PRIDONA®

PSICOFARMA

Denominación genérica: Primidona

Forma farmacéuticas y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: Primidona 250 mg. Excipiente, cbp 1 Tableta
Indicaciones terapéuticas: Anticonvulsivante. PRIDONA esta indicado para el control del gran mal y para la epilepsia psicomotriz (lóbulo temporal). También es usada para el control de ataques focales o jacksonianos, convulsiones mioclónicas y ataques acinéticos.
Farmacocinética y farmacodinamia: Primidona es un desoxibarbitúrico que es biotransformado en los metabolitos activos feniletilmalonamida y fenobarbital. Estos tres agentes, fármaco inalterado y su correspondientes metabolitos, tienen actividad anticonvulsiva; sin embargo, se cree que con el tratamiento prolongado la actividad anticonvulsiva es debida principalmente a fenobarbital. En estudio con animales, los cuales fueron divididos en dos grupos (grupo tratado con primidona y grupo tratado con fenobarbital), se mantuvo niveles equivalentes de fenobarbital en suero y posteriormente se les indujo a crisis tónico clónicas. Estas últimas fueron mejor controladas en el grupo tratado con primidona, sugiriendo con ello que primidona y su otro metabolito (feniletilmalonamida) contribuían a un mejor control de las crisis inducidas. Aunque no se conoce precisamente cuál es el modo de acción de primidona, al igual que ocurre con otros medicamentos anticonvulsivos, sus efectos sobre la membrana neuronal, particularmente con respecto a la alteración de los flujos iónicos, es probable que jueguen un papel fundamental. Primidona, es un fármaco con propiedades anticonvulsivas se que absorbe rápidamente y casi por completo en el tracto gastrointestinal después de la administración oral por lo que su biodisponibilidad aproximadamente es de 90-100%. Primidona, es enlazada a proteínas plasmáticas en un 20-30% y la fracción restante es distribuida principalmente en el fluido cerebroespinal y placenta, se ha reportado que los niveles de primidona en sangre de cordón umbilical son próximos a los 8.3 mcg/mL. Su volumen de distribución es de 0.4 a 1.0 L/kg y se ha observado que los niveles plasmáticos máximos son alcanzados aproximadamente 3 horas después de la ingesta. Con la biotransformación de este fármaco en el hígado se obtienen dos de sus metabolitos activos: feniletilmalonamida y fenobarbital, este último aparece después de una terapia continua durante 4 días. La vida media de primidona como fármaco inalterado es de 3.3 a 7 horas. En recién nacidos, cuyas madres recibieron terapia con primidona, este fármaco tiene una vida media de 23 horas. Mientras que la vida media de los metabolitos es de 29-36 horas para feniletilmalonamida y 60-150 horas para fenobarbital. Alrededor de un 40% del fármaco es excretado en la orina en forma inalterada; el resto esta constituido por feniletilmalonamida no conjugada y, en menor grado, por fenobarbital. Se ha encontrado hasta un 15% del fenobarbital en orina. La aclaración renal de primidona y sus metabolitos disminuye en pacientes ancianos.
Contraindicaciones: PRIDONA está contraindicada: En pacientes que padecen porfiria intermitente aguda, insuficiencia hepática, nefritis, hipertiroidismo, diabetes mellitus o anemia. En pacientes con hipersensibilidad a primidona, fenobarbital y/o cualquier componente de la fórmula. Durante el embarazo; debido a que puede poseer efectos teratogénicos similares a los de fenitoína.
Precauciones generales: El retiro abrupto de la medicación antiepiléptica puede precipitar el estado epiléptico. La dosis total diaria no debe exceder de 2 g. Primidona, al igual que otros anticonvulsivos, puede inducir la producción de enzimas hepáticas, y aunque no hay suficiente evidencia para sugerir una relación causal, hay riesgo teórico de daño hepático. Primidona puede también afectar el metabolismo de la vitamina D, lo cual puede predisponer al desarrollo de enfermedad ósea. Puesto que generalmente la terapia se alarga por periodos prolongados, un conteo sanguíneo completo y una prueba de análisis 12 secuencial múltiple (A-12 SM) debe ser realizada cada 6 meses. Primidona al igual que otros anticonvulsivos, puede inducir la producción de enzimas hepáticas, y aunque no hay suficiente evidencia para sugerir una relación causal, hay un riesgo teórico de daño hepático. Primidona puede también afectar el metabolismo de la vitamina D, lo cual puede predisponer al desarrollo de enfermedad ósea. Se debe administrar con cautela y a dosis reducidas a los niños, pacientes de edad avanzada o en pacientes debilitados, así como aquellos con deficiencia del funcionamiento renal, hepático o respiratorio. Primidona es un potente depresor del SNC y es parcialmente metabolizado a fenobarbital. Después de una administración prolongada, existe la posibilidad de una reacción de suspensión, de dependencia y de tolerancia, si el tratamiento se suspende repentinamente. El paciente debe ser advertido de que primidona, al igual que con otros agentes anticonvulsivos, puede deprimir habilidades psicomotoras para operación de maquinaria o vehículos.