POLIBETIC

RIMSA

Denominación genérica: Vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina B1, vitamina B6, vitamina B12, ácido fólico, magnesio y zinc.
Forma farmacéutica y formulación: Tableta: Cada Tableta contiene: Acetato de dl-alfa tocoferol al 50% polvo equivalente a 100.00 mg de acetato de dl-alfa tocoferol equivalente a 100 UI de Vitamina E. Ácido ascórbico recubierto equivalente a 100.00 mg de Ácido Ascórbico (Vitamina C). Clorhidrato de Piridoxina (Vitamina B6) 100.00 mg. Óxido de magnesio anhidro equivalente a 100.00 mg de magnesio. Mononitrato de tiamina (Vitamina B1) 30.00 mg. Sulfato de zinc heptahidratado equivalente a 30.00 mg de zinc. Ácido fólico (Vitamina B9) 2.00 mg. Palmitato de Retinol equivalente a 2.00 mg de retinol equivalente a 6.666 UI de Vitamina A. Cianocobalamina (Vitamina B12) 1.00 mg. Excipiente c.b.p. 1 tableta.
Dosis y vía de administración: Vía de administración: Oral, 1 tableta cada 24 horas.
Indicaciones terapéuticas: Deficiencia de los componentes de la fórmula.
Farmacocinética y farmacodinamia: Vitamina A: La vitamina A es esencial para el funcionamiento normal de la retina en forma de retinal se combina con la opsina (pigmento rojo de la retina) para formar la rodopsina necesaria para la adaptación a la visión en la oscuridad. Se absorbe del tracto gastrointestinal sano (duodeno y yeyuno). Su absorción requiere la presencia de las sales biliares, lipasa pancreática proteínas y grasas. El exceso no absorbido de vitamina A se excreta en las heces. Normalmente menos del 5.0% de la vitamina A circulante se une a las lipoproteínas en la sangre, sin embargo más del 65.0% cuando el almacenamiento hepático está saturado es debido a una ingesta excesiva. La cantidad de vitamina A unida a las lipoproteínas puede incrementarse en la hiperlipoproteinemia. Cuando se libera del hígado la vitamina A se une a la proteína enlazante del retinol (RBP). La mayor parte de la vitamina circula en forma de retinol enlazado al RBO. La vitamina A se almacena principalmente en el hígado y pequeñas cantidades en los tejidos del riñón y los pulmones. Su biotransformación ocurre a nivel hepático y su eliminación a nivel fecal/renal. Las concentraciones séricas normales de vitamina A son de 30 a 80 microgramos/dl. Las mujeres muestran en general concentraciones más bajas de vitamina A que los hombres o los niños mayores de 15 años. Vitamina C (ácido ascórbico): Actúa como coenzima y bajo ciertas condiciones como agente reductor y antioxidante. A diferencia de la mayoría de los mamíferos el hombre carece de la enzima necesaria para convertir el gluconato en vitamina C razón por la cual se debe administrar vitamina C en forma exógena. Los requerimientos aumentan durante los periodos de mayor necesidad fisiológica (por ejemplo embarazo, lactancia infecciones y en el postoperatorio) y en respuesta a una mayor excreción causada por algunos medicamentos (por ejemplo salicilatos atropina cloruro de amonio tetraciclina y barbitúricos). Vitamina E: La vitamina E actúa como un antioxidante dentro de las membranas para prevenir la extensión de los procesos oxidativos de los ácidos grasos insaturados. Diversas investigaciones indican que la vitamina E previene los cambios oxidativos de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Las partículas oxidadas de LDL son convertidas más fácilmente a células espumosas que las partículas de LDL no oxidadas. Estas células espumosas se encuentran en las estrías grasas de la aterosclerosis temprana. La aterogénesis puede promoverse por la acción quimiotáctica de las LDL oxidadas sobre los monocitos por la citotoxicidad sobre las células endoteliales la estimulación de la liberación de factores de crecimiento y citocinas y sus posibles acciones vasoconstrictoras. Vitamina B1 (Tiamina): Es una vitamina hidrosoluble esencial. Después de su absorción se distribuye completamente a todos los tejidos. Cuando se administran dosis mayores el exceso de tiamina se excreta en la orina como tiamina intacta o pirimidina. La tiamina es convertida a la coenzima activa el pirofosfato de tiamina por la tiamindifosfocinasa. Las