PRUGAL

SILANES

Denominación genérica: Glipizida.

Forma farmacéutica y formulación: Cada tableta contiene: Glipizida 5 mg y 10 mg. excipiente c.b.p 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: Hipoglucemiante oral. PRUGAL* (glipizida) es un hipoglucemiante oral de segunda generación que está indicado, aunado a la dieta, en el tratamiento de la hiperglucemia en pacientes con diabetes mellitus no insulino dependiente (tipo II), con o sin sobrepeso. En pacientes diabéticos con falla secundaria a otros hipoglucemiantes. El uso de PRUGAL* (glipizida) no sustituye a la dieta y el apego a la misma debe ser enfatizado como una forma primaria de tratamiento, ya que la restricción calórica y la pérdida de peso son esenciales en el paciente diabético obeso.
Farmacocinética y farmacodinamia: La absorción de glipizida por vía oral es completa y su administración antes de los alimentos en lugar de su administración posterior a ellos favorece su absorción así como la liberación de insulina en forma más rápida y la mejor disposición de la glucosa sanguínea. La respuesta inicial se observa a los 30 minutos post-administración de glipizida, mientras que la respuesta pico se presenta en 2 ó 3 horas. La duración de su efecto hipoglucémico es de 24 horas. La máxima concentración alcanzada es de 332 a 611 ng/ml y el tiempo para alcanzarla está entre 1 y 3 horas. Se une a proteínas en 97 a 99% y su volumen de distribución (Vd) es de 11 a 25 Litros. Se biotransforma en hígado dando lugar a metabolitos inactivos (4-trans-hidroxiciclohexil derivado; 3-cis-hidroxiciclohexil derivado y N-(2-acetilamino-etil-fenil-sulfonil)-N-ciclohexil urea. Se excreta por vía renal en 63 a 89%, la mayoría como metabolitos y sólo de 3 a 9% como fármaco sin cambio. A través de heces se elimina un 11%. La vida media de eliminación es de 2 a 5 horas y no se altera significativamente entre adultos (promedio 46.1 años) y ancianos (64.8 años) siendo de 8.4 horas y 10.3 horas respectivamente. En estado estacionario, la vida media entre pacientes obesos y no obesos fue de 5.4 horas y 6.7 horas respectivamente. La glipizida actúa principalmente al estimular la secreción de la insulina de las células Beta pancreáticas; también ejerce un efecto antidiabético al alterar la sensibilidad de los tejidos a la insulina, de manera tal que la acción de insulina es potenciada, el efecto está relacionado con el incremento del número de receptores de insulina en la membrana plasmática del tejido. La glipizida mejora la utilización de la glucosa no solamente a través de promover la liberación de insulina pancreática, sino por el incremento de la disponibilidad extra-pancreática de insulina y/o del número de receptores de insulina. La glipizida pero no la tolbutamida tuvo un efecto crónico en la secreción de insulina. Su administración por períodos mayores a 6 meses no ha manifestado tolerancia al efecto hipoglicémico. Las sulfonilureas se unen a un receptor en la célula Beta pancreática la cuál inhibe al canal de potasio dependiente del adenosin trifosfato (K-ATP). La estabilización del potasio causa despolarización y activación de los canales de calcio tipo-L. El influjo de calcio estimula la secreción de insulina. El efecto de las sulfonilureas es similar al de la glucosa a nivel celular, sin embargo las sulfonilureas solo estimulan la fase I (pico inicial rápido) o liberación de insulina y no tienen efecto sobre la fase II (liberación prolongada de insulina). Cuando el tratamiento con la sulfonilurea es iniciado, los niveles de insulina se incrementan y los niveles de glucosa gradualmente disminuyen. Cuando los niveles de glucosa decrecen, los niveles de insulina también disminuyen, pero permanecen en niveles más altos que los niveles pretratamiento.
Contraindicaciones: Cetoacidosis diabética, coma diabético, alteraciones graves de la función hepática y renal. Hipersensibilidad a la glipizida. Diabetes tipo I.
