Tramadol + Paracetamol

Acción terapéutica.

Analgésico.

Indicaciones.

Analgésico. Manejo del dolor moderado a severo, agudo y crónico.

Dosificación.

Vía de administración: Oral. Tramadol/Paracetamol se debe administrar de la siguiente manera: adultos (mayores de 16 años): La dosis recomendada es de 1 a 2 tabletas cada 4 a 6 horas, de acuerdo con la respuesta para el alivio del dolor, hasta un máximo de 8 tabletas por día. Puede ser administrado con los alimentos. El tratamiento del dolor a largo plazo con tramadol/paracetamol debe iniciarse con 1 tableta/día y ajustarse cada tres días con incrementos de 1 tableta, si es bien tolerado, hasta llegar a 4 tabletas (150 mg de tramadol/1,300 mg de paracetamol) por día. Posteriormente puede ser administrado cada 6-8 horas hasta un máximo de 8 tabletas por día, según se requiera. Basados en la experiencia con Clorohidrato de tramadol, uno de los componentes, se recomienda la dosis de ajuste que resulte en menor índice de interrupción del tratamiento. Pacientes pediátricos (menores de 16 años): La seguridad y eficacia de tramadol/paracetamol no ha sido establecida en pacientes pediátricos. Ancianos: No se han encontrado diferencias globales respecto a la seguridad o farmacocinética entre adultos de 65 años y adultos jóvenes.

Reacciones adversas.

Los eventos reportados con mayor frecuencia estuvieron relacionados con el sistema nervioso central y el sistema gastrointestinal. Los eventos más frecuentemente reportados fueron náusea, vértigo y somnolencia. Adicionalmente, han sido observados los siguientes efectos. Síntomas generales: Astenia, fatiga, bochornos. Sistema nervioso central y periférico: Cefalea, temblor. Sistema gastrointestinal: Dolor abdominal, constipación, diarrea, dispepsia, flatulencia, xerostomía, vómito. Desórdenes psiquiátricos: Anorexia, ansiedad, confusión, euforia, insomnio, nerviosismo. Piel: Prurito, erupción cutánea, mayor sudoración. Eventos adversos clínicamente significativos poco comunes, con al menos una posible relación con tramadol incluyen: Síntomas generales: Dolor en el pecho, rigidez, síncope, síndrome de abstinencia. Desórdenes cardiovasculares: Hipertensión, hipertensión agravada, hipotensión. Sistema nervioso central y periférico: Ataxia, convulsiones, hipertonía, migraña, migraña agravada, contracciones musculares involuntarias, parestesia, estupor, vértigo. Sistema gastrointestinal: Disfagia, melena, edema de la lengua. Desórdenes vestibulares y auditivos: Tinnitus. Desórdenes de frecuencia y ritmo cardiaco: Arritmia, palpitación, taquicardia. Sistema biliar e hígado: Alteraciones en las pruebas de función hepática. Desórdenes nutricionales y metabólicos: Disminución de peso. Desórdenes psiquiátricos: Amnesia, despersonalización, depresión, abuso de drogas, labilidad emocional, alucinaciones, impotencia pesadillas pensamientos anormales. Desórdenes hematológicos: Anemia, granulocitopenia. Sistema respiratorio: Disnea. Sistema urinario: Albuminuria, oliguria, retención urinaria, anormalidad en la micción. Desórdenes visuales: Visión anormal. Otros eventos adversos clínicamente significativos previamente reportados en estudios clínicos o en reportes postcomercialización con tramadol HCL: Otros eventos que se han reportado con el uso de tramadol incluyen: Hipotensión ortostática. Reacciones alérgicas (incluyendo anafilaxia y urticaria, síndrome de Stevens-Johnson/TENS). Disfunción cognitiva. Tendencia suicida. Hepatitis. Alteraciones de laboratorio, incluyendo aumento de creatinina. Síndrome serotoninérgico (cuyos síntomas incluyen: fiebre, excitación, escalofríos y agitación), ha sido reportado cuando se usa tramado junto con IRS e IMAO. La experiencia postcomercialización con el uso de tramadol incluye reportes raros de: delirium, miosis, midriasis, alteraciones del discurso muy raros de alteraciones del movimiento. La vigilancia postcomercialización ha revelado raras alteraciones de efecto tipo warfarina, incluyendo elevación de los tiempos de protrombina. Se han reportado casos muy raros de hipoglucemia en pacientes bajo tratamiento con tramadol. Muchos reportes fueron de pacientes con factores de riesgo predisponentes, incluyendo diabetes o insuficiencia renal o ancianos. Otros eventos adversos clínicamente significativos previamente reportados en estudios clínicos o en reportes postcomercialización con paracetamol. Las reacciones alérgicas (principalmente rash cutáneo) o reportes de hipersensibilidad secundaria a paracetamol son raros y generalmente controlados con la descontinuación del medicamento y, en ocasiones, con tratamiento sintomático. Ha habido muchos reportes que sugieren que paracetamol puede producir hipoprotrombinemia cuando se administra con medicamentos parecidos a warfarina. En otros estudios, el tiempo de protrombina no cambió.

