MYLERAN®

ASPEN

Denominación genérica: Busulfano.
Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: busulfano 2 mg. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: MYLERAN® se indica como tratamiento de acondicionamiento previo al trasplante de células madre hematopoyéticas, cuando se considera que la mejor opción disponible es la administración de una combinación de dosis elevadas de MYLERAN® y ciclofosfamida. Tratamiento paliativo de la fase crónica de la leucemia granulocítica crónica. Es efectivo para producir una remisión prolongada de la policitemia vera, particularmente en los casos con trombocitosis importante. Puede ser útil en casos seleccionados de trombocitopemia (trombocitosis) esencial y mielofibrosis.
Farmacocinética y farmacodinamia: Farmacocinética: absorción: el área bajo la curva (ABC) y las concentraciones plasmáticas máximas mostraron ser lineares y dependientes de la dosis. Después de la administración de una dosis oral de 2 mg de busulfano, el ABC y la concentración máxima fueron de 125 ± 17 nanogramos.h/ml y 28,5 ± 5 nanogramos/ml respectivamente. Se ha reportado un retraso entre la administración del busulfano y la detección en plasma de hasta 2 h ha sido reportada. La biodisponibilidad del busulfano oral mostró amplia variación individual, oscilando del 47 al 103% (promedio 80%) en adultos. Tratamiento con dosis elevadas: los estudios con cromatografía líquida de gas con captura de electrones o por cromatografía de alta presión (HPLC). Después de dosis altas de busulfano (1 mg/kg cada 6 h por 4 días), el ABC y las concentraciones máximas en adultos son altamente variables, pero se han reportado de 8.260 nanogramos.h/ml (rango 2484 a 21090) y 1.047 nanogramos/ml (rango 295 a 2558) respectivamente, cuando por HPLC, y de 6.135 nanogramos.h/ml (rango de 894 a 3800), respectivamente, utilizando cromatografía de gases. Distribución: el busulfano tiene un volumen de distribución de 0,64 ± 0,12 l/kg en adultos. Se ha demostrado que el busulfano, administrado a dosis elevadas, ingresa al líquido cefalorraquídeo (LCR), a concentraciones similares a las encontradas en el plasma, con una proporción media de LCR: plasma de 1,3: 1. La distribución de busulfano en la saliva: plasma fue de 1,1: 1. Se ha comunicado variablemente que la concentración de busulfano que se fija reversiblemente a las proteínas plasmáticas es insignificante, o del 55%, aproximadamente. Se ha comunicado que la fijación irreversible del fármaco a las células sanguíneas y a las proteínas plasmáticas es del 47% y del 32%, respectivamente. Metabolismo: el metabolismo del busulfano involucra una reacción con el glutatión, que ocurre vía hepática y es mediada por la glutatión-S-transferasa. La excreción urinaria de los metabolitos del busulfano han sido identificados como 3-hidroxisulfolano, 1-óxido de tetrahidrotiofeno y sulfolano en pacientes tratados con altas dosis de busulfano. Eliminación: el busulfano tiene una vida media de eliminación entre 2,3 y 2,8 h. Los pacientes adultos han mostrado un depuración del busulfano de 2,4 a 2,6 ml/min/kg. Se ha reportado que la vida media de eliminación del busulfano disminuye con dosis repetidas, lo que sugiere que el busulfano incrementa su propio metabolismo. La eliminación de busulfano inalterado por orina es baja (1 a 2%). Poblaciones de pacientes especiales: niños: la biodisponibilidad del busulfano oral muestra una gran variación intraindividual, la cual se encuentra en el rango de 22% a 120% (67% como media) en niños. Se comunica que la depuración plasmática es de 2 a 4 veces mayor en los niños que en los adultos, cuando reciben 1 mg/kg cada 6 horas durante 4 días. Se ha demostrado que la dosificación en niños, de acuerdo con su área de superficie corporal, proporciona valores de ABC y Cmáx similares a los observados en adultos. Se ha demostrado que, en los niños menores de 15 años de edad, el área bajo la curva representa la mitad de la de los adultos, y en los niños menores de 3 años de edad, representa la cuarta parte de la de los adultos. Se comunicó que el busulfano exhibe un volumen de distribución en niños de 1,15 ± 0,52 l/kg. Cuando el busulfano se administra a una dosis de 1 mg/kg, cada 6 horas durante 4 días, se ha demostrado que la proporción de LCR: plasma es de 1,02: 1. Sin embargo, cuando se administra a una dosis de 37,5 mg/m2, cada 6 horas durante 4 días, la proporción fue de 1.39: 1. Pacientes que sufren obesidad: se ha comunicado que la obesidad aumenta la depuración del busulfano. En aquellos pacientes que sufren obesidad, la dosificación debe basarse en el área de superficie corporal o debe ajustarse de acuerdo con el peso corporal ideal. Farmacodinamia: el busulfano es un agente alquilante bifuncional. Se cree que la unión al ADN juega un papel en su mecanismo de acción, se han aislado derivados biguanilos, pero no ha sido posible demostrar convincentemente la existencia de una reticulación entre filamentos. Todavía no se comprende por completo la base del efecto únicamente selectivo del busulfano sobre la granulocitopoyesis. Aunque no es curativo, busulfano es muy efectivo en la reducción de la masa granulocítica, disminuyendo los síntomas de la enfermedad y mejorando el estado clínico de los pacientes. Se ha mostrado que busulfano es superior en controlar la esplenomegalia, a la radiación esplénica, juzgando en función de los tiempos de sobrevida y del mantenimiento de los niveles de hemoglobina, y es eficaz en el control del tamaño del bazo.
