MITZORATTA HID

SANDOZ

Denominación genérica: Olmesartán, Hidroclorotizida
Forma farmacéutica y formulación: 20 mg. Cada tableta contiene: Olmesartán Medoxomilo 20 mg, Hidroclorotiazida 12.5 mg, Excipiente cbp 1 tableta.40 Mg. Cada tableta contiene: Olmesartán Medoxomilo 40 mg, Hidroclorotizida 12.5 mg, Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: Tratamiento de hipertensión esencial. La combinación de dosis fija de Olmesartán e Hidroclorotiazida se indica en pacientes adultos cuya presión arterial no se controla adecuadamente con monoterapia con Olmesartán medoxomilo.
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacodinamia: Grupo farmacoterapéutico: Antagonista de la angiotensina II y diurético. Las tabletas de Olmesartán/Hidroclorotiazida son una combinación de un antagonista del receptor de la angiotensina II: Olmesartán medoxomilo, y un diurético tiazídico: Hidroclorotiazida. La combinación de estos componentes tiene un efecto antihipertensivo aditivo, que reduce la presión arterial en mayor grado que cualquiera de los dos componentes por sí solos. La administración diaria y única de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida proporciona una reducción efectiva y sensible de la presión arterial durante intervalos de dosis de 24 horas. El Olmesartán medoxomilo es un antagonista selectivo (tipo AT1) de los receptores de angiotensina II, es activo por vía oral. La angiotensina II es la hormona vasoactiva principal del sistema renina-angiotensina-aldosterona, y desempeña una función importante en la fisiopatología de la hipertensión. Los efectos de la angiotensina II incluyen vasoconstricción, estimulación de la síntesis y liberación de aldosterona, estimulación cardiaca y reabsorción renal de sodio. El Olmesartán inhibe los efectos de la vasoconstricción y secreción de aldosterona de la angiotensina II, mediante el bloqueo de su unión al receptor AT1 en los tejidos que incluyen el músculo vascular liso y la glándula suprarrenal. La acción del olmesartán es independiente del origen o la vía de síntesis de la angiotensina II. El antagonismo selectivo de los receptores de angiotensina II del Olmesartán provoca aumentos en la concentración plasmática de renina y de la angiotensina I y II y una cierta disminución en las concentraciones plasmáticas de aldosterona. En la hipertensión, el Olmesartán medoxomilo produce una reducción de la presión arterial duradera dependiente de la dosis. Dosis de 2.5 a 40 mg de olmesartán medoxomilo inhiben los efectos presores de la infusión de angiotensina I. La duración del efecto inhibitorio se relacionó con la dosis. A dosis mayores de 40 mg, la inhibición del efecto presor es > 90% a 24 horas después de su administración. No hay evidencia de hipotensión en la primera dosis, de taquifilaxia durante el tratamiento a largo plazo o de hipertensión de rebote tras la interrupción repentina del tratamiento. Con el tratamiento continuo, se consiguen reducciones máximas de la presión arterial a las 8 semanas después del inicio de la terapia, aunque una proporción sustancial del efecto reductor de la presión arterial ya se observa después de 2 semanas de tratamiento. Aún se desconoce el efecto del Olmesartán medoxomilo sobre el riesgo de mortalidad y morbilidad. La Hidroclorotiazida es un diurético tiazídico. El mecanismo del efecto antihipertensivo de los diuréticos tiazídicos no se conoce completamente. Las tiazidas afectan los mecanismos tubulares renales de reabsorción de electrólitos, aumentando directamente la excreción de sodio y cloruro en cantidades aproximadamente equivalentes. La acción diurética de la Hidroclorotiazida reduce el volumen plasmático, aumenta la actividad de la renina plasmática y aumenta la secreción de aldosterona, con el consiguiente aumento en la pérdida urinaria de potasio y bicarbonato y la disminución en el potasio sérico. El vínculo renina-aldosterona está mediado por la angiotensina II y por lo tanto, la coadministración de un antagonista del receptor de la angiotensina II tiende a revertir la pérdida de potasio asociada a los diuréticos tiazídicos. Después de la administración oral de hidroclorotiazida, la diuresis se inicia aproximadamente en 2 horas y el efecto máximo se produce aproximadamente 4 horas después de la dosis, mientras que la acción persiste por aproximadamente 6-12 horas. Los Estudios epidemiológicos han demostrado que el tratamiento a largo plazo con una monoterapia de Hidroclorotiazida reduce el riesgo de mortalidad y morbilidad cardiovascular. Eficacia clínica y seguridad: La combinación de Olmesartán medoxomilo e Hidroclorotiazida produce reducciones aditivas en la presión arterial que generalmente aumentan dependiendo de la dosis de cada componente. En estudios controlados con placebo, la administración de combinaciones de 20/12.5 mg y 20/25 mg de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida, se asocian con reducción aditiva de las cifras tensionales sistólica/diastólica conforme aumenta la dosis. La edad y el género no tuvieron un efecto clínicamente relevante en la respuesta al tratamiento con la terapia de combinación de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida. La administración de 12.5 mg y 25 mg de Hidroclorotiazida en pacientes controlados insuficientemente con una monoterapia de 20 mg de Olmesartán medoxomilo provocó una reducción adicional de las cifras tensionales sistólica/diastólica, a las 24 horas, medida por monitoreo ambulatorio de presión arterial, de 7/5 mmHg y 12/7 mmHg respectivamente, en comparación con el valor basal de la monoterapia de Olmesartán medoxomilo. Las reducciones adicionales promedio de la presión arterial sistólica/diastólica en el nivel mínimo en comparación con el valor basal, medidas convencionalmente, fueron 11/10 mmHg y 16/11 mmHg, respectivamente. La eficacia de la terapia de combinación