LECTRUM®

TEVA

Denominación genérica: Leuprorelina.

Forma farmacéutica y formulación: Suspensión inyectable. El frasco ámpula contiene: leuprorelina 3,75 mg o 7,5 mg. La ampolleta con diluyente contiene: manitol 75 mg. Agua inyectable cbp 1,5 ml.
Indicaciones terapéuticas: LECTRUM® es un análogo de la hormona liberadora de gonadotrofina, está indicado para el tratamiento de anemia debido a leiomiomas uterinos (fibromas), carcinoma de próstata avanzado, especialmente como una alternativa a la orquiectomía o de la administración de estrógeno, endometriosis, pubertad precoz central (PPC idiomática o neurogénica), cáncer de mama metastático hormonodeprendiente en la mujer premenopáusica.
Farmacocinética y farmacodinamia: LECTRUM® es una análogo sintético de la hormona liberadora de gonadotropina. Semejante a o que se produce naturalmente con la hormona liberadora de la hormona luteinizante (LHRH), la administración inicial o intermitente de leuprorelina simula la liberación de la hormona luteinizante (LB) y de la hormona folículo-estimulante (FSH) de la pituitaria anterior. La liberación de LH y FSH desde la pituitaria anterior aumenta transitoriamente las concentraciones de testosterona y dehidrotestosterona en los hombres, la administración continua de leuprorelina en el tratamiento del carcinoma de próstata suprime la secreción de la hormona liberadora de gonadotropinas, teniendo como resultado, una disminución de las concentraciones de testosterona y en consecuencia, una "castración farmacológica". En los casos de anemia secundaria a leiomiomas uterinos, por endometriosis y carcinoma de mama, la estimulación inicial de gonadotrofina desde la pituitaria anterior aumenta transitoriamente los niveles de estrona y estradiol en mujeres premenopáusicas. No obstante la administración continúa de leuprorelina produce una disminución en la concentración de estradiol, estrona y progesterona. Como consecuencia de la supresión de la función ovárica, tanto los tejidos endometriales normales como ectópicos, se vuelven inactivos y atróficos, provocando una amenorrea. En la pubertad precoz central, después de la estimulación inicial de las gonadotrofinas y el aumento en la relación de desarrollo puberal, las concentraciones de testosterona y estradiol en niños y niñas disminuyen respectivamente a concentraciones prepuberales con la administración continua de dosis terapéuticas de leuprorelina. Las concentraciones de gonadotrofina estimulada y basal, también se reduce a niveles prepuberales, como resultado de estos efectos, se detiene la menstruación, disminuye el desarrollo de los órganos reproductivos y de la velocidad de la edad ósea se aproxima a lo normal, mejorando la posibilidad de los niños de alcanzar la altura adulta pronosticada. La suspensión del tratamiento con leuprorelina, provoca que las gonadotropinas vuelvan a niveles puberales y se reanuda la maduración natural. La absorción después de la aplicación intramuscular es de aproximadamente 90%. El volumen de distribución a estado estacionario en los hombres, después de una dosis intravenosa única en voluntarios masculinos sanos, fue de 271. Su unión a proteínas plasmáticas es moderada aproximadamente 46%. Se metaboliza a péptidos inactivos más pequeños, metabolito I (una pentapeptidina), metabolitos-II y III (tripéptidos) y metabolito IV (un dipéptido). Su vida media es de aproximadamente 3 horas luego de una dosis intravenosa de 1 mg. En las primeras semanas se produce un incremento transitorio de las concentraciones de testosterona y estradio, sin embargo, la disminución a los niveles de castración y posmenopáusicos, se logran después de 2 a 4 semanas de iniciado el tratamiento. La concentración plasmática másica para ambas concentraciones, se logra 4 horas después de su administración para ambas concentraciones (3,75 mg: 4,6 a 10,2 ng/ml y 7,5 mg: 20 ng/ml). El efecto máximo en amenorrea, se logra para después de 1 a 2 meses de tratamiento. La función normal del sistema pituitaria-gonadal, por lo general restaura dentro de 4 a 12 semanas después de concluido el tratamiento. En amenorrea, el sangrado cíclico generalmente se normaliza dentro de los 60 a 90 días después de concluir el tratamiento. Su vía de eliminación es menor al 5% de una dosis de 3,75 mg que se recupera en la orina como droga sin metabolizar y como metabolito I.
