mL de solución. Esto debe tomarse en cuenta en pacientes con una dieta controlada en sodio y en casos en los que se requiere restricción de líquidos. Efectos sobre la capacidad de conducir y utilizar máquinas: Metronidazol puede alterar las reacciones a tal grado que puede afectarse la capacidad de conducir y operar máquinas. Estos efectos potenciales como somnolencia, mareo, confusión, alucinaciones, convulsiones o trastornos visuales transitorios se incrementan al inicio del tratamiento y conjuntamente con el consumo de alcohol.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: Aunque no hay evidencia revelada de embriotoxicidad o fetotoxicidad, KABIZOL® solamente debe utilizarse durante el primer trimestre del embarazo en casos de infecciones severas que amenazan la vida. Durante el segundo y tercer trimestre de embarazo, KABIZOL® solamente debe utilizarse después de la cuidadosa evaluación beneficio/riesgo. No se use durante el embarazo. Lactancia: El amamantamiento debe interrumpirse o el tratamiento con metronidazol debe descontinuarse.
Reacciones secundarias y adversas: Las reacciones adversas ocurren raramente con los regímenes recomendados estándares, más bien con dosis altas. Se aconseja a los médicos que contemplan terapia continua para aliviar las condiciones crónicas, por periodos mayores que los recomendados, que consideren el posible efecto terapéutico contra el riesgo de neuropatía periférica. Los efectos indeseables más frecuentes son nausea, trastornos del gusto y el riesgo de desarrollo de neuropatías en caso de tratamiento a largo plazo. La frecuencia, el tipo y la gravedad de las reacciones adversas en los niños son iguales que en los adultos. La evaluación de los efectos indeseables se basa en la siguiente definición de frecuencia: Muy comunes ≥1/10. Comunes ≥1/100 a < 1/10. Poco comunes ≥1/1,000 a < 1/100. Raros ≥1/10,000 a < 1/1,000. Muy raros < 1/10,000. No conocidos: La frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles. Infecciones e infestaciones: Raros: Superinfección por Candida en el área genital. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Poco comunes: Leucopenia y granulocitopenia, trombocitopenia. Muy raros: Agranulocitosis, anemia aplásica (en casos aislados). Se aconsejan conteos sanguíneos en caso de administración prolongada. Trastornos del sistema inmune: Poco comunes: Reacciones leves a moderadas de hipersensibilidad como prurito, urticaria, eritema multiforme, angio-edema y fiebre por el fármaco. Muy raros: Reacciones severas de hipersensibilidad sistémica aguda: reacciones anafilácticas hasta choque anafiláctico en casos extremos. No conocidos: Síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica. Trastornos del metabolismo y de la nutrición: No conocidos: Anorexia. Trastornos psiquiátricos: Poco comunes: Trastornos psicóticos, incluyendo alucinaciones, agitación, depresión. Trastornos del sistema nervioso: Poco comunes: Dolor de cabeza, mareo, somnolencia, insomnio. Durante la terapia intensiva y/o prolongada con metronidazol se han reportado neuropatía sensorial periférica (por ejemplo entumecimiento, dolor, pilosidad y sensación de hormigueo en las extremidades) y ataques epileptiformes transitorios. En la mayoría de los casos la neuropatía despareció después de que se detuvo el tratamiento o cuando la dosis se redujo. Muy raros: Meningitis aséptica, encefalopatía (por ejemplo confusión, fiebre, dolor de cabeza, parálisis, sensibilidad a la luz, alteraciones visuales, alteraciones del movimiento, cuello rígido) y síndrome cerebeloso subagudo (por ejemplo ataxia, disartria, discapacidad para andar, nistagmo y temblores) los cuales comúnmente se resuelven después de reducir la dosis o de discontinuar la dosis. Metronidazol puede provocar también vértigo ocacional y depresión. De manera especial, después de un tratamiento prolongado o de administración de dosis altas, pueden aparecer neuropatías. Trastornos del ojo: No comunes: Trastornos visuales, diplopia, miopía. No conocidos: Espasmo oculomotor, neuropatía óptica. Trastornos