SIBOFIX®

MAVI

Denominación genérica: Levofloxacino.

Forma farmacéutica y formulación: Tabletas. Cada tableta contiene: Levofloxacino hemihidratado equivalente a 500 mg y 750 mg de levofloxacino. Excipiente cbp 1 tableta.
Indicaciones terapéuticas: Está indicado para el tratamiento de las siguientes infecciones debidas a microorganismos sensibles al levofloxacino: Sinusitis aguda. Exacerbación aguda de bronquitis crónica. Neumonía adquirida en la comunidad. Neumonía adquirida en el hospital. Infecciones complicadas de las vías urinarias, incluyendo pielonefritis. Infecciones de la piel y tejidos blandos. Septicemia/bacteriemia relacionada a las indicaciones anteriores. Infecciones intraabdominales. Infecciones no complicadas de las vías urinarias. Prostatitis.
Contraindicaciones: Está contraindicado en: Pacientes hipersensibles a los componentes de la fórmula o a otras quinolonas. Pacientes con epilepsia. Pacientes con antecedentes de trastornos de los tendones relacionados con administración de fluoroquinolonas. Pacientes menores de 18 años. Durante el embarazo y la lactancia. El uso en niños y adolescentes, en el embarazo y la lactancia, está contraindicado debido a que, con base en los estudios realizados en animales, no puede excluirse por completo el riesgo de daño al cartílago de crecimiento en el organismo en desarrollo.
Precauciones generales: Está contraindicado en pacientes con antecedentes de epilepsia y, como con otras quinolonas, deberá ser usado con extrema precaución en pacientes predispuestos a crisis convulsivas, como pacientes con lesiones preexistentes del SNC, tratamiento concomitante con fenbufen y antiinflamatorios no esteroides similares o con fármacos que bajan el umbral de las crisis convulsivas, como la teofilina. Diarrea, sobre todo si es severa, persistente y/o sanguinolenta, durante o después del tratamiento, puede ser sintomática de colitis seudomembranosa debida a Clostridium difficile. Si hay sospecha de colitis seudomembranosa debe suspenderse inmediatamente la administración y los pacientes deben ser tratados con terapia antibiótica específica sin pérdida de tiempo (por ejemplo, vancomicina oral, metronidazol o teicoplanina oral). En esta situación clínica están contraindicados los productos que inhiben el peristaltismo. La tendinitis, observada rara vez con quinolonas, ocasionalmente lleva a la ruptura, sobre todo del tendón de Aquiles. Este efecto adverso puede presentarse dentro de las 48 horas posteriores a haber iniciado el tratamiento y puede ser bilateral. Los pacientes de edad avanzada tienen una mayor tendencia hacia la tendinitis. El riesgo de ruptura de un tendón puede verse incrementado por la administración simultánea de corticosteroides. Si hay sospecha de tendinitis, el tratamiento debe suspenderse inmediatamente, e iniciarse un tratamiento adecuado para el tendón afectado (por ejemplo, inmovilización). En virtud de que levofloxacino se excreta sobre todo por los riñones, la dosis deberá ajustarse en pacientes con insuficiencia renal. Aunque la fotosensibilidad es muy rara con levofloxacino, se recomienda que los pacientes no se expongan en forma innecesaria a la luz solar intensa o a rayos UV artificiales (lámparas solares, solarium), con el fin de prevenir fotosensibilización. Como con otros antibióticos, el uso de levofloxacino, especialmente si es prolongado, puede resultar en sobrecrecimiento de microorganismos insensibles. Es indispensable la valoración continua de la condición del paciente. Si se presenta sobreinfección durante el tratamiento, deben tomarse las medidas apropiadas. Pacientes con defectos latentes o actuales de la actividad de la glucosa-6-fosfato deshidrogenasa pueden estar expuestos a reacciones hemolíticas cuando se tratan con antibacterianos quinolónicos, por lo que levofloxacino deberá emplearse con precaución. Algunas reacciones adversas como vértigo, somnolencia o trastornos visuales pueden afectar la capacidad de concentración y de reacción del paciente, por lo que pueden representar un riesgo en situaciones donde estas habilidades son de especial importancia, como al conducir algún vehículo u operar maquinaria. Hipoglucemia: Como con todas las quinolonas, se ha reportado hipoglicemia, usualmente en pacientes diabéticos que están recibiendo tratamiento concomitante con hipoglucemiantes orales (por ejemplo, glibenclamida) o insulina. En estos pacientes diabéticos es recomendable el monitoreo cuidadoso de la glucosa en sangre. Neuropatía periférica: La neuropatía periférica sensorial o motora ha sido reportada en pacientes que reciben quinolonas, incluyendo levofloxacino, la cual, puede ser de rápido inicio. Levofloxacino debe suspenderse si el paciente experimenta síntomas de neuropatía. Esto reducirá al mínimo el posible riesgo de desarrollar una condición irreversible.
Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia: Estudios de reproducción en animales no suscitaron preocupación específica. Sin embargo, en ausencia de datos en humanos y debido al riesgo experimental de daño por fluoroquinolonas al cartílago de crecimiento en organismos en desarrollo, no debe emplearse durante el embarazo ni la lactancia.