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: La FDA clasifica a este fármaco como categoría D, de riesgo durante el embarazo. Debido a que las pruebas para la determinación de la presencia de primidona en líquidos biológicos son demasiado complejas de realizadas en el laboratorio clínico, se sugiere que en caso de que madres y recién nacidos, amamantados por madres tratadas con este fármaco durante la lactancia, experimenten somnolencia indebida la terapia debe ser discontinuada. Se pueden presentar síntomas de supresión en los recién nacidos, cuyas madres hayan recibido primidona durante la etapa final del embarazo. Los niveles calculados de primidona en leche materna, como porcentaje de la concentración en suero materno, han sido altos 106.9% de primidona y 56.9% de fenobarbital. El tratamiento anticonvulsivo a largo plazo puede asociarse con el descenso de los niveles de folato sérico. Debido a que las necesidades de ácido fólico aumentan durante el embarazo, se recomienda la valoración regular de pacientes que corren este riesgo y se ha de considerar el tratamiento con ácido fólico y vitamina B12, aunque este es un tema controvertido. La terapéutica anticonvulsiva durante el embarazo ha sido ocasionalmente asociada con desordenes de coagulación en los neonatos. Por esta razón las pacientes embarazadas deben recibir vitamina K durante el último mes de embarazo y hasta el momento del parto. En ausencia de tal pretratamiento se administrará a la madre en el momento del parto 10 mg de vitamina K1, así como 1 mg al neonato inmediatamente.
Reacciones secundarias y adversas: Si aparecen efectos colaterales visuales, suelen limitarse a los primeros estadios del tratamiento cuando los pacientes frecuentemente están somnolientos y apáticos. Se han comunicado disturbios visuales, náuseas, cefalea, vómitos, nistagmus, ataxia y mareo, pero suelen ser pasajeros aún cuando aparezcan de forma pronunciada. En ocasiones puede aparecer una reacción idiosincrásica en que aparecen estos síntomas de forma aguda y severa, y que hacen necesaria la suspensión del tratamiento. Las reacciones dermatológicas incluyen erupciones severas de la piel y raramente lupus eritematoso sistémico. Raras veces se han reportado casos ocasionales de artralgia. Raramente se han comunicado cambios de personalidad, que pueden incluir reacciones psicóticas. Puede desarrollarse anemia megaloblástica que hace necesaria la suspensión del tratamiento con primidona. Esta condición puede responder al tratamiento con ácido fólico y/o vitamina B12. Reportes aislados han registrado de otras discrasias sanguíneas.
Interacciones medicamentosas y de otro genéro: La absorción de primidona puede ser disminuida por la administración oral de acetazolamida. Los barbitúricos incrementan el metabolismo y frecuentemente reduce el efecto hipotrombinémico de los anticoagulantes orales. Cuando es usado en combinación con benzodiazepinas, relajantes musculares de acción central, etclorvinol u otros barbitúricos se pueden presentar efectos aditivos en el SNC y depresivos en el sistema respiratorio. Fenobarbital, uno de los metabolitos de primidona, incrementa el metabolismo hepático de los corticosteroides. El cálamo ha potenciado la actividad hipnótica de los barbitúricos en varios estudios en animales. El uso concomitante de carbamazepina y primidona puede disminuir la relación concentración/dosis de primidona, mientras que la concentración de fenobarbital es incrementada. El aceite canaria incrementa el tiempo de hexobarbital induciendo al sueño y ha mostrado tener efectos depresivos en el SNC de ratas. El hidrato de cloral, con un índice terapéutico limitado, puede producir intoxicación aguda y depresión respiratoria. Estudios farmacológicos ha demostrado que dexmetilfenidato puede inhibir el metabolismo de los anticonvulsivos, tales como primidona. Los efectos farmacológicos de estrógenos pueden disminuir durante la terapia concurrente con primidona. Los efectos de otros depresores del SNC, como el alcohol y los barbitúricos, pueden ser incrementados por la administración de primidona.
