PEYONA®

CHIESI

Denominación genérica: Citrato de Cafeína.
Forma farmacéutica y formulación: Solución. Cada ml contiene: Citrato de cafeína 20mg (equivalente a 10 mg de cafeína). Excipiente cbp 1 ml.
Indicaciones terapéuticas: Tratamiento de la apnea del prematuro.
Farmacocinética y farmacodinamia: Grupo farmacoterapéutico: derivado de la xantina. Propiedades Farmacodinámicas: la cafeína está relacionada estructuralmente con las metilxantinas teofilina y teobromina. La mayoría de sus efectos se han atribuido al antagonismo de los receptores de la adenosina, subtipos A1 y A2 demostrado por estudios de unión a receptores y observado en concentraciones que se aproximan a las alcanzadas terapéuticamente en esta indicación. La acción principal del citrato de cafeína es la estimulación del SNC. Esta es la base de su efecto en la apnea del prematuro, para la que se han propuesto diversos mecanismos de acción, entre otros: (1) estimulación del centro respiratorio, (2) aumento de la ventilación por minuto, (3) disminución del umbral hasta la hipercapnia, (4) aumento de la respuesta a la hipercapnia, (5) incremento del tono del músculo esquelético, (6) descenso de la fatiga del diafragma, (7) aumento del metabolismo y (8) elevación del consumo de oxígeno. La eficacia clínica del citrato de cafeína se evaluó en un ensayo multicéntrico aleatorizado y doble ciego donde se comparó el citrato de cafeína con un placebo en 85 lactantes prematuros (edad de gestación de 28 a < 33 semanas) con apnea del prematuro. Los lactantes recibieron una dosis de carga de 20mg/kg de citrato de cafeína por vía intravenosa por infusión. Después se administró una dosis diaria de mantenimiento de 5mg/kg de Peyona® por vía intravenosa por infusión o enteral a través de una sonda de nasogástrica durante 10 a 12 días como máximo. El protocolo permitía "el rescate" con citrato de cafeína administrado de forma abierta si la apnea continuaba sin control. En estos casos, los lactantes recibieron una segunda dosis de carga de 20 mg/kg de citrato de cafeína después del día 1 de tratamiento y antes del día 8. El número de días sin apnea fue mayor en el grupo de tratamiento con citrato de cafeína (3.0 días frente a 1,2 días en el grupo placebo: p=0,005); además el porcentaje de pacientes sin episodios de apnea durante 8 días también fue mayor (22% con citrato de cafeína frente al 0% con placebo). En un reciente estudio extenso, multicéntrico y controlado con placebo (n=2006) se investigaron los resultados a corto y largo plazo (18-21 meses) de lactantes prematuros tratado con citrato de cafeína. Los lactantes a los que se había asignado citrato de cafeína recibieron una dosis de carga IV de 20mg/kg seguida de una dosis diaria de mantenimiento de 5mg/kg. Si la apnea persistía, la dosis diaria de mantenimiento podía aumentarse hasta 10mg/kg como máximo. La dosis de mantenimiento se ajustó una vez a la semana en función del cambio de peso, y podría administrase por vía oral cuando el lactante toleraba la alimentación enteral total. El tratamiento con cafeína redujo la tasa de diplasia broncopulmonar [razón de posibilidades (IC 95%) de 0,63 (0,52 a 0,76)] y mejoró la tasa de supervivencia sin afectación del desarrollo neurológico [razón de posibilidades (IC 95%) de 0,77 (0,64 a 0,93)]. La magnitud y dirección del efecto del citrato de cafeína sobre la muerte o la discapacidad variaron en función del grado de apoyo respiratorio que necesitaban los lactantes en el momento de la aleatorización e indicaron un mayor efecto beneficioso para los lactantes que recibieron apoyo [razón de posibilidades (IC 95%) para la muerte y discapacidad, ver la tabla siguiente]. Muerte o discapacidad por subgrupo de apoyo respiratorio al comienzo del estudio.


