KOIDE

PISA

Denominación genérica: Lamivudina.

Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: Lamivudina 150 mg. Excipiente cbp una tableta.
Indicaciones terapéuticas: La lamivudina es un inhibidor nucleosídico de la transcriptasa inversa relacionado estructuralmente con la citosina, con actividad frente a retrovirus, incluido el VIH. Se emplea generalmente con otros antirretrovíricos, para la terapia combinada de las infecciones por el VIH. También se utiliza en el tratamiento de la hepatitis B crónica.
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: La lamivudina se absorbe rápidamente tras su administración por vía oral y la concentración plasmática máxima se alcanza en 1 hora aproximadamente. La ingestión con comida retrasa la absorción, pero no la reduce. La biodisponibilidad está comprendida entre el 80 al 87% en adultos, y 66% en niños. A dosis terapéuticas es decir 4 mg/kg/día (administrado cada 12 horas) la Cmáx es del orden de 1.0 a 1.9 mg/ml. El volumen de distribución es de 0.9 a 1.7 L/kg y la vida media de eliminación es de 3 a 7 horas. Se ha descrito una unión a las proteínas plasmáticas de hasta el 36%. La lamivudina atraviesa la barrera hematoencefálica, y la relación entre la concentración en el LCR y en el suero es de 0.12 aproximadamente. Atraviesa la barrera placentaria y se elimina por la leche materna. La lamivudina es metabolizada en el interior de las células al trifosfato antivírico activo. El metabolismo hepático es escaso y el fármaco se elimina principalmente sin modificar por excreción renal activa 68 a 71%. Se ha descrito una semivida de eliminación de 5 a 7 horas, tras una dosis única. Su metabolito activo el trifosfato de lamivudina intracelular tiene una prolongada vida media celular (16-19 horas) en comparación con la vida media plasmática (5-7 horas). En la insuficiencia renal la concentración plasmática o el ABC de lamivudina aumentan por la disminución de la depuración renal. En consecuencia la dosis debe reducirse cuando la depuración de creatinina sea < 50 ml/min. Los datos obtenidos en pacientes con insuficiencia hepática de moderada a grave muestran que la farmacocinética de lamivudina no se afecta severamente por la disfunción hepática. La farmacocinética de Lamivudina en niños es similar a la de los adultos, sin embargo la biodisponibilidad absoluta se reduce (55-65%). Los valores de eliminación sistémica fueron mayores en los niños menores y disminuyeron con la edad, aproximándose a los valores de los adultos alrededor de los 12 años. Debido a estas diferencias la dosis recomendada para niños de 3 meses a 12 años es de 4 mg/kg dos veces al día. Son limitados los datos para pacientes menores de tres meses. No hay datos sobre la farmacocinética en personas mayores de 65 años de edad. Farmacodinamia: La lamivudina es un análogo nucleósido sintético que es fosforilado en el interior de las células y transformado a su metabolito activo 5'-trifosfato. Este trifosfato detiene la síntesis de ADN de los retrovirus, incluido el VIH, mediante la inhibición competitiva de la transcriptasa inversa y su incorporación al ADN vírico. La lamivudina es también activa frente al virus de la hepatitis B. Se ha demostrado que la Lamivudina actúa en forma sinérgica o aditiva con otros agentes antiVIH en particular con la zidovudina, al inhibir la replicación del VIH en cultivos celulares. También se ha demostrado in vitro baja citotoxicidad a los linfocitos de sangre periférica, así como a las líneas celulares de linfocitos, monocitos-macrófagos y, a muchas de las células madre de la médula ósea. La resistencia del VIH-1 a la lamivudina involucra un cambio de aminoácido M184V cercano al sitio activo de la TR. Esta variante ocurre in vitro y aparece en los VIH-1 de pacientes que han recibido tratamiento con lamivudina. Estas mutaciones M184V muestran reducida susceptibilidad a la lamivudina y disminución in vitro de su capacidad replicatoria. Se ha informado de reducción en la susceptibilidad in vitro a la lamivudina en virus de pacientes tratados con Lamivudina. Evidencia de estudios clínicos muestran que la combinación de zidovudina y lamivudina retrasa la emergencia de virus resistentes a la zidovudina en pacientes sin tratamiento antirretrovíral previo.