Contraindicaciones: No debe ser usado en pacientes cuya enfermedad haya demostrado resistencia al busulfano. No debe emplearse en pacientes con hipersensibilidad conocida al busulfano o a los ingredientes de la fórmula. Tampoco debe emplearse en pacientes con enfermedad refractaria al fármaco.
Precauciones generales: Busulfano es un agente citotóxico muy activo y sólo debe ser administrado por especialistas con experiencia en su administración. La inmunización con alguna vacuna elaborada con microorganismos vivos posee el potencial de ocasionar una infección en los anfitriones (o huéspedes) inmunodeficientes. Por tanto, no son recomendables las inmunizaciones con vacunas elaboradas con microorganismos vivos. El busulfano debe retirarse si se presenta toxicidad pulmonar (ver Reacciones secundarias y adversas). No debe administrarse en conjunto o inmediatamente después de la radioterapia. El busulfano no es efectivo una vez que ha ocurrido la transformación blástica. Si se requiere una inducción de anestesia en pacientes con una posible toxicidad pulmonar, la concentración de oxígeno inspirado debe mantenerse al nivel seguro más bajo posible y, asimismo, debe prestarse atención especial a a los cuidados respiratorios posoperatorios. La hiperuricemia y la hiperuricosuria no son raras en los pacientes con leucemia granulocítica crónica y debe ser corregida antes de iniciar el tratamiento con busulfano. Durante el tratamiento, la hiperuricemia y el riesgo de nefropatía por ácido úrico, deben ser prevenidos con una profilaxis adecuada, incluyendo hidratación adecuada y el uso del alopurinol. Tratamiento a la dosis convencional: se debe vigilar estrechamente a los pacientes que reciben concomitantemente itraconazol o metronidazol, con la dosis convencional de MYLERAN®, en cuanto a signos de toxicidad ocasionada por el busulfano. Al coadministrar estos fármacos, es recomendable practicar mediciones semanales de hemogramas (ver Interacciones medicamentosas y de otro género). Tratamiento con dosis elevadas: si se utilizan dosis altas de busulfano, los pacientes deben recibir terapia anticonvulsionante profiláctica, preferentemente con una benzodiacepina en vez de emplear fenitoína. Se ha comunicado que la administración concomitante de itraconazol o metronidazol, con dosis elevadas de busulfano, se asocia con un aumento en el riesgo de toxicidad ocasionada por el busulfano (ver Interacciones medicamentosas y de otro género). No se recomienda la coadministración de metronidazol con dosis elevadas de busulfano. La coadministración de itraconazol con dosis elevadas de busulfano debe llevarse a cabo según el criterio del médico prescriptor, pues debe basarse en una evaluación del riesgo/beneficio. Una incidencia reducida de enfermedad hepática veno-oclusiva y otras toxicidades relacionadas se han visto en pacientes tratados con altas dosis de busulfano y ciclofosfamida, cuando la primera dosis de ciclofosfamida se ha retrasado más de 24 h después de la última dosis de busulfano. Monitoreo: se debe monitorizar la citología hemática durante el tratamiento para evitar la posibilidad de mielosupresión excesiva y el riesgo de aplasia medular irreversible (ver Reacciones secundarias y adversas).