Reacciones secundarias y adversas: Reacciones anafilácticas/anafilactoides reacciones cutáneas: Poco comunes: prurito, eritema. Raros: urticaria broncospasmo/disnea. Muy raros: angioedema, hipotensión, choque anafiláctico/anafilactoide, fotosensibilización. Casos aislados: erupciones bulosas severa como: síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell) y eritema exudativo multiforme. En ocasiones pueden presentarse reacciones mucocutáneas anafilácticas/anafilactoides, aun después de la primera dosis. Gastrointestinales metabolismo: Comunes: náuseas, diarrea. Poco comunes: anorexia, vómito, dolor abdominal, dispepsia. Raros: diarrea sanguinolenta que en muy raros casos, puede ser indicativa de enterocolitis incluyendo colitis seudomembranosa. Muy raros: hipoglucemia sobre todo en pacientes diabéticos. Neurológicos/psiquiátricos: Comunes: insomnio. Poco comunes: cefalea, vértigo, somnolencia, Raros: depresión, ansiedad, reacciones psicóticas, (alucinaciones), parestesia, temblor, agitación confusión, convulsiones. Muy raros: hipoestesia, trastornos visuales y auditivos trastornos del gusto y olfato. Cardiovascular: Raros: taquicardia, hipotensión. Muy raros: choque (anafiláctico/anafilactoide). Casos aislados: prolongación del intervalo QT. Musculoesqueléticos: Raros: artralgia, mialgia, trastornos de tendones incluyendo tendinitis (por ejemplo tendón de Aquiles). Muy raros: ruptura de tendón (por ejemplo tendón de Aquiles); debilidad muscular que puede ser de importancia especial en pacientes con miastenia gravis. Casos aislados: rabdomiólisis. Hígado riñón: Común: aumento de enzimas hepáticas (ALT/AST). Poco común: aumento de bilirrubina, aumento de creatinina sérica. Muy raros: reacciones hepáticas, como hepatitis; insuficiencia renal aguda (por ejemplo debida a nefritis intersticial). Sangre: Poco comunes: eosinofilia, leucopenia. Raros: neutropenia, trombocitopenia. Muy raros: agranulocitosis. Casos aislados: anemia hemolítica, pancitopenia. Otros: Comunes: dolor, enrojecimiento en el sitio de la infusión y flebitis (aplica sólo en caso de infusión). Poco comunes: astenia, sobrecrecimiento micótico y proliferación de otros microorganismos resistentes. Muy raros: neumonitis alérgica, fiebre. Otros efectos indeseables que han sido relacionados con la administración de fluoroquinolonas: Muy raros: síntomas extrapiramidales y otros trastornos de coordinación muscular. Vasculitis por hipersensibilidad. Crisis de porfiria en pacientes con porfiria.
Interacciones medicamentosas y de otro género: Teofilina, fenbufen o fármacos antiinflamatorios no esteroides similares: En un estudio clínico no se encontró interacción farmacocinética de levofloxacino con teofilina. Sin embargo, puede presentarse una reducción pronunciada del umbral de crisis convulsivas cuando se administran quinolonas al mismo tiempo que teofilina, antiinflamatorios no esteroides u otros agentes que disminuyen el umbral de las crisis. Las concentraciones de levofloxacino fueron aproximadamente 13% más altas en presencia de fenbufen que cuando se administra solo. Probenecid y cimetidina: se debe tener cuidado cuando se coadministra el levofloxacino con fármacos que afectan la secreción tubular renal como el probenecid y la cimetidina, sobre todo en pacientes con insuficiencia renal. El probenecid y la cimetidina tienen un efecto estadísticamente significativo sobre la eliminación del levofloxacino. La depuración renal de levofloxacino es reducida por la cimetidina (24%) y el probenecid (34%), ya que ambos fármacos son capaces de bloquear la secreción tubular renal del levofloxacino. Sin embargo, a las dosis empleadas durante el estudio, es muy poco probable que las diferencias estadísticamente significativas en la cinética tengan relevancia clínica. Ciclosporina: La vida media de ciclosporina aumentó 33% cuando se administró en forma concomitante con levofloxacino. Debido a que este aumento es clínicamente irrelevante, no se requiere ajuste de la dosis de ciclosporina. Antagonistas de la vitamina K: Se ha reportado sangrado y/o aumentos en las pruebas de coagulación (TP/INR), lo cual, puede ser grave, en pacientes tratados con levofloxacino en combinación con antagonistas de la vitamina K (por ejemplo, warfarina). Por lo tanto, deben monitorearse las pruebas de coagulación en pacientes tratados con antagonistas de la vitamina K. Otros: La farmacocinética del levofloxacino no fue afectada en forma clínicamente importante cuando se administró junto con carbonato de calcio, digoxina, glibenclamida, ranitidina o warfarina.
Precauciones en relación con efectos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y sobre la fertilidad: En estudios con animales, levofloxacino no mostró efectos sobre la fertilidad o el comportamiento reproductivo. No es teratogénico, sin embargo, se observó retraso en la maduración de los fetos como resultado de la toxicidad materna. Como con otras fluoroquinolonas, levofloxacino produce ampollas y cavidades en el cartílago de animales, sobre todo en animales jóvenes. Levofloxacino no induce mutación genética en células bacterianas y de mamíferos, sin embargo, in vitro se observaron aberraciones cromosómicas en células de pulmón del hámster chino en ausencia de activación metabólica. En pruebas in vivo no mostró potencial genotóxico. Estudios en ratones después de la administración oral e intravenosa mostraron que levofloxacino es fototóxico sólo a dosis muy elevadas. En un ensayo de fotomutagenicidad, levofloxacino no mostró potencial genotóxico, y redujo el desarrollo de tumores en un estudio de fotocarcinogénesis. Levofloxacino no es carcinogénico.
Dosis y vía de administración: Oral. La dosis y la vía de administración dependen del tipo y severidad de la infección, así como de la sensibilidad del patógeno causal. La duración del tratamiento varía de acuerdo al curso de la enfermedad. En los casos donde sea necesario iniciar el tratamiento con levofloxacino solución para infusión (pacientes en los que la administración oral es inapropiada), es posible cambiar a la vía oral después de algunos días, según la condición del paciente. Debido a la bioequivalencia de las formas parenteral y oral se puede emplear la misma dosis. Las dosis recomendadas para adultos son: Pacientes con función renal normal (depuración de creatinina > 50 mL/min).