gastrointestinales: No comunes: Náusea, vómito, diarrea, glositis, estomatitis, erupto amargo, sabor metálico, alteraciones gastrointestinales, lengua saburral. Muy raros: la diarrea severa y persistente durante o después de la terapia puede ser causada por enterocolitis pseudomembranosa (en la mayoría de los casos por Clostridium difficile) que puede ser amenazante para la vida. No conocidos: Pancreatitis que es reversible al retirar el fármaco. Se puede presentar además pérdida de apetito, gastritis y lengua seca. Trastornos hepatobiliares: Poco comunes: Trastornos hepáticos por ejemplo transaminasas incrementadas y bilirrubina en suero. Muy raros: Hepatitis colestásica, ictericia que es reversible al retirar el fármaco. Trastornos del tejido músculo esquelético, conectivo: Poco comunes: Mialgia, artralgia. Trastornos renales y urinarios: Poco comunes: Oscurecimiento de la orina (debido al metabolito metronidazol) Raros: Disuria, cistitis, incontinencia urinaria. Trastornos generales y condiciones del sitio de administración: Comunes: Flebitis hasta tromboflebitis. Poco comunes: Sensación de debilidad. Raramente provoca toxicidad. Todos estos síntomas desaparecen al terminar el tratamiento.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Derivados de la cumarina: En pacientes que reciben anticoagulantes del tipo de la warfarina, la dosis de los anticoagulantes debe ajustarse en consecuencia conforme el metronidazol intensifique la inhibición de la coagulación sanguínea, llegando a producir hemorragias. No hay interacción con la heparina. Alcohol: No deben consumirse bebidas alcohólicas durante la terapia con metronidazol porque pueden ocurrir reacciones de hipersensibilidad como eritema en cabeza y cuello, náusea, vómito, dolores de cabeza y mareos; enrojecimiento y sensación de calor en la cara, cefalea y ocasionalmente descenso de la tensión arterial (reacciones del tipo disulfiram). Aunque no todos los pacientes tienen una reacción, los pacientes a los que se les va a administrar metronidazol deben ser advertidos de que no deben ingerir bebidas alcohólicas; la incompatibilidad del tipo disulfúrico con el alcohol continúa aún por cinco días después de interrumpido el tratamiento con KABIZOL®. Disulfiram: El metronidazol no debe ser administrado bajo ninguna circunstancia concomitantemente con disulfiram debido a que la administración de disulfiram y metronidazol se ha asociado con psicosis y confusión. Litio: Se aconseja precaución en caso de administración de medicamentos que contienen litio debido a que se ha reportado un incremento de las concentraciones séricas de litio que causa signos de toxicidad por litio (temblores, convulsiones). La retención de litio se acompaña por evidencia de posible daño renal. Por lo tanto, el tratamiento con litio debe disminuirse o retirarse antes de administrar el metronidazol. Las concentraciones plasmáticas de litio, creatinina y electrolitos deben monitorearse en pacientes en tratamiento con litio mientras reciben metronidazol. Barbitúricos: La administración concomitante de medicamentos que contienen barbitúricos (hexobarbital o fenobarbital) induce una reducción en la efectividad de metronidazol acortando la vida media de eliminación a aproximadamente 3 horas. Fenitoína: Metronidazol inhibe el metabolismo de la fenitoína administrada concomitante por lo que la concentración plasmática de fenitoína se incrementa. Simultáneamente, la fenitoína disminuye la efectividad del metronidazol. Cimetidina: En casos individuales los medicamentos que contienen cimetidina pueden afectar la eliminación del metronidazol con un incremento en los niveles sanguíneos del metronidazol. Fluorouracilo: Metronidazol reduce la depuración de 5 fluorouracilo y por lo tanto puede causar toxicidad incrementada de 5 fluorouracilo. Ciclosporina: Los pacientes que reciben ciclosporina están en riesgo de niveles séricos elevados de ciclosporina. La ciclosporina sérica y la creatinina sérica deben monitorearse estrechamente cuando la coadministración es necesaria. Busulfán: Los niveles