Alteraciones en los resultados de las pruebas de laboratorio: Tanto la primidona como su principal metabolito, el fenobarbital, inducen la actividad enzimática hepática. Esto puede conducir a alteraciones de la farmacocinética en medicamentos administrados concomitantemente, incluyendo otros anticonvulsivos como fenitoína y anticoagulante cumarinicos.
Precauciones en relación con los efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Primidona y fenitoína, poseen efectos teratogénicos similares con características craneofaciales consistentes con las registradas en el síndrome fetal por hidantoína. Las características neonatales anormales reportadas han incluido anormalidades faciales que consisten en puente nasal bajo, fosas nasales antevertidas e hipertiroidismo ocular.
Las habilidades cognoscitivas y de lenguaje han sido normales, sin embargo, las habilidades visuales finas y perceptivas han sido retardadas; también se ha registrado un desarrollo físico por debajo de lo normal. Se recomienda la administración rutinaria de vitamina K a madres que ingirieron anticonvulsivos durante el embarazo y labor de parto, así como al infante.
Dosis y vía de administración: Oral. Dosis en adultos: Los pacientes mayores de 8 años de edad que no han recibido un tratamiento previo pueden iniciar la terapia con primidona de acuerdo al siguiente régimen: Días 1-3: 100-125 mg antes de dormir. Días 4-6: 100-125 mg dos veces por día. Días 7-9: 100-125 mg tres veces por día. Día 10 para mantenimiento: 250 mg tres veces por día. Para la mayoría de los adultos y niños mayores de 8 años de edad, la dosificación usual para el mantenimiento es de 750 o 1000 mg por día, en dosis divididas. Se puede incrementar la dosis a 1250 o 1500 mg por día, pero la dosis diaria no debe de exceder los 2 g. La dosis debe ser individualizada para proveer un máximo beneficio. En algunos casos, la determinación los niveles de primidona en suero sanguíneo pueden ser necesarios para el ajuste óptimo de la dosificación. El nivel sérico clínicamente efectivo se encuentra entre 5-12 mg/mL. En pacientes que ya han recibido otros anticonvulsivos. La administración de primidona debe ser iniciado a 100-125 mg antes de dormir y gradualmente incrementarse para mantener el nivel mientras que el otro fármaco disminuye gradualmente. Este régimen debe ser continuado hasta que el nivel de dosificación satisfactorio sea alcanzado para la combinación, o hasta que la otra dosificación sea retirada totalmente. Si se requiere únicamente del tratamiento con primidona, la transición de la terapia concomitante no debe terminarse en menos de 2 semanas. Dosis pediátrica. Para niños menores de 8 años de edad, se debe usar el siguiente régimen: Días 1-3: 50 mg antes de dormir. Días 4-6: 50 mg dos veces por día. Días 7-9: 100 mg dos veces por día. Día 10 para mantenimiento: 125 mg tres ves al día o 250 mg tres veces al día. Para niños menores de 8 años de edad, la dosificación usual de mantenimiento es de 125-250 mg tres veces por día o 10-25 mg/kg/día en dosis divididas.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: La sobredosis con primidona conduce a depresión del SNC en varios grados que, dependiendo de la dosis ingerida, puede incluir ataxia, pérdida de conocimiento, depresión respiratoria y coma. Para su tratamiento se incluirá el vaciamiento del contenido estomacal y medidas de soporte para las funciones vitales. No existe un tratamiento específico. Se descrito cristaluria tras la sobredosificación aguda con primidona en un número reducido de casos publicados. Este padecimiento fue asociado con concentraciones séricas de primidona mayores a los 80m?/mL. A partir de dos pruebas sea obtenido evidencia de lesión renal asociada con la formación de cristales in vivo. En pacientes con riesgo se recomienda una hidratación enérgica, con diéresis alcalina forzada o sin ella, con el objetivo de reducir la posibilidad de toxicidad renal y mejorar la eliminación del fármaco.
Presentación(es): Caja con 50 tabletas con 250 mg
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese a no más de 30°C.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se use en menores de 8 años. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo y la lactancia. Prohibida la venta fraccionada del producto. Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx.
Nombre y domicilio del laboratorio: Hecho en México por:
NEOLPHARMA, S. A. DE C. V. Blvd. de los Ferrocarriles No. 277, Col. Industrial Vallejo, C. P. 02300, Deleg. Azcapotzalco, D. F., México. Para: PSICOFARMA, S. A. DE C. V. Calz. Tlalpan No. 4369, Col. Toriello Guerra, C. P. 14050, Deleg. Tlalpan, D. F., México.
Número de registro del medicamento: 141M83 SSA IV

Principios Activos de Pridona

Patologías de Pridona

Laboratorio que produce Pridona