de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida se mantuvo durante el tratamiento a largo plazo (un año). El retiro de la terapia de Olmesartán medoxomilo, con o sin terapia concomitante de Hidroclorotiazida, no provocó hipertensión de rebote. Actualmente se desconocen los efectos de la combinación de dosis fija de Olmesartán medoxomilo/ Hidroclorotiazida sobre la mortalidad y morbilidad cardiovascular. Farmacocinética: Absorción y distribución: Olmesartán medoxomilo: El Olmesartán medoxomilo es un profármaco, que durante su absorción por el tracto gastro-intestinal, se convierte rápidamente en el metabolito farmacológicamente activo, Olmesartán, debido a la acción de esterasas localizadas en la mucosa intestinal y en la sangre portal. Después de la conversión rápida y completa de olmesartán medoxomilo a olmesartán durante la absorción, virtualmente ya no hay ningún metabolismo adicional de olmesartán, por lo que no se ha detectado Olmesartán medoxomilo intacto o fracción de medoxomilo de la cadena lateral intacta en el plasma o heces. La biodisponibilidad media absoluta de Olmesartán a partir de una formulación en tabletas fue del 25.6%. La concentración plasmática máxima promedio (Cmáx) de Olmesartán se alcanza en aproximadamente 2 horas después de la administración oral de Olmesartán medoxomilo. El Olmesartán muestra farmacocinética lineal después de dosis orales únicas hasta de 320 mg y dosis orales múltiples hasta de 80 mg. Su concentración sérica en estado estable se alcanza en 3 a 5 días y no se reporta acumulación en plasma con la administración una vez al día. Los alimentos tienen un efecto mínimo sobre la biodisponibilidad de Olmesartán y por lo tanto, Olmesartán medoxomilo se puede administrar con o sin alimentos. El Olmesartán se une de manera fuerte y constante, a proteínas plasmáticas (99.7%), sin embargo el potencial de interacciones clínicamente significativas, de desplazamiento de su unión a proteínas entre el Olmesartán y otras substancias activas coadministradas que se unen fuertemente a proteínas es bajo (como se confirmó por la falta de una interacción clínicamente significativa entre Olmesartán medoxomilo y warfarina). La unión de Olmesartán a las células sanguíneas es insignificante. El volumen de distribución medio tras la administración intravenosa es bajo (16-29 L). En ratas, se ha demostrado que el Olmesartán atraviesa la barrera hematoencefálica de manera muy escasa, pero puede atravesar la barrera placentaria con distribución del fármaco al feto. Olmesartán se distribuye en la leche materna a baja concentración. Pacientes pediátricos: La farmacocinética de Olmesartán no se ha investigado en pacientes < 18 años de edad. Género: Se observan diferencias menores en la farmacocinética de Olmesartán entre mujeres y hombres. El ABC y la Cmáx, son 10-15% mayores en mujeres en comparación con los hombres. Hidroclorotiazida: Tras la administración oral de Olmesartán medoxomilo e Hidroclorotiazida en combinación, la mediana de tiempo hasta las concentraciones máximas de Hidroclorotiazida fue de 1.5 a 2 horas después de la administración. Hidroclorotiazida se une a proteínas plasmáticas en un 68% y su volumen de distribución aparente es de 0.83-1.14 L/kg. La hidroclorotiazida atraviesa la barrera placentaria, pero no la hematoencefálica y se excreta en la leche materna. Metabolismo y eliminación: Olmesartán medoxomilo: Olmesartán se elimina de forma bifásica con una vida media de eliminación terminal de aproximadamente 13 horas. La depuración plasmática total de Olmesartán es de 1.3 L/h (CV, 19%) y es relativamente lenta en comparación con el flujo sanguíneo hepático (aproximadamente 90 L/h). Después de una dosis oral única de Olmesartán medoxomilo marcado con 14C, un 10-16% de la radioactividad administrada se excreta en la orina (la gran mayoría dentro de las 24 horas después de la administración de la dosis) y el resto de la radioactividad recuperada se excreta a través de las heces. Con base en la disponibilidad sistémica de 25.6%, se puede calcular que del total del Olmesartán que se absorbe, se elimina mediante excreción renal (aproximadamente 40%) y excreción hepatobiliar (aproximadamente 60%). Toda la radioactividad recuperada se identificó como Olmesartán. No se detectó ningún otro metabolito significativo. El reciclaje enterohepático de Olmesartán es mínimo. Dado que una gran proporción de Olmesartán se excreta por vía biliar, está contraindicado el uso de este fármaco en pacientes con obstrucción biliar. Después de dosis orales múltiples, la vida media de eliminación terminal de Olmesartán se observa entre 10 y 15 horas. Se alcanza el estado de equilibrio después de las primeras dosis y no se observa acumulación de las mismas tras 14 días de administración repetida. La depuración renal es aproximadamente 0.5-0.7 L/h y es independientede la dosis. Hidroclorotiazida: La Hidroclorotiazida no se metaboliza en el humano y se excreta a través de la orina casi en su totalidad en forma de sustancia activa inalterada. Aproximadamente el 60% de la dosis oral se elimina como sustancia activa inalterada en un lapso de 24 a 48 horas. La depuración renal es de aproximadamente 250 a 300 mL/min. La vida media de eliminación terminal de Hidroclorotiazida es de 10-15 horas. Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida: La disponibilidad sistémica de Hidroclorotiazida se reduce aproximadamente en un 20% cuando se coadministra con Olmesartán medoxomilo; sin embargo, esta modesta disminución no tiene ninguna importancia clínica. La cinética de Olmesartán no se ve afectada por la coadministración de Hidroclorotiazida. Farmacocinética en poblaciones especiales: Edad avanzada (65 años o más): En general, las concentraciones plasmáticas máximas de Olmesartán son similares en adultos jóvenes y en ancianos. A dosis repetidas, se observa que en pacientes hipertensos, el Área Bajo la Curva (ABC) de Olmesartán en el estado de equilibrio aumenta aproximadamente un 35% en los pacientes de edad avanzada (65-75 años de edad), que corresponde a una disminución aproximada del 30% de su depuración renal) y en aproximadamente 44% en pacientes de edad muy avanzada (≥ 75 años de edad) en comparación con el grupo etario más joven. Datos limitados indican que la depuración sistémica de Hidroclorotiazida se reduce tanto en pacientes de edad avanzada sanos como en hipertensos, en comparación con voluntarios sanos jóvenes. Insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal, la concentración sérica de Olmesartán se eleva en comparación con personas cuya función renal es normal. Después de la administración de dosis repetidas, en pacientes con insuficiencia renal, el ABC de Olmesartán en estado de equilibrio aumentó un 62%, 82% y 179% en los pacientes con insuficiencia renal leve, moderada y grave, respectivamente, en comparación con controles sanos. No se ha estudiado la farmacocinética de Olmesartán en pacientes tratados con hemodiálisis. La vida media de Hidroclorotiazida se prolonga en pacientes con insuficiencia renal. Insuficiencia hepática: Después de la administración oral única, los valores de ABC de Olmesartán fueron un 6% y un 65% mayores en pacientes con insuficiencia hepática leve y moderada, respectivamente, que en sus controles sanos correspondientes pareados. La fracción no unida de Olmesartán a las 2 horas después de la dosis en individuos sanos, en pacientes con insuficiencia hepática leve y en pacientes con insuficiencia hepática moderada fue 0.26%, 0.34% y 0.41%, respectivamente. Tras la administración repetida en pacientes con insuficiencia hepática moderada, el ABC promedio de Olmesartán fue de nuevo un 65% aproximadamente más alta que en los controles sanos pareados. Los valores medios de Cmáx de Olmesartán fueron similares en individuos sanos y con insuficiencia hepática. Olmesartán medoxomilo no se ha evaluado en pacientes con insuficiencia hepática grave. En pacientes con insuficiencia hepática moderada, también se observa un aumento de la Cmáx (aproximadamente del 60%), del Olmesartán. La insuficiencia hepática no influye significativamente en la farmacocinética de Hidroclorotiazida.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a las sustancias activas, a cualquiera de los excipientes de la fórmula o a otras substancias derivadas de las sulfonamidas (Debido a que la hidroclorotiazida es un fármaco derivado de las sulfonamidas). Insuficiencia renal grave (depuración de creatinina < 30 mL/min) ó con anuria. Hipopotasemia refractaria, hipercalcemia, hiponatremia e hiperuricemia sintomática. Insuficiencia hepática grave, colestasis y trastornos por obstrucción biliar. Embarazo.
Precauciones generales: Disminución del volumen intravascular: En pacientes que presentan disminución del volumen y/o en el sodio debido a una terapia diurética vigorosa, restricción de sal en la dieta, diarrea o vómito, pueden presentar hipotensión sintomática, especialmente después de la primera dosis, al igual que sucede con cualquier otro bloqueador de los receptores de angiotensina. Dichas condiciones deben corregirse antes de la administración de Olmesartán midoxomilo/Hidroclorotiazida. El tratamiento debe iniciar bajo supervisión médica estrecha. Si ocurre hipotensión, el paciente debe colocarse en posición supina y, de ser necesario, recibir una infusión intravenosa de solución salina normal. Cuando se hayan corregido los desequilibrios electrolíticos y de fluido, generalmente puede continuarse el tratamiento sin dificultad. Una respuesta hipotensiva transitoria no es una contraindicación para continuar el tratamiento con Olmesartán/Hidroclorotiazida. Otras condiciones con estimulación del sistema renina-angiotensina-aldosterona: En pacientes cuyo tono vascular y función renal dependan predominantemente de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona (por ejemplo, pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva o enfermedad renal subyacente, incluyendo estenosis de la arteria renal), el tratamiento con medicamentos que afectan este sistema se ha asociado con hipotensión aguda, azotemia, oliguria o, en raras ocasiones, falla renal aguda. Se pueden esperar resultados similares en pacientes tratados con Olmesartán medoxomilo. Hipertensión renovascular: Existe un aumento del riesgo de hipotensión grave e insuficiencia renal cuando se trata a pacientes con estenosis bilateral de la arteria renal o estenosis de la arteria de un único riñón funcional con fármacos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona. En estudios con inhibidores de la ECA en pacientes con estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal, se reportaron aumentos en la creatinina sérica o del nitrógeno ureico en sangre (BUN). No hay experiencia con el uso a largo plazo de olmesartán medoxomilo en pacientes con estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal, pero pueden esperarse resultados similares. Insuficiencia renal y trasplante de riñón: Como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina-aldosterona, pueden anticiparse cambios en la función renal en individuos susceptibles tratados con Olmesartán medoxomilo. El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida no debe usarse en pacientes con insuficiencia renal grave (depuración de creatinina de < 30 mL/min). No es necesario el ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada (depuración de creatinina de ≥ 30 mL/min, < 60 mL/min). Sin embargo, en dichos pacientes el Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida, debe administrarse con precaución y se recomienda un monitoreo periódico del potasio sérico, creatinina y niveles de ácido úrico. En pacientes con insuficiencia renal puede desarrollarse