Contraindicaciones: Lamivudina está contraindicada en los pacientes con hipersensibilidad conocida a la lamivudina, o a cualquiera de los componentes de la fórmula.
Precauciones generales: No se recomienda el uso de lamivudina como monoterapia. Debe advertirse a los pacientes que los tratamientos antirretrovirales actuales incluyendo a Lamivudina no han probado evitar el riesgo de transmisión del VIH ya sea por contacto sexual o por contaminación sanguínea. Deben emplearse las precauciones apropiadas. Los pacientes que reciben Lamivudina o cualquier otro tratamiento antirretroviral pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección por VIH, por lo que deben permanecer bajo vigilancia clínica estrecha por médicos con experiencia en el tratamiento de pacientes con enfermedades asociadas al VIH. El tratamiento con lamivudina debe suspenderse en los pacientes que desarrollen dolor abdominal, náuseas o vómitos, o tengan unos resultados anormales de los análisis bioquímicos, hasta que se haya descartado una pancreatitis. El tratamiento con lamivudina puede producir acidosis láctica y debe interrumpirse si se detecta un aumento rápido de la concentración de aminotransferasa, hepatomegalia progresiva o acidosis metabólica o láctica de etiología desconocida. La Lamivudina debe emplearse con precaución en pacientes con hepatomegalia u otros factores de riesgo de hepatopatía. En pacientes con Hepatitis B Crónica existe el riesgo de que aparezca una hepatitis de rebote al suspender el tratamiento con lamivudina, por lo que en estos pacientes debe controlarse la función hepática. La posibilidad de que exista una infección por VIH debe excluirse antes de iniciar el tratamiento con lamivudina para la Hepatitis B, ya que las dosis bajas empleadas para tratar esta última propician el desarrollo de cepas de VIH resistentes a la lamivudina. La dosis de lamivudina debe reducirse en pacientes con insuficiencia renal moderada o grave, Aclaramiento de Creatinina (Cl Cr) inferior a 50 ml/min.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Existe poca información disponible sobre la seguridad del uso de lamivudina durante el embarazo. Los estudios han confirmado que Lamivudina atraviesa la barrera placentaria, por lo cual su uso durante el embarazo deberá ser considerado solo si los beneficios superan ampliamente los factores de riesgo. Aunque los resultados de estudios en animales, no siempre son predictivos de la respuesta en humanos, los hallazgos en conejas sugieren que existe el riesgo potencial de pérdidas embrionarias tempranas. Los expertos recomiendan que las madres infectadas por el VIH, no amamanten a sus hijos para evitar el contagio. Posterior a la administración oral de Lamivudina, este se excreto en la leche materna en concentraciones similares a las séricas. (1-8 mg/ml). Debido a que lamivudina y el virus aparecen en la leche materna, se recomienda que las madres que reciben lamivudina no amamanten a sus hijos.
Reacciones secundarias y adversas: Se han reportado diversos efectos adversos durante el tratamiento de la infección por VIH con lamivudina sola o en combinación con otros agentes antirretrovirales. Debe tenerse en cuenta, que en muchos casos no es claro si los eventos adversos se relacionan a los medicamentos o son resultado de la enfermedad subyacente. Los efectos adversos más frecuentes de la lamivudina son dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, cefalea, fiebre, erupciones cutáneas, alopecia, malestar, insomnio, tos, síntomas nasales, artralgia, dolor osteomuscular y neuropatía periférica. En raras ocasiones se ha producido rabdomiólisis. La pancreatitis es la principal toxicidad clínica de la lamivudina en pacientes pediátricos. Se han producido neutrocitopenia y anemia (generalmente cuando se administra junto con zidovudina), trombocitopenia y aumento de enzimas hepáticas y rara vez casos de hepatitis. Se ha descrito acidosis láctica, normalmente asociada con hepatomegalia grave y esteatosis, durante el tratamiento con inhibidores nucleosídicos de la transcriptasa inversa. Efectos sobre la sangre: Aunque la anemia por lamivudina se produce generalmente cuando se emplea en combinación con zidovudina, se ha registrado un caso de anemia grave en un hombre de 62 años infectado por el