Contraindicaciones: En base a su potencial significancia clínica, se debe tener en cuenta la relación riesgo/beneficio cuando existen los siguientes problemas médicos: sensibilidad a gonadorelina (hormona sintética liberadora de gonadotrofina (Gn RH), análogos de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH) tales como buserelina, goserelina, histrelina, leuprorelina y nafarelina. Para el tratamiento de endometriosis o de anemia debido a leiomiomas uterinos: condiciones causantes de disminución en la densidad ósea, antecedentes personales o familiares de osteoporosis en las mujeres tratadas con leuprorelina, se puede producir pérdida de la densidad mineral ósea inducida por el hipoestrogenismo y puede ser irreversible, los principales riesgos incluyen alcoholismo crónico y/o abuso de tabaco, antecedentes familiares de osteoporosis severa y uso crónico de medicamentos como anticonvulsivos o corticoesteroides, que disminuyen la densidad mineral ósea, la leuprorelina debería ser usado con precaución en estos pacientes. Hemorragia uterina, anormal, no diagnosticada: el uso de leuprorelina peude retardar el diagnóstico. Obstrucción del tracto urinario o antecedentes; metástasis vertebral, embarazo; cáncer de mama, endometriosis de más de 6 meses. Para tratamiento de pubertad precoz central: determinaciones de velocidad de crecimiento lineal óseo y velocidad de edad ósea y estudios por imágenes: recomendados antes de la iniciación del tratamiento y periódicamente durante el tratamiento, comenzando 3 a 6 meses después de la iniciación del tratamiento, los estudios de imágenes por diagnóstico deberían incluir radiografías de la mano y muñeca izquierda (o de la mano y muñeca que no se dominan) para la determinación de la edad ósea, ultrasonografía pélvica y resonancia magnética de cerebro. Concentraciones séricas de dehidroepiandrosterona, estradiol, hormona folículo estimulante, gonadotrofina coriónica humana, hidroxiprogesterona, horomana luteinizante, prolactina y testosterona: recomendadas antes de iniciar el tratamiento para establecer la respuesta gonadotrófica prepuberal. Si la supresión de la función pituitaria gonadal no se manifiesta dentro de las 6 a 8 semanas de inicio de la terapia con leuprorelina y la falta del consentimiento del paciente es descartada, la leuprorelina debe ser interrumpido y el diagnóstico de precocidad sexual independiente de gonadotrofina debería ser considerado. Otras posibles causas de precocidad sexual incluyen hiperplasia adrenal, testoxicosis y tumores hipotalámicos o testiculares. Pruebas de estimulación de la hormona liberadora de gonadotrofina: recomendadas antes de iniciar el tratamiento para establecer la respuesta gonadotrófica prepuberal. Pruebas de embarazo: recomendadas si el tratamiento no se comienza durante la menstruación y en pacientes con ciclos menstruales anormales. Para el tratamiento de endometriosis y cáncer de mama metastático: prueba de embarazo: recomendada para mujeres potencialmente reproductivas si no se comienza el tratamiento durante la menstruación, o en pacientes con ciclos irregulares o si se demora el plan de dosis. La inyección regular cada 4 semanas de una inyección de 3,75 mg de leuprorelina: produce constantemente una amenorrea hipogonadotrófica. La ocurrencia de metrorragias en el curso del tratamiento es anormal; esto debe conducir la verificación de la tasa de estradiol plasmático y, si éste es inferior a 50 pg/ml, a la investigación de eventuales lesiones orgánicas asociadas. En caso de administración prolongada, se recomienda vigilar la masa ósea a fin de tomar mejor en cuenta el riesgo de osteoporosis. Raramente, como son los otros agonistas de GnRH, puede aparecer una hipercalcemia luego de la puesta bajo tratamiento en los pacientes que presentan metástasis óseas. Para tratamiento de carcinoma prostático: concentraciones de fosfatasa ácida, prostática plasmática y/o concentraciones de antígeno prostático-específico, y concentraciones de testosterona sérica: se recomiendan a intervalos periódicos para monitorear la respuesta. Scan óseo: recomendado como necesario para monitorear la respuesta en pacientes con riesgo de metástasis vertebral. Estudios de imágenes: pielograma intravenoso, tomografía computarizada y/o ultrasonografía, deben ser usadas para diagnosticar o medir los pacientes con riesgo de uropatía obstructiva, son especialmente importantes durante las primeras semanas de terapia.