una azotemia asociada a diuréticos tiazídicos. Si la insuficiencia renal progresiva se vuelve evidente, es necesaria una cuidadosa revaluación del tratamiento, considerando descontinuar la terapia diurética. No existe información de la administración de la combinación de Olmesartán e Hidroclorotiazida en pacientes con un trasplante de riñón reciente. Los diuréticos tiazídicos deben utilizarse con precaución en enfermedad renal severa. En pacientes con enfermedad renal, las tiazidas pueden precipitar azoemia. Pueden desarrollarse efectos por la acumulación del medicamento en pacientes con insuficiencia renal. Hipotensión sintomática: Debe informarse a los pacientes, que se puede presentar aturdimiento, especialmente durante los primeros días del tratamiento y que debe reportarlo a su médico. En caso de que suceda un síncope, debe suspenderse el tratamiento con olmesartán medoxomilo/hidroclorotiazida, hasta que consulte a su médico. Se debe advertir a todos los pacientes que el consumo inadecuado de líquidos, sudoración excesiva, diarrea o vómito pueden provocar una disminución excesiva de la presión arterial, con las mismas consecuencias de aturdimiento y posible síncope. Insuficiencia hepática: Actualmente no hay información de Olmesartán medoxomilo en pacientes con insuficiencia hepática grave. Además, las alteraciones menores del balance de líquidos y electrólitos durante la terapia tiazídica pueden provocar un coma hepático en pacientes con función hepática alterada o una enfermedad hepática progresiva. Por lo tanto se debe tener precaución en pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. El uso de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida en pacientes con insuficiencia renal grave, colestasis y obstrucción biliar está contraindicado. Estenosis de las válvulas aórtica y mitral, miocardiopatía hipertrófica obstructiva: Al igual que sucede con otros vasodilatadores, se recomienda precaución especial en pacientes que padecen de estenosis aortica o mitral o miocardiopatía hipertrófica obstructiva. Aldosteronismo primario: Los pacientes con aldosteronismo primario generalmente no responderán a productos farmacéuticos anti-hipertensivos que actúan a través de la inhibición del sistema renina-angiotensina. Por lo tanto, el uso de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida no se recomienda en dichos pacientes. Efectos metabólicos y endocrinos: La terapia tiazídica puede alterar la tolerancia a la glucosa y puede ocurrir hiperglucemia. En pacientes diabéticos pueden requerirse ajustes de dosificaciones de insulina o agentes hipoglucémicos orales. La Diabetes mellitus en estado latente puede manifestarse durante la terapia tiazídica. Se sabe que un incremento en el nivel de colesterol y de los triglicéridos son efectos indeseables que están asociados a la terapia diurética tiazídica. En algunos pacientes que reciben terapia tiazídica puede darse hiperuricemia o se puede provocar gota manifiesta. Los efectos antihipertensivos del medicamento pueden favorecerse en el paciente que ha sido intervenido quirúrgicamente por una posimpatectomía. Desequilibrio electrolítico: Todos los pacientes que reciben tratamiento con diuréticos tiazídicos deben ser observados en busca de signos clínicos de desequilibrio de líquidos o electrólitos: hiponatremia, alcalosis con hipocloremia e hipocaliemia. Deben realizarse determinaciones de electrólitos séricos a intervalos apropiados adecuados para detectar cualquier posible desequilibrio. Estas determinaciones séricas (y también en orina) pueden ser necesarias cuando el paciente vomita o recibe líquidos parenterales. Las tiazidas, incluyendo Hidroclorotiazida, pueden causar desequilibrio electrolítico, incluyendo: hiponatremia, hipopotasemia y alcalosis hipoclorémica. Las señales de alarma de un desbalance de líquidos o de electrólitos son sequedad de boca, sed, debilidad, letargo, somnolencia, ansiedad, dolores musculares o calambres, fatiga muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia y alteraciones gastrointestinales como mareos o vómitos. El riesgo de hipopotasemia (ó hipocalemia), es mayor en pacientes con cirrosis hepática, en pacientes con diuresis intensa, en pacientes con ingesta oral inadecuada de electrólitos, después del tratamiento prolongado y en pacientes que reciben tratamiento concomitante con corticosteroides o ACTH. La hipocaliemia puede ocasionar arritmia cardiaca y también puede sensibilizar o exagerar la respuesta del corazón a los efectos tóxicos de los digitálicos (por ejemplo, irritabilidad ventricular aumentada). Por el contrario, debido al antagonismo de los receptores AT1 de la angiotensina-II, por el componente Olmesartán medoxomilo, puede presentarse hiperpotasemia, especialmente en presencia de insuficiencia renal y/o insuficiencia cardiaca y diabetes mellitus. Se recomienda el monitoreo adecuado del potasio sérico en pacientes en riesgo. Los medicamentos diuréticos ahorradores de potasio, suplementos de potasio o sustitutos de la sal que contienen potasio y otros productos farmacéuticos que puedan aumentar los niveles séricos de potasio (por ejemplo, heparina) deben administrarse conjuntamente con precaución, junto con Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida. En un restudio clínico de diseño doble ciego, realizado con la combinación Olmesartán medoxomilo-hidroclorotiazida a dosis diferentes, la incidencia de hipocaliemia (potasio sérico < 3.4 mEq/L) en pacientes hipertensos fue de 2.1%; la incidencia de hipercaliemia (potasio sérico > 5.7 mEq/L) fue de 0.4%. Ningún paciente suspendió el tratamiento debido a aumentos o disminuciones en el potasio sérico. No hay pruebas de que Olmesartán medoxomilo reduzca o prevenga la hiponatremia inducida por diuréticos. El déficit de cloruro es generalmente leve y habitualmente no requiere tratamiento. Puede