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: como con todos los tratamientos citotóxicos, se deben aconsejar las precauciones contraceptivas adecuadas cuando un miembro de la pareja está recibiendo busulfano. El uso de busulfano en el embarazo debe evitarse tanto como sea posible, no debe administrarse en particular durante el primer trimestre de la gestación. En cada caso, el beneficio esperado para la madre debe valorarse contra los posibles riesgos para el feto. Algunos casos de anormalidades congénitas, no necesariamente atribuibles al busulfano, han sido reportadas y la exposición en el tercer trimestre se ha asociado a alteraciones en el crecimiento intrauterino. Sin embargo, han habido casos reportados de niños normales nacidos después de la exposición al busulfano in utero, incluso durante el primer trimestre. Los estudios de busulfano en animales han mostrado toxicidad reproductiva, el potencial de este riesgo para los humanos es desconocido. Lactancia: se desconoce si el fármaco o sus metabolitos se excretan en la leche materna. Las madres que están recibiendo busulfano no deberán amamantar a sus lactantes.
Reacciones secundarias y adversas: Este producto no tiene documentación clínica reciente que pueda ser usada como soporte para determinar la frecuencia de eventos adversos. Los eventos indeseables pueden variar en su incidencia, dependiendo de la dosis y también otros agentes terapéuticos administrados conjuntamente. Se ha utilizado la siguiente escala para clasificar la frecuencia: muy común: ≥1/10. Común: ≥1/100 y < 1/10. No común: ≥1/1.000 y < 1/100. Rara: ≥1/10.000 y < 1/1.000. Muy rara: < 1/10.000. Neoplasias benignas, malignas e inespecíficas (con inclusión de quistes y pólipos). Común: leucemia aguda secundaria (ver Precauciones generales y carcinogenicidad). Alteraciones hematológicas y del sistema linfático: muy común: depresión de la médula ósea, dependiente de la dosis, manifestada como leucopenia y particularmente trombocitopenia. Rara: anemia aplásica. En raras ocasiones, se ha comunicado anemia aplásica (ocasionalmente irreversible), por lo general después de la administración a largo plazo de dosis convencionales y, asimismo, de dosis elevadas de busulfano. Alteraciones del sistema nervioso central: rara: convulsiones cuando se administran dosis elevadas (ver Interacciones medicamentosas y de otro género y Precauciones generales). Muy rara: miastenia gravis. Alteraciones oculares: rara: cambios en la graduación de los lentes y cataratas, las que pueden ser bilaterales; se ha reportado adelgazamiento corneal después de trasplantes de médula ósea precedidos de dosis elevadas de busulfano. Alteraciones cardíacas: común: tamponamiento cardíaco en pacientes con talasemia tratados con dosis elevadas de busulfano. Alteraciones respiratorias, torácicas y mediastinales: muy común: síndrome de neumonía idiopática posterior a la administración de dosis elevadas. Común: neumonía intersticial posterior a la administración de la dosis convencional a largo plazo. La toxicidad pulmonar posterior a la administración de un tratamiento a la dosis convencional, a dosis elevadas, generalmente se presenta con tos inespecífica y no condensante, disnea e hipoxia, con indicios de fisiología pulmonar anormal. Otros agentes pueden causar toxicidad pulmonar aditiva (ver Interacciones medicamentosas y de otro género). Es posible que la radioterapia subsecuente aumente las lesiones pulmonares subclínicas asociadas al busulfano y hay poca evidencia de que los esteroides sean útiles. El síndrome de neumonía idiopática es un tipo de neumonía difusa no infecciosa, la cual generalmente se presenta dentro de los primeros tres meses de tratamiento de acondicionamiento con dosis elevadas de busulfano que antecede al autotrasplante o alotrasplante hematopoyético. En algunos casos, también se puede detectar hemorragia alveolar difusa posterior al lavado bronquial. Las tomografías axiales computarizadas, y las radiografías torácicas, muestran infiltrados focales difusos o inespecíficos; las biopsias muestran neumonía intersticial, deterioro alveolar difuso y ocasionalmente, fibrosis. Después de la administración de la dosis convencional, se puede presentar neumonía intersticial, la cual puede ocasionar fibrosis pulmonar. Este padecimiento generalmente se presenta después de un tratamiento prolongado durante varios años. Su