Pacientes con insuficiencia renal (depuración de creatinina < 50 mL/min)


Pacientes con insuficiencia hepática: No se requiere ajuste de la dosis en virtud de que el levofloxacino no es metabolizado en cantidades relevantes por el hígado y es excretado sobre todo por vía renal. Pacientes geriátricos: No se requiere ajuste de la dosis excepto la impuesta por la función renal. La solución para infusión debe ser administrada lentamente, una o dos veces al día. El tiempo de infusión debe ser por lo menos 60 minutos para la solución de 500. Por lo general, es posible pasar de la administración intravenosa inicial a la vía oral, en unos cuantos días, según la condición del paciente. Debido a la bioequivalencia de las formas parenteral y oral se puede emplear la misma dosis. Para infusión es compatible con solución de cloruro de sodio al 0.9%, solución de dextrosa al 5%, solución Ringer en dextrosa al 2.5% y combinaciones para nutrición parenteral (aminoácidos, carbohidratos, electrólitos). Para infusión, no debe mezclarse con heparina o soluciones alcalinas (por ejemplo, carbonato ácido de sodio). La solución para infusión debe usarse inmediatamente después de la perforación del tapón de caucho (dentro de las primeras 3 horas), con objeto de prevenir alguna contaminación bacteriana.
Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental: Síntomas: De acuerdo con estudios de toxicidad realizados en animales, los signos más importantes que pueden esperarse después de sobredosis aguda de levofloxacino, son síntomas del SNC como confusión, vértigo, trastornos de la conciencia y crisis convulsivas. Reacciones gastrointestinales, como náuseas y erosiones de la mucosa. Se ha observado aumento en el intervalo QT en estudios de farmacología clínica, en los que se empleó una dosis superior a la dosis terapéutica. Manejo: En caso de sobredosis, debe vigilarse cuidadosamente al paciente (inclusive monitoreando el ECG) e implementarse tratamiento sintomático.
Presentación(es): Caja con 1, 7, 14 ó 24, tabletas de 500 mg. Caja con 1, 3, 5 ó 7, tabletas de 750 mg.
Leyendas de protección: Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use durante el embarazo o lactancia, ni en menores de 18 años. Consérvese a no más de 30 ?C. Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx.
Nombre y domicilio del laboratorio: MAVI FARMACÉUTICA, S.A. DE C.V. Osa Menor No. 197, Col. Prado Churubusco, C.P. 04230, Deleg.Coyoacán, D.F. México. ® Marca Registrada.
Número de registro del medicamento: 237M2007 SSA IV

Principios Activos de Sibofix

Laboratorio que produce Sibofix