ocurrir hiponatremia por dilución en pacientes edematosos en climas calientes; el tratamiento adecuado es restricción de agua, más que la administración de sal, excepto en raras ocasiones en las que la hiponatremia amenace la vida. En una verdadera depleción de sal, debe realizarse la restitución adecuada. Las tiazidas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio y causar una elevación intermitente y leve del calcio sérico en ausencia de trastornos conocidos del metabolismo del calcio. La hipercalcemia puede ser una prueba de hiperparatiroidismo oculto. Las tiazidas deben descontinuarse antes de llevar a cabo las pruebas de la función paratiroidea. La hipercalcemia notoria puede ser evidencia de hiperparatiroidismo. Las tiazidas deben suspenderse antes de realizar pruebas de función paratiroidea. El tratamiento con diuréticos tiazídicos puede asociarse con aumentos en los niveles de colesterol y triglicéridos. Las tiazidas han demostrado aumentar la excreción urinaria de magnesio, lo que puede dar lugar a hipomagnesemia. Litio: Al igual que con otros medicamentos que contienen antagonistas del receptor de la angiotensina II y tiazida en combinación, no se recomienda su coadministración con litio. Diferencias étnicas: Al igual que con todos los otros antagonistas de la angiotensina II, el efecto de disminución de la presión arterial de Olmesartán medoxomilo es un poco menor en pacientes de raza negra en comparación con pacientes de otras razas, posiblemente debido a una mayor prevalencia de niveles bajos de renina en la población de raza negra hipertensa. Prueba antidopaje: La Hidroclorotiazida contenida en este producto farmacéutico puede producir un resultado analítico positivo en una prueba antidopaje. Otros: En pacientes con cardiopatía isquémica o enfermedad cerebrovascular isquémica, que también presentan ateroesclerosis, siempre existe el riesgo de que la excesiva disminución de la presión arterial pueda ocasionar un infarto al miocardio o un accidente cerebrovascular. Pueden ocurrir reacciones de hipersensibilidad a Hidroclorotiazida en pacientes con o sin antecedentes de alergia o asma bronquial, pero son más probables en pacientes con estos antecedentes. Se ha informado de la exacerbación o activación del lupus eritematoso sistémico con el uso de diuréticos tiazídicos. Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con problemas hereditarios poco frecuentes de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa-galactosa no deben tomar este medicamento. Uso pediátrico: No se ha establecido la seguridad ni la eficacia en pacientes pediátricos. Uso geriátrico: Los estudios clínicos realizados con la combinación de Olmesartán medoxomilo/hidroclorotiazida, no incluyeron un número suficiente de sujetos de 65 años y mayores para determinar si responden de manera diferente a los sujetos más jóvenes. Otra experiencia clínica reportada no ha identificado diferencias en las respuestas entre los pacientes ancianos y jóvenes. En general, la selección de la dosis para un paciente anciano debe ser cuidadosa, usualmente iniciando en el extremo inferior del rango de dosis, reflejando la mayor frecuencia de insuficiencia hepática, renal o cardiaca y de enfermedades concomitantes u otro tratamiento médico. Olmesartán e hidroclorotiazida se excretan sustancialmente por el riñón, y el riesgo de reacciones tóxicas a este medicamento puede ser mayor en pacientes con insuficiencia renal.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: Olmesartán medoxomilo: Debido al mecanismo de acción de los antagonistas de la angiotensina II, no puede excluirse un riesgo para el feto. Se ha informado que la exposición intrauterina a inhibidores de la ECA (una clase específica de fármacos que actúan sobre el SRAA) durante el segundo y tercer trimestres, causa daños y la muerte del feto en desarrollo. Además, en datos retrospectivos, el uso de inhibidores de la ECA durante el primer trimestre se ha asociado con un riesgo potencial de defectos congénitos. Se ha reportado de casos de aborto espontáneo, oligohidramnios y disfunción renal en el recién nacido, cuando las mujeres embarazadas han tomado inadvertidamente valsartán, un antagonista de la angiotensina II. Como para cualquier fármaco que también actúa directamente sobre el SRAA, Olmesartán medoxomilo no debe utilizarse durante el embarazo (ver Contraindicaciones) o en mujeres que planeen embarazarse. Los médicos que prescriban productos farmacéuticos que actúan sobre el SRAA deberían aconsejar a las mujeres en edad reproductiva sobre el riesgo potencial de estos agentes durante el embarazo. Si se detecta un embarazo durante la terapia, Olmesartán medoxomilo debe suspenderse lo antes posible. Las mujeres con posibilidad de quedar embarazadas deben ser informadas sobre las consecuencias de la exposición a medicamentos que actúan en el sistema renina-angiotensina durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. Estas consecuencias no parecen ser el resultado de la exposición intrauterina al medicamento durante el primer trimestre. Se les debe pedir a estas pacientes que reporten su embarazo a su médico lo antes posible. Ya que no hay experiencia clínica con su uso en mujeres embarazadas, está contraindicado durante el embarazo. No se observaron efectos teratogénicos cuando Olmesartán medoxomilo se administró a ratones preñados a dosis orales hasta de 1,625 mg/kg/día (122 veces la dosis máxima recomendada en humanos en una base de mg/m2) o a ratas preñadas a dosis oral de 1,625 mg/kg/día (280 veces por mg/m2). Hidroclorotiazida: Existe información limitada con Hidroclorotiazida durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre. Los estudios en animales son insuficientes. La Hidroclorotiazida atraviesa la placenta. Con base en el mecanismo de acción farmacológico del diurpético tiazídico, su uso