Precauciones y advertencias.

No debe excederse la dosis recomendada de Tramadol/Paracetamol. Tramadol/Paracetamol no debe coadministrarse con otros productos que contengan tramadol o paracetamol. Convulsiones: Se han reportado casos de convulsiones en pacientes que recibían tramadol dentro de las dosis recomendadas. Reportes postcomercialización indican que el riesgo de convulsiones se incrementa con el uso de dosis superiores al rango recomendado. El uso concomitante de tramadol incrementa el riesgo de convulsiones en pacientes bajo tratamiento con: inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina (antidepresivos SSRI o anorexigénicos), antidepresivos tricíclicos (TCA's) y otros compuestos tricíclicos (ciclobenzaprina, prometazina, etc.) u opioides. La administración de tramadol puede favorecer el riesgo de eventos convulsivos en pacientes que toman inhibidores de la MAO, neurolépticos u otros medicamentos que reducen el umbral convulsivo. El riesgo de convulsiones también se puede incrementar en pacientes con epilepsia, aquellos con antecedentes de convulsiones o en pacientes con riesgo conocido de convulsiones (tales como traumatismo craneoencefálico, desórdenes metabólicos, síndrome de abstinencia por alcohol o drogas e infecciones del SNC). En caso de sobredosis con tramadol, la administración de naloxona puede incrementar el riesgo de crisis convulsivas. Reacciones anafilácticas: Los pacientes con antecedentes de reacciones anafilactoides a la codeína y otros analgésicos de acción central pueden tener mayor probabilidad de presentarlas; por lo tanto, no deben recibir tramadol/paracetamol. Depresión respiratoria: Administre tramadol/paracetamol con precaución en pacientes con riesgo de depresión respiratoria. Cuando se administran grandes dosis de tramadol junto con medicamentos anestésicos o alcohol, puede producirse depresión respiratoria. Trate esos casos de manera similar a una sobredosis. Si se debe administrar junto con naloxona, hágalo con cautela, ya que puede causar crisis convulsivas. Depresivos del SNC: Tramadol/Paracetamol debe utilizarse con precaución y a dosis bajas cuando se administra a pacientes bajo tratamiento con depresores del SNC como alcohol, opioides, agentes anestésicos, fenotiacinas, tranquilizantes o sedantes hipnóticos. Incremento de la presión intracraneal o traumatismo craneoencefálico: Tramadol/Paracetamol debe utilizarse con precaución en pacientes con incremento de la presión intracraneal o traumatismo craneoencefálico. Pacientes con dependencia a opiáceos: Tramadol/Paracetamol no debe utilizarse en pacientes con dependencia a opiáceos. Tramadol ha demostrado que reinicia la dependencia física en algunos pacientes que previamente dependían de otros opioides. Alcohol: Los pacientes con alcoholismo crónico pueden tener mayor riesgo de toxicidad hepática con el uso excesivo de paracetamol; sin embargo, estos reportes son muy raros. Los reportes generalmente involucran casos en alcohólicos crónicos con cuadros severos, dosis de paracetamol que generalmente exceden la dosis recomendada e involucran una sobredosis sustancial. Los especialistas deben prevenir a los pacientes, que regularmente consumen grandes cantidades de alcohol, de que no excedan la dosis recomendada de tramadol/paracetamol. Abstinencia: Se ha reportado que pueden ocurrir síntomas de abstinencia si tramadol/paracetamol es discontinuado de forma abrupta. Con muy poca frecuencia se han reportado casos de ataques de pánico, ansiedad severa, alucinaciones, parestesia, tinnitus y síntomas atípicos del sistema nervioso central, con la repentina interrupción del tratamiento con tramadol. La experiencia clínica sugiere que los síntomas de abstinencia se pueden aliviar al disminuir la dosis gradualmente. Inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO) e inhibidores de la recaptura de serotonina (IRS): Use tramadol/paracetamol con precaución en pacientes que estén tomando inhibidores de la MAO. El uso concomitante de tramadol e inhibidores de la MAO o IRS aumenta el riesgo de eventos adversos, incluyendo crisis convulsivas y síndrome serotoninérgico. Enfermedad renal: El uso de tramadol/paracetamol no se ha estudiado en pacientes con deterioro de la función renal. En pacientes con depuración de creatinina menor de 30 ml/min, se recomienda un intervalo entre dosis de tramadol/paracetamol que no exceda de 2 mg/kg/dosis de solución cada 12 horas (no exceder de 2 tabletas c/12 horas). Enfermedad hepática: No se recomienda el uso de tramadol/paracetamol en pacientes con daño hepático severo. Efectos sobre la habilidad para conducir y utilizar maquinaria: Tramadol/Paracetamol puede afectar las capacidades físicas o mentales necesarias para realizar actividades potencialmente peligrosas tales como manejar u operar maquinaria. Debe buscarse ayuda de emergencia, si se sospecha de una sobredosis, aun cuando los síntomas no sean aparentes; los tratamientos iniciados después de 24 horas de una sobredosis pueden no ser efectivos para prevenir daño hepático o incluso la muerte.