Precauciones generales: Antes de utilizar LECTRUM® el paciente debe informar al médico sobre la sensibilidad a gonadorelina (GnRH), leuprorelina u otros análogos GnRH o a otros componentes de la formulación. Embarazo y reproducción, tanto en hombres como en mujeres, la fertilidad se puede alterar al suprimirse la producción de espermas en los hombres y causar anovulación en la mayoría de las mujeres, generalmente reversible luego de suspender el tratamiento. En las mujeres: no se recomienda durante el embarazo; puede causar abortos espontáneos, causa defectos de nacimiento en animales. No se recomienda su uso en las madres que amamantan. Otros problemas médicos, especialmente hemorragia vaginal anormal no diagnosticada (para endometriosis o leiomiomas uterinos) u obstrucción del tracto urinario (para carcinoma prostático) o metástasis vertebral (para carcinoma prostático y mamario). Leer cuidadosamente las instrucciones para el paciente que se adjuntan al medicamento. Es importante no utilizar ni más ni menos de la dosis de medicamento prescrito por el médico. Es muy importante no interrumpir el tratamiento a pesar de los efectos colaterales. Es importante el estrecho monitoreo por parte del médico. Para el tratamiento de endometriosis o anemia debido a leiomiomas uterinos: es posible que se produzca amenorrea o períodos menstruales irregulares; consultar con su médico si la menstruación regular no se produce dentro de los 60 a 90 días después de haber interrumpido la medicación. Comunicar al médico si persiste la menstruación durante el tratamiento, no obstante el olvido de una o más dosis sucesivas de leuprorelina puede resultar en interrupción del sangrado menstrual. Advertir sobre el uso de anticonceptivos no hormonales durante la terapia; no usar anticonceptivos orales. Interrumpir la medicación y consultar con su médico si se sospecha embarazo. Efectos secundarios adversos: signos de potenciales efectos colaterales, especialmente arritmias cardíacas o palpitaciones (adultos), anafilaxias (adultos) dolor de hueso, muscular o en las articulaciones (en adultos), síncope (adultos), efectos androgénicos en mujeres (adultas) cambios en la personalidad o en el carácter en mujeres (adultas), angina o infarto miocárdico en hombres (adultos), embolia pulmonar en hombres (adultos), tromboflebitis en hombres (adultos); dolor corporal (en niños), reacciones en el lugar de la inyección (en niños), rash cutáneo (en niños), sangrado uterino en mujeres, continuo (niñas) y secreciones vaginales continuas (niñas).
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: En mujeres adultas, la leuprorelina generalmente induce a al anovulación y a la amenorrea, este efecto es reversible y el tiempo promedio para normalizar la menstruación, es de alrededor de 60 a 90 días posteriores a la suspensión del tratamiento. Durante la terapia con leuprorelina, debería usarse un método anticonceptivo no hormonal. Estudios en animales en ratas y monos adultos y prepúberes, a los que se les administraba leurporelina u otros análogos GnRH, mostraron recuperación de la función reproductiva. Las ratas macho y hembra prematuras, a las que se les administró leuprorelina en un estudio, fueron normales cuando se las comparó con controles, aún a través de investigación histológica mostraron que la degeneración tubular en los testículos, se produjo después de un período de recuperación. La descendencia de ambos sexos, pareció ser normal. Embarazo: no se recomienda el uso de leuprorelina durante el embarazo, puede producirse aborto espontáneo. Se recomienda el uso de anticonceptivos no hormonales durante el tratamiento. Estudios en conejos a dosis de 0,00024; 0,0024; y 0,024 mg/kg (1/600 a 1/6 la dosis humana, 1/1.200 a 1/12 la dosis pediátrica humana) en el día 6 de embarazo, encontraron un aumento relacionado con la dosis de las principales anormalidades fetales; estos efectos no se produjeron con dosis similares en ratas. Las dos dosis más altas en conejos y la dosis más alta en ratas fueron asociadas con un aumento de la mortalidad fetal y disminución del peso fetal. No se sabe si la leuprorelina pasa a la lecha materna, no obstante, debido a los potenciales efectos adversos en los niños generalmente no se recomienda la lactancia durante el tratamiento con la leuprorelina.