Propiedades farmacocinéticas: el citrato de cafeína se disocia rápidamente en solución acuosa. La molécula de citrato es metabolizada con rapidez sea administrada tras la infusión o la ingestión. Absorción: el efecto procedente del citrato de cafeína comienza en los minutos siguientes al inicio de la infusión. Tras la administración oral de 10mg de citrato de cafeína base/kg de peso corporal a recién nacidos prematuros, la concentración plasmática máxima de citrato de cafeína (Cmax) varió entre 6 y 10 mg/kg y el tiempo medio hasta alcanzar la concentración máxima (tmax) fue de 30min a 2h. La leche artificial no afecta al grado de absorción, pero puede prolongar el tmax. Distribución: la cafeína se distribuye rápidamente en el cerebro de tras la administración de citrato de cafeína; las concentraciones de cafeína en el líquido cefalorraquídeo de los recién nacidos prematuros se aproximan a los valores plasmáticos. El Volumen de distribución (Vd) medio del citrato de cafeína en los lactantes (0,8 a 0,9l/kg) es ligeramente mayor que en los adultos (0,6l/kg). No se dispone de datos sobre la unión a las proteínas plasmáticas en recién nacidos ni en lactantes. Se ha comunicado que, en los adultos, la unión media a las proteínas plasmáticas in vitro es del 36% aproximadamente. La cafeína atraviesa fácilmente la placenta hasta la circulación fetal y se excreta en la leche materna. Biotransformación: el metabolismo del citrato de cafeína en los recién nacidos prematuros es muy reducido debido a que el sistema enzimático hepático todavía es inmaduro y la mayor parte del principio activo se elimina en la orina. La enzima 1A2 del citocromo P450 hepático (CYP1A2) participa en la biotransformación del citrato de cafeína en los niños algo mayores. Se ha descrito la conversión de citrato de cafeína en teofilina y viceversa en recién nacidos prematuros, la concentración de citrato de cafeína es del 25% de la concentración de teofilina aproximadamente tras la administración de esta última y cabe esperar que alrededor de 3 a 8% del citrato de cafeína administrada se convierta en teofilina. Eliminación: la eliminación del citrato de cafeína es mucho más lenta en los lactantes pequeños que en los adultos debido a que su función hepática y renal es inmadura. En los recién nacidos, la depuración de la cafeína tiene lugar casi por completo mediante excreción renal. La semivida (t1/2) media de la cafeína y la fracción intacta excretada en la orina (Ae) en los lactantes son inversamente proporcionales a la edad gestacional. En los recién nacidos la t1/2 es de 3-4 días aproximadamente y la Ae es de cerca del 86% (en 6 días). A los 9 meses de edad, el metabolismo del citrato de cafeína es parecido al observado en los adultos (t1/2 - 5 horas y Ae=1%). No se han realizado estudios para investigar la farmacocinética de la cafeína en recién nacidos con insuficiencia hepática o renal. En presencia de la insuficiencia renal importante, teniendo en cuenta el mayor potencial de acumulación, es necesario reducir la dosis diaria de mantenimiento de cafeína y orientar la dosis en función de las determinaciones plasmáticas de cafeína. En los lactantes prematuros con hepatitis colestásica se ha observado una semivida de eliminación de citrato de cafeína prolongada y un aumento de la concentración plasmática por encima del límite de variación normal, lo que indica que debe prestarse atención especial a la posología de estos pacientes.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad al fármaco o a los componentes de la fórmula.