Precauciones generales: La glipizida puede producir hipoglicemia. El uso de glipizida durante estados que cursan con estrés, por ejemplo infección, fiebre, traumas o cirugía y su administración debe ser cuidadosamente vigilada y valorada su sustitución por insulina. Aquellos pacientes con riesgo de sufrir hipoglicemia por consumo de acarbosa deben tener tabletas de glucosa o glucosa líquida para el adecuado control de la misma, pues los alimentos que contienen sucrosa no son efectivos para la corrección rápida de esta hipoglucemia. La acarbosa inhibe la hidrólisis de sucrosa a glucosa y fructuosa.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: La cantidad de malformaciones fetales observadas entre un grupo de 147 niños de mujeres con diabetes tipo II, tratadas durante las primeras 8 semanas de embarazo con glipizida, fue similar a las presentadas por otro grupo de mujeres tratado con insulina o dieta solamente. Las sulfonilureas son excretadas en leche materna en pequeñas cantidades, sin embargo se desconoce qué cantidades se requieren para originar problemas en el recién nacido. Por la escasa información y falta de estudios bien controlados de glipizida, no se recomienda su administración en la mujer embarazada y durante la etapa de lactancia. La alternativa en la diabética embarazada es el uso de la insulina, que ejerce un mejor control de la glucemia.
Reacciones secundarias y adversas: Efectos gastrointestinales: los efectos colaterales más frecuentes reportados son náusea, diarrea, dolor abdominal y constipación, los cuales tuvieron una incidencia entre 1 y 2%. Estos efectos a menudo presentan relación con la dosis y regularmente desaparecen con la continuidad del tratamiento o con la disminución de la dosis. Efectos dermatológicos: las manifestaciones de reacciones alérgicas cutáneas incluyen prurito, eritema, eczema, urticaria o erupciones maculopapulares. Tales manifestaciones ocurren en 1 a 2% de los pacientes tratados con glipizida. La mayoría de los cuadros de rash son menores y se presentan en cara, cuello, parte superior del tronco y región proximal de los brazos. Evoluciona frecuentemente hacia la desaparición entre pocos días y 2 semanas posteriores al retiro del medicamento. Sistema hematopoyético.- los pacientes tratados con sulfonilureas han desarrollado trombocitenia, leucopenia, agranulocitosis, anemia hemolítica, anemia aplástica y pancitopenia. Sistema nervioso central: síntomas como mareos, somnolencia y cefalea han ocurrido en cerca del 2% de los pacientes tratados con glipizida. Estos efectos son usualmente transitorios y rara vez han requerido suspender la terapia. Endocrinológicos/metabólicos: el más común de estos efectos es la hipoglucemia y puede llegar a ser potencialmente grave. La incidencia de hipoglicemia severa ha sido estimada en 0.19 a 2.5 episodios por 1000 pacientes-año. La mortalidad asociada a la hipoglicemia severa derivada del uso de sulfonilureas fue de 4 a 7%. La sulfonilurea que representa mayor riesgo en el desencadenamiento de hipoglucemia es la tolbutamida seguida de la cloropropamida y la glibenclamida, mientras que la glipizida se considera de riesgo menor. La hipoglucemia puede desencadenarse o empeorar en pacientes con enfermedades concomitantes (insuficiencia renal, adrenal, hipofisiaria o hepática), edad avanzada, malnutrición o pacientes que toman otros agentes con efectos hipoglucémicos como el alcohol. Los síntomas de hipoglucemia incluyen taquicardia, sudoración, palpitaciones, tremor, cefalea, confusión, alteraciones visuales, irritabilidad, cambios en la personalidad, convulsiones o coma. Renales o genitourinarios: los agentes uricosúricos como son las sulfonilureas orales pueden causar urolitiasis, especialmente en aquellos individuos con propensión al desarrollo de cálculos de ácido úrico. Efecto tipo disulfiram: aunque la administración de cloropropamida más alcohol puede desencadenar reacciones tipo disulfiram en 33% de los casos y en 5% de los tratados con tolbutamida, este efecto es menos frecuente con glipizida. Aún así se recomienda evitar el consumo de alcohol. La reacción puede iniciar aún después de la ingestión de pequeñas cantidades de alcohol con enrojecimiento facial, cerca de 30 a 60 minutos y con duración de 30 a 60 minutos. Puede ocurrir también cefalea o náusea.