Interacciones.

Inhibidores de la MAO y de la recaptura de serotonina: La interacción con los inhibidores de la MAO ha sido reportada para algunos fármacos de acción central, debido a la interferencia con los mecanismos de detoxificación. Carbamazepina: La administración concomitante de tramadol/paracetamol y carbamazepina puede causar disminución considerable en las concentraciones de tramadol y M1. Los pacientes que toman carbamazepina pueden experimentar un efecto analgésico significativamente reducido de tramadol. Quinidina: Tramadol se metaboliza a M1 por CYP2D6. La quinidina es un inhibidor selectivo de esa isoenzima, por lo que la administración concomitante de quinidina y tramadol incrementa la concentración de tramadol. Las consecuencias clínicas de estos resultados no se conocen. Compuestos parecidos a warfarina: La evaluación periódica de los tiempos de protrombina debe hacerse cuando tramadol/paracetamol y estos agentes se administren de manera conjunta, debido a los reportes de incremento de INR en algunos pacientes. Inhibidores de CYP2D6: Los estudios de interacción in vitro en microsomas hepáticos humanos indican que la administración concomitante con inhibidores de CYP2D6 tales como fluoxetina, paroxetina y amitriptilina pueden dar como resultado cierta inhibición del metabolismo de tramadol.

Contraindicaciones.

Tramadol/Paracetamol no se debe administrar a pacientes que previamente hayan demostrado hipersensibilidad a tramadol, paracetamol, cualquier otro componente de tramadol/paracetamol u opioides. También está contraindicado en caso de intoxicación aguda con alcohol, hipnóticos, analgésicos de acción central, opioides o fármacos psicotrópicos. Tramadol/Paracetamol no se debe coadministrar a pacientes que estén recibiendo inhibidores de la MAO o quienes los hayan tomado durante los últimos 14 días.

Sobredosificación.