funciones del pirofosfato de tiamina en el metabolismo de los carbohidratos son la descarboxilación de los alfa-cetoácidos e interviene en la vía de la hexosa monofosfato. Vitamina B6 (Piridoxina): La piridoxina, el piridoxal y la piridoxamina son compuestos naturales conocidos en forma colectiva como vitamina B6. Estos compuestos se absorben fácilmente del tracto gastrointestinal y se metabolizan en el hígado particularmente a fosfato de piridoxal (la forma activa de la vitamina). El ácido 4-piridóxico es la forma primaria de la vitamina excretada en la orina. La vida media de la piridoxina es de 15 a 20 días. Los diferentes compuestos denominados como vitamina B6 tienen la misma actividad biológica y están metabólica y funcionalmente interrelacionados. El metabolismo de triptófano a niacina y la conversión de metionina a cisteína son dependientes del fosfato de piridoxal. Además el fosfato de piridoxal es una coenzima involucrada en diversas transformaciones metabólicas de las proteínas y aminoácidos como descarboxilación desulfurización, síntesis, degradación y racemización. Las reacciones catalizadas por el fosfato de piridoxal son importantes en el metabolismo del nitrógeno por lo que los requerimientos de vitamina B6 se relacionan con la carga total de nitrógeno proteico a ser metabolizado. El fosfato de piridoxal es un cofactor de la glucógeno-fosforilasa y participa en el metabolismo de serotonina, norepinefrina, dopamina, ácidos grasos poliinsaturados y fosfolípidos. Vitamina B12 (Cianocobalamina): Cianocobalamina es una forma de vitamina B12 empleada en la prevención y tratamiento de estados de deficiencia de esta vitamina. La absorción oral de vitamina B12 requiere la presencia de factor intrínseco sin embargo pequeñas cantidades se absorben por difusión simple. La vitamina B12 en el plasma se une a la transcobalamina II y es transportada en forma de este complejo a los tejidos principalmente al hígado. La mayor parte de la vitamina B12 se excreta por la orina y sólo pequeñas cantidades se excretan en la bilis con la subsecuente recirculación enterohepática. Tanto la vitamina B12 como el ácido fólico son necesarios para la síntesis de purinas y para el metabolismo de algunos aminoácidos esto es la vitamina B12 es esencial para el crecimiento y replicación normales. La deficiencia resulta en síntesis defectuosa de DNA y trastornos de la maduración celular mismos que son más evidentes en células con tasas de recambio altas como las del sistema hematopoyético. En Estados Unidos se prefiere la cianocobalamina debido a que la administración de hidroxocobalamina induce la formación de anticuerpos contra el complejo de transcobalamina II-vitamina B12 en algunos pacientes. Ácido fólico: Es una vitamina esencial la cual después de su administración por vía oral se absorbe en la parte proximal del intestino delgado. El metabolismo se lleva a cabo en el hígado a su metabolito activo 5-metiltetrahidrofolato 30% se excreta sin cambio en la orina. Después de su absorción el ácido fólico es reducido a ácido tetrahidrofólico el cual actúa como un aceptor de unidades de un carbono éstas se unen en diferentes posiciones para formar seis congéneres mayores los cuales desempeñan un papel específico en el metabolismo intracelular. Las coenzimas formadas a partir del ácido fólico participan en los siguientes procesos: conversión de homocisteína a metionina, conversión de serina a glicina, síntesis de timidilato, metabolismo de la histidina, síntesis de purinas y utilización o generación de formato. El metiltetrahidrofolato es un donador de grupos metilo en la conversión de homocisteína a metionina. Esta reacción requiere vitamina B12 como cofactor. Las personas con concentración elevada de homocisteína tienen un riesgo elevado de enfermedad coronaria. Magnesio: El magnesio es un constituyente de los huesos y dientes; es un elemento esencial en el metabolismo celular como un activador de enzimas relacionadas con los compuestos fosforilados y en la transferencia de alta energía de los fosfatos del ADP y ATP participa en la homeostasis de la glucosa ya que el magnesio modula