Precauciones generales: La apnea del prematuro es un diagnóstico de exclusión. Hay que descartar otras causas de apnea (ej., trastornos del SNC, neumopatía primaria, anemia, sepsis, trastornos metabólicos, anomalías cardiovasculares o apnea obstructiva) o tratarlas debidamente antes de empezar el tratamiento con citrato de cafeína. La falta de respuesta al tratamiento con cafeína (que se confirmará en caso necesario determinado la concentración plasmática) podría indicar otra causa de la apnea. En los recién nacidos cuyas madres consumieron grandes cantidades de cafeína antes del parto deberán medirse las concentraciones plasmáticas basales de cafeína antes del comienzo del tratamiento con cafeína ya que la cafeína atraviesa fácilmente la placenta y pasa a la circulación fetal (véase Propiedades Farmacocinéticas y dosis). Las madres lactantes de recién nacidos tratados con citrato de cafeína no deberán ingerir alimentos, bebidas ni medicamentos que contengan cafeína (ver numeral VIII), puesto la cafeína se excreta en la leche materna (ver Dosis y Propiedades farmacocinéticas). Antes del comienzo el tratamiento con Peyona® es necesario determinar la concentración plasmática basal de cafeína de los recién nacidos tratados previamente con teofilina porque los lactantes prematuros metabolizan la teofilina en cafeína. La cafeína es un estimulante del SNC y se han o comunicado crisis convulsivas en casos de sobredosis de cafeína, deberá extremarse la precaución si se administra Peyona® a recién nacidos con trastornos convulsivos. Se ha demostrado en estudios publicados que la cafeína incrementa la frecuencia cardiaca, el volumen de salida ventricular izquierdo y el volumen sistólico. Por consiguiente, el citrato de cafeína deberá usarse con precaución en recién nacidos con enfermedad cardiovascular conocida. Existen datos de que la cafeína causa taquiarritmias en las personas propensas. En los recién nacidos, suele tratarse de una taquicardia sinusal simple. Si se han observado alteraciones extrañas del ritmo en una cardiotocografía (CTG) realizada antes del nacimiento del niño, el citrato de cafeína deberá administrarse con precaución. Peyona® deberá administrarse con precaución a los recién nacidos prematuros con disfunción renal o hepática. Las dosis han de ajustarse mediante el control de las concentraciones plasmáticas de cafeína para evitar la toxicidad en esta población.La enterocolitis necrosante es una causa frecuente de morbilidad y mortalidad en los recién nacidos prematuros. Se han notificado casos de una posible relación entre el uso de metilxantinas y la aparición de enterocolitis necrosante. Sin embargo, no se ha demostrado que exista una relación causal entre el uso de citrato de cafeína u otras metilxantinas y la enterocolitis necrosante. Al igual que sucede con todos los lactantes prematuros, es necesario controlar atentamente a los tratados con citrato de cafeína para detectar la aparición de enterocolitis necrosante (véase Reacciones adversas). El citrato de cafeína debe utilizarse con precaución en los lactantes con reflujo gastroesofágico ya que el tratamiento puede empeorar ese trastorno. El citrato de cafeína incrementa el metabolismo de forma generalizada, lo que podría aumentar las necesidades de energía y nutrición durante el tratamiento. La diuresis y la pérdida de electrólitos inducidas por el citrato de cafeína podrían requerir la reposición de líquidos y la corrección de las alteraciones electrolíticas.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: En los estudios animales, el citrato de cafeína en dosis altas fue embriotóxica y teratógena. Estos efectos no son relevantes para la administración a corto plazo en la población de lactantes prematuros. La cafeína se excreta en la leche humana y atraviesa fácilmente la placenta pasando a la circulación fetal. (Véase Farmacocinéticas). Las madres lactantes de recién nacidos consumieron grandes cantidades de cafeína antes del parto deberán medirse las concentraciones plasmáticas basales de cafeína antes del comienzo del tratamiento con Peyona®.
Reacciones Secundarias y Adversas: La farmacología y toxicología conocidas del citrato de cafeína y otras metilxantinas predicen las reacciones adversas probables al citrato de cafeína. Los efectos descritos comprenden estimulación del sistema nervioso central (SNC) como irritabilidad, inquietud y nerviosismo y efectos cardiacos como taquicardia, hipertensión arterial y aumento del volumen sistólico. Estos efectos están relacionados con la dosis y pueden obligar a medir la concentración plasmática del fármaco y a reducir la dosis. A continuación se enumeran las reacciones adversas descritas en publicaciones de estudios a corto y a largo plazo que pueden aparecer con el citrato de cafeína, por la clase de órgano y sistema y por término preferente (MedDRA). La frecuencia se define como: muy frecuente (≥ 1/10), frecuente (≥ 1/100 a < 1/10), poco frecuente (≥ 1/1 000 a < 1/100), rara (≥ 1/10 000), muy rara ( < 1/10 000) y frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles).