Reacciones secundarias y adversas: Muchos de los efectos adversos de leuprorelina están relacionados con el hipoestrogenismo y el hipotestosteronismo en hombres. Con el uso a largo plazo, no ha sido establecida la reversibilidad del hipogonadismo clínico producido por la leuprorelina. Existe riesgo de aumento en pérdida de la densidad ósea trabecular vertebral durante el tratamiento para endometriosis o para anemia debido a leiomiomas uterinos, esta pérdida puede ser irreversible. No obstante, la pérdida generalmente es menor cuando el período de tratamiento está limitado a 3 meses (por fibroma) o 6 meses (por endometriosis), excepto en pacientes con factores de riesgo existentes con antecedentes de osteoporosis. Comparados a los valores de densidad ósea pre-tratamientos, los valores de densidad ósea medidos por absorptiometría de rayos X disminuyeron en un 3% en los pacientes tratados por endometriosis a los 6 meses; una medida de 12 meses, 6 meses después de interrumpir el tratamiento con leuprorelina, mostró una disminución del 2% en estos pacientes. También se ha informado disminución en la densidad ósea en hombres que han tenido orquiectomía, o en hombres tratados con un análogo de la hormona liberadora de gonadotrofina. Los siguientes efectos colaterales adversos han sido seleccionados en base a su potencial significancia clínica. Efectos menos frecuentes ( > 5%): en adultos hombre y mujeres: arritmias cardíacas o palpitaciones (taquicardia irregular), hasta un 19% en hombres; Efectos raros ( < 5%): en adultos hombres y mujeres: anafilaxia (cambios en color de la piel facial, respiración irregular, tumefacción o hinchazón de párpados o alrededor de los ojos, respiración entrecortada, ruido de pecho, rash cutáneo, urticaria, y/o picazón, disminución severa de la presión sanguínea repentina y colapso), dolor de hueso, muscular, o en las articulaciones parestesias (entumecimiento u hormigueo de manos y pies), síncope (desmayo). En mujeres adultas solamente: efectos androgénicos (engrosamiento de la voz, aumento del crecimiento del pelo); cambios en la personalidad (ansiedad, depresión mental, cambios en el humor, nerviosismo). En hombres adultos solamente: angina o infarto miocárdico (dolor de pecho), embolia pulmonar (acortamiento repentido de la respiración), tromboflebitis (dolores en la ingle o en las piernas, especialmente en las pantorrillas). En niños y niñas: dolor corporal, reacción en el sitio de la inyección, ardor, picazón, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección), rash cutáneo. En niñas: esperados dentro de las primeras semanas: sangrado uterino continuo, (hemorragia vaginal), descarga vaginal continua (secreción vaginal blanca). Efectos más frecuentes (superiores al 50%): en hombres y mujeres adultas: golpes de calor (sudoración) y sensación de calor repentino). En mujeres adultas solamente: amenorrea (ausencia del período menstrual), o sangrado (hemorragia vaginal leve, irregular). Efectos menos frecuentes (5 al 13%): en hombres y mujeres adultas: visión borrosa, disminución de la libido (disminución del interés sexual) mareos, edema (hinchazón de las piernas y de los pies); dolor de cabeza, reacción en el sitio de la inyección (ardor, picazón, enrojecimiento, o hinchazón en el lugar de la inyección); náuseas o vómito, edema o aumento en la sensibilidad de las mamas, problemas para dormir, aumento de peso. En mujeres adultas solamente: acentuación transitoria de la enfermedad endometriótica (dolor pélvico), vaginitis (ardor, sequedad o prurito vaginal). Nota: poco después de haber iniciado la terapia para endometriosis se puede producir una acentuación de la enfermedad con un aumento transitorio de los síntomas (dolor pélvico, dismenorrea, dispareunia, sensibilidad pélvica, endurecimiento) como resultado de un aumento temporal del estradiol sérico. En hombres adultos solamente: constipación, disminución del tamaño de los testículos, acentuación transitoria de la enfermedad, (dolor óseo), impotencia (incapacidad de tener o mantener una erección). Nota: poco después de iniciación de la terapia para carcinoma prostático, se puede producir una acentuación de la enfermedad, con un aumento transitorio, a veces severo, del dolor óseo o del tumor, generalmente asociado con el aumento sérico de testosterona, pero generalmente desaparece con el tratamiento continuado con leuprorelina. Durante este período pueden ser necesarios los analgésicos. Otros signos y síntomas del carcinoma prostático, incluyendo dificultad para orinar y comprensión espinal, también pueden empeorar transitoriamente. Además, el empeoramiento de los signos y síntomas neurológicos en pacientes con metástasis vertebrales puede dar como resultado debilidad temporaria y parestesias de las extremidades inferiores; parálisis con o sin complicaciones fatales.