durante el segundo y el tercer trimestre puede comprometer la perfusión feto-placentaria y puede causar efectos fetales y neonatales como ictericia, alteración del equilibrio electrolítico y trombocitopenia. No debe utilizarse hidroclorotiazida para el tratamiento del edema gestacional, hipertensión gestacional o pre-eclampsia debido al riesgo de disminución del volumen plasmático e hipoperfusión placentaria, sin un efecto benéfico sobre el desarrollo de la enfermedad. No debe utilizarse Hidroclorotiazida para la hipertensión esencial en mujeres embarazadas excepto en situaciones poco comunes donde ningún otro tratamiento pudiera utilizarse. Lactancia: Olmesartán medoxomilo: No se sabe si Olmesartán se excreta en la leche materna, pero Olmesartán se secreta a una baja concentración en la leche de ratas amamantando. Hidroclorotiazida: Hidroclorotiazida se excreta en la leche materna en pequeñas cantidades. Las tiazidas en dosis altas que provocan una intensa diuresis pueden inhibir la producción de leche. No se recomienda el uso de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida durante la lactancia. Si se utiliza durante este periodo, las dosis deben mantenerse lo más bajas posible. Olmesartán medoxomilo/hidroclorotiazida: Debido a que no hay información disponible sobre el uso de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida durante la lactancia, no se recomienda el uso de esta combinación de fármacos y se deberá preferir el uso de tratamientos alternativos con un mejor perfil de seguridad durante la lactancia, especialmente mientras se está amamantando a un recién nacido o lactante prematuro.
Reacciones secundarias y adversas: Mareo/aturdimiento, cefalea; astenia, dolor de pecho, fatiga; edema periférico. Otras reacciones adversas identificadas después de la evaluación de los datos de farmacovigilancia: derrame coroideo.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Interacciones medicamentosas potenciales relacionadas con olmesartan medoxomilo e hidroclorotiazida. Uso concomitante no recomendado: Litio: Se han reportado aumentos reversibles en la concentración sérica de litio y de su toxicidad durante su administración concomitante con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y rara vez, con antagonistas de la angiotensina II. Además, la depuración renal de litio es reducida por las tiazidas y por consiguiente el riesgo de toxicidad por litio puede aumentar. Por lo tanto el uso combinado de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida y litio no se recomienda. Si el uso de esta combinación fuera necesaria, se recomienda realizar un monitoreo cuidadoso de los niveles séricos de litio. Uso concomitante que requiere precaución: Baclofeno: El uso de Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida con Blaclofeno puede potenciar el efecto antihipertensivo, Antiinflamatorios no esteroideos: Los Agentes Antiinflamatorios No Esteroideos (AINE´s) (por ejemplo, ácido acetilsalicílico ( > 3 g/día), inhibidores de la COX-2 y AINE no selectivos) pueden reducir el efecto antihipertensivo de los diuréticos tiazídicos y los antagonistas de la angiotensina II. En algunos pacientes, la administración de un AINE puede disminuir los efectos diuréticos, natriuréticos y antihipertensivos de los diuréticos de ASA, ahorradores de potasio y tiazídicos. Por lo tanto, cuando se utilizan concomitantemente con Olmesartán medoxomilo/hidroclorotiazida, los pacientes deben los pacientes deben ser monitoreados estrechamente para determinar la presencia del efecto terapéutico deseado del diurético. En algunos pacientes con función renal comprometida (por ejemplo, pacientes deshidratados o pacientes de edad avanzada con función renal comprometida), la coadministración de antagonistas de la angiotensina II y agentes que inhiben la ciclooxigenasa puede resultar en un mayor deterioro de la función renal, incluyendo una posible insuficiencia renal aguda, misma que suele ser reversible. Por lo tanto, la combinación debe administrarse con precaución, especialmente en pacientes de edad avanzada. Los pacientes deben estar adecuadamente hidratados y debe considerarse el monitoreo de la función renal tras el inicio de la terapia concomitante y de forma periódica a partir de entonces. Uso considerado que debe tomarse en cuenta: Amifostina: Puede ocurrir la potenciación del efecto antihipertensivo. Otros agentes antihipertensivos: El efecto de disminución de la presión arterial del Olmesartán medoximilo/Hidroclorotiazida, puede incrementarse con el uso concomitante de otros productos farmacéuticos antihipertensivos. Alcohol, barbitúricos, narcóticos o antidepresivos: Puede darse la potenciación de la hipotensión ortostática. Interacciones potenciales relacionadas con el Olmesartan medoxomilo: Uso concomitante no recomendado: Medicamentos que afectan los niveles de potasio: Basándose en la experiencia del uso de otros medicamentos que afectan el sistema renina-angiotensina, el uso concomitante de diuréticos ahorradores de potasio, suplementos de potasio, sustitutos de sal que contengan potasio u otros productos que puedan aumentar los niveles séricos de potasio (por ejemplo, heparina, inhibidores de la ECA) puede dar a lugar a aumentos en el potasio sérico. Si se debe prescribir un medicamento que afecta los niveles de potasio en combinación con Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida, se aconseja monitorear los niveles plasmáticos de potasio. Información adicional: Antiácidos: Después del tratamiento con antiácidos (hidróxido de aluminio y magnesio), se observa una leve reducción (no significativa), en la biodisponibilidad de Olmesartán. Warfarina/Digoxina: El Olmesartán medoxomilo no tuvo un efecto significativo sobre la farmacocinética ni la farmacodinamia de warfarina o la farmacocinética de digoxina. Pravastatina: La coadministración de