La cafeína puede suprimir la síntesis de eritropoyetina y, por lo tanto, reducir la concentración de hemoglobina con el tratamiento prolongado. Se han registrado descensos transitorios de la tiroxina (T4) en lactante al comienzo del tratamiento, pero no continuaron con el tratamiento mantenido. Los datos disponibles no indican reacciones adversas a lo largo del tratamiento con cafeína en los recién nacidos por lo que se refiere al desarrollo neurológico, retraso del crecimiento, aparatos cardiovasculares y digestivo o sistema endocrino. Aparentemente la cafeína no puede descartar esta posibilidad. Enterocolitis necrosante. La enterocolitis necrosante es una causa frecuente de morbilidad y mortalidad en los recién nacidos prematuros. Se han notificado casos de una posible relación entre el uso de metilxantinas y la aparición de enterocolitis necrosante. Sin embargo, no se ha demostrado que exista una relación causal entre el uso de cafeína u otras metilxantinas y la enterocolitis necrosante. En un ensayo doble ciego y controlado con placebo del citrato de cafeína en 85 lactantes prematuros, se diagnosticó enterocolitis necrosante en la fase enmascara del estudio a dos lactantes que recibían el tratamiento del estudio. Tres de los lactantes que presentaron enterocolitis necrosante durante el ensayo fallecieron. En un gran estudio multicéntrico (n=2006) en el que se investigaba el resultado a largo plazo de lactantes prematuros tratados con citrato de cafeína no se demostró que la frecuencia de la enterocolitis necrosante aumentara en el grupo tratado con cafeína en comparación con el grupo placebo. Al igual que ocurre con todos los lactantes prematuros, es necesario controlar atentamente a los tratados con citrato de cafeína para detectar la aparición de enterocolitis necrosante.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Este medicamento no debe mezclarse con otros medicamentos, ni administrarse de forma concomitante en la misma vía intravenosa, excepto en las mencionadas en dosis. En los recién nacidos prematuros el citrato de cafeína se convierte en teofilina y viceversa. Estos principios actinos no deben usarse de forma simultánea. La isoenzima 1A2 del citocromo P450 (CYP4501A2) es la enzima más importante que participa en el metabolismo de la cafeína en el ser humano. En consecuencia, la cafeína podría interaccionar con principios activos que son sustratos de la CYP1A2, inhiben la CYP1A2 o inducen la CYP1A2. Sin embargo, el metabolismo de la cafeína en los recién nacidos prematuros es reducido debido a que el sistema enzimático hepático es todavía inmaduro. Aunque existen pocos datos sobre las interacciones de la cafeína con otros principios activos en los recién nacidos prematuros podría ser necesario reducir la dosis de citrato de cafeína tras la administración conjunta de principios activos que disminuyan la eliminación de la cafeína en los adultos (ej. Cimetidina y ketoconazol) o administrar dosis más altas de citrato de cafeína tras la administración conjunta de principios activos que incrementen la eliminación de cafeína (ej. Fenobarbital y fenitoína), cuando existan dudas acerca de las posibles interacciones, deberá determinarse la concentración plasmática de cafeína. Dado que la proliferación bacteriana en el intestino provoca la aparición de enterocolitis necrosante la administración conjunta de citrato de cafeína con medicamentos que suprimen la secreción de ácido gástrico (antagonistas del receptor H2 de la histamina o inhibidores de la bomba de protones) podría en teoría, elevar el riesgo de enterocolitis necrosante. El uso concurrente de citrato de cafeína y doxapram podría potenciar sus efectos estimuladores sobre los sistemas cardiorrespiratorio y sistema nervioso central; cuando esté indicado el uso concurrente deberán controlarse atentamente el ritmo cardiaco y la presión arterial.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: En la mayoría de los lactantes prematuros no se requiere un control sistemático de la concentración plasmática de cafeína. Sin embargo, podría ser necesario controlar periódicamente las concentraciones plasmáticas de cafeína a lo largo del tratamiento en caso de respuesta clínica incompleta o de signos de toxicidad. Además puede ser necesario ajustar la dosis, según el criterio médico, tras el control sistemático de las concentraciones plasmáticas de cafeína en situaciones de riesgo, tales como: Lactantes muy prematuros (edad de gestación < 28 semanas o peso corporal < 1.000g) en particular que reciban nutrición parenteral. Lactantes con insuficiencia hepática y renal. Lactantes con trastornos convulsivos. Lactantes con cardiopatía conocida y clínicamente significativa. Lactantes que reciban al mismo tiempo otros medicamentos que afecten al metabolismo de la cafeína. Lactantes cuyas madres consuman cafeína durante la lactancia materna. Es recomendable medir la concentración basal de cafeína durante la lactancia materna. Lactantes cuyas madres puedan haber ingerido grandes cantidades de cafeína antes del parto. Lactantes que hayan recibido previamente tratamiento con teofilina, que es metabolizada en cafeína. La cafeína tiene una semivida prolongada en los recién nacidos prematuros y existe la posibilidad de acumulación, lo que podría requerir el control de los lactantes tratados durante períodos prolongados (ver Propiedades farmacocinéticas). Deberán obtenerse muestras de sangre justo antes de la administración de la siguiente dosis, en caso del fracaso terapéutico y entre 2 y 4 horas después de la dosis anterior cuando se sospeche toxicidad. Aunque no se ha determinado el intervalo de concentraciones plasmáticas terapéuticas en ninguna publicación, las concentraciones de cafeína observadas en los estudios que demostraron efectos clínicos beneficiosos variaron entre 8 y 30 mg/l, y por lo general no han surgido problemas de seguridad con valores plasmáticos inferiores a 50mg/l.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Las madres lactantes de recién nacidos tratados con citrato de cafeína no deben ingerir alimentos, bebidas, ni medicamentos que contengan cafeína, ya que se excreta en la leche humana y atraviesa fácilmente la placenta pasando a la circulación fetal. La cafeína en dosis altas fue embriotóxica y teratógena. En los recién nacidos cuyas madres consumieron grandes cantidades cafeína antes del parto deberán medirse las concentraciones plasmáticas basales de citrato de cafeína antes del comienzo del tratamiento con citrato de cafeína.