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Aunque algunos medicamentos no deben ser utilizados simultáneamente, en ciertos casos, 2 medicamentos pudieran ser utilizarse simultáneamente, aún si existiera una interacción conocida, en estos casos, se puede cambiar la dosis o tomar otras precauciones si es necesario.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Con los resultados de las pruebas de diagnóstico; pruebas de la función gonadal y pruebas de función pituitaria gonadotrófica: la dosis terapéutica de leuprorelina suprime el sistema feed back pituitario-gonadal, la función inicial generalmente se recupera dentro de los 3 meses después de interrumpir el tratamiento. Con fisiología/pruebas de laboratorio: concentración de fosfatasa ácida sérica: se pueden producir aumentos transitorios al comienzo del tratamiento de carcinoma prostático, pero generalmente disminuyen hasta cerca de los valores iniciales en la cuarta semana. Alanita amino transferasa (ALT), fosfatasa alcalina, aspartato aminotransferasa (AST) y lactodehidrogenasa (LDH): los valores pueden estar incrementados. Estradiol: las concentraciones séricas están generalmente aumentadas durante las primeras semanas de terapia en adultos femeninos, pero luego disminuyen a niveles postmenopausia. Lipoproteínas de baja densidad, colesterol total y triglicéridos: las concentraciones pueden estar incrementadas. Plaquetas y leucocitos: pueden disminuir, la disminución de plaquetas puede ser transitoria, retornando a la normalidad durante el tratamiento. Concentraciones de testosterona sérica: generalmente aumentan durante la primera semana de terapia para carcinoma prostático pero luego disminuyen; los niveles de castración se alcanzan dentro de las 2 a 4 semanas.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: En adultos tratados con dosis de leuprorelina tan altas como 10 mg por día por hasta 3 años y 20 mg por día por hasta 2 años, no se ha demostrado presencia de anormalidades clínicas de la pituitaria. Los estudios en ratas y ratones durante dos años, a dosis diarias subcutáneas de 0,6 a 4 mg/kg de peso corporal y hasta 6 mg/kg, respectivamente, encontraron en las ratas un aumento en la incidencia de hiperplasia pituitaria benigna y adenomas pituitarios benignos a los 24 meses en las ratas. También hubo un aumento significativo, pero no relacionado con la dosis, de adenomas de célula de islotes pancreáticos, en las ratas hembra, y a las dosis más bajas, adenomas de células intersticiales en los testículos de las ratas macho. Mutagenicidad: no se encontró evidencia de efectos mutagénicos en estudios de mutagenicidad realizados en sistemas bacterianos y en mamíferos.
Dosis y vía de administración: Se recomienda que la inyección intramuscular sea administrada por el médico. La leuprorelina tiene aproximadamente de 15 a 50 veces la actividad de la hormona liberadora de la hormona luteinizante que se produce naturalmente (LHRH), y de 80 a 100 veces la actividad de la hormona liberadora de gonadotrofina (gonadorelina). Para tratamiento de anemia debido a leiomiomas uterinos: la terapia debe continuar sin interrupción durante 3 meses. No se recomienda el re-tratamiento. No obstante si se contempla el re-tratamiento la densidad ósea debe ser medida antes de iniciar el tratamiento para verificar valores dentro del rango normal. Para tratamiento de pubertad precoz central: la dosis debe ser individual para cada paciente y titulada hasta que el eje pituitario gonadal sea suprimido de acuerdo a los parámetros clínicos o de laboratorio. Generalmente la dosis que suprime adecuadamente el eje pituitario gonadal es apropiado para la terapia completa no obstante no existen datos suficientes para guiar el ajuste de la dosis como un cambio en el pero del niño, una consecuencia especial para niños que han comenzado la terapia a muy temprana edad a dosis bajas. Se requiere un cuidadoso monitoreo para la supresión del eje pituitario gonadal, especialmente 1 a 2 meses después de la iniciación del tratamiento o luego de cambios en la dosis. Si el paciente tolera y responde a la terapia con leuprorelina, el tratamiento debería continuar hasta que se desee la reaparición de la pubertad. La