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Beta-bloqueadores: su coadministración con glipizida puede desencadenar hipoglucemia, hiperglucemia o hipertensión, los bloqueadores Beta cardioselectivos desencadenan efectos adversos con menos frecuencia. Fármacos que incrementan el efecto de glipizida: Hidróxido de magnesio y bicarbonato de sodio, acarbosa, los AINE´s en general aunque algunos de estos no han producido alteraciones (tolmetín, pirprofen, tenoxicam), glibenclamida, hidroclorotiazida, cimetidina, ranitidina, itraconazol, sulfonamidas, fluconazol. Las reacciones potenciales más comúnmente asociadas a la ingestión de sulfonilureas y alcohol son la hipoglicemia y las reacciones tipo disulfiram (enrojecimiento, sudoración, palpitaciones y cefalea), más frecuentes con cloropropamida. Fármacos que disminuyen el efecto de la glipizida: Colestiramina, rifampicina.
Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: No se han reportado alteraciones de pruebas de laboratorio originadas por la administración de glipizida.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: Estudios en animales no evidenciaron efectos mutagénicos o carcinogénicos. Las antiguas sulfonilureas han sido tradicionalmente contraindicadas en la preñez, algunas por presentar efectos teratogénicos y otras por la potencial hipoglucemia fetal y neonatal, esta última puede ser severa y durar varios días. Un estudio in vitro del modelo de transferencia placentaria sugiere que la glipizida es transferida en muy baja cantidad comparada contra otras sulfonilureas.
Dosis y vía de administración: Su administración es oral. La dosis inicial usual es de 2.5 a 5 mg al día en una sola dosis administrada 15 a 30 minutos antes del alimento. La dosis de PRUGAL* puede ser ajustada a intervalos de 3 a 7 días en cantidades de 2.5 a 5 mg por día, basándose en determinaciones de glucemia, hasta llegar (de ser necesario) a la dosis máxima recomendada de 40 mg diarios. La gran mayoría de los casos responde a dosis de PRUGAL* entre 5 y 15 mg al día, sin embargo cuando se requiera administrar dosis mayores a 15 mg es conveniente proporcionarla en forma fraccionada, antes de los alimentos. Dosis máxima: la dosis máxima recomendada es de 40 mg diarios. El uso de dosis mayores de 40 mg de glipizida es controversial, ya que se ha reportado que la administración por arriba de esta cantidad produjo en pacientes diabéticos, menores incrementos en la cantidad de insulina plasmática, así como menor reducción en la concentración de glucosa en plasma.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: En el manejo inicial del paciente comatoso se recomienda la administración intravenosa de 20 a 50 ml de dextrosa al 50%. Después de la terapia inicial continuar con venoclisis continua con dextrosa al 5 ó 10% para mantener la glucosa entre 5 y 10 mmol/L. En pacientes que hayan recibido agentes de larga duración (clopropropamida), puede ser necesario mantenerla durante varios días. En pacientes sin pérdida del conocimiento el tratamiento consiste en la administración de alimentos azucarados como caramelos.
Presentación(es): Caja con 30 tabletas de 5 mg. Caja con 30 tabletas de 10 mg.
Recomendaciones sobre almacenamiento: Consérvese en lugar seco y fresco.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. *Marca Registrada.
Nombre y domicilio del laboratorio: Laboratorios SILANES, S.A. DE C.V. Amores 1304 - Col. del Valle. 03100 - México, D.F.
Número de registro del medicamento: 033M2000 SSA.
Clave de IPPA: BEAR-207240/R2000.

Principios Activos de Prugal

Laboratorio que produce Prugal