aparición suele ser insidiosa, pero también puede ser aguda. Las características histológicas incluyen cambios atípicos del epitelio alveolar y bronquial, así como la presencia de células gigantes con grandes núcleos hipercromáticos. La patología pulmonar podría complicarse a causa de infecciones agregadas. También se han comunicado casos de osificación pulmonar y calcificación distrófica. Alteraciones gastro-intestinales: muy común: alteraciones tales como náusea y vómito, diarrea y úlceras en la mucosa oral en dosis elevadas. Rara: alteraciones tales como náusea y vómito, diarrea y úlceras en la mucosa oral, en dosis convencionales, esto puede reducirse si se administra en dosis fraccionadas. Alteraciones hepatobiliares: muy común: hiperbilirrubinemia, ictericia, enfermedad hepática veno-colusiva (ver Precauciones generales e Interacciones medicamentosas y de otro género) y fibrosis centrolobular sinusoidal con atrofia hepatocelular y necrosis en dosis elevadas. Rara: ictericia colestásica y alteraciones de la función hepática a dosis convencionales. Fibrosis centrilobular sinusoidal. El busulfano no se considera hepatotóxico importante a las dosis terapéuticas. Sin embargo, los estudios post mortem retrospectivos de pacientes tratados por lo menos por dos años con dosis bajas de busulfano, por leucemia granulocítica crónica, mostraron evidencia de fibrosis centrolobulillar sinusoidal. Piel y tejido subcutáneo: común: alopecia a dosis elevadas. Hiperpigmentación (ver Precauciones generales y condiciones del sitio de administración). Rara: alopecia a dosis convencionales, reacciones dérmicas incluyendo urticaria, eritema multiforme, eritema nodoso, porfiria cutánea tarda, rash del tipo que se asocia al alopurinol, sequedad dérmica excesiva y fragilidad de la piel, con anhidrosis completa, sequedad de mucosa oral, queilosis y síndrome de Sjörgen. Un aumento en el efecto de las radiaciones cutáneas en pacientes tratados con radioterapia, se observa después de recibir dosis elevadas de busulfano. La hiperpigmentación ocurre particularmente en aquellos de tez oscura. A menudo es más marcada en el cuello, parte superior del tronco, pezones, abdomen y pliegues palmares. Esto también puede ocurrir como parte de la enfermedad subyacente. Alteraciones renales y urinarias: común: cistitis hemorrágicas a dosis elevadas en combinación con la ciclofosfamida. Alteraciones del sistema reproductor y de las glándulas mamarias: muy común: supresión ovárica y amenorrea con síntomas menopáusicos a dosis elevadas; insuficiencia ovárica severa y persistente, incluyendo fallas para iniciar la pubertad después de su administración a adolescentes y preadolescentes. Esterilidad, azoospermia y atrofia testicular en varones tratados con busulfano: no común: supresión ovárica y amenorrea con síntomas menopáusicos en pacientes a dosis convencionales. En casos muy raros, se ha reportado recuperación de las función ovárica incluso continuando el tratamiento. Muy rara: ginecomastia. Los estudios en animales tratados con busulfano han mostrado toxicidad reproductiva. Alteraciones generales y asociadas a la vía de administración: muy rara: síndrome clínico* (debilidad, fatiga severa, anorexia, pérdida de peso, náusea, vómito e hiperpigmentación de la piel) semejando insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison), pero sin evidencia bioquímica de supresión adrenal, hiperpigmentación de mucosas o pérdida de cabello (ver Alteraciones en piel). Rara: displasia epitelial generalizada. *En pocos casos después del tratamiento prolongado con busulfano, este síndrome se ha resuelto al retirar el busulfano. Se han observado muchos cambios histológicos en pacientes tratados busulfano, incluyendo displasia diseminada que afecta los epitelios cérvicouterino, bronquial y otros. La mayoría de los casos se relaciona con tratamientos prolongados, pero se han reportado alteraciones transitorias en pacientes tratados con dosis elevadas por corto tiempo.