VIH, a quien se le administro lamivudina sin zidovudina. Efectos sobre el cabello: La pérdida de cabello se relaciono con el tratamiento con lamivudina en 5 pacientes. Efectos sobre el sistema nervioso: Se ha descrito una exacerbación de la neuropatía periférica en un paciente después de sustituir lamivudina por zalcitabina. Efectos sobre las uñas: Se describió paroniquia en 12 pacientes infectados por el VIH, que recibieron lamivudina. En un estudio posterior 6 pacientes desarrollaron paroniquia durante el tratamiento con lamivudina en combinación con indinavir. Hipersensibilidad: Un paciente presento angioedema, urticaria y reacción anafilactoide 30 minutos después de recibir la primera dosis de lamivudina.
Interacciones medicamentosas y de otro género: La excreción renal de Lamivudina, se inhibe por la administración simultánea de otros fármacos que se eliminan principalmente por secreción renal activa, por ejemplo, la TMP-SMZ. Las dosis profilácticas habituales de TMP-SMZ no suelen requerir una disminución de la dosis de lamivudina a menos que el paciente tenga insuficiencia renal, si bien hay que evitar la administración conjunta de lamivudina con dosis elevadas de TMP-SMZ, como las empleadas en la neumonía por Pneumocystis carinii y en la toxoplasmosis. Aunque no suele haber interacciones clínicamente significativas con la zidovudina, en ocasiones se ha descrito anemia grave en pacientes tratados con lamivudina en combinación con la zidovudina. La lamivudina puede antagonizar la acción antivírica de la zalcitabina, por lo que no deben emplearse ambos fármacos simultáneamente. La activación intracelular de la estavudina y, en consecuencia, su efecto antivírico, pueden ser inhibidos por la zidovudina, la doxorubicina, y la ribavirina. La administración de estavudina con otros fármacos que causan pancreatitis o neuropatía periférica debe evitarse en la medida de lo posible. En un paciente que recibía profilaxis para el VIH con indinavir se produjo una crisis hipertensiva debida a la administración de fenilpropanolamina y clemastina, lamivudina y estavudina. La causa más probable fue una interacción entre la fenilpropanolamina y la estavudina, aunque no deben descartarse posibles interacciones con otros antirretrovíricos. Interacciones microbiológicas: La fosforilación intracelular de la lamivudina aumento al añadir hidroxicarbamida en un estudio in vitro. Puede haber ligeros incrementos de la concentración plasmática de zidovudina si se administra con lamivudina, pero, generalmente no son significativos desde el punto de vista clínico.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Los cambios en los parámetros de laboratorio incluyen neutropenia, trombocitopenia, anemia, elevaciones transitorias de las enzimas hepáticas séricas (ASAT, ALAT), y elevaciones de la amilasa sérica.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Los estudios de reproducción en animales no han demostrado teratogenicidad, ni efecto alguno sobre la fertilidad. Hubo evidencia de letalidad precoz en el embrión cuando se administro lamivudina a conejas gestantes a niveles de exposición comparables a los alcanzados en el ser humano.
Dosis y vía de administración: Dosis adultos: Infección por VIH: 150 mg vía oral dos veces al día, o 300 mg una vez al día. Profilaxis de la infección perinatal por VIH: 150 mg de lamivudina vía oral más 600 mg de zidovudina vía oral a la madre al inicio del trabajo de parto, seguido de 150 mg de lamivudina vía oral cada 12 horas más 300 mg de zidovudina cada 3 horas hasta el alumbramiento; después del parto el neonato deberá recibir 2 mg/kg de lamivudina vía oral, más 4 mg/kg de zidovudina vía oral cada 12 horas durante 7 días. Hepatitis viral crónica, tipo B: 100 mg vía oral una vez al día. Quimioprofilaxia después de exposición ocupacional a VIH: 150 mg/dosis dos veces al día combinada con zidovudina 200 mg tres veces al día o 300 mg dos veces al día, mas indinavir 800 mg tres veces al día como fármacos de primera línea después de exposiciones para las cuales se recomienda profilaxia. Dosis en insuficiencia renal (mayores de 16 años de edad): A) Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana. 1) La siguiente tabla describe los ajustes de dosis en pacientes mayores de 16 años.