el transporte de glucosa a través de las membranas celulares y es un cofactor de varias vías enzimáticas involucradas en la oxidación de la glucosa. Nadler y Rule han sugerido que la depleción de Mg es más común de lo que se creía y parece ser especialmente prevalente en pacientes con Diabetes; es causada usualmente por pérdidas renales o del tracto gastrointestinal. Un paciente con depleción de Mg puede presentarse con síntomas neuromusculares, hipocalcemia, hipocalemia o complicaciones cardiovasculares. En algunos estudios se ha observado que la administración de magnesio mejora la respuesta a la insulina. Se han reportado niveles plasmáticos de Magnesio reducidos en diabéticos tipo I y II. En pacientes diabéticos tipo I se ha relacionado la hipomagnesemia con un control metabólico pobre. En Diabéticos tipo II la Hipomagnesemia está asociada con resistencia a la insulina, situación en la que se ha sugerido una excreción renal aumentada de Mg inducida por Insulina como causante de la depleción de Magnesio. Grafton y col demostraron que el magnesio es un efector positivo del transporte de Inositol y es capaz de promover un incremento de 2.5 veces en la afinidad del transportador para Inositol, sugiriendo que la hipomagnesemia puede relacionarse con el desarrollo de complicaciones diabéticas vía reducción en la tasa de transporte de Inositol y subsecuentemente depleción intracelular de éste. Zinc: El zinc es un mineral que actúa como cofactor para más de 100 enzimas y es importante en el metabolismo de ácido nucleico, síntesis proteica. Es necesario para el crecimiento, la maduración y el funcionamiento sexual, apetito, agudeza del gusto y curación de las heridas. La absorción del zinc es un proceso saturable que involucra un mecanismo de transporte activo facilitado por ligaduras de bajo peso molecular de origen pancreático. El papel del zinc en el metabolismo de los carbohidratos es de considerable interés cerca de 0.65% de la insulina cristalina corresponde al zinc. La deficiencia de zinc se ha asociado con reducción de la secreción de insulina e incremento de la resistencia tisular a la acción de la hormona. Además se ha establecido que los pacientes diabéticos especialmente aquellos con un control inadecuado de la glucemia se encuentran en riesgo de deficiencia de zinc. En numerosos estudios reportados en la literatura, han sido encontradas alteraciones en los niveles de zinc en pacientes con diabetes mellitus, las cuales han sido correlacionadas con la presencia de las complicaciones diabéticas. Se conoce que la deficiencia de zinc empeora la inmunidad celular tanto en animales de experimentación como en humanos y que está relacionada con una pobre cicatrización de las heridas.
Contraindicaciones: Hipersensibilidad a alguno de los componentes de la fórmula. Hipersensibilidad al cobalto. La administración de cualquier compuesto con actividad estimulante sobre la hematopoyesis está contraindicada en la policitemia vera. Debido al contenido de vitamina A está contraindicado en pacientes con hipervitaminosis A. Debido al contenido de zinc se encuentra contraindicada su administración a pacientes con glaucoma.
Precauciones generales: Pacientes con litiasis renal: deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, hemocromatosis, talasemia y anemia sideroblástica. Tratamiento concomitante con levodopa. Antecedente de convulsiones neonatales. Enfermedad de Leber (atrofia óptica hereditaria). El tratamiento con vitamina B12 puede enmascarar la deficiencia de ácido fólico. Anemia perniciosa. La administración de vitamina B12 puede enmascarar y retrasar el diagnóstico de anemia perniciosa. Dosis de ácido fólico mayores de 0.1 mg pueden ocultar la deficiencia de vitamina B12 y causar remisión de los trastornos hematológicos, mientras que existe progresión de los síntomas neurológicos. Debido a las dosis bajas empleadas en la formulación no hay reportes de problemas secundarios a la administración de los minerales contenidos en la fórmula, excepto en casos de insuficiencia renal severa.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Consulte a su médico.