Dosis y vía de administración: Vía administración: Intravenosa por infusión y enteral a través de una sonda nasogástrica. El tratamiento de Peyona® deberá realizarse bajo supervisión médica con experiencia en cuidados intensivos neonatales. El tratamiento únicamente debe administrarse en una unidad de cuidados intensivos neonatales que disponga de instalaciones adecuadas para la observación y la monitorización de los pacientes. La dosis recomendada para los lactantes no tratados previamente es una dosis inicial de 20mg de Citrato de cafeína por kg de peso corporal, administrada mediante infusión intravenosa lenta durante 30 minutos, empleando una bomba de infusión con jeringa u otro dispositivo de infusión volumétrico. Transcurrido un intervalo de 24 horas, pueden administrarse dosis de mantenimiento de 5mg por kg de peso corporal mediante infusión intravenosa lenta durante 10min. Otra opción consiste en administrar dosis de mantenimiento de 5mg por kg de peso corporal por vía enteral a través de una sonda nasogástrica cada 24 horas. La dosis de carga y las dosis de mantenimiento de Peyona® recomendadas se muestran en la tabla siguiente, en la que se aclara la relación entre el volumen de inyección y la dosis administrada expresada como citrato de cafeína. La dosis expresada como cafeína base es la mitad de la dosis expresada como citrato de cafeína (20mg de citrato de cafeína equivalen a 10mg cafeína base).


Podrá administrarse una segunda dosis de carga de 10 - 20mg/kg después de 24 horas a los lactantes prematuros que tengan una respuesta clínica insuficiente a la dosis inicial recomendada. Puede considerarse la conveniencia de administrar dosis de mantenimiento superiores a 10mg/ kg de peso corporal en caso de respuesta insuficiente, teniendo en cuenta el potencial de acumulación de citrato de cafeína a consecuencia de la prolongada semivida que este compuesto tiene en recién nacidos prematuros y la cada vez mayor capacidad de metabolización del citrato de cafeína en relación con la edad gestacional (véase Propiedades farmacocinéticas). Cuando esté clínicamente indicado, se vigilará la concentración plasmática de citrato de cafeína. Puede ser necesario reconsiderar el diagnóstico de apnea del prematuro si el paciente no responde adecuadamente a una segunda dosis inicial o a una dosis de mantenimiento de 10mg/kg/día.(véase Precauciones). Cuando se administra por vía intravenosa por infusión, el citrato de cafeína debe administrarse mediante infusión intravenosa controlada empleando únicamente una bomba de infusión con jeringa y otro dispositivo de infusión volumétrico. El citrato de cafeína puede usarse sin diluir o diluido en soluciones para infusiones estériles como glucosa 50mg/ml (5%) o cloruro sódico 9mg/ml (0.9%) o gluconato cálcico 100mg/ml (10%) inmediatamente después de extraerlo de la ampolla. La solución diluida debe ser límpida e incolora. Todas las soluciones parenterales tienen que inspeccionarse visualmente antes de la administración para detectar la presencia de partículas y cambios de color. No utilice si el preparado presenta cambios de color o partículas extrañas. Peyona® puede administrarse mediante infusión intravenosa y por vía enteral a través de sonda nasogástrica. El producto no debe administrarse mediante inyección intramuscular, subcutánea, intratecal ni intraperitoneal. Duración del tratamiento: No se ha establecido la duración óptima del tratamiento. En un gran estudio multicéntrico recién realizado en niños prematuros, se comunicó una mediana de tratamiento de 37 días. En la práctica clínica, el tratamiento suele continuarse hasta que el lactante alcanza una edad gestacional de 37 semanas, ya que para entonces la apnea del prematuro suele resolverse de forma espontánea. No obstante, este límite puede