plasmáticos de busulfán pueden incrementarse con el metronidazol, lo cual puede causar toxicidad severa por busulfán. Carbamacepina: Metronidazol inhibe el metabolismo de la carbmacepina, lo cual lleva a un incremento de la concentración plasmática de carbamacepina. Tracolimus: La administración simultánea de metronidazol causa un incremento del nivel plasmático de tracolimus lo cual debe ser controlado frecuentemente así como la función renal, especialmente al inicio y al final de un tratamiento con metronidazol en pacientes que se ajustan a un medicamento de tracolimus definido. Amiodarona: La prolongación de los intervalos de QT y torsade de pointes se ha reportado cuando se administran concomitantemente metronidazol y amiodarona. Se recomiendan controles regulares de ECG. Se aconseja que los pacientes ambulatorios consulten a sus médicos en caso de que ocurran síntomas de torsades de pointes como somnolencia, palpitaciones y síncope. Anticonceptivos orales: En casos excepcionales algunos antibióticos pueden disminuir la efectividad de los anticonceptivos orales, a saber, inhibiendo la hidrólisis bacteriana de los conjugados de esteroides y por eso, una disminución de la reasimilación de los esteroides no conjugados en el intestino. Estas interacciones excepcionales pueden presentarse en mujeres con una alta excreción de conjugados de esteroides vía la bilis. Micofenolato mofetil: Las sustancias como los antibióticos que alteran la flora intestinal pueden disminuir la biodisponibilidad oral de los ácidos micofenólicos. Se aconseja el monitoreo cercano con respecto a una disminución de los efectos inmunosupresores de los ácidos micofenólicos cuando se administran concomitantemente anti-infecciosos. Otros antibióticos: Se ha reportado respuesta sinérgica moderada del metronidazol a los antibióticos como la tetraciclina, espiramicina, clindamicina, acilureido-penicilinas y rifampicina. El ácido nalidíxico y metronidazol muestran una clara influencia sinérgica. No se reportaron efectos antagonísticos. En estudios animales (dosis efectiva del 50%) no pudo detectarse un antagonismo de metronidazol y novobiocina, cefalexina, cloramfenicol, rifampicina, ácido nalidíxico y cotrimoxazol. Anticoagulantes orales: El efecto anticoagulante puede ser incrementado con la administración concomitante de metronidazol, llegándose a producir hemorragias. El metronidazol tiene actividad antitreponema y puede enmascarar la respuesta inmunológica en pacientes sifilíticos no tratados tempranamente.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Metronidazol puede interferir con ciertos tipos de determinaciones de los valores de química sérica, tales como GOT, causando valores disminuidos. No se han reportado interferencias con las pruebas de laboratorio (in vitro) en caso de administración simultánea de metronidazol y ampicilina, estreptomicina, gentamicina o ácido fusídico. Las valoraciones de AST, ALT, LDH, triglicéridos y glucosa pueden ocasionar valores bajos falsos en pacientes que son tratados con metronidazol dependiendo del método utilizado.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Toxicidad aguda: La toxicidad aguda en ratones se ha verificado siguiendo dos rutas de administración. La LD50 oral de metronidazol excede 3800 mg/Kg de peso corporal. La LD50 intraperitoneal de metronidazol excede 3950 mg/Kg de peso corporal. Por lo tanto, la toxicidad aguda es muy baja. La LD50 intravenosa excede 1200 - 1500 mg/Kg de peso corporal. Toxicidad crónica / subcrónica: Los estudios de toxicidad crónica en ratas de entre 26 - 80 semanas no revelaron reacciones adversas. Después de dosis diarias de aproximadamente 300 a 600 mg/Kg de peso corporal se reportaron distrofia testicular y atrofia prostática. Los efectos tóxicos en perros después de una dosis de 75 mL/Kg de peso corporal fueron ataxia y temblores. En estudios en monos después de una dosis diaria de 45, 100 o 225 mg/Kg de peso corporal durante un año, se pudo observar un incremento dependiente de la dosis de la degeneración celular hepática. Una dosis