Es un producto combinado. La sobredosis puede incluir signos y síntomas de toxicidad por tramadol, toxicidad por paracetamol o ambas. Los síntomas iniciales de la sobredosis de tramadol pueden incluir depresión respiratoria y/o convulsiones. Los síntomas iniciales en las primeras 24 horas posteriores a una sobredosis de paracetamol son: anorexia, náusea, vómito, malestar, palidez y diaforesis. Experiencia en humanos: Tramadol: Las consecuencias potenciales serias de una sobredosis de tramadol son depresión respiratoria, letargia, coma, convulsiones, paro cardiaco e incluso muerte. Cuando se está tratando una sobredosis de tramadol/paracetamol se debe prestar especial atención al mantenimiento de una ventilación adecuada junto con un tratamiento general de soporte. En experimentos en animales, a los que se provocaron convulsiones administrando tramadol a dosis tóxicas, se evitaron convulsiones con la administración de barbitúricos o benzodiazepinas pero se incrementaron con naloxona. La administración de naloxona no cambió la letalidad de una sobredosis en ratones. Con base en la experiencia con tramadol, no se espera que la hemodiálisis ayude en una sobredosis, ya que sólo remueve menos de 7% de la dosis administrada en un periodo de diálisis de 4 horas. Paracetamol: Una sobredosis masiva de paracetamol puede causar toxicidad hepática en algunos pacientes. Los primeros síntomas de sobredosificación potencialmente hepatotóxica pueden incluir: irritabilidad gastrointestinal, anorexia, náusea, vómito, malestar, anemia y diaforesis. La evidencia clínica y de laboratorio de toxicidad hepática no es aparente hasta las 48 a 72 horas. En una sobredosis de paracetamol, la necrosis hepática potencialmente fatal es el efecto adverso más serio. También pueden ocurrir necrosis tubular renal, coma hipoglicémico y trombocitopenia. Rara vez se ha reportado toxicidad hepática en adultos con sobredosis aguda de menos de 7.5 a 10 gramos o fatalidades con menos de 15 gramos. La experiencia clínica sugiere que los niños son menos susceptibles a daño hepático que los adultos; sin embargo, la dosis tóxica mínima para niños es 150 mg/kg de peso corporal. Tratamiento: Una sobredosis simple o múltiple con tramadol/paracetamol puede ser una sobredosis potencialmente letal por lo que se recomienda acudir con un experto. Aunque naloxona revertirá algunos de los síntomas causados por sobredosis con tramadol, el riesgo de crisis convulsivas también se incrementa con su administración. Con base en la experiencia con tramadol, la hemodiálisis no se recomienda en el tratamiento de la sobredosis, debido a que remueve menos del 7% de la dosis administrada en un periodo de 4 horas de diálisis. El tratamiento inmediato incluye soporte de la función cardiorrespiratoria y medidas para reducir la absorción del medicamento. Se debe inducir el vómito mecánicamente o con ipecacuana, si el paciente está alerta (con reflejos laríngeos y faríngeos adecuados). Después para el vaciamiento gástrico, se debe administrar carbón activado vía oral (1 g/kg). La primera dosis se debe acompañar con un catártico apropiado. Si se utilizan repetidas dosis, el catártico puede incluirse con dosis alternadas como sea necesario. La hipotensión generalmente es hipovolémica y debe responder a los fluidos. Se deberán utilizar medidas de soporte y de vasopresión como se indica. En el paciente inconsciente se debe insertar un tubo endotraqueal antes del lavado gástrico y cuando sea necesario proveer respiración asistida. Se debe prestar cuidadosa atención para mantener la ventilación pulmonar adecuada. En adolescentes y adultos, sin importar la cantidad de paracetamol reportada en la ingesta, administre acetilcisteína inmediatamente si sólo han pasado 24 horas o menos desde el reporte de la hora de ingestión. Si no pueden conocerse los niveles mediante una prueba y la ingestión aproximada de paracetamol excede los 7.5 a 10 g en adultos o 150 mg/kg en niños, debe iniciarse la administración de N-acetilcisteína y continuarse durante el curso completo de la terapia. No espere hasta tener los resultados de los niveles en plasma de paracetamol para iniciar el tratamiento con acetilcisteína. En cuanto sea posible deberá obtener un examen de paracetamol en plasma, pero no antes de 4 horas después de la ingesta. Si los niveles plasmáticos están por arriba de la línea baja de tratamiento en el nomograma de sobredosis de paracetamol, se debe continuar con la terapia de acetilcisteína. Se deben realizar estudios de función hepática al inicio y repetirse en intervalos de 24 horas. Si se presenta hipoprotrombinemia durante la sobredosis de paracetamol, administre vitamina K intravenosa. En niños, la ingesta máxima potencial se puede estimar más fácilmente. Si se ingirió una cantidad mayor de 150 mg/kg o desconocida, obtenga los niveles plasmáticos de paracetamol. Se debe contar con estos niveles lo más pronto posible, pero no antes de 4 horas después de la ingesta. Si los niveles plasmáticos se encuentran por arriba del límite inferior del tratamiento del nomograma de sobredosis de paracetamol, se debe iniciar la administración de acetilcisteína y continuarse durante toda la terapia. Si no existe la posibilidad de realizar estudios de los niveles plasmáticos de paracetamol, y se estima que la ingesta del mismo excede 150 mg/kg se debe iniciar la administración de acetilcisteína y continuarse durante toda la terapia.

Medicamentos que contienen Tramadol + paracetamol