Reacciones secundarias y adversas: Pueden presentarse reacciones de idiosincrasia o de hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de la fórmula así como eructos con sabor a las vitaminas, náuseas, malestar abdominal y diarrea. La mayoría de los efectos descritos a continuación se han presentado en pacientes que reciben dosis elevadas y por tiempo prolongado de vitaminas y minerales, lo cual no ocurre con la dosis indicada. Anemia macrocítica normocrómica e hipoprotrombinemia. Se ha reportado la aparición de púrpura trombocitopénica, neuropatía y sedación después de la administración prolongada y a dosis altas de piridoxina. También puede presentarse irritabilidad, insomnio, diplopía y visión borrosa, convulsiones, debilidad, cefalea, hepatotoxicidad, diarrea, náusea, flatulencia, así como trastornos dérmicos. Dosis mayores de 4.5 g al día de vitamina C pueden causar hiperglucemia y en algunos casos favorece la litiasis renal. La vitamina E puede prolongar el tiempo de protrombina y paradójicamente puede incrementar el riesgo de tromboflebitis.
Interacciones medicamentosas y de otro género: La administración concomitante de colestiramina con vitaminas liposolubles puede causar mala absorción de éstas. Al administrar vitamina A con minociclina puede aumentar el riesgo de desarrollo de pseudotumor cerebral. La administración concomitante de anticoagulantes con algunos componentes de la fórmula puede aumentar el riesgo de sangrado. La administración crónica de aspirina puede aumentar los requerimientos de vitamina C. El orlistat puede inhibir hasta en 60% la absorción de algunas vitaminas. Aunque la importancia clínica es desconocida, se ha reportado que la tiamina puede aumentar el efecto de los agentes bloqueadores neuromusculares. El clorhidrato de piridoxina invierte los efectos terapéuticos de la levodopa. Este efecto se puede anular con la administración concomitante de carbodopa con levodopa. El clorhidrato de piridoxina no debe ser administrado a dosis mayores de 5 mg diarios a pacientes que reciben únicamente levodopa. En un estudio en que se administraron 200 mg diarios de clorhidrato de piridoxina, por 1 mes, se observó reducción de aproximadamente 50% en la concentración sérica de fenobarbital y fenitoína, además de interacciones con la hidralazina, cicloserina y penicilamina. La administración simultánea de piridoxina e isoniazida o contraceptivos orales puede incrementar los requerimientos de piridoxina. La administración concomitante de piridoxina y amiodarona puede incrementar las reacciones de fotosensibilidad inducidas por esta última. La absorción de vitamina B12 en el tracto gastrointestinal puede disminuir por los aminoglucósidos (orales, como la neomicina), colchicina, preparaciones de potasio de liberación prolongada, ácido aminosalicílico y sus sales, anticonvulsivantes (fenitoína, fenobarbital, primidona), irradiación con cobalto en el intestino delgado, y por ingesta de alcohol durante más de 2 semanas. Se ha reportado que la prednisona incrementa la absorción de vitamina B12 y la secreción de factor intrínseco en algunos pacientes con anemia perniciosa, pero no en pacientes con gastrectomía parcial o total. La importancia clínica de estos hallazgos se desconoce. La administración concomitante del cloranfenicol y vitamina B12 puede antagonizar la respuesta hematopoyética de la vitamina B12 en pacientes que reciben simultáneamente ambas drogas, por lo que debe considerarse alternar los antimicrobianos. Algunos datos muestran que el colestipol puede unirse al complejo cianocobalamina-factor intrínseco por lo que la administración concomitante de este compuesto puede reducir la biodisponibilidad de las preparaciones de vitaminas y minerales. En un estudio se observó que la terapia con omeprazol durante 2 semanas puede disminuir hasta 90% la absorción de cianocobalamina unida a proteínas. Por lo cual cuando se requiera la administración de suplementos de cianocobalamina en un paciente que esté recibiendo omeprazol se debe preferir la administración parenteral. Un efecto similar se ha observado con la ranitidina y la cimetidina, sin que estas alteraciones se deban, aparentemente, a una alteración del factor intrínseco.