Olmesartán medoxomilo y pravastatina no tuvo efectos clínicamente relevantes sobre la farmacocinética de ninguno de los componentes en individuos sanos. Citocromos: El Olmesartán no tiene efectos inhibitorios clínicamente relevantes en las enzimas citocromo P450 1A1/2, 2A6, 2C8/9, 2C19, 2D6, 2E1 y 3A4 in vitro y no tuvo o bien se presentaron efectos mínimos de inducción en la actividad del citocromo P450 de la rata. No se esperan interacciones clínicamente relevantes entre Olmesartán y productos farmacéuticos metabolizados por las enzimas del citocromo P450 mencionadas anteriormente. Corticoesteroides, ACTH: Depleción de electrólitos intensificada, particularmente hipocaliemia. HIDROCLOROTIAZIDA: Uso concomitante no recomendado. Medicamentos que afectan los niveles de potasio: El efecto reductor de potasio de la Hidroclorotiazida puede potenciarse por la coadministración de otros medicamentos asociados con pérdida de potasio e hipopotasemia (por ejemplo, otros diuréticos kaliuréticos, laxantes, corticosteroides, ACTH, anfotericina, carbenoxolona, penicilina G sódica o derivados de ácido salicílico). Por lo tanto, no se recomienda su uso concomitante. Cuando se administran concurrentemente, los siguientes medicamentos pueden interactuar con los diuréticos tiazídicos: Alcohol, barbitúricos o narcóticos: Puede presentarse potenciación de una hipotensión ortostática. Medicamentos antidiabéticos (agentes orales e insulina): Puede requerirse un ajuste de la dosis del medicamento antidiabético. Uso concomitante que requiere precaución: Sales de calcio: Los diuréticos tiazídicos pueden aumentar los niveles séricos de calcio debido a una excreción reducida. Si se deben prescribir suplementos de calcio, los niveles séricos de calcio deben monitorearse y por consiguiente las dosis de calcio deben ajustarse. Resinas de Colestiramina y Colestipol: La absorción de Hidroclorotiazida se altera en presencia de resinas de intercambio aniónico. Dosis únicas de colestiramina o colestipol se fijan a hidroclorotiazida y disminuyen su absorción en el tracto gastrointestinal hasta 85 y 43%, respectivamente. Glucósidos digitálicos: La hipopotasemia o hipomagnesemia inducida por tiazidas pueden favorecer la aparición de arritmias cardiacas inducidas por digitálicos. Las aminas presoras, como la norepinefrina provocan una posible respuesta disminuida pero no suficiente, para excluir su uso. Medicamentos que se afectan por alteraciones del potasio sérico: Se recomienda el monitoreo periódico del potasio sérico y del ECG cuando se administra Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida junto con medicamentos que son afectados por alteraciones del potasio sérico (por ejemplo, glucósidos digitálicos y antiarrítmicos) y con medicamentos inductores del Torsades de pointes (taquicardia ventricular), incluyendo algunos antiarrítmicos, siendo la hipopotasemia un factor de predisposición a la taquicardia ventricular helicoidal: Antiarrítmicos clase Ia (por ejemplo, quinidina, hidroquinidina, disopiramida). Antiarrítmicos clase III (por ejemplo, amiodarona, sotalol, dofetilida, ibutilida). Algunos antipsicóticos (por ejemplo, tioridazina, clorpromazina, levomepromazina, trifluoperazina, ciamemazina, sulpirida, sultoprida, amisulprida, tiaprida, pimozida, haloperidol, droperidol).- Otros (por ejemplo, bepridilo, cisaprida, difemanilo, eritromicina IV, halofantrina, mizolastina, pentamidina, esparfloxacino, terfenadina, vincamina IV). Relajantes del músculo esquelético no despolarizantes (por ejemplo, tubocurarina): El efecto de los relajantes del músculo esquelético no despolarizantes puede potenciarse por Hidroclorotiazida. Agentes anticolinérgicos (por ejemplo, atropina, biperideno): Los agentes anticolinérgicos aumentan la biodisponibilidad de los diuréticos tipo tiazida debido a la disminución de la motilidad gastrointestinal y del vaciamiento estomacal. Medicamentos hipoglucemiantes (fármacos orales e insulina): El tratamiento con una tiazida puede influir en la tolerancia a la glucosa. Puede ser necesario un ajuste de la dosificación del producto farmacéutico hipoglucemiante. Metformina: La Metformina debe utilizarse con precaución debido al riesgo de acidosis láctica inducida por una posible falla en la función renal vinculada a Hidroclorotiazida. Beta-bloqueadores y diazóxido: El efecto hiperglucémico de los beta-bloqueadores y el diazóxido puede potenciarse por las tiazidas. Aminas presoras (por ejemplo, noradrenalina): El efecto de las aminas presoras puede disminuir. Medicamentos para el tratamiento de la gota (probenecid, sulfinpirazona y alopurinol): Puede ser necesario un ajuste de la dosificación de los medicamentos uricosúricos, ya que la Hidroclorotiazida puede elevar el nivel del ácido úrico sérico. Puede ser necesario aumentar la dosis de probenecid o sul

finpirazona. La coadministración de una tiazida puede aumentar la incidencia de reacciones de hipersensibilidad al alopurinol. Amantadina: Las tiazidas pueden aumentar el riesgo de efectos adversos causados por amantadina. Agentes citotóxicos (por ejemplo, ciclofosfamida, metotrexato): Las tiazidas pueden reducir la excreción renal de los productos farmacéuticos citotóxicos y potenciar sus efectos mielosupresores. Salicilatos: En caso de altas dosificaciones de salicilatos, la Hidroclorotiazida puede potenciar el efecto tóxico de los salicilatos en el sistema nervioso central. Metildopa: Se ha reportado de casos aislados de anemia hemolítica con el uso concomitante de Hidroclorotiazida y metildopa. Ciclosporina: El tratamiento concomitante con ciclosporina puede aumentar el riesgo de hiperuricemia y complicaciones de tipo gota. Tetraciclinas: La administración concomitante de tetraciclinas y tiazidas aumenta el riesgo del aumento de urea inducido por tetraciclina. Esta interacción probablemente no aplica a doxiciclina.