modificarse en casos concretos en función del criterio clínico y dependiendo de la respuesta al tratamiento, la persistencia de los episodios de apnea a pesar del tratamiento u otras consideraciones clínicas. Se recomienda suspender la administración de Peyona® cuando el paciente lleve 5 - 7 días sin sufrir episodios de apnea importantes. Si el paciente presenta apnea recurrente, podrá reanudarse la administración de Peyona® con una dosis de mantenimiento o con una dosis de carga reducida a la mitad, dependiendo del intervalo transcurrido desde que dejó de administrarse el citrato de cafeína hasta la reaparición de apnea. Dada la lenta eliminación del citrato de cafeína en esta población de pacientes, no es necesario reducir progresivamente la dosis al suspender el tratamiento. Existe el riesgo de recurrencia de la apnea tras el cierre del tratamiento con citrato de cafeína, por lo que debe continuarse con el control del paciente durante una semana aproximadamente. Pacientes con insuficiencia hepática o renal: No se ha demostrado la seguridad de Peyona®, en los pacientes con insuficiencia renal. La posibilidad de acumulación aumenta en presencia de insuficiencia renal. Es preciso reducir la dosis diaria de mantenimiento de Peyona® y orientar la dosis en función de las determinaciones plasmáticas de cafeína. En los lactantes muy prematuros, la depuración de la cafeína no depende de la función hepática, el metabolismo hepático de la cafeína se desarrolla progresivamente en las semanas siguientes al nacimiento y, en los lactantes mayores, una hepatopatía podría indicar la necesidad de controlar la concentración plasmática de cafeína y requerir el ajuste de la dosis.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Las concentraciones plasmáticas de citrato de cafeína descritas en las publicaciones después de una sobredosis han variado aproximadamente ente 50mg/l y 350 mg/l. Los signos y síntomas referidos en las publicaciones tras una sobredosis de cafeína en lactantes prematuros comprenden hiperglucemia, hipopotasemia, temblor fino de las extremidades, inquietud, hipertonía, opistótonos, movimientos tonicoclónicos, crisis convulsivas, taquipnea, taquicardia, vómitos, irritación gástrica, hemorragia digestiva, pirexia, nerviosismo, aumento de la urea en sangre y del recuento de leucocitos y movimientos involuntarios de la mandíbula y los labios. Se han notificado un caso de sobredosis de citrato de cafeína complicado por la aparición de hemorragia intraventricular y secuelas neurológicas a largo plazo. No se han notificado muertes debidas a sobredosis de citrato de cafeína en lactantes prematuros. El tratamiento de la sobredosis de cafeína es fundamentalmente sintomático y de apoyo. Es necesario controlar las concentraciones plasmáticas de potasio y glucosa y corregir la hipopotasemia y la hiperglucemia. Se ha comprobado que la concentración plasmática de cafeína disminuye tras una exanguino transfusión. Las convulsiones pueden tratarse mediante la administración intravenosa de antiepilépticos (diazepam o un barbitúrico como el pentobarbital sódico o el fenobarbital).
Presentación(es): Caja con 10 frascos ámpula de 1ml.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Hecha la mezcla el producto se conserva durante 24 horas a 30°C.
Leyendas de protección: Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo. Este medicamento debe ser administrado únicamente por médicos pediatras o especialistas en neonatología. Literatura exclusiva para el médico.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en Italia por: Alfa Wasserman S.p.A. Para: Chiesi Farmaceutici S.p.A. Italia. Distribuido en México por: Emifarma S.A. de C.V. Adolfo López Mateos No. 5 Col. Santa Clara, Ecatepec, Edo. México, C.P. 55540 Material exclusivo para uso del médico.