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Las vacunas con organismos vivos no se recomiendan en los individuos inmunocomprometidos. Los efectos adversos de otros agentes quimioterápicos que producen toxicidad pulmonar pueden ser aditivos (ver Reacciones secundarias y adversas). La administración de fenitoína a pacientes tratados con dosis elevadas de busulfano, puede resultar en una disminución del efecto mielosupresor. En los pacientes que reciben tratamiento con dosis elevadas de MYLERAN®, se ha comunicado que la coadministración de itraconazol disminuye la depuración del busulfano en un 20%, aproximadamente, con aumentos correspondientes en las concentraciones plasmáticas de busulfano. Se ha comunicado que el metronidazol aumenta las concentraciones mínimas de busulfano en un 80%, aproximadamente. El fluconazol carece de efectos sobre la depuración de busulfano. Por consiguiente, se ha comunicado que la administración de dosis elevadas de MYLERAN® en combinación con itraconazol o metronidazol, se asocia con un aumento en el riesgo de toxicidad ocasionada por el busulfano (ver Precauciones generales). Se ha observado una reducida incidencia de enfermedad venooclusiva hepática, y otras toxicidades relacionadas con el régimen de tratamiento, en pacientes tratados con dosis elevadas de MYLERAN® y ciclofosfamida, cuando la administración de la primera dosis de ciclofosfamida ha sido retrasada por un periodo superior a 24 horas después de la última dosis de MYLERAN®.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Datos que indican mielosupresión (particularmente trombocitopenia). Después de dosis altas puede presentarse hiperbilirrubinemia.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Carcinogénesis: busulfano es potencialmente carcinogénico. La Asociación Mundial de la Salud concluyó que existe una relación casual entre la exposición a busulfano y el cáncer. Se han observado algunos tumores malignos en pacientes que han recibido el fármaco. Mutagénesis: el busulfano ha mostrado potencial mutagénico en diversos sistemas experimentales; estudios citogenéticos in vivo en roedores han demostrado un aumento en la incidencia de aberraciones cromosómicas; asimismo, se han observado aberraciones cromosómicas en células de pacientes que recibieron busulfano. Teratogénesis: el busulfano es teratógeno en animales y potencialmente teratogénico en el hombre. Existen reportes de algunos casos de anormalidades congénitas, no necesariamente atribuibles al fármaco y la administración durante el tercer trimestre puede asociarse con alteraciones del crecimiento fetal; sin embargo, existen reportes de niños aparentemente normales, nacidos después de la administración de busulfano durante el embarazo, incluso durante el primer trimestre. Fertilidad: en animales de experimentación, el busulfano interfirió con la espermatogénesis y existen reportes clínicos de esterilidad, azoospermia y atrofia testicular en varones. Cuando un integrante de la pareja está recibiendo el fármaco, al igual que con todos los regímenes de quimioterapia citotóxica, deben tomarse precauciones anticonceptivas adecuadas. En pacientes premenopáusicas se presentan comunmente supresión ovárica y amenorrea con síntomas menopáusicos.
Dosis y vía de administración: Vía de administración: oral. Uso en general: el busulfano se administra usualmente en cursos o bien en forma continua. Las dosis deben ajustarse individualmente a cada paciente y mantenerlo bajo estrecha supervisión clínica y control hematológico. En los casos que el paciente requiera una dosis diaria menor al contenido de busulfano tabletas, pueden programarse algunos días (alternos) sin tratamiento, ya que las tabletas no deben dividirse. Se debe consultar la literatura relevante para los esquemas de tratamiento. Pacientes que sufren obesidad: pacientes que sufren obesidad, la dosificación debe basarse en el área de superficie corporal o debe ajustarse de acuerdo con el peso corporal ideal (ver Farmacocinética). Acondicionamiento previo al trasplante de células madre hematopoyéticas: adultos: la dosis recomendada de MYLERAN® en pacientes adultos consiste en 1 mg/kg, administrado cada 6 horas durante cuatro días, iniciando siete días antes del trasplante. De ordinario se administran 60 mg/kg al día de ciclofosfamida durante dos días, comenzando 24 horas después de la administración de la dosis final de MYLERAN® (ver Precauciones generales e Interacciones medicamentosas y de otro género). Niños menores de 18 años de edad: la dosis recomendada de MYLERAN® en niños consiste en una dosis acumulativa en el intervalo de 480 a 600 mg/m2 (ver Farmacocinética). La dosificación de ciclofosfamida es la misma que la de los adultos. Leucemia granulocítica crónica: inducción en adultos: el tratamiento es generalmente