Dosis y vía de administración: Método de administración: La tableta debe ingerirse con una cantidad de líquido suficiente (por ejemplo, un vaso de agua). La tableta no debe masticarse y debe tomarse a la misma hora cada día. La tableta debe administrarse una vez al día, con o sin alimentos y puede combinarse con otros medicamentos antihipertensivos, conforme sea necesario. No se recomienda más de una tableta al día. Adultos: La dosis fija de Olmesartán medoxomilo y de hidroclorotiazida está indicada en adultos en quienes no se ha logrado el control adecuado de las cifras tensionales con el Olmesartan medoxomilo aislado. El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida, no debe utilizarse como terapia inicial, sino en pacientes cuya presión arterial no se controla adecuadamente con solamente 20 mg de Olmesartán medoxomilo. El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida, se administra una vez al día, con o sin alimentos. Cuando sea clínicamente apropiado, puede considerarse el cambio directo de la monoterapia con 20 mg de Olmesartán medoxomilo a una combinación fija, tomando en cuenta que el efecto antihipertensivo de Olmesartán medoxomilo alcanza su punto más alto alrededor de 8 semanas después de iniciar la terapia. El ajuste de dosis de los componentes individuales es recomendable: 20 mg de Olmesartán medoxomilo/12.5 mg de Hidroclorotiazida pueden administrarse en pacientes cuya presión arterial no se controla adecuadamente por una monoterapia óptima de Olmesartán medoxomilo de 20 mg. 20 mg de Olmesartán medoxomilo/25 mg de Hidroclorotiazida pueden administrarse en pacientes cuya presión arterial no se controla adecuadamente por 20 mg de Olmesartán medoxomilo/12.5 mg de Hidroclorotiazida. El efecto antihipertensivo de Olmesartán medoxomilo/hidroclorotiazida, aumenta en el siguiente orden de acuerdo con las concentraciones de las sustancias activas respectivamente: 20 y 12.5 mg; 40 y 12.5 mg. Dependiendo de la respuesta de la presión arterial, la dosis puede ajustarse en periodos de 2 a 4 semanas. Sustitución: Se puede sustituir al Olmesartán/Hidroclorotiazida por sus sustancias activas por separado. La dosis diaria máxima recomendada de Olmesartán medoxomilo es 40 mg, y la de hidroclorotiazida es de 50 mg. Edad avanzada (65 años y mayores): En pacientes de edad avanzada se recomienda la misma dosificación de la combinación que para adultos. Insuficiencia renal: Cuando el Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida se puede administrar a pacientes con insuficiencia renal leve a moderada (depuración de creatinina de 30-60 mL/min), en quienes se aconseja un monitoreo periódico de la función renal. El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida está contraindicado en pacientes con insuficiencia renal grave (depuración de creatinina de < 30 mL/min). En estos casos, se prefieren los diuréticos de ASA a las tiazidas. Insuficiencia hepática: El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazid debe usarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. En pacientes con insuficiencia hepática moderada, se recomienda una dosis inicial de 10 mg de Olmesartán medoxomilo una vez al día y la dosis máxima no debe rebasar los 20 mg diarios. Se recomienda realizar un monitoreo riguroso de la presión arterial y de la función renal en pacientes con insuficiencia hepática que estén recibiendo diuréticos y/o otros agentes antihipertensivos. No hay estudios con Olmesartán medoxomilo en pacientes con insuficiencia hepática grave. El Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida no debe usarse en pacientes con insuficiencia hepática grave, colestasis y obstrucción biliar. Población pediátrica: La seguridad y eficacia del Olmesartán medoxomilo/Hidroclorotiazida en niños y adolescentes menores de 18 años no se han establecido. No hay datos disponibles.
Presentaciones: Caja con 14 o 28 tabletas de 20 mg/12.5 mg. Caja con 14 o 28 tabletas de 40 mg/12.5 mg.
Nombre y domicilio del laboratorio: SANDOZ, S.A. de C.V. La Candelaria No. 186, Col. Atlántida, C.P. 04370, Deleg. Coyoacán, D.F., México.
Número de registro del medicamento: 181M2015 SSA IV

Principios Activos de Mitzoratta Hid

Laboratorio que produce Mitzoratta Hid