diaria de 18 mg/Kg de peso corporal se considera como la dosis tóxica mínima en el hombre después de la administración oral contínua durante 8 semanas. Los efectos adversos raros son hepatosis colestática y neuropatía periférica. Genotoxicidad y carcinogenicidad: Estudios en diferentes roedores revelaron un potencial carcinogénico bajo del metronidazol. Aunque los estudios de seguimiento en humanos no mostraron evidencia de riesgo carcinogénico elevado después de la administración del metronidazol, existe el riesgo teórico causado por el metabolito reducido que se forma por la flora intestinal y detectado en cantidades muy pequeñas en la orina. Metronidazol ha mostrado actividad mutagénica en varios estudios en bacterias utilizando diferentes sistemas de activación. Otros estudios in vitro e in vivo no pudieron demostrar un potencial de daño genético. Se observaron tasas incrementadas de aberraciones cromosómicas en linfocitos en pacientes que reciben terapia de metronidazol por un largo periodo. Estudios de toxicidad reproductiva: No hubo evidencia de efectos teratogénicos u otros efectos fetotóxicos cuando se administró metronidazol a una dosis diaria de 200 mg/Kg de peso corporal a ratas o a una dosis diaria de 150 mg/Kg de peso corporal a conejos. Metronidazol se distribuye ampliamente en los tejidos corporales y cruza fácilmente la placenta. Metronidazol también se distribuye en la leche en concentraciones de más del 50% de la concentración sérica concurrente del fármaco. La seguridad del tratamiento con metronidazol en el embarazo no está demostrada suficientemente. Especialmente para el uso durante el primer trimestre, los datos disponibles son controvertidos. La evidencia de algunos estudios sugiere que metronidazol se asocia con una velocidad de absorción dañada. Hasta ahora, no está completamente determinado el riesgo de los posibles síntomas tardíos que incluyen el riesgo de carcinogenicidad. En caso de uso ilimitado de nitroimidazoles por la madre, existe el riesgo carcinogénico o teratogénico para el feto o el neonato. Todavía no está disponible la evidencia de la embriotoxicidad o fetotoxicidad.
Dosis y vía de administración: La dosis de metronidazol depende del tipo y de la severidad de la infección, de la edad y del peso corporal del paciente y de la respuesta clínica. Infecciones con patógenos anaeróbicos: Salvo que el médico prescriba otra cosa, a los adultos y niños mayores de 12 años, se les administrará 3 veces al día, o sea cada 8 horas un frasco (100 mL) de KABIZOL® con una velocidad de infusión de 5 mL/min (= 100 gotas/min) aprox. 21.4 mg/Kg de peso corporal/día, para un paciente de 70 Kg de peso corporal. Niños menores de 12 años recibirán cada 8 horas una dosis única de 1.5 mL de KABIZOL®/Kg de peso corporal aprox. 7.5 mg/Kg de peso corporal. Velocidad de infusión: 3 mL/min aprox. 180 gotas/min; se usa un equipo de micro gotero para niños. El uso de este producto es por tratamiento de 7 días y en casos excepcionales por más tiempo. Niños < 8 semanas de edad: 15 mg/Kg en dosis única diariamente o dividida en 7.5 mg/Kg cada 12 horas. En recién nacidos con edad gestacional < 40 semanas, puede ocurrir acumulación de metronidazol durante la primera semana de vida, por lo que las concentraciones de metronidazol en el suero deben monitorearse de preferencia después de la terapia de pocos días. Velocidad de infusión: 3 mL/min @ 180 gotas/min; se usa un equipo de micro gotero para niños. Tratamiento antes o después de cirugía: Adultos y adolescentes: A más tardar 1 hora antes de la cirugía, se recomienda una infusión intravenosa lenta (5 mL/minuto) de 100 mL de KABIZOL® equivalente a 500 mg de metronidazol y después de 8 y 16 horas, otros 500 mg. Niños < 12 años de edad: 20-30 mg/Kg en dosis única administrada 1- 2 horas antes de la cirugía. Recién nacidos con edad gestacional < 40 semanas: 10 mg/Kg de peso corporal en dosis única antes de la operación. Para el tratamiento perioperatorio se recomienda administrar una dosis única de 100 mL a 300 mL de KABIZOL® como infusión intravenosa