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: Se ha reportado que la piridoxina puede producir una reacción falsa positiva al urobilinógeno cuando se emplea el reactivo de Ehrlich. La vitamina C puede interferir con la determinación de paracetamol en orina así como causar elevaciones falsas en las pruebas de TGP, bilirrubinas y creatinina. Asimismo puede alterar los resultados de la determinación de glucosa cuando se emplean los métodos de reducción de cobre y oxidasa. También puede interferir en la determinación de ácido úrico a menos que se empleen métodos enzimáticos.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: La administración de vitamina A en dosis mayores a la ingesta diaria recomendada se ha asociado con anormalidades fetales y con aumento del riesgo de aborto espontáneo. En cuanto al resto de los componentes no hay estudios controlados en humanos o animales que demuestren potencial teratógeno embriocida o que cause alteraciones de la fertilidad.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: La ingesta excesiva puede producir hipervitaminosis. Las sobredosis de vitamina A son raras en la clínica debido a que se requieren dosis mayores de 300 000 UI en niños y de un millón de UI en adultos. Las manifestaciones clínicas son seudo tumor cerebral, cefalea, visión borrosa, diplopía, dolor óseo, rash, hepatitis, aumento de las transaminasas, hipercalcemia y más raramente insuficiencia renal y convulsiones. En caso de que esto ocurra en niños se recomienda la descontaminación con carbón activado mientras que en adultos no. Se deben llevar a cabo medidas de sostén, monitoreo de la presión intracraneal del equilibrio hidroelectrolítico y signos vitales. En casos de sobredosis crónicas vigilar los niveles de transaminasas bilirrubinas y calcio. Con respecto a la vitamina C, vitamina E, tiamina, cianocobalamina, selenio no hay peligro de sobredosificación. Sobre la piridoxina aunque se ha considerado relativamente como no tóxica a largo plazo (por ejemplo: 2 meses o más) la administración de megadosis de piridoxina (ejemplo: 2 gramos o más diarios) pueden causar neuropatía sensorial o síndromes neuropáticos. La patogénesis y bases bioquímicas de la neurotoxicidad inducida por piridoxina no han sido determinadas. Esto ha sugerido que el síndrome sensorial producido por megadosis de piridoxina puede resultar de alguna vulnerabilidad de las neuronas del ganglio de la raíz dorsal. Se han observado raramente algunos efectos adversos a nivel neurológico debido a la administración crónica de dosis aproximadas a 500 mg de piridoxina aunque la relación causal con la piridoxina no ha sido establecida. Se ha informado del deterioro del sentido de posición y vibración de los miembros distales y ataxia progresiva en varios pacientes. El sentido del tacto, temperatura y dolor fueron menos afectados y no hubo debilidad generalizada así como tampoco afección de los reflejos profundos. Estudios sobre la conducción nerviosa y somato-sensorial captaron respuestas indicativas de disfunción de partes distales de nervios sensitivos periféricos. Las biopsias de tejido nervioso no mostraron axonal. Al discontinuar la piridoxina la disfunción neurológica mejoró gradualmente y después de un periodo de seguimiento los pacientes se recuperan satisfactoriamente. La sobredosis de magnesio puede resultar en cambios electrocardiográficos como prolongación de los intervalos PR QRS y QT hipotensión bradicardia depresión respiratoria y del SNC o trastornos hidroelectrolíticos. El manejo incluye la descontaminación con lavado gástrico ya que el carbón activado no adsorbe eficazmente las sales de magnesio. Se deben establecer medidas de sostén. En caso de depresión respiratoria está indicada la administración de gluconato de calcio o epinefrina en caso de hipotensión. El manejo más efectivo es la hemodiálisis.
Presentación(es): Caja con 30 tabletas.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a temperatura ambiente, a no más de 30°C y en lugar seco.
Leyendas de protección: No se deje al alcance de los niños. No se administre a menores de 14 años. Si persisten las molestias consulte a su médico.
Nombre y domicilio del laboratorio: Representaciones e Investigaciones Médicas, S.A. de C.V. Carretera A Nogales No. 850. La Venta del Astillero CP 45220. Zapopan, Jalisco, México.
Número de registro del medicamento: 001VI2008 SSA VI.

Principios Activos de Polibetic

Patologías de Polibetic

Laboratorio que produce Polibetic