B) Hepatitis Crónica B. 1) La siguiente tabla describe los ajustes de dosis.



Ajuste de la dosis durante la diálisis: A) Hemodiálisis. No es necesaria una dosis adicional de lamivudina después de una rutina de hemodiálisis de 4 horas. B) Diálisis peritoneal. La diálisis peritoneal ambulatoria continua y la diálisis peritoneal automatizada tienen un efecto insignificante sobre la depuración de lamivudina, por lo cual no es necesaria una dosis adicional de lamivudina después de la diálisis peritoneal. Dosis en insuficiencia hepática: No se necesita ajuste de la dosis en pacientes con insuficiencia hepática moderada a severa a menos que presenten insuficiencia renal. Dosis en pacientes seniles: No se dispone de datos específicos para este grupo etario, sin embargo se aconseja especial cuidado, debido a los cambios asociados con la edad como la disminución de la función renal y la alteración de los parámetros hematológicos. Dosis pediátrica: 1) Infección por VIH: 3 meses a 16 años, 4 mg/kg vía oral dos veces al día, hasta un máximo de 150 mg dos veces al día. Neonatos de menos de 30 días de edad, 2 mg/kg vía oral dos veces al día. 2) Profilaxis de la infección perinatal por VIH: 150 mg de lamivudina vía oral más 600 mg de zidovudina vía oral a la madre al inicio del trabajo de parto, seguido de 150 mg de lamivudina vía oral cada 12 horas más 300 mg de zidovudina cada 3 horas hasta el alumbramiento; después del parto el neonato deberá recibir 2 mg/kg de lamivudina vía oral, más 4 mg/kg de zidovudina vía oral cada 12 horas durante 7 días. 3) Hepatitis viral crónica, tipo B: 2 a 17 años, 3 mg/kg vía oral una vez al día, dosis máxima 100 mg/día. Dosis en pacientes pediátricos con insuficiencia renal: A) Infección por Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Un ajuste de la dosis y/o un incremento en el intervalo de dosificación deberá ser considerado. Hace falta información para recomendar una dosis especifica en pacientes pediátricos con falla renal. Ajuste de la dosis durante la diálisis: A) Hemodiálisis. No es necesaria una dosis adicional de lamivudina después de una rutina de hemodiálisis de 4 horas. B) Diálisis peritoneal. La diálisis peritoneal ambulatoria continua y la diálisis peritoneal automatizada tienen un efecto insignificante sobre la depuración de lamivudina, por lo cual no es necesaria una dosis adicional de lamivudina después de la diálisis peritoneal. Dosis en insuficiencia hepática: No se necesita ajuste de la dosis en pacientes con insuficiencia hepática moderada a severa a menos que presenten insuficiencia renal.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Existen datos limitados sobre las consecuencias de la ingesta de sobredosis agudas en humanos. No se han identificado signos o síntomas específicos relacionados con las sobredosis. En caso de ingesta de una sobredosis el paciente deberá ser observado de manera estrecha y se aplicara el tratamiento sintomático según sea necesario. Debido a que la lamivudina es dializable, la hemodiálisis continua puede ser usada en el tratamiento de la sobredosis aunque esto no ha sido estudiado.
Presentación(es): Caja con un frasco con 30 o 60 tabletas. Frasco sin caja con 30 o 60 tabletas.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Consérvese el frasco bien tapado. Protéjase de la luz.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Este medicamento solo debe administrarse bajo estricta prescripción médica por un especialista en terapia antirretroviral.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por: Laboratorios PiSA, S.A. de C.V. Av. Miguel Angel de Quevedo No. 555. Col. Romero de Terreros, C.P. 04310. Deleg. Coyoacán, D.F., México.
Número de registro del medicamento: 203M2012 SSA IV.

Principios Activos de Koide

Laboratorio que produce Koide