interrupción de la terapia debería ser considerada antes de los 11 años en las niñas y de los 12 años en los niños. La función del eje pituitario gonadal se recupera dentro de las 4 a 12 semanas después de interrumpir el tratamiento. Para tratamiento de endometriosis: se recomienda que la terapia comience con el primer día del ciclo menstrual después que el embarazo haya sido descartado. El desarrollo de amenorrea, generalmente es evidencia de una respuesta clínica, aunque aún pueden producirse manchas o sangrado del endometrio atrófico. La terapia debe continuarse sin interrupción, durante 6 meses. No se recomienda el re-tratamiento, no obstante, si se contempla el re-tratamiento, la densidad ósea debe ser medida antes de comenzar el tratamiento para verificar qué valores están en el rango normal. Para tratamiento de carcinoma prostático: los pacientes que reciben leuprorelina, deben estar bajo la supervisión de un médico experimentado en terapia con agentes antineoplasicos. Empeoramientos aislados en corto tiempo de síntomas neurológicos pueden contribuir a parálisis con o sin complicaciones fatales en pacientes con metástasis vertebral. Para pacientes de riesgo, la terapia debe ser iniciada con inyecciones de leuprorelina diarias por las primeras 2 semanas para observar la reacción del paciente, ya que el empeoramiento de los síntomas requiere ocasionalmente interrumpir la terapia y posiblemente intervención quirúrgica. Nota: para el manejo de reacciones adversas, se recomienda: en caso de dolor óseo, analgésico oral suave con reposo, si el dolor es severo: narcóticos parenterales, permitiendo un control del dolor, generalmente, después de las 2 semanas. En caso de empeoramiento de obstrucción urinaria en el tratamiento de carcinoma prostático, la cateterización. La obstrucción urinaria generalmente desaparece después de las primeras semanas de tratamiento con leuprorelina. Dosis usual para adultos: anemia debida a leiomioma uterino: intramuscular 3,75 mg cada 28 días. Carcinoma de próstata: intramuscular 3,75 mg o 7,5 mg cada 28 días. Endometriosis: la posología de endometriosis debe ser LECTRUM® 3,75 mg cada 28 días. Cáncer de mama metastático: subcutáneo o intramuscular 3,75 mg cada 28 días. Dosis usual pediátrica: pubertad precoz central: inicial: intramuscular 0,3 mg por kg de peso corporal cada 28 días, usando una dosis total mínima de 7,5 mg cada 28 días. Para niños que pesan = 25 kg: intramuscular 7,5 mg cada días. Para niños que pesan entre 25 a 37,5 kg: intramuscular 11,25 mg cada 28 días. Para niños que pesan > 37,5 mg: intramuscular 15 mg cada 28 días. Dosis de mantenimiento: la dosis debe ser incrementada como sea necesario, utilizando incrementos de 3,75 mg cada 28 días, hasta lograr una dosis total máxima de 15 mg cada 28 días. Forma de administración: cada frasco ámpula con liofilizado LECTRUM® de 3,75 mg y 7,5 mg se reconstituye con 1 ml de vehículo. Agitar bien hasta suspensión homogénea de aspecto lechoso. Emplear una aguja 22 G1½ (40/70). Estabilidad debido a que la leuprorelina liofilizada y el vehículo, no contienen conservantes, la suspensión reconstituida debe ser usada inmediatamente después de la preparación y toda porción no usada debe ser desechada.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: En estudios experimentales con modelos de animales (ratas), a las que se les administró por vía subcutánea 250 a 500 veces la dosis recomendada en humanos y en base al peso corporal, produjo disnea disminución en la actividad e irritación en el sitio de la inyección. No hay evidencia hasta el presente de que haya una correspondencia en humanos. En los ensayos clínicos iniciales con dosis subcutáneas diarias de leuprorelina, dosis de hasta 20 mg/día durante 2 años no causaron efectos adversos diferentes de aquellos observados con la dosis de 1mg/día.
Presentación(es): Caja con un frasco ámpula con 3,75 mg, una ampolleta diluyente, 1 jeringa y 2 agujas 22 G1½. Caja con un frasco ámpula con 7,5 mg, una ampolleta con diluyente, 1 jeringa y 2 agujas 22 G1½.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. Hecha la mezcla adminístrese de inmediato y deséchese el sobrante. No se administre si el cierre ha sido violado.
Nombre y domicilio del laboratorio: Ivax Pharmaceuticals México, S.A. de C.V. Calzada de Tlalpan No. 3007 Col. Santa Ursula Coapa, 04650, México. D.F.
Número de registro del medicamento: 490M2003 SSA IV.
Clave de IPPA: DEAR-07330022740148/RM2008

Principios Activos de Lectrum

Laboratorio que produce Lectrum