lenta a una velocidad de 5 mL por minuto, lo correspondiente a la cantidad de 500 mg a 1500 mg de metronidazol inmediatamente antes del inicio de la cirugía. Daño renal: En la insuficiencia renal severa de manera diferente, el metronidazol se excreta cada vez más en heces vía la bilis, no es necesaria una reducción de la dosis. Daño hepático: En caso de insuficiencia hepática severa la eliminación de metronidazol se retrasa. Por lo tanto, el paciente debe monitorearse cuidadosamente y los niveles sanguíneos deben verificarse regularmente. La dosis diaria de KABIZOL® debe reducirse a una tercera parte y puede administrarse una vez al día. Adultos mayores: Se aconseja precaución en adultos mayores. Particularmente en altas dosis, aunque hay información limitada disponible sobre la modificación de la dosis. Método de administración: Uso intravenoso. La solución de KABIZOL® debe administrarse como una infusión intravenosa lenta a una velocidad de 5 mL por minuto (máximo 100 mL dentro de 20 minutos). Es posible la administración intravenosa concomitante de antibióticos adecuados que deban administrarse por separado. Duración de la administración: El tratamiento con KABIZOL® no debe exceder 10 días. La duración de la administración puede prolongarse solamente en casos individuales y en caso de diagnóstico particularmente exacto. Dependiendo de las evaluaciones clínicas y bacteriológicas, el médico puede decidir prolongar el tratamiento, por ejemplo, erradicación de la infección del sitio que no pueda drenarse o que sea propenso a recontaminación endógena por patógenos anaeróbicos del intestino, orofaringe, o tracto genital. El tratamiento solamente debe repetirse raramente. La limitación de la duración de la administración es necesaria ya que no puede excluirse un efecto sobre las células de gérmenes del humano y se ha observado un incremento de ciertos tumores en estudios animales. Precauciones especiales para la disposición y otro manejo: KABIZOL® puede administrarse por infusión intravenosa combinado con solución de cloruro de sodio al 0.9%, soluciones de glucosa/cloruro de sodio, solución de glucosa al 5%, soluciones de cloruro de potasio (20 mmol, 40 mmol) y solución de Ringer.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: El riesgo de sobredosis puede excluirse en caso de infusión intravenosa apropiada y cuando se utiliza de acuerdo con las instrucciones de dosis recomendadas. Si es necesario, KABIZOL® puede eliminarse efectivamente por hemodiálisis. En caso de reacciones adversas debe hacerse una rápida evaluación de la proporción beneficio/riesgo de la continuación de la terapia. Si es necesario, el tratamiento con metronidazol debe detenerse. La terapia puede continuarse utilizando otro antibiótico/quimioterapéutico apropiado. Dosis orales únicas de más de 15 g han sido reportadas en intentos suicidas o por ingesta accidental. Los síntomas que se han reportado en individuos que ingieren de 6 a 10.4 g, un día sí un día no, son: náuseas, vómito y ataxia. Efectos neurotóxicos (convulsiones y neuropatía periférica). No hay un antídoto específico para la sobredosis de metronidazol. El tratamiento consiste en las medidas usuales de soporte.
Presentaciones: Frasco etiquetado con 100 mL.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a no más de 30°C. Protéjase de la luz.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se administre durante el embarazo y lactancia. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. Si no se administra todo el producto, deséchese el sobrante. No se administre si el cierre ha sido violado. No se administre simultáneamente con bebidas alcohólicas o medicamentos con alcohol. Antibiotico: El uso incorrecto de este producto puede causar resistencia bacteriana. Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Fresenius Kabi México, S.A. de C.V., Av. Paseo del Norte No. 5300-A, Col. San Juan de Ocotán, C.P. 45010, Zapopan, Jalisco, México.
Número de registro del medicamento: 166M2001 SSA IV

Principios Activos de Kabizol

Laboratorio que produce Kabizol