iniciado tan pronto como se diagnostica la enfermedad. La posología es de 0,06 mg/kg/día con un máximo diario inicial de 4 mg, que debe administrarse como dosis única. La respuesta al tratamiento varía individualmente y en una pequeña proporción de pacientes la médula ósea puede ser extremadamente sensible (ver Precauciones generales). Durante la fase de inducción, la biometría hemática debe supervisarse por lo menos cada semana. Es útil marcar las cuentas hemáticas en papel gráfico semilogarítmico. La dosis podrá aumentarse sólo si la respuesta es inadecuada después de tres semanas. El tratamiento se continuará hasta que el recuento total de leucocitos haya bajado entre 15 y 25 x 109/l (normalmente de 12 a 20 semanas), debiendo entonces interrumpirse, después de lo cual puede ocurrir otra disminución del recuento de leucocitos en las dos semanas siguientes. El continuar el tratamiento con la dosis de inducción después de éste punto, o tras la disminución del recuento plaquetario a menos de 100 x 109/l, se asocia con un riesgo importante de aplasia medular prolongado y posiblemente irreversible. Mantenimiento en adultos: la leucemia puede ser controlada sin busulfano en forma prolongada. El tratamiento se reinstala cuando el recuento de leucocitos se eleva a 50 por 109/l o bien al reaparecer los síntomas. Ocasionalmente, se prefiere la terapia de mantenimiento continuo. El tratamiento continuo es más práctico cuando la duración de las remisiones sin mantenimiento es corta. El objetivo es mantener una cuenta leucocitaria de 10-15 x 109/l o si reaparecen los síntomas. La dosis de mantenimiento usual es de 0,5-2 mg/día, pero los requerimientos individuales de los pacientes pueden ser menores. La dosis de mantenimiento también puede ajustarse reduciendo el número de días de tratamiento a la semana, ya que las tabletas no deben fraccionarse. Nota: deben utilizarse dosis menores de busulfano si este se administra con otros agentes citotóxicos. (ver Interacciones medicamentosas y de otro género y Reacciones secundarias y adversas). Niños: en el grupo pediátrico, la leucemia granulocítica crónica es rara. La formulación MYLERAN® puede emplearse para tratar la enfermedad por cromosoma Filadelfia positivo (Ph positivo), pero la variante juvenil del Ph negativo responde deficientemente. Policitemia vera: habitualmente, se emplean de 4-6 mg al día durante 4-6 semanas, monitorizando los recuentos hematológicos particularmente las plaquetas. Se administran dosis subsecuentes si aparecen recidivas; alternativamente la terapia de mantenimiento puede proporcionarse utilizando aproximadamente la mitad de la dosis de inducción. Si la policitemia puede controlarse por sangrías, la administración de busulfano será por corto plazo y únicamente para controlar la cuenta plaquetaria. Mielofibrosis: la posología habitual inicial es de 2-4 mg al día. Debido a la extrema sensibilidad de la médula ósea, deberá efectuarse un control hematológico cuidadoso. Trombocitotemia (trombocitosis) esencial: la posología habitual es de 2-4 mg al día. El tratamiento deberá interrumpirse si el recuento leucocitario total es menor a 5 x 109/l o la cuenta plaquetaria es menor a 500 x 109/l.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Síntomas y signos: la toxicidad aguda que limita la dosificación de MYLERAN® en el ser humano es la mielodepresión. Los efectos principales resultantes de una sobredosificación crónica son depresión medular y pancitopenia. Tratamiento: no se conoce antídoto. La diálisis debe considerarse en el tratamiento de la sobredosis, ya que existe un reporte de exitosa diálisis de busulfano. Deben aplicarse tratamientos de sostén adecuados durante el período de toxicidad hematológica.
Presentación(es): Caja con frasco con 25 tabletas.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese en lugar fresco y seco a no más de 25°C.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. Este medicamento deberá ser administrado únicamente por médicos hematólogos y oncólogos y con experiencia en quimioterapia.
Nombre y domicilio del laboratorio: GlaxoSmithKline México, S.A. de C.V., Calz. México-Xochimilco No. 4900, Col. San Lorenzo Huipulco, C.P. 14370, México, D.F. ®Marca registrada.
Número de registro del medicamento: 50871 SSA IV.
Clave de IPPA: DEAR-05330020510771/RM2006

Principios Activos de Myleran

Laboratorio que produce Myleran